Los agricultores sirios se preparan para una cosecha catastrófica

Por Lyse Mauvais para Syria Direct

Siria. [Jeff Werner/Creative Commons]

Imágenes de mayo de 2019 muestran a Karim Kraf Abu Muhammad, un agricultor de Raqqa, de pie sobre un trigo verde y frondoso hasta la cintura, que crece densamente en su campo sin riego.

[Se prohíbe expresamente la reproducción total o parcial, por cualquier medio, del contenido de esta web sin autorización expresa y por escrito de El Intérprete Digital]

Dos años después, la situación cambió drásticamente. Aunque la cosecha de trigo debería estar comenzando, el campo de Abu Muhammad está muy lejos del verde mar de dos años atrás; en cambio, el suelo se ve duro y reseco, escasamente cubierto por jirones de pasto seco.

“Espero que la cosecha de este año sea alrededor de un tercio de la del año anterior”, señaló Abu Muhammad a Syria Direct, lamentando la falta de agua que acabó con su cosecha.

La Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y Alimentación (FAO) espera una cosecha inferior a la media este año debido a las condiciones de sequía que afectan al granero histórico de Siria. Asimismo, el ministro de Agricultura sirio anunció que el país enfrenta la sequía más severa en setenta años, indicando que se perdieron más de la mitad de los 1,5 millones de hectáreas inicialmente previstas para el cultivo de trigo.

Grave sequía

Las primeras lluvias llegaron tarde en la temporada durante noviembre. Los niveles de precipitación se mantuvieron por debajo del promedio todos los meses este invierno, lo que llevó al Observatorio Global de Sequías, un servicio global de monitoreo, a emitir una advertencia de sequía en Irak y Siria en abril. La falta de lluvia se vio agravada por las cálidas temperaturas de la primavera que afectaron a las plantas en etapas cruciales de desarrollo.

“A pesar de la alta frecuencia de sequías meteorológicas en los últimos 25 años, la sequía actual se destaca como una de las peores durante el mismo período”, advirtió el Observatorio.

Las provincias orientales, que proporcionan alrededor del 80% de la producción anual de trigo y cebada del país, se vieron particularmente afectadas, en especial la provincia de Hasakah.

La sequía se debe a un impacto severo en la producción de alimentos en Siria, principalmente, porque “se estima que entre el 65% y 70% de las superficies agrícolas sembradas con trigo y cebada son de secano”, según lo indicado por Salman Baroudo, copresidente de la Comisión de Economía y Agricultura.

La Administración del Norte y Este de Siria (AAENES), la autoridad gobernante liderada por los kurdos en la región, indicó que estas superficies no irrigadas se conocen localmente como ba’al y generan la mayor parte del suministro anual de harina y forraje.

En consecuencia, “la situación generó un grado de miedo y estrés entre la gente”, reconoció Baruodo, y agregó que alrededor del 70% de la población en el norte y este de Siria depende del sector agrícola (agricultura y ganadería combinadas) para ganarse la vida.

Una crisis de riego

Para Abu Muhammad, que cultiva cien hectáreas de trigo y cebada en el ba’al, el impacto de la sequía es catastrófico. Sus esperanzas de un buen rendimiento en sus otros campos, que cubren 30 hectáreas de tierras de regadío, también se apagaron.

Los niveles de agua de las represas en la región se redujeron significativamente este año debido al efecto combinado de la falta de lluvia y una disminución en el flujo del río Éufrates, que fluye desde Turquía y a través de Siria. La línea de flotación cayó más de cuatro metros en el embalse de Tishreen y cinco metros por debajo del promedio en el embalse del Éufrates (lago al-Assad), en el campo occidental de Raqqa.

La AANES culpa a Turquía de disminuir el caudal de agua en el río Éufrates aguas arriba de 500 metros cúbicos por segundo, el suministro previsto por los acuerdos entre Siria y Turquía, a 200 metros cúbicos por segundo.

El agua ha sido un tema polémico entre la AANES y Turquía desde octubre de 2019, cuando Turquía se apoderó de la principal estación de agua de Alouk que sirve a la ciudad de Hasakah durante una ofensiva contra los kurdos en el noreste de Siria. Desde entonces, la AANES acusa regularmente a Turquía de convertir el agua en un arma al cortar el suministro para desestabilizar la región. De manera similar se interpretó la disminución del caudal del Éufrates, aunque la propia Turquía se enfrenta a una de las peores sequías de su historia, lo que contribuye al uso excesivo del río.

Además, la crisis redujo la cantidad de agua disponible para riego y, al mismo tiempo, ha limitado el suministro de electricidad generada por las represas hidroeléctricas. Debido a la crisis de la electricidad, las estaciones de bombeo que sirven a los proyectos de riego funcionaron a alrededor de dos tercios de su frecuencia regular, según un experto agrícola entrevistado previamente por Syria Direct.

Múltiples dificultades y políticas mixtas

“Los agricultores ya no pueden sobrevivir”, se lamentó Abu Muhammad. Además de la crisis del agua, “enfrentamos dificultades debido al alto costo de la mano de obra, los precios de los fertilizantes y el impacto de la pandemia de coronavirus, que provocó una escasez de mano de obra”, Marwan Issa, un agricultor del campo de Qamishli, declaró a Syria Direct.

Los insumos agrícolas se importan al noreste de Siria a un alto costo para los agricultores, una situación que Baroudo atribuyó a la falta de reconocimiento diplomático internacional otorgado a la AANES y su incapacidad para suscribir acuerdos comerciales.

Pero los agricultores y los expertos agrícolas contactados por Syria Direct también señalaron la falta de apoyo de la AANES. “La administración autonómica no tomó ninguna acción para responder a la crisis del agua. Un pequeño porcentaje de agricultores que tienen la capacidad [adaptada a] la sequía utilizando sistemas de riego por aspersión”, explicó a Syria Direct un gerente de proyecto agrícola de una gran ONG internacional que solicitó permanecer en el anonimato.

El experto agregó que no se reportaron medidas para apoyar la cosecha de este año, aparte de incrementar el precio de compra del trigo y la cebada respecto al año anterior, considerando el tipo de cambio de la libra siria frente al dólar.

El 19 de mayo, la AANES anunció el precio al que compraría cereal a los agricultores para la temporada 2021: SYP 1,150 por un kilogramo de trigo y SYP 850 por cebada ($ 0.37 y $ 0.28 respectivamente, al tipo de cambio del mercado paralelo).

Esto se produjo pocas horas después de otro anuncio, derogando la Decisión 119 emitida el 17 de mayo, en la que la AANES había más que duplicado el precio del combustible (de SYP 150 a SYP 400 por litro de diésel, y de SYP 210 a SYP 410 por litro de diésel). gasolina).

Sin embargo, los disturbios en las áreas controladas por los kurdos del noreste de Siria, que dejaron al menos una persona muerta, llevaron a la AANES a revisar y posteriormente retractar la Decisión 119 dentro de las 48 horas.

De implementarse, la Decisión 119 habría tenido un impacto significativo en la cosecha al aumentar el costo de la maquinaria (tractores) y el bombeo de agua. Los agricultores pueden comprar diesel al precio subsidiado de 180 SYP por litro, pero la cantidad disponible es limitada y muchos terminan comprando combustible en el mercado abierto.

Para hacer frente a los crecientes costos que excedían sus ingresos esperados, muchos agricultores alquilaron sus tierras esta temporada a los pastores de ganado en lugar de plantarlas. Otros se volcaron hacia cultivos alternativos, que se espera que generen mejores ganancias. “Esto se ha observado mucho en la primera línea de asentamiento agrícola (áreas de Amuda, Qamshli, Qahtaniya, Jawadia, Maabada y Derik). Los agricultores recurrieron a cultivos como el comino y la alholva, además de las leguminosas como los frijoles y las lentejas”, agregó el gerente del proyecto agrícola.

El impacto en el régimen de Assad

La AANES estima que este año se cosecharán entre 450.000 y 500.000 toneladas de trigo, frente a las 850.000 toneladas en 2020 y las 800.000 toneladas en 2019.

“Si compramos esta cantidad, [y considerando nuestras] reservas del año pasado, podremos proveer semillas para los agricultores el próximo año y suficiente harina para los molinos y panaderías”, aseguró Baroudo.

Aún así, el tamaño reducido de la cosecha tendrá un impacto directo en la seguridad alimentaria en Siria. Un número sin precedentes de personas (12,4 millones de sirios o el 60% de la población) padece ahora inseguridad alimentaria, un aumento de 5,4 millones de personas desde finales de 2019. Las áreas bajo el control del régimen se ven particularmente afectadas y la crisis del pan se está desatando.

Cada año, Damasco lucha por asegurar un suministro suficiente de trigo, ya que las principales áreas de producción se encuentran al este del Éufrates, más allá de sus áreas de control. Se produce una guerra de precios entre el régimen sirio y la AANES liderada por los kurdos, cada una de las cuales intenta incentivar a los agricultores para que les vendan. El año pasado, la AANES elevó el precio de un kilogramo de trigo de SYP 225 en abril a SYP 315 en mayo. El régimen respondió elevando su precio a SYP 400, luego de lo cual la AANES prohibió la exportación de trigo de su región.

El 12 de mayo, el régimen sirio asignó SYP 450 mil millones a la compra de trigo, con el objetivo de asegurar 500.000 toneladas (frente a las 700.000 del año pasado) por SYP 900 por kilogramo.

Este precio, similar al fijado por la AANES, puede no ser suficiente para incentivar a los agricultores. Incluso si lo hiciera, “no permitiremos que ningún material salga fuera de las áreas de la Administración Autónoma”, enfatizó Baroudo, sugiriendo que la AANES prohibirá el transporte de cereales fuera de sus áreas por tercer año consecutivo.

Paralelamente, el régimen está luchando por importar cualquier cosa a Siria, especialmente trigo. Un tipo de cambio que se derrumba, las bajas reservas de divisas y el alto grado de aislamiento resultante de las sanciones internacionales convirtieron al régimen en un socio comercial impotente.

El año pasado, tras emitir varias licitaciones que fracasaron repetidamente, Damasco logró importar 675.000 toneladas de trigo de su aliado ruso, según la publicación económica Siria Report. Este año, el régimen contrató 400.000 toneladas de Rusia y espera recibir 175.000 toneladas pendientes del contrato del año pasado.

A pesar de estos anuncios, la situación es desalentadora y se teme más escasez. “Este año presagia un desastre humanitario y ambiental que afectará la agricultura, la ganadería y la pesca, y a su vez la seguridad alimentaria en general”, advirtió Baroudo.

Mientras Siria se encuentra al borde de la cosecha de verano, la crisis del agua se avecina y sus consecuencias aún no están claras.

 [Se prohíbe expresamente la reproducción total o parcial, por cualquier medio, del contenido de esta web sin autorización expresa y por escrito de El Intérprete Digital].

Lyse Mauvais es una periodista francesa basada en Aman, Jordania. Reporta temas vinculados al ambiente y ayuda humanitaria.

N.d.T.: El artículo original fue publicado por Syria Direct el 26 de mayo de 2021.