Durmiendo con el enemigo: la relación de los talibanes con Occidente

Por Marwan Asmar para albawaba

Bandera de Afganistán durante la entrega de Lashkar Gah a las fuerzas afganas. [Defence Images/Creative Commons]

¿Es realmente una nueva era para Afganistán? Bueno, sólo tenemos que esperar y ver cómo se desarrollan las cosas. Por una mezcla de destino, ironía y tal vez fatiga estadounidense, los talibanes están de vuelta en el poder y el gobierno democrático tradicional en Kabul está fuera después de haber sido alimentado por el Occidente durante 20 años.

[Se prohíbe expresamente la reproducción total o parcial, por cualquier medio, del contenido de esta web sin autorización expresa y por escrito de El Intérprete Digital]

El reloj parece retroceder . Los talibanes tomaron el poder en 1996, permanecieron hasta 2001 cuando fueron expulsados por la intervención militar estadounidense, especialmente, por el apoyo que prestaron a Osama Bin Laden y Al Qaeda. Sin embargo, la paradoja llevó a que volvieran al país con la bendición americana.

Pero no tan rápido, fácil y crítico. Estados Unidos lo intentó, invirtió mucho dinero en Afganistán con una garantía de alta seguridad que implicó muchas vidas, tanto estadounidenses como afganas, mientras que literalmente, billones de dólares se gastaron en la creación de un «democrático» modelo occidental que fue apoyado por la élite afgana, pero rechazado por el resto de la sociedad.

Al asumir la presidencia, Donald Trump, analizó el escenario militar y afirmó “tenemos que hacer algo al respecto” porque Afganistán es un drenaje financiero. En 20 años, le costó al contribuyente estadounidense más de 2 billones de dólares.

A partir de ello, comenzó el proceso de Doha. Los terroristas de ayer, según la historia dominante, se estaban convirtiendo en los amigos de hoy. El Talibán fue invitado a Doha bajo los auspicios de Estados Unidos y también lo fue el gobierno de Afganistán para tratar de llegar a algún tipo de acuerdo y empezar a gobernar. Era obvio que los estadounidenses querían salir del lío que ayudaron a crear y para principios de 2020 firmaron un acuerdo que sirvió como la base para su retirada militar del país.

El Talibán, que había estado negociando mientras luchaba contra las fuerzas gubernamentales en Afganistán, tenía un as bajo la manga; quería mucho más que un acuerdo de reparto del poder. Ellos iban por todo el pastel, y esto es lo que consiguieron debido a la fatiga de Washington y la incapacidad del gobierno afgano de Ashraf Ghani de frenar, con sus 200.000 soldados, a las fuerzas opositoras.

Sin embargo, las aspiraciones americanas no tenían lugar en el terreno. Las fuerzas locales comenzaron a desintegrarse rápidamente, después de que los 100.000 rebeldes tomaron Kabul el 14 de agosto de 2021. No se escabulleron de nadie. Y rápidamente se hizo evidente que controlaban todo el país en poco menos de dos semanas para sorpresa de todos, incluso el presidente estadounidense Joe Biden, cuyos dólares se hicieron añicos.

No podía creer que el gobierno caería tan rápido y sin luchar. Los estadounidenses deben haber estado, particularmente, molestos por la tremenda cantidad de equipo militar que desplegaron en Afganistán durante el período de 20 años. Estos equipos ascendieron a 85.000 millones de dólares, incluidos más de 64.000 ametralladoras, más de 358.000 fusiles, 22.170 Humvees, 7.000 camiones y 109 helicópteros.

Todos estos esfuerzos en material bélico quedaron atrás cuando los soldados estadounidenses abandonaron el país el 31 de agosto de 2021. Lo cual, representó un sueño hecho realidad para el Talibán, porque accedió a armas y tecnología de primera calidad. Esto es lo que los ejércitos y las organizaciones de guerra de guerrillas sueñan y pueden hacer o romper.

Cuando la gente se enteró de la llegada de los rebeldes entró en pánico y miedo por el regreso al viejo mundo arcaico de la interpretación islámica; y esto, pese a las campañas publicitarias mostrando una nueva imagen.

Con la frase ver es creer, seguimos esperando que los talibanes cumplan sus palabras. Los primeros días, tal vez, pero el movimiento islámico había estado hablando con los estadounidenses durante dos años, desde 2019, persuadieron a Islamabad para liberar al líder talibán Mullah Abdul Ghani Baradar en 2018.

El hecho de que Barader se reuniera con el director de la CIA William Burns en agosto pasado en Kabul fue otro indicador de las relaciones que desarrollaron con los estadounidenses. Pero esto fue enfatizado por el nuevo vocero talibán Zabihullah Mujahid, quien nunca dejó pasar la oportunidad de enfatizar que el Talibán era una nueva organización.

Dijo que las relaciones internacionales del Talibán están centradas en un diálogo directo con todos los países. Al margen de los Estados Unidos, ya está tratando de fomentar la cooperación con Qatar y Turquía, que están ahora para todos los intentos y propósitos de ejecución de las operaciones del Aeropuerto Internacional Hamid Karazi que había sido gravemente dañado recientemente. 

Además de Mujahid también señaló que quieren construir relaciones con China (a través de la Iniciativa de la Ruta de la Seda), Moscú, India, Pakistán, naturalmente y, por supuesto, Europa a través de la Unión Europea e incluyendo países como Gran Bretaña, Italia, Alemania y Francia. Mientras que tales aperturas tal vez hayan sido hechas debido a las declaraciones que salen de Bruselas de que los europeos no dejarán a los afganos al margen.

Gobiernos como el de Gran Bretaña están señalando que la cooperación sobre la evacuación de extranjeros es una cosa, pero el desarrollo de relaciones diplomáticas es otra muy distinta. Pero sus primeros días, y no hay duda de que los europeos se alinearán con lo que los estadounidenses estarán haciendo y significa el reconocimiento del nuevo gobierno de Afganistán, independientemente de las críticas actuales que se están escuchando sobre la retirada de las tropas estadounidenses.

[Se prohíbe expresamente la reproducción total o parcial, por cualquier medio, del contenido de esta web sin autorización expresa y por escrito de El Intérprete Digital]

Marwan Asmar es editor gerente en Albawaba.com. Tiene una larga experiencia en periodismo trabajando en Jordania y el Golfo desde 1993. Es doctor en ciencias políticas.

N.d.T.: El artículo original fue publicado albawaba el 05 de septiembre de 2021.