Murales en Nazaret pintan una visión de la resistencia palestina

Por Haneen Kinani para Institute for Palestine Studies

Vista de la ciudad de Nazaret [Hans Johnson / Creative Commons]

Grandes murales que representan a revolucionarios y mártires palestinos, como Basel Al Araj, Mohammad Abu Khdier, Nizar Banat y los asesinados durante la segunda Intifada en Nazaret, pueblan la zona del Pozo de María en la ciudad. Estos muros reflejan las esperanzas y las luchas de la juventud de la ciudad y pintan una visión de la resistencia palestina que no puede ser ignorada.

[Se prohíbe expresamente la reproducción total o parcial, por cualquier medio, del contenido de esta web sin autorización expresa y por escrito de El Intérprete Digital]

Al estallar la Intifada de la Unidad en mayo de 2021, los jóvenes del Movimiento Nazareno Palestino convocaron una protesta en el Pozo de María en solidaridad con los residentes de Sheikh Jarrah que se enfrentaban a la expulsión de sus hogares en Jerusalén. Este fue el primer esfuerzo de movilización del Movimiento, que se fundó a principios de ese mismo año. Los jóvenes palestinos se reunieron para debatir sobre su papel y su posición ante la realidad de la ocupación israelí en Nazaret. Creen que los partidos políticos tradicionales han fracasado a la hora de representar las aspiraciones del pueblo palestino y por ello declaran su independencia de cualquier afiliación.

La principal lucha del Movimiento Palestino de Nazaret es reclamar la propiedad de su ciudad. Nazaret es la mayor ciudad palestina que fue conquistada y ocupada tras la Nakba de 1948. Aunque la ciudad ha estado sometida a la dominación israelí desde entonces, el Levantamiento de la Unidad presentó una sorprendente articulación de una lucha palestina compartida tras décadas de colonialismo sionista de colonos y esfuerzos por fermentar la fragmentación. Dirigidos por los jóvenes, los habitantes de Nazaret llenaron las calles el pasado mes de mayo en escenas de resistencia, sosteniendo kuffiyehs y banderas palestinas mientras se hacían eco de la voz de toda la Palestina colonizada.

La policía israelí no tardó en reprimir con palizas y detenciones arbitrarias. Los agentes que se hacían pasar por civiles palestinos –Mista’revim– también perpetraron agresiones y secuestros. Los palestinos detenidos dieron testimonio de la espantosa brutalidad que se les infligió durante su detención en el centro de detención israelí de la ciudad, donde agentes enmascarados dirigían una ‘sala de tortura’, cuyo suelo estaba cubierto de sangre por las palizas.

Desde 1948, la ciudad ha experimentado una limpieza étnica al tiempo que albergaba a los palestinos expulsados de los pueblos de los alrededores, como Ma’alol, Mjidel y Saffuriyeh. Posteriormente, Nazaret se enmarcó como una ciudad israelí con una minoría árabe que poseía la ciudadanía, anclando la falsa narrativa israelí de democracia y supuesta igualdad. Sin embargo, la provisión y la naturaleza de la ciudadanía para los palestinos que vivían bajo la Ocupación era de dominación, donde el sistema israelí de colonos desposeía a los pueblos indígenas.

El Levantamiento de la Unidad exigía el fin de la actual realidad colonial de dominación y desposesión que sufren los palestinos dondequiera que vivan. ¿Pero qué aspecto tiene esta realidad colonial en Nazaret?

Hanaa’ Daher, de 20 años, estudia actualmente en Jerusalén, que es la primera ciudad de Palestina en la que ha estado fuera de Nazaret, donde creció. Dice que el paisaje físico y la infraestructura del colonialismo son claros e inequívocos en Jerusalén: la violencia casual de los soldados, las invasiones de viviendas, las frecuentes detenciones de residentes y los puestos de control que garantizan la obstrucción de cualquier esperanza de libertad.

“[En Jerusalén], eres consciente de la ocupación”, dijo Daher a Palestine Square en una llamada telefónica. “En [Nazaret], las experiencias están ocultas y son más difíciles de entender, lo que hace que nuestra lucha sea más compleja e ideológica, pero igual de existencial”.

“El más peligroso de los estados es estar ocupado y no ser consciente de su ocupación”.

Las multifacéticas formas de la realidad colonial en Nazaret se encuentran en las condiciones de vida de los residentes, que tienen sus raíces en décadas de políticas israelíes de apartheid, abandono y subdesarrollo. Todo ello ha contribuido a perpetuar la violencia causada por la propagación de las armas y la delincuencia, que han generado una sensación de miedo. Manhal Hayek, de 35 años, es uno de los fundadores del Movimiento Nazareno Palestino. Dijo que ese colonialismo se puede ver en las cargas cotidianas de la gente en Nazaret porque hay miedo a la violencia.

“Este miedo no es casual, la propagación de las armas y el aumento de la delincuencia en la ciudad no es casual”, dijo Hayek a Palestine Square en una llamada telefónica. “Nace del régimen sionista colonial, con el único objetivo de fragmentar al pueblo palestino”. Esto se considera una táctica sistemática para distraer a la comunidad palestina y frustrar cualquier intento de unidad que pueda desafiar al régimen colonial desde dentro.

Una de las muchas formas en que el Movimiento ha intentado resistir y reclamar la ciudad es a través de esfuerzos creativos, incluyendo la pintura de murales en el centro de la ciudad, junto al Pozo de María. Su primer mural se pintó durante el levantamiento de mayo de 2021, cubriendo las paredes con versos del famoso poema de Mahmoud Darwish: “Se llamaba Palestina; llegó a llamarse Palestina”, y posteriormente bautizaron el mural con el nombre de Al Karameh (dignidad en árabe). La iniciativa pretendía crear un espacio comunitario para que los jóvenes se reunieran y expresaran sus experiencias vividas en la lucha generacional.

Al día siguiente, este y otros murales fueron objeto de vandalismo. Los jóvenes volvieron a pintar las imágenes, pero fueron borradas de nuevo. El Movimiento pidió al ayuntamiento que investigara a los autores con las imágenes de vigilancia y declaró que, si no lo hacían, se supondría que el ayuntamiento era cómplice. Este vaivén de pintar y borrar murales se prolongó durante meses, ya que el número de personas que se unían para volver a pintar aumentaba cada vez. Finalmente, la gente ganó y los murales permanecieron intactos.

Mientras que los murales suelen representar las rupturas del cambio político, en Nazaret han personificado la firmeza de la ciudad y su continua lucha contra el colonialismo. En una realidad a menudo definida por las fronteras y la separación, el Levantamiento de Mayo volvió a unir al pueblo palestino en su lucha descolonial compartida, dirigida por una nueva visión de la liberación envalentonada por la juventud. De hecho, los murales no sólo se convirtieron en importantes hitos de la ciudad, sino que siguen reafirmando una visión de la liberación al rendir homenaje a quienes lucharon por ella desde todos los frentes, ya sea en Nazaret o en otras partes de la Palestina colonizada.

[Se prohíbe expresamente la reproducción total o parcial, por cualquier medio, del contenido de esta web sin autorización expresa y por escrito de El Intérprete Digital]

Haneen Kinani es una investigadora y activista palestina. Es alumna de la Universidad de Oxford con una Maestría en Estudios de Refugiados y Migración Forzada. Actualmente es Oficial de Defensa Internacional para el Instituto Palestino para la Diplomacia Pública/Rābet, donde se enfoca en cambiar el discurso y la política sobre Palestina elevando las voces y la narrativa palestina a través de la movilización digital y de base.

N.d.T.: El artículo original fue publicado por Institute for Palestine Studies el 1 de abril de 2022