Líbano

¿Qué político podrá salvar al Líbano de la crisis?

En los nueve meses transcurridos desde que Saad Al Hariri regresó a la escena política libanesa como Primer Ministro designado, tras la dimisión de Hassan Diab a raíz de la devastadora explosión del puerto de Beirut, la situación socioeconómica y política del Líbano entró en una espiral descendente a un ritmo de aceleración aparentemente exponencial.

¿Puede el nuevo gabinete sacar al Líbano de su crisis?

Por fin, el Líbano puede respirar o sus ciudadanos deberían poder respirar pronto, o por lo menos lo suficiente. Realmente, este es el resultado final, de ahora en adelante debería ser una curva ascendente y si bien hay optimismo, también hay mucha cautela.

Si Beirut se cae, le prestamos nuestras manos

Beirut tembló, los corazones temblaron con ella. Hace aproximadamente un año, Beirut pasó su caluroso verano en todas direcciones. Los rayos de sol de la tarde del 4 de agosto del año pasado podrían haber sido aceptables, si el sonido que se detonó en la capital libanesa, cuyo eco se escuchó en Chipre, a cientos de kilómetros de distancia, no se hubiera producido.

La descentralización en el Líbano no es neutral

Desde hace décadas, la descentralización es un tema recurrente en la política libanesa. El hecho de que sea ‘administrativa’ no la hace menos ‘política’ en un país en el que incluso los tecnicismos menores pueden convertirse fácilmente en grandes controversias.

El peso insostenible de los subsidios en Líbano

La economía libanesa continúa en una espiral negativa que ya lleva 18 meses desde que la crisis monetaria provocó un levantamiento popular y el desmoronamiento de su frágil estructura económica basada en servicios.

Escena cultural libanesa: un llamado a la integración

Antes de las protestas del 17 de octubre de 2019 y el inicio de la pandemia de COVID-19, el Líbano ya estaba atravesando fuertes conflictos políticos y una crisis económica.