Los Acuerdos de Abraham: un año después

Por Roie Yellinek para The Middle East Institute

El presidente Trump participa en una ceremonia de firma de los Acuerdos de Abraham. [TheWhiteHouse/Creative Commons]

El 15 de septiembre de 2020, el Ministro de Relaciones Exteriores de los Emiratos Árabes Unidos, Abdullah bin Zayed al-Nahyan, el Ministro de Relaciones Exteriores de Bahrein, Abdullatif bin Rashid al-Zayani, el entonces Primer Ministro israelí, Benjamin Netanyahu, y el entonces presidente de Estados Unidos, Donald Trump, se reunieron en el jardín sur de la Casa Blanca para firmar los Acuerdos de Abraham, normalizando las relaciones entre los dos estados árabes del Golfo e Israel. 

[Se prohíbe expresamente la reproducción total o parcial, por cualquier medio, del contenido de esta web sin autorización expresa y por escrito de El Intérprete Digital]

Marruecos siguió su ejemplo varios meses más tarde, firmando un acuerdo similar con Israel el 22 de diciembre, y el 6 de enero de 2021, Sudán e Israel también acordaron normalizar las relaciones. Un año después, estos acuerdos han tenido un impacto significativo, aún no plenamente realizado, en Medio Oriente, afectando a todo, desde la geopolítica y la economía hasta el turismo y los vínculos de persona a persona (P2P), y también reflejan la dinámica cambiante en la región y más allá, particularmente con los Estados Unidos y China.

Relaciones diplomáticas y comerciales

Los acuerdos han tenido una amplia gama de implicaciones directas, algunas de las cuales lograron un alto perfil en el frente diplomático. En junio de 2021, el ministro de Relaciones Exteriores de Israel, Yair Lapid, inauguró la nueva embajada israelí en Abu Dhabi durante un viaje de dos días, anunciando: ‘’Estamos aquí para quedarnos; pedimos a todos los países de la región que lo reconozcan y que vengan a hablar con nosotros.’’ Al mes siguiente, los Emiratos Árabes Unidos se convirtieron en el primer estado del Golfo en abrir una embajada en Tel Aviv; en la inauguración, el embajador de los Emiratos Árabes Unidos Mohamed al Khaja señaló que los dos países habían ‘’firmado acuerdos importantes en varios campos, incluyendo economía, viajes aéreos, tecnología y cultura.’’ En marzo de 2021, el gobierno de Bahréin nombró a Khaled Yaousif al Jalahma como el primer embajador en Israel, aunque su embajada aún no ha abierto. Lapid también voló a Marruecos para inaugurar la oficina de enlace israelí en Rabat a mediados de agosto, anunciando que los dos países establecerán relaciones diplomáticas plenas y abrirán embajadas en dos meses. Por último, Sudán e Israel acordaron abrir embajadas, pero esta es todavía una labor en curso.

En el frente económico, en marzo de 2021, los Emiratos Árabes Unidos anunciaron el establecimiento de un fondo de inversión de 10.000 millones de dólares en múltiples sectores de Israel, incluidos la energía, la manufactura, el agua, el espacio, la atención de la salud y la agrotecnología. Desde entonces, se han firmado numerosos acuerdos entre las dos naciones. Asher Fredman, CEO de Gulf-Israel Green Ventures (Empresas Ecológicas en el Golfo de Israel), dijo: ‘’Ver todo lo que se logró en el campo de la sostenibilidad y ver todas las ideas que se están realizando en una situación del mundo real es notable’’, añadiendo que ’esta asociación sólo se hará más fuerte”.’

Reflexionando sobre el año pasado, el ex embajador de Bahrein en los Estados Unidos Houda Nonoo, dijo: ‘’La firma de los Acuerdos de Abraham sin duda será uno de los mayores hitos de Medio Oriente en nuestra vida. Las relaciones económicas entre Israel y Bahréin todavía están en desarrollo – el texto de un acuerdo de cooperación económica sólo se distribuyó al gobierno israelí para su aprobación a finales de julio – pero, según estimaciones de la Administración de Comercio Exterior de Israel, existe la posibilidad de que el comercio alcance los cientos de millones de dólares.

Por su parte, el comercio entre Marruecos e Israel sigue siendo relativamente bajo, pero el entusiasmo es alto y es probable que el comercio crezca en el próximo mes, después de que los dos países construyan cámaras de comercio y apliquen los acuerdos firmados durante la visita de Lapid. Los vínculos comerciales entre Sudán e Israel siguen siendo muy limitados y el comercio no está alcanzando su potencial, ya que aún no han concluido su acuerdo.

No es de extrañar que el comercio entre los Emiratos Árabes Unidos e Israel supere con creces el resto, ya que la motivación inicial de los dos países para el acuerdo estaba explícitamente vinculada a este potencial comercial y su PBI es, por mucho, el más alto. Sin embargo, es probable que se produzca un aumento del comercio entre las otras partes en la era posterior al COVID, a medida que se desarrollen los vínculos entre los diversos sectores y las empresas.

Turismo, académicos y relaciones de proximidad

En el lado israelí, los Acuerdos de Abraham generaron un gran entusiasmo que llevó a una ola de turismo en toda la región, particularmente en Dubai. Dubai e Israel fueron los primeros en establecer vuelos directos en noviembre de 2020, por seis compañías diferentes (israelíes, emiratíes e internacionales). En el primer mes después de la apertura de Dubai, más de 67.000 turistas israelíes visitaron. Si bien este número no es enorme, es probable que se deba a las restricciones COVID en vigor; sin la pandemia, podríamos ver un número mucho mayor. Bahrein e Israel también iniciaron unos 14 vuelos directos, pero todavía no han alcanzado su potencial, probablemente debido a la pandemia.

Marruecos ha estado en el mapa para los turistas israelíes durante años, principalmente debido a la conexión de larga data entre el pueblo judío en ambos países, pero el primer vuelo directo sólo aterrizó en Marrakech el 25 de julio de 2021. Con el inicio de los vuelos directos entre Tel Aviv y Marrakech, decenas de miles de israelíes solicitaron visados de entrada en la misión marroquí en Tel Aviv, pero sólo se concedieron unos pocos, ya que no estaban preparados para tantas solicitudes. Sin embargo, Sudán sigue cerrado para los turistas israelíes porque el acuerdo de normalización aún no está completo.

Por otro lado, el número de turistas árabes que viajan a Israel es mucho menor, lo que no es del todo sorprendente dado que los israelíes son viajeros bien conocidos. Sin embargo, podemos esperar un aumento en el número de turistas de estos cuatro países en los próximos años, en particular para visitar los lugares sagrados en Jerusalén/ al Quds y otros sitios en la región.

En el frente académico, muy pocos estudiantes de Israel han ido a estudiar a estos cuatro países o viceversa. En junio de 2021, el primer y único estudiante emiratí llegó a Israel para estudiar en el Interdisciplinary Center Herzliya (IDC), una universidad privada. Además de las preocupaciones habituales, como las diferencias culturales y el tiempo necesario para establecer vínculos académicos, las restricciones de COVID causaron más retrasos e hicieron todo más complicado.

Sin embargo, a nivel de las propias instituciones, a pesar de COVID-19, muchas delegaciones encontraron la manera de reunirse e intercambiar ideas y conocimientos. Por ejemplo, la Universidad Bar-Ilan de Ramat-Gan y la Universidad Médica del Golfo de Ajman firmaron un acuerdo que incluye intercambios de estudiantes universitarios, estudiantes de posgrado e investigadores, así como publicaciones conjuntas y el desarrollo de programas conjuntos en ciencias médicas, educación médica y administración de sistemas de salud. Delegaciones del Centro de Asuntos Públicos de Jerusalén (JCPA) de Israel y del Instituto de Estudios de Seguridad Nacional (INSS) visitaron el Emirates Policy Center (EPC) en Abu Dabi, y el INSS firmó un memorando de entendimiento con el grupo de estudio de los Emiratos.

Junto con las relaciones académicas, las relaciones P2P también han comenzado a aumentar en el último año. Una vez más, el eje EAU-Israel ha demostrado ser el más fructífero hasta ahora, pero de ninguna manera es el único. El embajador Eitan Na’eh, quien se desempeñó como jefe de misión en la embajada israelí en Abu Dhabi durante la primera mitad de 2021, dijo en una entrevista que los acuerdos no sólo han permitido vuelos directos entre los dos países, sino también la ‘’normalización de relaciones’’ o en otras palabras, ligaduras P2P. Una ventana de oportunidad se ha abierto, agregó, y los gobiernos y las personas deben abrazar nuevas estructuras y nuevas ideas sobre el Medio Oriente.

Marruecos e Israel han tenido durante mucho tiempo una relación P2P más fuerte debido a la gran comunidad de judíos marroquíes en Israel, estimada en alrededor de 1.000.000, la segunda comunidad marroquí más grande en el extranjero después de Francia. Los acuerdos ayudaron a llevar las relaciones P2P a la vanguardia y facilitaron vuelos y visitas recíprocas, que en el pasado requirieron un esfuerzo significativamente mayor.

Implicancias en la región y alrededores

Más allá del nivel bilateral, los acuerdos también han tenido implicaciones regionales significativas. Turquía e Irán reaccionaron como era de esperar. El entonces ministro de Relaciones Exteriores iraní, Mohammad Javad Zarif, criticó el acuerdo durante una reciente visita al Líbano, describiéndolo como una puñalada en la espalda para el Líbano y otros países árabes. El presidente turco Recep Tayyip Erdogan amenazó con cortar los lazos diplomáticos con los Emiratos Árabes Unidos y cerrar su embajada por el acuerdo. Los acuerdos enfrentaron su mayor prueba en la primavera de 2021 durante la crisis israelo-palestina, y aunque estos cuatro países fueron atacados, los acuerdos han permanecido en su lugar.

Mientras que el entonces presidente de Estados Unidos Trump jugó un papel importante en facilitar estos acuerdos ofreciendo concesiones significativas, China ha adoptado un enfoque diferente. Un día después de que se anunciaran por primera vez los acuerdos, el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, Zhao Lijian, indicó que Beijing estaba ‘’complacido’’ de ver a los países tomar medidas para reducir las tensiones en el Medio Oriente, pero añadió: ‘’Esperamos que las partes pertinentes puedan adoptar medidas concretas para que la cuestión palestina pueda volver al diálogo y las negociaciones en pie de igualdad.’’ El enfoque de Zhao en el continuo apoyo de China a Palestina y no en los acuerdos se puede ver como parte del esfuerzo de Beijing para centrarse en su agenda regional más amplia y diferenciarse de los Estados Unidos

Por lo tanto, los Acuerdos de Abraham no sólo se refieren al Medio Oriente, y sus consecuencias deben considerarse también en un contexto internacional más amplio. Ya está claro que la creciente rivalidad entre China y Estados Unidos será uno de los acontecimientos internacionales más importantes, si no el más importante de esta década. La motivación para la decisión de Trump de impulsar estos acuerdos es clara: detener o al menos ralentizar la creciente influencia de China en la región y ofrecer a los países un nuevo marco económico y de seguridad bajo el liderazgo estadounidense. Los chinos, sin embargo, quieren asegurar su posición creciente en el Medio Oriente, principalmente para mantener el flujo de energía y utilizar las rutas comerciales regionales para facilitar su emblemático plan de infraestructura mundial, la Iniciativa de la Franja y la Carretera.

El acuerdo de 25 años firmado recientemente entre China e Irán es un ejemplo importante de la creciente participación de Beijing en la región. Sin embargo, está lejos de ser el único. Durante su última visita a Siria en julio de 2021, el Ministro de Relaciones Exteriores de China, Wang Yi, declaró: ‘’China y Siria siempre han confiado y se han apoyado mutuamente’’. Esto está en marcado contraste con la relación entre Estados Unidos y Siria y sirve como una clara indicación de la forma en que China ve su posición en el Medio Oriente más ampliamente. Esta fue la segunda visita de Wang a la región en los últimos seis meses, después de su visita de marzo a Arabia Saudita, Turquía, Irán, los Emiratos Árabes Unidos, Omán y Bahréin.

A medida que aumentan su competencia, China y Estados Unidos están tratando de atraer a más y más «estados clientes», y los países del Medio Oriente no son la excepción. Esta dinámica se ha desarrollado recientemente en el Golfo alrededor de la retirada de Estados Unidos de Afganistán. Los Emiratos Árabes Unidos y Qatar tienen una larga rivalidad y tanto Washington como Beijing han tratado de atraer su apoyo. Los Emiratos Árabes Unidos, que están estrechamente alineados con Estados Unidos (e Israel, Bahréin, Marruecos y más), ahora acoge al derrocado ex presidente afgano Ashraf Ghani, mientras que Qatar, que está más cerca de China (e Irán, Turquía y más), fue anfitrión de líderes talibanes durante mucho tiempo, así como de negociaciones de paz afganas más recientemente.

 Por lo tanto, los acuerdos entre Israel y los cuatro países árabes deben considerarse en el contexto de la competencia entre Estados Unidos y China. En esencia, el componente más importante de esta relación no son necesariamente los propios países, sino los Estados Unidos y China, y las formas en que perciben y reaccionan entre sí.

La principal implicación es que si este grupo de países quiere preservar los acuerdos, tienen que mantener sus estrechos vínculos con los Estados Unidos; de lo contrario, el gobierno de los Estados Unidos, será menos invertido en los acuerdos, y en los F-35 de los EAU, el reconocimiento de Marruecos de su soberanía sobre el Sáhara Occidental, y la eliminación de Sudán de la lista de estados patrocinadores del terrorismo, todos los cuales son componentes importantes de los acuerdos y están totalmente en manos de Estados Unidos.

[Se prohíbe expresamente la reproducción total o parcial, por cualquier medio, del contenido de esta web sin autorización expresa y por escrito de El Intérprete Digital]

Roie Yellinek es investigador del Begin-Sadat Center for Strategic Studies y estudiante no residente del Middle East Institute. Las opiniones expresadas en esta pieza son suyas.

N.d.T.: El artículo original fue publicado por MEI el 19 de agosto de 2021.