El rey Abdullah de Jordania va a Rusia

Por Shebab Al Makahleh para Albawaba

Su Majestad el Rey Abdullah II en la Reunión anual del Foro económico mundial de Davos, 2003. [World Economic Forum / Creative Commons]

El Rey Abdullah se reunirá en Moscú el 23 de agosto con el presidente ruso Vladimir Putin. Las conversaciones abordarán entre otras cuestiones: una solución ‘bi-estatal’, la Jerusalén Oriental ocupada, los archivos sirios, libios y yemeníes.

[Se prohíbe expresamente la reproducción total o parcial, por cualquier medio, del contenido de esta web sin autorización expresa y por escrito de El Intérprete Digital]

En la agenda de ambos líderes figuran también los recientes acontecimientos en Afganistán y sus repercusiones en Medio Oriente, Asia central y el territorio fronterizo con la Federación de Rusia. El Rey también discutirá la cooperación económica, militar y política entre los dos países.

La visita de Su Majestad se produce un mes después de su arribo a Washington y la reunión con el Presidente de los Estados Unidos, Joe Biden. El rey Abdullah fue el primer líder árabe que conoció a Biden desde que asumió el cargo. Las conversaciones del Rey con Biden, y la administración de EEUU, se ocuparon de cuestiones espinosas en Medio Oriente durante las cuales el Rey pudo, a través de su visión a futuro, convencer a Biden de las amenazas que sufrirá Medio Oriente, como también del importante papel que Jordania puede desempeñar para restablecer la estabilidad de la región y hacer frente a los focos de extremismo y terrorismo que constituyen una preocupación creciente para la comunidad internacional.

La visita del Rey Abdullah a la capital rusa y sus conversaciones con los líderes rusos se producen luego de su reunión con el Presidente palestino Mahmoud Abbas hace unos días en Ammán, donde las dos partes subrayaron la necesidad de una solución ‘bi-estatal’, poniendo énfasis en el estatus de Jerusalén Oriental y la tutela hachemita de los lugares sagrados islámicos y cristianos en la Ciudad Santa.

Varios expertos y especialistas rusos en cuestiones de Medio Oriente creen que el Rey y los dirigentes rusos deliberarán a fondo sobre los recientes acontecimientos en el sur de Siria y sus ramificaciones en el norte de Jordania, además de los esfuerzos de ambos países para combatir el terrorismo.

Varios expertos también creen que Rusia está trabajando cada vez más para impulsar su papel como actor regional, debido a la proximidad geográfica entre Rusia y los Estados de Medio Oriente. Algunos expertos políticos estadounidenses se hicieron eco de las perspectivas de sus homólogos rusos, especialmente a la luz de la tensión imperante en la escena siria y libanesa, recientemente representada por los ataques israelíes con misiles en Damasco y Homs.

Según fuentes rusas, Su Majestad es muy apreciado por el Kremlin y el gobierno ruso, que consideran al Rey Abdullah un líder moderno con una mente abierta. Algunos de los expertos recordaron que el rey Abdullah enfatizó en muchos de sus discursos y entrevistas de prensa, la calificación a radicales y extremistas de Kharijites (Khawarej), y que es imprescindible un enfoque holístico para tratar con ellos, considerando que la derrota de organizaciones terroristas en Irak y Siria no significa la derrota del extremismo, porque estas personas se mueven entre países a medida que tales grupos aprovechan las oportunidades para atacar.

La última reunión entre el presidente Putin y el rey Abdullah fue en octubre de 2019 en la ciudad rusa de Sochi. El 3 de febrero, el Ministro de Relaciones Exteriores ruso Sergei Lavrov recibió a su homólogo jordano Ayman Safadi en Moscú. Después de su reunión, Lavrov destacó los denominadores comunes entre Rusia y Jordania respecto a Siria, la seguridad del Golfo, Israel y Palestina.

Durante las últimas dos décadas, el rey Abdullah visitó Rusia 19 veces, durante las cuales se reunió con los líderes rusos. En octubre de 2019, Su Majestad expresó su apoyo a la “fuerte presencia de Rusia’’ en los asuntos de Medio Oriente. El liderazgo jordano considera que Rusia es un pilar esencial del orden multipolar emergente en Medio Oriente y el norte de África. Los dirigentes jordanos y rusos construyeron sus relaciones futuras sobre la base de los crecientes lazos comerciales y de asociación, así como de sus opiniones con respecto a los asuntos sirios y libios.

El comercio entre Rusia y Jordania aumentó de 156.900.000 de dólares en 2017 a 603.000.000 de dólares en 2018. Rusia también amplió sus exportaciones de trigo a Jordania, considerando a este último como un trampolín para entrar en los mercados agrícolas en Medio Oriente.

Los investigadores estratégicos rusos creen que Rusia considera a Jordania un socio privilegiado en cuestiones de seguridad regional. Existe una gran cooperación entre Jordania y Rusia en los ámbitos militares y de seguridad luego de la intervención de Moscú en Siria durante septiembre de 2015. En octubre del mismo año, Lavrov declaró que Rusia coordinó con Jordania la campaña aérea rusa en Siria. Posteriormente, se estableció un mecanismo de trabajo sobre la cooperación ruso-jordana en la lucha contra el terrorismo.

Estos investigadores creen que los jordanos chechenos están trabajando para fortalecer las relaciones bilaterales entre los dos países, ya que el presidente checheno Ramzan Kadyrov goza de una sólida relación con el rey Abdullah. En 2007, Kadyrov se reunió con chechenos en Ammán. En junio de 2014, Su Majestad visitó Chechenia, donde se reunió con Kadyrov. Además, la presencia de jordanos circasianos también ha contribuido a desarrollar las relaciones entre Asia Central y Jordania en diversas esferas.

Amman ve a Moscú como un socio esencial porque Rusia está a la misma distancia de todas las partes en conflicto en Medio Oriente. Esto contribuye positivamente a reactivar las negociaciones sobre la solución “bi-estatal” y a calmar la tensión con Irán. Para muchos rusos y estadounidenses, la visita del Rey será una consolidación del papel de Jordania como mediador entre EEUU y Rusia, en Siria y en otros lugares. Ammán ha iniciado sus actividades diplomáticas para reactivar las conversaciones de paz entre palestinos e israelíes, buscando la participación de Rusia y EEUU como patrocinadores clave del proceso de paz para resolver el conflicto, como también mantener la estabilidad y la seguridad en la región.

[Se prohíbe expresamente la reproducción total o parcial, por cualquier medio, del contenido de esta web sin autorización expresa y por escrito de El Intérprete Digital]

Shebab al Makahleh es columnista en el Jordan Times.

N.d.T.: El artículo original fue publicado por albawaba el 23 de agosto de 2021.