Túnez

El verdadero debate que el islamismo debería suscitar

Cada tantos años, parece que el mundo de Medio Oriente y el análisis de políticas globales pasan por una fase en la que una pregunta básica surge en los medios y en conversaciones en todo el mundo: ¿es el islamismo una peligrosa tendencia del futuro en las sociedades de mayoría musulmana, o sólo una fase pasajera y natural?

Islamismo y fundamentalismo

El “Fundamentalism Project” (Proyecto Fudamentalista), dirigido por Martin Marty y Scott Appleby de la Universidad de Chicago, produjo un estudio de tres volúmenes sobre la religión politizada en el siglo XX. Titulados “Fundamentalisms Observed” (Observaciones sobre Fundamentalismos), “Fundamentalisms and Society” (Sociedad y Fundamentalismos) y “Fundamentalisms and the State” (Estado y Fundamentalismos), recopilan artículos de reconocidos académicos de diversos países y de una amplia gama de disciplinas.

¿Por qué tantos tunecinos celebran la decisión del Presidente Saied?

Los opositores al Presidente tunecino, Kais Saied, y los comentaristas internacionales más familiarizados con Egipto se apresuraron a condenar la situación y la denominaron como un “golpe”. Además de la necesidad de evaluar la situación tunecina en sus propios y singulares términos, puede ser útil dejar de lado por el momento la taxonomía legalista y politológica y considerar en cambio por qué muchos en Túnez celebraron las recientes decisiones del Presidente.

¿Golpe de Estado o no? ¿Qué ocurrió en Túnez y qué sucederá?

El debate sobre la designación de un golpe de Estado se refiere a dos preocupaciones paralelas. Desde la perspectiva de Washington, la preocupación por un golpe se deriva del deseo de salvaguardar la democracia de Túnez. Dentro del país, el núcleo del debate es el afán por arreglar lo que salió mal y conceptualizar un nuevo camino hacia el futuro. La dura realidad es que, a pesar de todos los sacrificios que los tunecinos creen haber hecho, a pesar de su sostenida dedicación a los ideales y principios de la democracia, incluyendo una constitución progresista, elecciones libres y justas, y una prensa notablemente libre, la democracia no dio resultados. La mayoría de los tunecinos miran a su país y ven una clase política corrupta e ineficaz y una economía sin esperanza, con la pandemia que causa un sufrimiento sin precedentes desde la revolución de 2011.

Geotecnología: nuevas tendencias en Medio Oriente y Norte de África

Se espera que los conflictos en curso en Siria, Libia y Yemen continúen desestabilizando Medio Oriente y el Norte de África (MENA) en 2021. Sin embargo, la tecnología probablemente agregará otra capa de complejidad a estos conflictos y remodelará la región a lo largo de la década.

¿El gradual regreso de la dictadura en Túnez?

Túnez celebró recientemente el décimo aniversario de la Revolución del Jazmín. La revisión de la última década no es muy positiva y muchos tunecinos consideran la libertad de expresión como casi la “única” ganancia duradera de ese levantamiento.

Cómo la pobreza y la corrupción movilizan a la juventud tunecina

Desde el 14 de enero, una ola de malestar juvenil se extiende por Túnez, una década después de la revolución de 2011. Los jóvenes, que sienten que sus voces no se escuchan, están cada vez más exasperados por las terribles condiciones económicas, exacerbadas por la pandemia del Covid-19 y la incapacidad de la clase política para cumplir.