‘’Reconstruir un mundo mejor’’: ¿una alternativa al BRI de China para Medio Oriente?

Por Mordechai Chaziza para Middle East Institute

Ceremonia del gobierno de Irak. [USForces/Creative Commons]

Empezó a abrirse una nueva era de competencia de grandes potencias. [1] La rivalidad es una competencia estratégica a gran escala y de amplio espectro por riqueza, poder e influencia, tanto dentro de Asia Oriental como a nivel mundial. Presenta ideales y modelos contrapuestos para la gobernanza política y el desarrollo económico, opiniones divergentes sobre la estructura y las reglas de la estructura del orden mundial e intereses distintos. Cada parte está determinada a maximizar su posición global y su libertad de acción en relación con la otra. [2]

[Se prohíbe expresamente la reproducción total o parcial, por cualquier medio, del contenido de esta web sin autorización expresa y por escrito de El Intérprete Digital]

La intensificación de la competencia estratégica entre Estados Unidos y China tiene implicaciones potencialmente profundas para Medio Oriente. Es más probable que una rivalidad desenfrenada entre Washington y Beijing empeore los desafíos a los que se enfrentan los países del Medio Oriente, en lugar de ayudar a abordarlos de manera constructiva. La iniciativa “Reconstruir un mundo mejor” —Build Back Better World (B3W)— de la administración Biden, lanzada recientemente, es más adecuada para funcionar como un complemento del Cinturón y la Carretera de Beijing que como una alternativa de suma cero; y, moldeada de esa manera, serviría mejor a la estabilidad y la prosperidad de Medio Oriente.

La incipiente iniciativa de “reconstruir un mundo mejor”

En tiempos de mayor competencia entre Estados Unidos y China, el presidente estadounidense Joe Biden y sus contrapartes del G7 acordaron en junio lanzar la Build Back Better World (B3W), un mercado impulsado por valores de asociación de infraestructura en desarrollo de alto nivel y transparente, con el fin de ayudar a reducir la brecha de existente de más de 40 billones de dólares en el mundo para 2035. La iniciativa B3W tiene como objetivo movilizar capital bilateral y multilateral, así como también del sector privado, para la inversión en clima, salud y seguridad sanitaria, tecnología digital modernizada, equidad de género e igualdad. El B3W tiene un alcance mundial y abarca a los países de bajos y medianos ingresos. [3]

El B3W es una elaboración de la asociación “Red de Puntos Azules” —Blue Dot Newwork (BDN)— en la que Estados Unidos unió fuerzas con Japón y Australia, al tiempo que se mantiene abierto a la participación de otros socios en los esfuerzos para apoyar inversiones de alta calidad dirigidas por el sector privado. El B3W es ‘’nuevo’’ ya que ha reunido a los países del G7 y también ha extendido invitaciones para unirse a otras democracias, incluyendo India, Australia, Corea del Sur y Sudáfrica. El plan se basa en los esfuerzos realizados en el pasado por los Estados Unidos para impulsar la financiación internacional de la infraestructura y no tiene necesariamente por objeto contrarrestar la Iniciativa de Carreteras y Autopistas (BRI) de China [4].

El B3W y Medio Oriente: ¿Rival o complemento de la BRI de China?

Aunque el B3W no se refiere explícitamente a la BRI, muchos observadores interpretan la nueva iniciativa liderada por Estados Unidos como un gran plan de infraestructura alternativo al de China, que apunta también a naciones en desarrollo. [5] Cabe señalar que la BRI comprende un marco de relaciones económicas y comerciales entre China y decenas de países. La iniciativa asiática se dirige a nuevos mercados de exportación en el extranjero, tiene como objetivo garantizar la seguridad energética de Pekín, y busca mejorar la conectividad intercontinental, además de fomentar la integración entre China y Europa. [6]

El ámbito geográfico de la BRI se está ampliando continuamente, abarcando 140 países (aunque no todos los países que firmaron formalmente la iniciativa albergan proyectos de la iniciativa) y 29 organizaciones internacionales a lo largo de seis corredores económicos. [7] La escala, el alcance y la centralidad de la BRI en la política exterior de China podrían, algunos creen, transformar el orden internacional basado en históricas reglas en un momento en que el mandato liberal de los Estados Unidos está experimentando tensiones y presión. [8] Medio Oriente —situado en el corazón de la BRI— es considerado por China como una extensión de su periferia, una encrucijada geoestratégica vital y una zona de fragilidad.

Los abundantes recursos energéticos de la región y los ambiciosos planes para desarrollar infraestructura de alta tecnología son de gran interés para China. También lo es su ubicación estratégica: Medio Oriente abarca tres continentes y proporciona acceso a cinco mares y a los principales caminos marítimos (por ejemplo, el Bósforo, los Dardanelos, el Canal de Suez, Bab el Mandeb, el Estrecho de Ormuz). [9] Esto plantea la cuestión de si la iniciativa B3W podría ser una alternativa al marco BRI de China para el Medio Oriente. La respuesta es probablemente no.

Dado su limitado propósito, el B3W es más adecuado como complemento de la BRI que como alternativa a ella. Al igual que la BRI, la B3W tiene como objetivo forjar la cooperación transnacional y regional entre los países involucrados, y a la vez facilitar proyectos a gran escala en el mundo en desarrollo. Sin embargo, el plan norteamericano todavía no ha evolucionado de la visión a un plan concreto. No se han contraído compromisos de financiación específicos. Tampoco se han anunciado mecanismos multilaterales de coordinación de la gestión de proyectos. Además, no hay ninguna indicación de qué empresas del G7 podrán realizar el trabajo de contratación internacional. [10]

Suponiendo que el B3W se materialice de la manera prevista y acordada, bien podría complementar el BRI. En primer lugar, mientras que B3W pretende ser un enfoque multilateral orientado al mercado y bilateral, la BRI se basa principalmente en préstamos comerciales y en condiciones de favor respaldados por el Estado para apalancar capital del sector privado y en empresas estatales. En segundo lugar, considerando que la BRI se centra principalmente en la construcción de proyectos, la tecnología digital y la infraestructura física (por ejemplo, puertos, carreteras, presas, ferrocarriles, centrales eléctricas e instalaciones de telecomunicaciones), B3W se centra en el clima, la salud y la seguridad sanitaria, y equidad e igualdad de género [11]

En tercer lugar, las dos iniciativas comparten el objetivo de desarrollar una infraestructura verde y sostenible para minimizar el impacto ecológico, reducir la contaminación y aumentar la eficiencia energética: todo ello para hacer frente al desafío global del cambio climático. En cuarto lugar, para los países en desarrollo, su opción racional es utilizar los recursos de ambas iniciativas, en lugar de escoger sólo una de ellas. Así que los países anfitriones querrán dirigir los planes a diferentes sectores para satisfacer sus diversas necesidades. [12] Mientras tanto, hay señales de que los recursos de China disponibles para el marco de la iniciativa están disminuyendo, incluso a medida que crece el número de países participantes. [13] Por último, en las últimas dos décadas, las empresas chinas han acumulado una rica experiencia en la construcción de infraestructura en el extranjero, ya sea mediante la construcción de proyectos contratados o mediante la ayuda extranjera. Tienen una ventaja comparativa en costos y tiempo de rotación de proyectos.

Desde el lanzamiento oficial de la BRI en 2013, Pekín ha firmado decenas de acuerdos de asociación de diversos tipos con los países de Medio Oriente (repartidos por el Mediterráneo oriental, el Golfo y el Mar Rojo). Por lo tanto, no es fácil ver cómo el B3W podría montar un desafío efectivo a la BRI de China si ese fuera su objetivo. Además, la Ruta de Seda se superpone al BRI, conectando digitalmente incluso los mercados más remotos. Los países BRI están obligados a utilizar la red digital y las normas para comerciar con otros socios. En cambio, la iniciativa B3W no impone este nivel de integración. [14] Más importante aún, el marco de la BRI tiene como objetivo producir sinergias con las estrategias de desarrollo de los países de Medio Oriente (por ejemplo, Saudi Vision 2030, Abu Dhabi 2030, Qatar National Vision 2030, Turquía Middle Corridor, Egypt’s Vision 2030, y Suez Canal Corridor Development Project). [15] En comparación, el B3W carece de una vía clara para ayudar a los países de Medio Oriente a acceder al comercio mundial y construir sus respectivas economías.

El marco BRI, de ocho años de antigüedad, se integra en el plan de desarrollo de la infraestructura del Medio Oriente sobre la base de consideraciones de la cadena de suministro, conectando los mercados a través de las redes de transporte portuarias, ferroviarias y de carreteras. Por el contrario, la iniciativa B3W parece hacer mucho hincapié en la búsqueda de principios democráticos clave, la mayoría de ellos de larga data: transparencia, buena gobernanza, desarrollo sostenible, altos niveles y respeto del clima. [16] 

La mayoría de los gobiernos de Medio Oriente preferirían emprender proyectos económicos y de infraestructura que no los sometan a presiones o condicionalidades políticas. Dicho esto, es importante mencionar que, en los últimos cinco años, la financiación para el desarrollo en el extranjero de China se ha desplomado y su enfoque para financiar proyectos de la iniciativa BRI ha evolucionado. Pekín ahora hace hincapié en el desarrollo de alta calidad de la BRI, lo que implica un enfoque más restrictivo y centrado en la inversión en infraestructura en el extranjero. [17] En este contexto, la iniciativa B3W, cuyo objetivo es colmar las lagunas mundiales en materia de infraestructura, ofrece una fuente financiera complementaria oportuna a la BRI para muchos países de Medio Oriente de ingresos bajos y medianos [18].

La dependencia y movilización del capital del sector privado de la iniciativa B3W para mejorar la infraestructura en los países de ingresos bajos y medianos se ha considerado demasiado arriesgada para muchos inversores y empresas del G7. En general, los gestores de riqueza y dinero con fondos de pensiones, aseguradores y fondos soberanos buscan rentabilidades confiables a largo plazo. El sector privado se ha mostrado reacio a participar o invertir en algunos proyectos de la Iniciativa en el Medio Oriente. Esto sugiere que es probable que las empresas del G7 se encuentren con proyectos de desarrollo de riesgo similares. [19] En comparación, las empresas chinas están más dispuestas a invertir en proyectos arriesgados a gran escala, acuerdos de financiación flexibles y más dispuestas a coordinar el papeleo y los créditos de los vendedores para proyectos en el Medio Oriente.

Finalmente, el B3W presenta términos y condiciones para unirse a la iniciativa, incluyendo la preservación de los derechos humanos, el estado de derecho y la prevención de la corrupción. En realidad, sin embargo, los países de Medio Oriente están plagados de problemas. [20] Dadas sus dificultades y prioridades, parece poco probable que los gobiernos regionales se sometan a las condiciones exigidas por el B3W cuando podrían seguir obteniendo beneficios más fácilmente sin tales condiciones y convenios en el marco de la BRI.

Conclusión

No es difícil sostener que la estabilidad y la prosperidad en el Medio Oriente se benefician mejor si las iniciativas B3W y BRI funcionan en conjunto. Para que esto ocurra, sin embargo, los EE.UU y sus socios de B3W necesitarían infundir la iniciativa con su propia identidad única, separada y distinta del marco BRI sin ser comercializada y estructurada como una alternativa a ella. En la actualidad, el clima político y las tensiones en materia de seguridad entre Washington y Beijing no son propicios. Sin embargo, a medida que la iniciativa B3W evolucione de una declaración de intenciones a planes más concretos, el tono de confrontación de la dinámica de las grandes potencias podría cambiar, permitiendo que las estrategias de desarrollo dirigidas por Estados Unidos y China coexistan de una manera que contribuya al bienestar de la región…

[Se prohíbe expresamente la reproducción total o parcial, por cualquier medio, del contenido de esta web sin autorización expresa y por escrito de El Intérprete Digital]

El Dr. Mordechai Chaziza es profesor titular en el Departamento de Política y Gobernanza y la división de Estudios Multidisciplinarios en Ciencias Sociales, en el Ashkelon Academic College (Israel). Su investigación actual se centra en la política exterior de China en Medio Oriente y Norte de África (MENA), y la política china de no intervención en guerras intraestatales.

N.d.T.: El artículo original fue publicado por MEI el 20 de julio de 2021.

[1] Wu Xiangning, “Technology, power, and uncontrolled great power strategic competition between China and the United States,” China International Strategy Review 2 (2020): 99-119.

[2] Barbara Lippert and Volker Perthes (eds.) “Strategic Rivalry between United States and China Causes, Trajectories, and Implications for Europe,” SWP Research Paper, April 4, 2020, https://www.swp-berlin.org/publications/products/research_papers/2020RP04_China_USA.pdf.

[3] White House, “FACT SHEET: President Biden and G7 Leaders Launch Build Back Better World (B3W) Partnership,” June 12, 2021, https://www.whitehouse.gov/briefing-room/statements-releases/2021/06/12/fact-sheet-president-biden-and-g7-leaders-launch-build-back-better-world-b3w-partnership/.

[4] Andre Wheeler, “Commentary: Did the world just get a second Belt and Road Initiative?” CAN, 18 Jun 2021, https://www.channelnewsasia.com/news/commentary/build-back-better-world-belt-road-china-g7-how-compares-15031808.

[5] Steve Holland and Guy Faulconbridge, “G7 rivals China with grand infrastructure plan,” Reuters, June 13, 2021, https://www.reuters.com/world/g7-counter-chinas-belt-road-with-infrastructure-project-senior-us-official-2021-06-12/; Gregory W. Meeks, “The Build Back Better World Partnership Could Finally Break the Belt and Road,” Foreign Policy, June 28, 2021, https://foreignpolicy.com/2021/06/28/the-build-back-better-world-partnership-could-finally-break-the-belt-and-road/.

[6] Lisa Watanabe, “The Middle East and China’s Belt and Road Initiative,” CSS Analyses in Security Policy 254, December 2019, https://css.ethz.ch/content/dam/ethz/special-interest/gess/cis/center-for-securities-studies/pdfs/CSSAnalyse254-EN.pdf; Wang Yiwei, The Belt and Road Initiative: what will China offer the world in its rise (New World Press, 2016).

[7] Christoph Nedopil, “Countries of the Belt and Road Initiative,” IIGF Green BRI Center (2021), https://green-bri.org/countries-of-the-belt-and-road-initiative-bri/.

[8] “The Belt and Road Initiative: China-Middle East Cooperation in an Age of Geopolitical Turbulence,” Brookings Doha Center, December 16, 2019, https://www.brookings.edu/events/the-belt-and-road-initiative-china-middle-east-cooperation-in-an-age-of-geopolitical-turbulence/.

[9] Dmytro Konovalov, “Global Market Scan: Chinese investments in the heart of the Belt and Road Initiative,” Daily Commercial News, October 8, 2020, https://canada.constructconnect.com/dcn/news/economic/2020/10/global-market-scan-chinese-investments-in-the-heart-of-the-belt-and-road-initiative.

[10] “Roundtable: Will the G7’s B3W Initiative change the game of global infrastructure development?” Panda Paw Dragon Claw, June 29, 2021, https://pandapawdragonclaw.blog/2021/06/29/roundtable-will-the-g7s-b3w-initiative-change-the-game-of-global-infrastructure-development/.

[11] Keren Zhu, “‘Build Back Better World’ and the Belt and Road Are Not Necessarily at Odds,” The Diplomat, June 28, 2021, https://thediplomat.com/2021/06/build-back-better-world-and-the-belt-and-road-are-not-necessarily-at-odds.

[12] “Roundtable: Will the G7’s B3W Initiative change the game of global infrastructure development?”

[13] John Basquill, “Questions raised over G7 plans to take on China’s Belt and Road Initiative,” Global Trade Review, June 21, 2021, https://www.gtreview.com/news/global/questions-raised-over-g7-plans-to-take-on-chinas-belt-and-road-initiative/.

[14] Wheeler, “Commentary: Did the world just get a second Belt and Road Initiative?”

[15] Katarzyna W. Sidło, “The Role of China in the Middle East and North Africa (MENA). Beyond Economic Interests?” European Institute of the Mediterranean, July 2020, https://pure.diis.dk/ws/files/3561736/JPS_The_Role_of_China_in_the_MENA.pdf.

[16] “Roundtable: Will the G7’s B3W Initiative change the game of global infrastructure development?”

[17] Kevin P. Gallagher and Rebecca Ray, “Scope and Findings: China’s Overseas Development Finance Database,” Global Development Policy Center, December 13, 2020, https://www.bu.edu/gdp/2020/12/13/scope-and-findings-chinas-overseas-development-finance-database/.

[18] Syed Zain Abbas Rizvi, “Build Back Better World: An Alternative to the Belt and Road Initiative?” Modern Diplomacy, June 18, 2021, https://moderndiplomacy.eu/2021/06/18/build-back-better-world-an-alternative-to-the-belt-and-road-initiative/.

[19] “Roundtable: Will the G7’s B3W Initiative change the game of global infrastructure development?”

[20] Rizvi, “Build Back Better World: An Alternative to the Belt and Road Initiative?”