Saltar al contenido

El Interprete Digital

Las energías renovables, una gran oportunidad para la cooperación UE-Golfo

Por Majid Rafizadeh para Arab News

Argelia desvela su estrategia en materia de energías renovables [Magharebia/ Creative Commons]

Las relaciones entre la UE y los miembros del Consejo de Cooperación del Golfo, Arabia Saudí, EAU, Qatar, Bahréin, Kuwait y Omán, son sólidas en varios ámbitos, como el económico, el de seguridad y el geopolítico. Sin embargo, la UE tiene la oportunidad de estrechar aún más sus lazos con los países del Golfo. 

[Se prohíbe expresamente la reproducción total o parcial, por cualquier medio, del contenido de esta web sin autorización expresa y por escrito de El Intérprete Digital]

Los lazos entre el CCG y la UE se basan en el Documento de Acuerdo de Cooperación, firmado en 1989 y que incluye varios sectores: comercio, inversión, investigación y cooperación regional, entre otras cuestiones. La UE también estableció varias delegaciones en la región en relación con los lazos con el CCG, como la Delegación de la UE en Arabia Saudí, la Delegación de la UE en los EAU y la Delegación de la UE en Kuwait.

En un paso bien direccionado, el Comité Conjunto de Cooperación UE-CCG aprobó el año pasado otro acuerdo conocido como Programa Conjunto de Cooperación para el quinquenio 2022-2027. La UE parece haberse dado cuenta de que el CCG, creado con el propósito de fortalecer las relaciones entre sus miembros, salvaguardar su soberanía y abordar las preocupaciones generales sobre sus asuntos e intereses, se convirtió en un actor internacional clave capaz de propiciar cambios significativos y positivos, no sólo en la región sino también fuera de ella. 

La UE es el segundo socio comercial del CCG. Según la Comisión Europea, “el 17,8% de las importaciones del CCG procedieron de la UE en 2020. La UE se situó así como el primer socio importador del CCG. En 2020, la UE fue el cuarto mayor socio de exportación del CCG, ya que el 6,9% de las exportaciones del CCG se dirigieron a la UE. El comercio total de mercancías entre la UE y el CCG en 2020 ascendió a 97.100 millones de euros (106.000 millones de dólares). Las importaciones de la UE ascendieron a 29.600 millones de euros y estuvieron encabezadas por los combustibles y productos mineros (18.600 millones de euros, 62,8%), así como por los productos químicos (3.400 millones de euros, 11,5%). Las exportaciones de la UE sumaron 67.500 millones de euros y estuvieron dominadas por maquinaria y equipos de transporte (26.700 millones, 39,6%), productos químicos (10.400 millones, 15,4%) y agricultura y materias primas (8.900 millones, 13,2%)”.

Pero es importante señalar que los líderes europeos estarán deseosos de encontrar nuevos puntos en común sobre los que construir asociaciones más sólidas y positivas en otros ámbitos críticos, en particular las energías renovables y el cambio climático.

Se trata de una oportunidad para la UE por varias razones. En primer lugar, aunque el Golfo es conocido por su abundancia de petróleo, también está ricamente dotado de recursos de energías renovables, como la eólica y la solar. Por ejemplo, situada en el centro del llamado cinturón solar, Arabia Saudí tiene un gran potencial para producir energía a partir del sol. Jeddah, Riad y Dammam, que son tres de las mayores ciudades del Reino, disfrutan de una irradiación media de 5,78 kilovatios-hora por metro cuadrado y día, considerablemente superior a la media mundial.

El segundo factor son las ambiciones ecológicas de las naciones del Golfo y su determinación de hacer frente al cambio climático y reestructurar sus economías basadas en el carbono. La región experimentó un cambio en su comprensión y reconocimiento del hecho de que ya no es posible evitar la acción sobre el cambio climático. Además, en el Golfo parece haber una comprensión cada vez mayor de la necesidad de desarrollar tecnologías como la captura y el almacenamiento de carbono para mantener la viabilidad de la industria petrolera a largo plazo.

También existen cada vez más proyectos e iniciativas en el Golfo relacionados con las energías renovables. Por ejemplo, Arabia Saudí y Bahréin se comprometieron a aumentar la proporción de sus combinaciones energéticas que proceden de fuentes renovables, mientras que EAU se ha comprometido a reducir en un 31% sus emisiones de gases de efecto invernadero para 2030. Mientras tanto, Arabia Saudí anunció planes enormemente ambiciosos para construir NEOM, la primera ciudad del mundo sin carreteras, una clara señal de su intención de cambiar de rumbo en una dirección más respetuosa con el medio ambiente. Y el sultán Al Jaber, presidente de Masdar, señaló que los EAU “aspiran a desempeñar un rol central en la emergente economía verde del hidrógeno”.

El Diálogo UE-CCG sobre Diversificación Económica, en marcha desde 2019, se centra en el intercambio de conocimientos y experiencias para contribuir al avance de las estrategias de diversificación económica.

Esto nos lleva a otro beneficio clave vinculado a la cooperación y la inversión en energías renovables entre la UE y las naciones del Golfo, que es la diversificación económica. Éste fue un objetivo clave de todas las economías del CCG desde que empezaron a extraer petróleo de la tierra.

Además, la cooperación con las naciones del Golfo en materia de energías renovables beneficiará notablemente a la UE, ya que reducirá las fluctuaciones relacionadas con el proceso energético. Por ejemplo, la pandemia nos dio el primer atisbo de las fluctuaciones de precios en el sector energético. Por ello, el desarrollo de industrias nacionales basadas en el conocimiento se convirtió en una necesidad económica urgente, más que en un suplemento deseado.

Además, la UE es uno de los mayores productores de productos de energía solar, mientras que el Medio Oriente es un candidato obvio para el despliegue masivo de paneles solares como fuente de energía renovable.

En resumen, gracias a las ambiciones ecológicas de las naciones del Golfo y a su firme determinación de hacer frente al cambio climático, la energía renovable representa una gran oportunidad y un terreno común inestimable para que la UE refuerce su cooperación y sus lazos con los Estados del Golfo.

[Se prohíbe expresamente la reproducción total o parcial, por cualquier medio, del contenido de esta web sin autorización expresa y por escrito de El Intérprete Digital]

Majid Rafizadeh es un politólogo iraní-estadounidense educado en Harvard.N.d.T.: El artículo original fue publicado por Arab News el 22 de junio de 2023.