El verdadero debate que el islamismo debería suscitar

Por Rami G. Khouri para The Cairo Review of Global Affairs

Debate sobre islam, modernidad y Occidente. [Foreign, Commonwealth & Development Office/Flickr]

Cada tantos años, parece que el mundo de Medio Oriente y el análisis de políticas globales pasan por una fase en la que una pregunta básica surge en los medios y en conversaciones en todo el mundo: ¿es el islamismo una peligrosa tendencia del futuro en las sociedades de mayoría musulmana, o sólo una fase pasajera y natural?

[Se prohíbe expresamente la reproducción total o parcial, por cualquier medio, del contenido de esta web sin autorización expresa y por escrito de El Intérprete Digital]

Me sorprende la frecuencia con la que en conversaciones con amigos y colegas de todo el mundo, la discusión vuelve tan a menudo a este tema, mientras que en las discusiones diarias con árabes y musulmanes en todo el Medio Oriente, el tema se plantea con menos frecuencia.

No estoy seguro si eso significa que, a) Occidente está obsesionado con razón con esta amenaza genuina de la militancia islamista a largo plazo, b) Occidente compró la línea emitida por una variedad de autócratas árabes que están directamente amenazados por levantamientos islamistas o fuerzas de oposición, c) los árabes y musulmanes en el Medio Oriente que viven con estos problemas todos los días reconocen que el islamismo y sus manifestaciones como la Hermandad Musulmana o EIIL son principalmente manifestaciones superficiales y síntomas de problemas más profundos que no tienen que ver realmente con la religión, sino con la política, la naturaleza humana y el abuso de poder que degrada a cientos de millones de ciudadanos que no tienen a quién recurrir más que a su religión.

Hago esta pregunta porque es importante que cada vez que esta discusión reviva, nos aseguremos de debatir los temas correctos, en lugar de dejarnos distraer por las cortinas de humo y la propaganda de distracción que ahora se difunde ampliamente a través de campañas mundiales de relaciones públicas financiadas por unos pocos países árabes ricos que están genuinamente preocupados por la persistencia de movimientos islamistas en toda la región.

Los países como Egipto y algunos ricos productores de petróleo, ¿tienen buenas razones para temer la durabilidad e incluso alguna expansión de los grupos islamistas a nivel regional e incluso global? Yo diría que la respuesta es tanto sí como no. Sí, deberían temer estos signos de descontento masivo por parte de islamistas y otros laicos, porque una ciudadanía agitada que traduce el descontento en acción política puede generar un impulso populista que derroca gobiernos —Túnez, Egipto— o envía a algunos países cuyos gobiernos se defienden a interminables guerras civiles —Libia, Siria, Yemen—. No, no deberían temer la persistencia de la política islamista si interpretan correctamente que esto es un síntoma de la incomodidad masiva subyacente entre los ciudadanos políticamente neutralizados y sin voz que han sido maltratados por sus propias sociedades, si estos gobiernos están preparados para abordar los problemas subyacentes y solucionarlos pacíficamente.

La condición y el futuro de los movimientos político-sociales-militantes que se envuelven en la bandera del islam y apelan a los musulmanes en una variedad de formas generalmente hacen que la gente hable de ‘islam político’. Este amplio término puede referirse a mil movimientos diferentes en cien países diferentes, desde panaderías voluntarias locales que proporcionan comida a los necesitados, hasta movimientos de movilización política que buscan unir a todos los miembros de la comunidad musulmana —umma— en una sola nación islámica, idealmente bajo un califato revivido. Encuentro más útil hablar de movimientos ‘islamistas’, y agregar un adjetivo apropiado para identificarlos como pacifistas, activistas pero no violentos, orientados a la acción política, orientados a los servicios sociales comunitarios, militantes, terroristas, o algunas otras palabras que diferencien los movimientos de los que estamos hablando.

Todos sabemos de lo que estamos hablando. La mayoría de estos movimientos que asustan a muchas personas incluyen: a) la Hermandad Musulmana tradicional —que existe desde hace más tiempo que la mayoría de los países árabes fueron Estados soberanos— y sus variadas ramificaciones nacionales recientes, b) grupos terroristas asesinos como Al Qaeda y EIIL que atacan globalmente, c) movimientos de resistencia armada basados en países que luchan para liberar sus tierras de la ocupación israelí —como Hamás y Hezbolá— y d) cientos de movimientos armados, yihadistas, locales o nacionales más pequeños, que ahora se arraigaron en tierras salvajes como Siria, Irak, Yemen, Somalia, Malí y Libia.

Mi principal crítica a este debate común es que la naturaleza islamista de los grupos políticos implicados suele asustar a la gente con tanta rapidez que se olvidan hacer un análisis más profundo de por qué estos movimientos surgieron repentinamente o se expandieron rápidamente en nuestra región o en países extranjeros. El énfasis exagerado en la religión y el islam bloquea la discusión más importante de los impulsores subyacentes del descontento y la degradación en la vida de las personas que hizo que recurrieran a su religión como un medio para hacer lo que en su mayoría les ha sido imposible en otras dimensiones políticas, sociales, cívicas o mediáticas de sus vidas, como expresar sus quejas, participar en la toma de decisiones políticas como deben hacerlo los ciudadanos de pleno derecho, hacer que el poder rinda cuentas y tratar de implementar políticas nacionales que aseguren, en lugar de restringir, los derechos políticos, sociales y económicos de todos los ciudadanos.

Si los gobiernos y sus pequeñas élites de poder no permiten que los ciudadanos se quejen o corrijan las condiciones subyacentes que privan de sus derechos y marginan a millones de personas en sus propias sociedades, no deberían sorprenderse de que hombres y mujeres exacerbados se vuelvan desesperados —o sobre el flujo lógico de la experiencia humana— a sus deidades para salvarlos.

[Se prohíbe expresamente la reproducción total o parcial, por cualquier medio, del contenido de esta web sin autorización expresa y por escrito de El Intérprete Digital]

Rami G. Khouri es investigador sénior de política pública y profesor de periodismo en la Universidad Americana de Beirut, y miembro sénior no residente de la Iniciativa de Medio Oriente de la Escuela Kennedy de Harvard.

N.d.T.: El artículo original fue publicado por The Cairo Review of Global Affairs el 20 de julio de 2017.