Fusiones y tensiones en el interior del Ejército Nacional Sirio

Por Walid Al Nofal para Sirya Direct

Soldado sirio apostado en una trinchera. [H. H. Deffner / Creative Commons]

En la última fusión entre las facciones del Ejército Nacional Sirio (ENS) respaldado por Turquía, a mediados de abril Hayat Thaeroon para la Liberación —una formación que tiene pocos meses de vida— anunció que la facción Failaq al Rahman se uniría a sus filas. Este movimiento fue el último de una serie de fusiones en el seno del ENS en los últimos meses que reflejan las alineaciones ideológicas y de reconciliación entre sus componentes.

[Se prohíbe expresamente la reproducción total o parcial, por cualquier medio, del contenido de esta web sin autorización expresa y por escrito de El Intérprete Digital]

Las recientes asociaciones, en cierta medida, esbozan la conformación del ENS en un futuro próximo y la naturaleza de la relación de sus componentes con Turquía. También dejan entrever las inclinaciones y políticas de Ankara en sus zonas de influencia del norte de Siria. 

A medida que las facciones se reorganizan y se alinean, los civiles temen que las disputas existentes puedan convertirse en un enfrentamiento militar a gran escala entre los bandos. Otros ven en ello la necesidad de que una facción o bloque “triunfe, como Hayat Tahrir al Sham (HTS) en Idlib, de manera que la zona esté controlada por una facción para manejar la situación general”, como dijo Muhammad Al Hourani (seudónimo), un nativo de la provincia de Daraa que actualmente vive en la ciudad de Al Bab, en el norte de Alepo. 

Las corrientes y las alianzas se forman 

En julio de 2021, Al Jabha Al Shamiya, una facción del ENS que representa a la corriente islamista, junto con la División Sultán Murad que representa a las restantes facciones del Ejército Sirio Libre (ESL), anunciaron la formación de la Sala de Mando Unificada Azm bajo el paraguas del ENS en una iniciativa sorprendente dada la existencia de hostilidad entre ambos grupos. 

El objetivo de Azm, según su anuncio de fundación, es coordinar la seguridad contra los narcotraficantes “y las redes y células que amenazan la seguridad y la estabilidad de la sociedad”.

Todas las expectativas en ese momento apuntaban a la falta de éxito y eficacia de esta fusión entre las dos principales fuerzas de la zona, contradictorias tanto en su orientación ideológica como en la forma de relación con Ankara. 

La primera fuerza representa la corriente islamista moderada, liderada por Abu Ahmad Nour, el comandante de Al Jabha Al Shamiya y la Tercera Legión, en la que su facción es la mayor fuerza. Turquía no favorece a esta parte del Azm por su rechazo a algunas de las políticas de Ankara, como el reclutamiento de sirios para luchar en Libia y Azerbaiyán. El segundo grupo, que no tiene una ideología clara, está dirigido por Fahim Issa, que comanda la División Sultán Murad. Es el máximo responsable de Turquía y su brazo militar en el norte de Siria. 

Tras la formación del Azm, varias facciones se apresuraron a unirse a él para evitar un choque con las fuerzas principales o para reservarse un puesto en la mesa en cualquier nuevo cambio de escenario. Los dos bandos fundadores querían adquirir la mayor proporción de escaños y representación en el Azm, con Abu Ahmad Nour conservando el puesto de comandante general con Fahim Issa como adjunto. 

Menos de dos meses después, comenzaron las deserciones del Azm. A finales de agosto de 2021, la División Hamza, la División Sultán Suleiman Shah y la Brigada Suqour Al Shamal anunciaron que se retiraban de la sala debido a desacuerdos sobre una representación justa dentro de la entidad recién creada.

En consecuencia, Al Jabha Al Shamiya y la División Sultán Murad se movilizaron para golpear a las facciones en retirada, cercando algunos de sus cuarteles militares y llevando a la región al borde de una guerra a gran escala entre las principales fuerzas de la zona de influencia turca en el noroeste de Siria. 

El riesgo de que las facciones que se retiraron de Azm fueran erradicadas hizo que cuatro de ellas, junto con la División Mutasim, que no se había unido en un principio, formarán un nuevo cuerpo militar, conocido como el Frente Sirio de Liberación. El cuerpo incluía la División Sultán Suleimán Shah —también conocida como al Amshat por su controvertido comandante, Abu Amsha—, la División Hamza, la Brigada Suqour al Shamal y la 20ª División. 

La nueva formación se distinguía por la homogeneidad de las facciones que la integraban debido a su ideología e intereses convergentes. Esto llevó a Fahim Issa, el comandante del Sultán Murad, a formar en octubre de 2021 Harakat Thaeroon, un organismo dentro del Azm, mediante la fusión de varias facciones del Azm. 

Pero el pasado mes de enero, la zona fue testigo del mayor caso reciente de contención y alineación interna tras anunciarse que Harakat Thaeroon se fusionará con el Frente Sirio para la Liberación, en una nueva entidad militar llamada Hayat Thaeroon para la Liberación. Con ello, Fahim Issa se convirtió en el ‘enlace’ entre las corrientes islamistas del ENS y el ESL, aunque no se anunció la forma de la relación entre Hayat Thaeroon y Azm, en la que Issa ocupa el cargo de diputado general.

Las recientes fusiones abrieron la puerta a hablar de qué factores externos planearon o contribuyeron a la formación del nuevo organismo. Al mismo tiempo, revelaron rasgos más claros de las corrientes dentro del ENS: la primera corriente, dirigida por la Al Jabha Al Shamiya dentro de la Tercera Legión, mantuvo su ideología y se le unieron Jaish Al Islam y Failaq Al Majd —antes Jaish al Islam – Sector Norte—. La segunda corriente está representada por las facciones dirigidas por comandantes turcomanos que mantienen fuertes relaciones con Turquía.

Una lucha por la existencia

El experto militar y ex general de brigada del ejército sirio, Ahmad Rahal, cree que es poco probable que los actuales lineamientos dentro del ENS sean ideológicos o políticos, y los califica de “alineamientos de protección”. Su propósito es “el deseo de cada facción de protegerse de ser señalada y erradicada, por lo que se fortalece agrupándose con otras facciones a su alrededor”.

Esta lectura se ve reforzada por el hecho de que se produjeron algunas fusiones entre las facciones rivales. “Su antagonismo queda en segundo plano ante la amenaza de erradicación”, dijo Rahal a Syria Direct, describiendo la escena como una “lucha por la existencia”. Si bien es cierto que las facciones islamistas se unieron, mientras que las facciones más cercanas al laicismo se alinearon, la ideología no fue el único factor. “La ideología no es tirana: todas las facciones buscan protección independientemente de su orientación”, dijo.  

Wael Alwan, investigador del Centro de Estudios Jusoor, con sede en Turquía, coincide con Rahal. “Los intereses priman sobre la ideología en las nuevas agrupaciones y alineamientos”, dijo, y añadió que “algunas de estas agrupaciones, como Azm, tenían como objetivo crear un mecanismo entre los líderes de las facciones para llegar a un entendimiento en torno a los recursos económicos”. 

Sin embargo, esto no niega que una de las razones de los recientes alineamientos sea “la necesidad de organización de las facciones, que el Ministerio de Defensa del Gobierno Interino Sirio (GIS) no pudo lograr incorporando a las facciones en las tres legiones dentro del ENS”, dijo Alwan a Syria Direct. La integración de las facciones dentro del ENS “quedó sólo en tinta sobre el papel”. 

Desde que las legiones no lograron “controlar el caos existente”, dijo Alwan, surgieron “enfrentamientos, problemas de seguridad y disputas por los recursos económicos y los cruces (fronterizos) y casos de facciones que amenazan a otras”.

El general sirio desertor Mohammad Al Haj Ali atribuye las recientes fusiones a “la aparición de algunas facciones que parecen fuertes y capaces de imponer su visión, amenazando la estabilidad”. Por ello, el objetivo de las fusiones es “formar agrupaciones cercanas con una visión similar”, dijo. La sensación de amenaza de las facciones “les hace revelar su esencia ideológica”.

A diferencia de Rahal y Nour, Haj Ali cree que las fusiones son, en realidad, “alineamientos políticos e ideológicos dentro del ENS” basados en inclinaciones turcas, dijo. “Los turcos quieren eliminar las instituciones de la oposición, y consideran que la sala Azm es una alternativa a ellas. No quieren que esta alternativa tenga éxito”. 

El escenario de la Hayat Tahrir Al Sham 

En los últimos meses, la Tercera Legión del ENS, en la que Al Jabha Al Shamiya es la mayor fuerza, vio una serie de fusiones con grupos afines a la orientación ideológica de Al Shamiya, es decir, de ‘pensamiento islamista moderado’. 

En opinión de Alwan, Al Jabha Al Shamiya intenta reunir al resto de las facciones con la ambición de “gobernar la zona y establecer una administración civil, económica, de seguridad y militar, además de buscar el liderazgo político”.

El proyecto de Al Jabha Al Shamiya se asemeja en cierta medida —con diferencias ideológicas— al de Hayat Tahrir Al Sham (HTS), que extendió su influencia en la provincia de Idlib y en partes de las provincias de Alepo y Latakia tras eliminar las facciones del ESL. Posteriormente estableció el Gobierno de Salvación en 2017 como su frente civil. 

Según un investigador político sirio que vive en Estambul, que pidió no ser nombrado por razones de seguridad, Al Jabha Al Shamiya procede desde el principio de “su fuerza militar, y su sentido de que es el dueño de la tierra y la legitimidad revolucionaria”, a diferencia de otras facciones que “fueron expulsados por el HTS o el régimen sirio debido a los acuerdos de solución o desescalada, y se reprodujeron con la voluntad turca”. Dijo que las facciones respaldadas por Turquía fueron rehabilitadas “para llevar a cabo operaciones militares específicas contra el Estado Islámico y las fuerzas kurdas”.

Tal vez Al Jabha Al Shamiya vea una hoja de ruta en la experiencia de HTS, ya que este último “fue capaz de conseguir el apoyo de Turquía después de imponerse como una autoridad de facto”, dijo el investigador y añadió que hay una mayor evidencia de que Al Jabha Al Shamiya podría tener éxito en esto “ya que tiene un enfoque moderado, por lo que puede verse como más aceptable para Ankara de lo que es HTS”. 

Aunque Rahal está de acuerdo con la proposición de que “el escenario de HTS prevalece actualmente”, considera que el actual proceso de fortalecimiento a través de contenciones y alineamientos es “un intento por parte de los oponentes de al Jabha al Shamiya de evitar que se repita el escenario de HTS y su engullimiento de las facciones de Idlib”.

Incluso si la intención de Al Jabha Al Shamiya fuera repetir el escenario del HTS en las áreas de influencia turcas, eso sería difícil “debido al equilibrio de las facciones en el campo del norte de Alepo, y a las diferentes circunstancias de lo que eran en Idlib”, dijo el investigador Alwan. Señaló que el equilibrio alcanzado, tras la formación de Hayat Thaeroon para la Liberación, hace que el proyecto económico, militar y político de Al Jabha Al Shamiya del que se habla “no sea posible”. 

Al Haj Ali fue más allá y dijo que lo que está ocurriendo es un trabajo de base para “romper el aislamiento de Jabhat al Nusra (HTS) y prepararlo para que se integre con el ENS”, sobre todo porque lo que hizo HTS en Idlib imponiéndose y construyendo su proyecto “demostró su valor más que los acuerdos del ENS en términos de organización, planificación, ideología y persuasión”.

El general desertor citó a un comandante de la División Sultán Murad diciendo que “los turcos quieren averiguar el verdadero consenso de los dos bandos, la Tercera Legión y la División Sultán Murad”, y prometieron ‘no permitir que Al Jabha Al Shamiya se lo trague (Sultán Murad)’. Esto indica que las recientes contenciones “son obra de la inteligencia turca”, añadió.

Al amparo de Turquía

“Los intermediarios de Turquía en el noroeste de Siria tienen cada vez más importanciapara enfrentarse a la corriente islamista”, dijo el investigador político sirio residente en Estambul. Predijo que “la batalla continuará hasta que se quite la espina de Al Jabha Al Shamiya”, que representa la corriente islamista.

El autor de la investigación afirmó que “Fahim Issa, comandante de la División Sultán Murad y de Hayat Thaeroon para la Liberación, es el principal apoderado de Turquía en la región, seguido por Saif Boulad Abu Bakr, comandante de la División Hamza y subcomandante de Hayat Thaeroon, y luego Mutasim Abbas, comandante de la División Mutasim y comandante general de Hayat Thaeroon”. 

Por otra parte, Al Jabha Al Shamiya no mostró “suficiente conformidad con Ankara en muchos expedientes, por lo que los turcos están tratando de limitar su ambición en la zona sin desencadenar un conflicto militar entre las facciones”, dijo el investigador. Esto se debe a varias consideraciones, entre ellas “la fuerza de Al Jabha Al Shamiya y la doctrina de lucha de sus combatientes, lo que significa que las otras facciones entrarían en una batalla perdida contra ella”, dijo, así como “el deseo de Ankara de preservar la calma de la zona en este momento, especialmente con los cambios regionales circundantes”.

Por lo tanto, Turquía busca “utilizar diferentes herramientas para presionar a Al Jabha Al Shamiya, como estrechar el cerco en torno a ella financieramente, así como presionar a las facciones aliadas para que se distancien”, según el investigador. 

Mientras tanto, los alineamientos actuales ponen de manifiesto los esfuerzos de las facciones del ENS por ganarse la confianza de Ankara, especialmente en medio de las conversaciones sobre la intención de Turquía de “’reducir el número de facciones”, según Rahal. “Cada facción está tratando de demostrar que es la más adecuada para sobrevivir, diciendo ‘soy el más fuerte y el primero con el apoyo de Turquía’”.

Con todos los indicios de que existe un papel turco en los alineamientos y contenciones de las facciones, el investigador Alwan negó que Ankara interviniera directamente, sino más bien en forma de orientadora mediante discusiones y consejos. Señaló el continuo apoyo turco al Ministerio de Defensa del GIE y a sus tres legiones, incluida la Tercera Legión dirigida por Al Jabha Al Shamiya.

Alineaciones inconclusas

Mientras continúan las tensiones entre Al Jabha Al Shamiya y las facciones del FSA cercanas a Turquía, no parece que HTS —que controla la provincia de Idlib— esté lejos de la escena. “El HTS trató de entrar en el norte de Alepo durante los recientes acontecimientos relacionados con el caso de Abu Amsha”, según declaró a Syria Direct un investigador político sirio y ex funcionario de los medios de comunicación de una de las facciones militares. El HTS está “en competencia no anunciada con el otro proyecto”, dijo. 

Eso significa que “el ENS se enfrenta a un reto importante: o se reconstruye a sí mismo, teniendo en cuenta la jerarquía militar y las competencias de la institución judicial, o habrá un modelo alternativo, representado por el HTS, que está construyendo una institución militar competidora del ENS y del Ministerio de Defensa del GIE”, dijo el autor de la investigación.

En este contexto, Alwan dijo que las alineaciones de las facciones, tal y como están actualmente, son “temporales y no tomaron su forma definitiva, lo que sugiere la continuación de las contenciones hasta que se reorganicen las tres legiones del ENS”. 

La actual preocupación de las facciones entre sí supone “aumentar el caos y la inseguridad en la zona”, según Muhammad al Hourani, de la ciudad de Al Bab. Expresó su preocupación por que los civiles paguen el precio de estas tensiones, sobre todo porque “los enfrentamientos entre las facciones provocaron víctimas civiles por disparos indiscriminados. Más peligroso que eso es que las facciones reclutan a algunas personas vulnerables para aumentar su número, y las utilizan en las luchas internas’” según Al Hourani. “Su papel no se limitará a enfrentarse a las facciones contrarias, sino también a los civiles”, concluyó.

[Se prohíbe expresamente la reproducción total o parcial, por cualquier medio, del contenido de esta web sin autorización expresa y por escrito de El Intérprete Digital]

Walid Nofal es un periodista sirio de Daraa. Nofal ha realizado varios reportajes de investigación sobre la situación en Siria para medios de comunicación árabes y extranjeros.

N.d.T.: El artículo original fue publicado por Syria Direct el 19 de abril de 2022.