Turquía: cuando el islamismo se une con el ultranacionalismo

Por Esra Özyürek para Jadaliyya

Protesta contra Erdogan en Chicago, Estados Unidos. [Ceyhun Jay Isik /Creative Commons]

Me encuentro leyendo las más valiosas contribuciones de Utku Balaban y Nihat Celik en un momento en que incendios masivos están quemando bosques en todo el país y en que el Gobierno del Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP, por su sigla en turco) está fallando en su respuesta. El valor de la lira turca está en caída libre, la pandemia no está bajo control, los sueños casi tangibles de adhesión a la Unión Europea fueron reemplazados por tensas relaciones con Europa y el país fue sacudido recientemente por las revelaciones de un jefe de la mafia que explicó cómo se utiliza habitualmente el aparato estatal para expropiar propiedades en beneficio de quienes están cerca de los círculos de poder.

[Se prohíbe expresamente la reproducción total o parcial, por cualquier medio, del contenido de esta web sin autorización expresa y por escrito de El Intérprete Digital]

La economía, la seguridad, la educación, la democracia y las relaciones exteriores están en ruinas. A medida que el apoyo al AKP disminuye rápidamente en las encuestas, el Gobierno se vuelve más autoritario. Después de veinte años de gobierno islamista, Turquía se siente cerca de un Estado fallido. ¿Se puede explicar esto como el fracaso del islamismo o es algo más?

Utku Balaban sostiene que “los islamistas en Turquía purgaron con éxito el establecimiento político secularista más fuerte del mundo musulmán sin desmantelar el aparato estatal. Los islamistas ahora controlan ese aparato y lo despliegan, junto con el lenguaje de la democracia, en su propio favor”. La primera década del 2000 definitivamente se correspondió con la descripción de Balaban. Sin embargo, en este momento, los actores políticos ultranacionalistas con estrechos vínculos con la mafia desde la década de 1990 están de regreso en la clase dirigente estatal. El mecenazgo y la profunda corrupción parecen haber hecho que el aparato estatal fuera prácticamente inoperante. El Estado no puede responder de manera efectiva a ninguna catástrofe natural, desde una inundación hasta un incendio, ni brindar muchos servicios, incluido el estado de derecho básico. Los islamistas y nacionalistas controlan las fuentes de poder, pero ya no usan el lenguaje de la democracia. Y en este punto, no está claro si lo que une a la minoría gobernante es el islamismo o su deseo de controlar el dinero y el poder. ¿Cómo podemos explicar este gran cambio de la primera a la segunda década de gobierno del AKP?

Tanto Celik como Balaban enfatizan la importancia de las relaciones económicas detrás de las decisiones tomadas por el AKP. Balaban sostiene que el islamismo llegó al poder en Turquía gracias al apoyo de los pequeños industriales. Argumenta acertadamente que el AKP se levantó sobre los hombros de los pequeños industriales “que surgieron en la década de 1980 inicialmente en las regiones más industrializadas del país y desempeñaron un papel fundamental en la industrialización impulsada por las exportaciones en las próximas décadas”. Sin embargo, dado que Turquía ya no desempeña el papel que solía desempeñar en la década de 1990 y principios de la del 2000, y el mundo está cambiando a una nueva era de nacionalismo, el Gobierno del AKP ya no beneficia a los pequeños industriales. Actualmente, el Gobierno del AKP mantiene principalmente a un grupo muy pequeño de empresas constructoras. Cumplir con los intereses de un grupo tan pequeño no puede mantenerse a través de la democracia.

Celik enfatiza cómo el humanitarismo se basa en las conexiones globales establecidas desde la década de 1980 y en la acumulación de riqueza de esas conexiones. “En la última década, las ONGs humanitarias turcas fueron testigos de un rápido crecimiento, en parte apoyado por el crecimiento de los grupos capitalistas conservadores y en parte debido al trato preferencial que recibieron en la supervisión regulatoria y el tratamiento fiscal del Gobierno del AKP”, sostiene. Es importante señalar que Turquía está siguiendo las tendencias mundiales en cuanto a la ayuda humanitaria, que se está alejando de ser neutral y basada en los derechos humanos internacionales y se está encaminando hacia relaciones mucho más orientadas a un propósito y basadas en intereses. De nuevo, es importante señalar que aunque Turquía recibió un gran número de migrantes, también es un país donde los migrantes se ven obligados a vivir en condiciones profundamente desfavorables. Turquía no sigue los estándares de la Convención de Refugiados de 1957 o los protocolos de 1967 y no otorga ningún derecho a los migrantes. Además, los esfuerzos humanitarios e incluso el objetivo de proyectar el poder blando a nivel mundial se ven inevitablemente obstaculizados por el fracaso de la economía turca.

Tratar el estado actual de la política y la economía turcas como resultado de las políticas iniciadas por el AKP, que podrían terminar si el partido deja el cargo, puede ser un error. El temprano éxito económico del AKP pudo haber beneficiado a los industriales, pero fue perjudicial para los trabajadores y los agricultores. Estas políticas fueron posibles gracias a los cambios estructurales implementados tras el golpe militar de 1980. Es, nuevamente, el mismo golpe militar que cambió la constitución y sentó las bases que hicieron posible el giro contemporáneo hacia el autoritarismo. El lenguaje del islam fue eficaz para movilizar votos y establecer un control social y político. Pero demostró ser fácilmente reemplazable por el ultranacionalismo cuando fue necesario. Podría ser útil enfocar la ideología dominante en Turquía como una combinación de islamismo y ultranacionalismo para lo cual se sentaron las bases con el golpe militar de 1980. Si bien esta mesa redonda está comprometida con los cambios en el sector islamista en Turquía, lo que ha demostrado ser más duradero y también más peligroso es quizás incluso más importante: el brebaje tóxico que durante décadas entrelazó al islamismo con el ultranacionalismo.

Esta combinación tuvo un éxito asombroso al permitir que un grupo cada vez más pequeño de élites acumulase cantidades exponencialmente mayores de riqueza a expensas de las personas que votaron por ellas.

[Comentario del artículo original: Este artículo es parte de una mesa redonda sobre “El cambiante sector islamista en Turquía». Lea las otras contribuciones a la mesa redonda aquí.]

[Se prohíbe expresamente la reproducción total o parcial, por cualquier medio, del contenido de esta web sin autorización expresa y por escrito de El Intérprete Digital]

Esra Ozyurek se incorporó a la Universidad de Cambridge después de haber enseñado en la London School of Economics y en la Universidad de California, San Diego. Completó su doctorado en la Universidad de Michigan y antes de eso recibió una licenciatura en Sociología y Ciencias Políticas en la Universidad de Bogazici, Estambul.

N.d.T.: El artículo original fue publicado por Jadaliyya el 7 de septiembre de 2021.