La política de uso dual de Israel alimenta el odio en la Franja de Gaza

Por Yossi Mekelberg para Arab News

Un grupo de jóvenes sobre el techo de un edificio destruido en Gaza. [United Nations Photo/Creative Commons]

Por lo general, la atención internacional sobre la difícil situación del pueblo de Gaza solo se vuelve significativa cuando estalla una guerra entre Hamas, que controla la Franja, e Israel. Por lo demás, hay muy poco interés por parte de la comunidad internacional a pesar de la actual y desgarradora crisis humanitaria allí. Ciertamente, en tiempos de guerra, como vimos el mayo pasado, el sufrimiento del pueblo de Gaza es más extremo cuando se enfrenta a la embestida de uno de los regímenes militares más poderosos de la región, con decenas de civiles, y no solo militantes de Hamas y la Yihad Islámica, muertos y heridos, junto con una mayor destrucción de su infraestructura ya paralizada.

[Se prohíbe expresamente la reproducción total o parcial, por cualquier medio, del contenido de esta web sin autorización expresa y por escrito de El Intérprete Digital]

Pero a raíz de estas batallas, de las que Hamas es uno de los principales culpables, la preocupación por Gaza y su gente se desvanece de la conciencia del mundo, dejando atrás esta pequeña franja de tierra para lamerse las heridas de la guerra, del duro bloqueo permanente de Israel. y de su fallido y opresor gobierno de Hamas.

Desde que Hamas ganó las elecciones de enero en 2006, y en particular desde que tomó el control total de la Franja de Gaza en junio del año siguiente, la gente de este pequeño enclave, que se encuentra entre Israel, Egipto y el Mediterráneo, sufrió enormemente por las políticas punitivas de Israel. Es casi imposible discernir cuáles de las acciones de Israel son en respuesta a preocupaciones legítimas de seguridad y cuáles son parte integrante de su política continua y despiadada de castigar a los 2 millones de habitantes de la Franja de Gaza, la mayoría de los cuales son refugiados, por votar por Hamas, en primer lugar y por no derrocarlo en los años subsiguientes.

En última instancia, cualquier solución a la terrible situación en Gaza debe ser política, como parte de un impulso más amplio para llevar el conflicto entre palestinos e israelíes a una conclusión pacífica y justa. Hasta que esto suceda, es esencial que se permita que Gaza se desarrolle económicamente, independientemente de lo desagradables que sean para Israel quienes la gobiernan. Esto significa permitir la actividad económica, incluida la libre circulación de bienes y personas dentro y fuera de Gaza, sin comprometer la seguridad de nadie.

Una de las políticas más controvertidas que está obstaculizando las actividades comerciales son las restricciones que Israel impuso a una larga lista de artículos que define como de uso dual’. En otras palabras, mercancías que en principio están diseñadas para uso civil, pero que también tienen el potencial de ser utilizadas con fines militares. Un nuevo informe de la organización israelí de derechos humanos Gisha, titulado ‘Líneas rojas, listas grises’, proporciona un análisis en profundidad del impacto paralizante que tiene la prevención de Israel de que los bienes de uso dual ingresen a Gaza. Afirma con razón que estas restricciones “atrofiaron la construcción y la reconstrucción, así como el desarrollo económico, en violación de los derechos fundamentales de los residentes de Gaza”.

Es cierto que gran parte de lo que está en la lista también podría usarse para fabricar armas y municiones o incluso construir túneles y búnkeres, pero la inclusión de muchos otros elementos parece ser completamente arbitraria y tiene poco sentido. Tuberías, gravas, cemento y acero son esenciales para la industria de la construcción, pero podrían ser utilizados por militantes para sus propios fines, como podrían serlo, por ejemplo, los fertilizantes. Pero esto no puede ser una excusa para mantener una economía que tiene a millones de personas como rehenes de las preocupaciones de seguridad de Israel y condenarlos indefinidamente a la pobreza extrema.

Según el informe de Gisha, los mecanismos que se establecieron para permitir que los bienes, incluidos artículos de uso dual, entren a Gaza mejoraron desde mayo de 2021, incluyendo materiales básicos de construcción. Pero “el proceso de toma de decisiones inconsistente y no transparente de Israel se suma a la confusión que rodea la construcción y reconstrucción en Gaza”, y así perpetúa un problema importante.

A la confusión se suma el hecho de que, en muchos casos, la larga lista de productos de uso dual contiene categorías amplias y no solo elementos individuales, lo que conduce a una toma de decisiones arbitraria, localizada y a menudo inconsistente. No siempre está claro si esta vaguedad es un intento deliberado de hacer que la vida de las personas en Gaza sea lo más miserable posible y obligarlas a ceder a todos los caprichos de Israel o si es simplemente la naturaleza de una mentalidad burocrática indiferente y sin rostro que complica innecesariamente la situación sin darse cuenta del sufrimiento que causa a los inocentes. 

Durante mucho tiempo, algunos artículos enumerados fueron completamente ridículos y en un momento incluso incluyeron papel, juguetes, chocolate y cilantro, lo que habría puesto a casi todos los hogares del mundo bajo sospecha de ser un taller de armas improvisado. ¿Puede uno imaginar una sola cocina en Medio Oriente que no almacene cilantro? Dichos bienes finalmente se eliminaron de la lista, pero la lógica de las restricciones se mantuvo, que es que, en nombre de la seguridad israelí, casi cualquier tipo de prohibición es permisible, incluidas aquellas que violan los derechos básicos de millones de personas. que no suponen ningún riesgo para la seguridad.

Según el derecho internacional, una potencia ocupante debe garantizar el bienestar de los ocupados, incluido su acceso a alimentos, agua potable, condiciones higiénicas y atención médica, entre otras obligaciones. Israel afirma que no es una fuerza de ocupación porque se retiró de la Franja en 2005. Sin embargo, el bloqueo por tierra, mar y aire que impuso durante los últimos 15 años lo convierte en una fuerza de ocupación en todo menos en el nombre, ya que controla tanto gran parte de la localidad, a excepción de la travesía a Egipto. El derecho internacional también prohíbe el castigo colectivo y gran parte de lo que Israel inflige en Gaza solo puede describirse exactamente como eso.

No hace falta decir que Israel tiene derecho a defenderse y Hamas se convirtió en un enemigo importante cuyos activos militares sustanciales demostraron ser capaces de dañarlo. Sin embargo, no representa una amenaza existencial y condenar a millones de palestinos, que nada tienen que ver con su militancia y que no la apoyan ni activa ni pasivamente, a la pobreza extrema es inhumano, carece de sentido común y está contaminado por el cortoplacismo, sirviendo únicamente para alimentar más odio y más radicalización.

Al fin y al cabo, por lo importante que es permitir la entrada de mercancías de uso dual a la Franja de Gaza, esta política restrictiva refleja sobre todo una falta de visión por parte de las autoridades civiles y de seguridad de Israel en sus relaciones con los palestinos, particularmente con Gaza. Podría ser el momento de reconsiderar estas políticas y aspirar a que Gaza se convierta en un lugar próspero, no sólo porque es correcto y justo, sino porque servirá mucho mejor a la seguridad de Israel a largo plazo.

[Se prohíbe expresamente la reproducción total o parcial, por cualquier medio, del contenido de esta web sin autorización expresa y por escrito de El Intérprete Digital]

Yossi Mekelberg es Licenciado en Ciencia Política por la Universidad de Tel Aviv, profesor adjunto en la Universidad de Webster y miembro asociado del Programa MENA en Chatham House.

N.d.T.: El artículo original fue publicado por Arab News el 1ro de marzo de 2022.