Periodistas en el noroeste de Siria: entre la explotación y el desplazamiento

Por Hasan Arfah para Syria Untold

Comandante de campo del Frente Al-Nusra en Idlib. [Halab Today TV/ CC 3.0]

“Mientras cubría eventos, me volví parte de estos; me convertí en parte de las noticias sobre las que se suponía que debía informar”. “Ahora me encuentro buscando trabajo extra por fuera del periodismo”.

[Se prohíbe expresamente la reproducción total o parcial, por cualquier medio, del contenido de esta web sin autorización expresa y por escrito de El Intérprete Digital]

 Estas son frases que escuché a menudo durante el último año cuando me reuní con activistas de los medios en el norte y noroeste de Siria. Muchos de ellos ya fueron desarraigados y desplazados de sus hogares —múltiples veces, en algunos casos. Otros se vieron obligados a abandonar su profesión, recurriendo a trabajos con salarios más altos para sobrevivir mes a mes.

Rama* trabajó como corresponsal para varios medios de comunicación sirios en el noroeste del país. “Experimentar el desplazamiento fue difícil”. “Especialmente porque soy responsable tanto de mí como de mi familia”, le comenta a SyriaUntold.

Gran parte del noroeste de Siria, incluida la mayor parte de la gobernación de Idlib, está controlada por el grupo islamista de línea dura Hayat Tahrir Al Sham (HTS). En 2019, el régimen sirio libró su escalada más mortal hasta ahora contra esta área, apoderándose del campo norte de la vecina gobernación de Hama y amplias franjas del sur rural de Idlib. Entre los lugares que las fuerzas del régimen recuperaron se encontraba Kafr Nubl, la ciudad natal de Rama. Los combates la obligaron a huir en 2019, hacia el norte, a la ciudad de Idlib.

El desplazamiento impuso muchas dificultades nuevas a Rama, “el momento más difícil es cuando mis ingresos mensuales no son suficientes. Trabajo y lo doy todo, y al final, mis ganancias a veces ni siquiera cubren el alquiler. Ahora me he visto obligado a dejar [el periodismo] y siento que me he convertido en un consumidor de medios”. Bajo el gobierno del Gobierno de Salvación de Siria (GSS), que está afiliado a HTS y administra las áreas bajo el control del grupo, es muy difícil para las mujeres periodistas, en particular, hacer su trabajo. Se enfrentan a dificultades para moverse por el noroeste de Siria y encontrar oportunidades de trabajo, más que los periodistas varones.  Sin embargo, tanto las mujeres como los hombres tienen una libertad de expresión e independencia limitadas, y a menudo se enfrentan al acoso mientras trabajan en público.

Shatha* es un reportero que trabaja en el noroeste de Siria. No puede moverse libremente mientras trabaja, “una vez, estaba tomando fotografías en las calles de Idlib. De repente, miembros de Al Nusra se me acercaron y empezaron a interrogarme”. Mucha gente en el noroeste de Siria llama a HTS por el nombre de su organización predecesora, Jabhat Al Nusra. “Tuve que mentirles y les dije que estaba tomando fotografías de los vestidos que estaban en oferta en la tienda de mi amigo. Me quitaron el teléfono y fue entonces cuando sentí que era el final. Pero, gracias a Dios, todo lo que hicieron fue eliminar las imágenes y no buscaron en todo el dispositivo”.

Shatha dice que no informó a sus interrogadores sobre su trabajo como periodista; puesto que, anteriormente fue perseguida por el GSS después de que publicara una investigación sobre sus violaciones de derechos humanos.

El periodista sirio Abdelaziz Al Azzab, director del Club de Periodistas Sirios en Turquía, sigue de cerca los problemas que enfrentan sus colegas.

Según Azzab, las mujeres periodistas enfrentan los mayores desafíos. “Por ejemplo, está el tema del acoso, que es la mayor violación de sus derechos dentro de algunas organizaciones. Incluso si hubiera una legislación vigente para esto (no existe), no hemos recibido ninguna queja porque nuestras colegas prefieren mantener las cosas en silencio por muchas razones, incluidas las presiones sociales”.

Azzab dice que existe un claro fracaso tanto del GSS como del Gobierno Interino Sirio (GSI), dirigido por la oposición, que no pertenece al HTS, para promulgar una legislación que regule el periodismo dentro de Siria. “Los medios que trabajan fuera de Siria sin licencias están lejos de cualquier responsabilidad, incluso bajo las leyes de sus países anfitriones. La moral es lo único que une a las organizaciones de noticias con los periodistas sirios que trabajan para ellas”.

“Me acostumbré al desplazamiento”

Hamzeh* vive en el noroeste de Siria, donde trabaja como corresponsal y coordinador con varios medios de comunicación locales e internacionales. Tuvo que abandonar su ciudad natal de Darayya, a las afueras de Damasco, en 2016, como parte de un acuerdo de tregua que vio a civiles y combatientes retirados por la fuerza de la ciudad tras la recaptura del gobierno. Hamzeh más tarde terminó en Idlib.

“Ese período fue difícil, especialmente porque acababa de llegar a Idlib y no sabía qué debía hacer”,  “Dejé atrás mis estudios; Estaba en el décimo grado. No tenía suficientes recursos para empezar un trabajo. No podía llevarme nada de Darayya”. Hamzeh comenzó a trabajar en los medios de comunicación y luego a estudiar en el instituto técnico de la Universidad de Idlib, dirigido por la oposición. Varias veces intentó, sin éxito, viajar a Turquía, recuerda.

“El trabajo con los medios se restringió recientemente porque existen muchos trabajadores de los medios y periodistas en Idlib. Todos los trabajadores de los medios de comunicación que estaban en Damasco, Alepo y el sur rural de Idlib fueron expulsados de sus hogares y terminaron aquí. Los medios también redujeron su trabajo porque el expediente sirio ya no es una prioridad para ellos”, “ahora tengo un trabajo secundario fuera de los medios. Estoy trabajando en una tienda que vende falafel”,  lamenta.

“Me acostumbré al desplazamiento”. “Me desplazaron varias veces: de Homs a Aleppo, luego de Aleppo a Idlib. Viví durante dos años en la zona rural del sur de Idlib. Mi desplazamiento más reciente fue muy difícil. Enfrenté un gran desafío entre cubrir los bombardeos, las masacres en la zona rural del sur de Idlib y el norte de Hama, y ser desplazado y trasladar mis posesiones”, comentaba Anwar*, otro periodista del noroeste de Siria.

Verse obligado a mudarse tantas veces supuso una enorme carga financiera para Anwar, recientemente se ha dedicado a vender equipos electrónicos junto con su trabajo como periodista para poder llegar a fin de mes para su familia.

“Los ingresos que obtienen los periodistas aquí recientemente, desde hace unos dos años, no cubren los gastos. Necesitan dinero para pagar el alquiler, para el transporte mientras trabajan. Y no solo el equipo que necesitan es muy caro, sino que también puede romperse en cualquier momento. Estas presiones nos obligaron a un amigo ya mí a iniciar un proyecto empresarial por separado”.

El noroeste de Siria se encuentra entre las últimas áreas del país que aún quedan fuera del control del régimen. A lo largo de los años, se convirtió en un destino para los desplazados sirios, que se vieron obligados a abandonar sus hogares en otras partes del país y, en muchos casos, se trasladaron al norte en convoyes organizados después de que las fuerzas del régimen retomaran las ciudades que antes ocupaba la oposición. Actualmente, el noroeste de Siria es el hogar de alrededor de cuatro millones de personas, según la Sociedad Médica Sirio Estadounidense (SMSE) y otras organizaciones de ayuda.

Estas condiciones presentan desafíos para los periodistas en el noroeste de Siria. “He trabajado como activista de los medios desde el estallido de la revolución, cuando estaba documentando las protestas”, “fui desplazado del barrio Jobar de Damasco al Este de Ghouta después de que mi casa fuera bombardeada en 2012. Después de la masacre química en 2013, dejé el Este de Ghouta y fui a Madaya, pero luego fuimos sitiados junto a Baqin y Zabadani. Fuimos testigos de una campaña militar que terminó en hambre y nuestro desplazamiento al norte de Siria”, dice Abdelrazzaq Al Shami.

Para Shami, las bombas de barril que las fuerzas del régimen dispararon contra las áreas controladas por la oposición fueron más fáciles que el hambre. “Es difícil ver a tu familia, ver a los niños, morir de hambre y no puedes darles nada”, recuerda. A su llegada al noroeste de Siria, Shami continuó su periodismo, asumiendo trabajos de corresponsal en varias agencias de noticias y estaciones de televisión. Pero, como Anwar y Hamzeh, tuvo que recurrir a trabajos secundarios para llegar a fin de mes.

Explotación

La migración a otros trabajos no es la única preocupación que enfrentan los periodistas en el noroeste de Siria. También conllevan el temor de ser arrestados y la incapacidad de establecerse permanentemente en un lugar dentro de una parte de Siria en constante cambio.

Existe una serie de organizaciones locales e internacionales que trabajan para aliviar estos desafíos, pero hasta ahora ninguno de ellas pudo, por ejemplo, presionar a los medios de comunicación locales y de otro tipo para que respeten los derechos de los periodistas como trabajadores. Algunos periodistas también desconocen estas organizaciones y sus derechos personales como miembros de la prensa.

Ebaa Munzer es coordinadora de apoyo en el Centro Sirio de Medios y Libertad de Expresión. “Definitivamente es necesario que los sindicatos y otros organismos que trabajan para apoyar a los trabajadores de los medios de comunicación en caso de violaciones de derechos, y que los organismos existentes tengan un rol más importante”, le dice a SyriaUntold.

“Pero la falta de contratos laborales y la incapacidad de los periodistas para proteger sus propios derechos significa que las oportunidades de intervención son limitadas”, “cada parte tendrá sus propias justificaciones y puntos de vista siempre que no exista un contrato escrito. Esto es especialmente cierto en medio de la falta tanto del estado de derecho como de un poder judicial independiente”. El consejo “más importante” de Munzer: “Protección de derechos a través de contratos que garantizan las necesidades de cada parte involucrada” agregaba.

Su consejo está en consonancia con algunas de las dificultades descritas por Abdelaziz Al Azzab, director del Club de Periodistas Sirios en Turquía. “Existen muy pocos medios de comunicación que operan en el noroeste de Siria”. “Parte de la responsabilidad recae en los periodistas y profesionales de los medios que trabajan allí para organizaciones con sede fuera de Siria, lo que coloca a estas organizaciones fuera del alcance de la rendición de cuentas. Por ejemplo, un número considerable de instituciones con sede en Turquía no tienen licencia. Incluso sus empleados que residen en Turquía no pueden obtener ciertos derechos legales. No existen leyes que regulen el trabajo de los periodistas y las instituciones para las que trabajan”.

Vale la pena señalar los muchos principios que los periodistas y trabajadores de los medios de comunicación deben respetar en áreas peligrosas como Siria, así como los derechos que tienen con respecto a las organizaciones para las que trabajan—es decir, cuando existen contratos claros, como los de freelancers.

Aún así, Siria en general ocupa el puesto 173 entre 180 países en libertad de prensa, según el Índice de Libertad de Prensa de Reporteros sin Fronteras 2021. Según Munzer, el problema no solo está relacionado con el noroeste de Siria. “Creo que el tema [del empleo no regulado] se expandió durante la última década, con el surgimiento del periodista ciudadano”; “esto surgió en medio de las condiciones impuestas por el gobierno sirio, que prohíbe la libertad de prensa, así como por la guerra. Por eso el periodista ciudadano se convirtió en la única fuente de información. Los medios los necesitan, pues temen enviar a sus propios corresponsales capacitados para cubrir las zonas de conflicto. Después de todo, Siria fue uno de los lugares más peligrosos para los periodistas durante años”, comenta.

Sin embargo, después de todo esto todavía escucho a periodistas como los de Shatha, que me hablaron para esta historia y continúan con su trabajo. “Doy gracias a Dios cada vez que salgo de casa y trabajo en una investigación o recopiló fotografías e información, y luego regreso a casa sano y salvo sin encontrarme con ningún miembro de [HTS]. No sé cuánto tiempo más continuaré mi trabajo como periodista, en secreto y con cautela, en una zona repleta de extremistas”, comenta.

“Pero a pesar de todo, allá voy”.

* A petición de los entrevistados, Syria Untold cambió los nombres de algunos periodistas citados en este informe para proteger su seguridad.

Lea este informe en su árabe original aquí.

[Se prohíbe expresamente la reproducción total o parcial, por cualquier medio, del contenido de esta web sin autorización expresa y por escrito de El Intérprete Digital]

Hasan Arfah es un periodista sirio y graduado de la Facultad de Información de la Universidad de Damasco. Arfah trabajó en periodismo desde 2008 y fue publicado en varios sitios web y periódicos árabes e internacionales.

N.d.T.: El artículo original fue publicado por Syria Untold el 23 de septiembre de 2021.