Cómo salir impune del genocidio: cuestiones jurídicas de la masacre de Tantura

Por Alya Zoabi para Mondoweiss

Una mujer camina con una niña en la Nakba. [mr hanini/Creative Commons]

En las primeras etapas de 1948, una semana después de que el mandato británico abandonara Palestina, el pueblo de Tantura fue atacado por los militares israelíes. Un documental reciente reveló la historia de la masacre, incluidos los testimonios de varios veteranos de las Fuerzas de Defensa de Israel que afirman que en ese momento se había producido una matanza que involucró hasta 200 víctimas palestinas.

[Se prohíbe expresamente la reproducción total o parcial, por cualquier medio, del contenido de esta web sin autorización expresa y por escrito de El Intérprete Digital]

Esta historia fue contada antes. En 1998, el estudiante de maestría Teddy Katz escribió su tesis en la Universidad de Haifa y ‘probó’ que la Brigada Alexandroni cometió una masacre en la aldea palestina de Tantura. A cambio, Katz enfrentó una severa demanda por difamación presentada por los veteranos de la brigada. El profesor Ilan Pappe, que fue profesor en la Universidad de Haifa, apoyó a Katz y confirmó públicamente que su investigación cumplía con todos los criterios académicos. La situación creó una tormenta mediática y resultó en la descalificación de la tesis de Katz y la renuncia de Pappe de la Universidad de Haifa.

Algunos pensaban que enterrar la tesis de Katz también enterraba la Nakba palestina, pero cuando los muertos tienen una historia que contar, los vivos deben escuchar, aunque lleve 70 años.

El testimonio de los soldados Alexandroni confesando que cometieron crímenes de guerra y enterraron a palestinos en una fosa común plantea muchas cuestiones éticas que no me interesa abordar, ya que la moralidad no es algo por lo que el ejército israelí sea conocido. En cambio, miraré los aspectos legales que surgen del caso.

Según el derecho penal internacional, un crimen de guerra se define como una violación de las leyes de la guerra, incluidos el asesinato intencional de prisioneros de guerra, la tortura, la toma de rehenes, la destrucción innecesaria de bienes civiles, el engaño, la violación, el saqueo, la comisión de genocidio o la limpieza étnica. Si aún no sabe que el ejército israelí cometió todos los anteriores durante y después de la Nakba, hasta el día de hoy, entonces no estoy segura de que esté viendo el canal o leyendo el periódico correctos.

Algunos exigen llevar a juicio a los soldados de más de 90 años que admitieron haber cometido crímenes de guerra bajo el mando del ejército israelí; el argumento es que la masacre fue su responsabilidad individual y que deberían pagar por ella. Sin embargo, la Brigada Alexandroni es una brigada de infantería de élite de las fuerzas de defensa israelíes y, por lo tanto, el Estado de Israel es legalmente responsable de las acciones confesadas de sus soldados. De acuerdo con la Convención de Ginebra (CG) que Israel firmó y ratificó, las acciones como individuos o como agentes de las fuerzas armadas que actúan bajo las órdenes del Estado se consideran responsabilidad del Estado. Por lo tanto, las autoridades políticas y militares tienen la obligación de tomar todas las medidas necesarias para garantizar que se respeten las obligaciones previstas por el derecho humanitario (CGI, art. 49; CGII, art. 50; CGIII, art. 129; CGIV, art. 146; y PAI, arts. 80.1, 86 y 87).

Otra pregunta que surge del caso de Tantura es si Israel debe ser castigado por cometer crímenes de guerra 74 años después de cometerlos. Tal como se define en el Estatuto del Tribunal Militar Internacional de Núremberg de 1945 sobre la prevención y la sanción del delito de genocidio, no existe un plazo de prescripción para los crímenes de guerra o los crímenes de lesa humanidad. Esto significa que un Estado que comete tales crímenes puede ser acusado en cualquier momento, y los Estados parte tienen una responsabilidad importante de hacer todo lo posible para ayudar a investigar al país acusado. Esto se vio en casos relacionados con nazis que lograron pasar desapercibidos durante años y fueron condenados y castigados por sus crímenes una vez que fueron encontrados.

Muchos otros están pidiendo una comisión internacional para investigar las masacres cometidas por Israel en la aldea palestina de Tantura en 1948. El Diputado Ahmad Tibi solicitó que los restos de los cuerpos sean retirados de la fosa común y enterrados de acuerdo con la ley islámica, sharia. Esta fosa común de víctimas palestinas todavía se utiliza como un estacionamiento y no se abrió ninguna investigación sobre este asunto. Israel sigue ignorando sus obligaciones de garantizar un manejo digno de los muertos teniendo en cuenta la ciencia forense humanitaria. Esta es una forma en que el Estado de Israel continúa violando las leyes internacionales de derechos humanos en el caso Tantura hasta este mismo momento.

Además, según las leyes de la sharia, el entierro del difunto es una obligación colectiva (farḍ kifāyah) de la comunidad musulmana. El entierro decente es necesario para permitir que las familias y los seres queridos visiten las tumbas. Tales preocupaciones siguen siendo relevantes hoy. La regla en la ley islámica es que cada cadáver debe ser enterrado en una tumba individual. Cabe señalar aquí que en el caso de entierros múltiples, los cuerpos deben colocarse respectivamente uno al lado del otro con un espacio adecuado entre cada uno.

Finalmente, las operaciones del ejército británico en Palestina antes del período en cuestión se dirigieron principalmente contra grupos árabes militantes que se oponían a la inmigración judía masiva. La salida del mandato sin introducir fuerzas internacionales alternativas condujo a una guerra civil que comenzó una semana después de que la ONU declarara en noviembre de 1947 el plan de partición de Palestina. Esto plantea la cuestión de si la ONU y la comunidad mundial tienen responsabilidad en el daño a civiles árabes que quedaron indefensos frente a las fuerzas paramilitares judías.

Puede que sea el momento de poner una mirada crítica en los países que reconocieron la existencia de una guerra civil y masacres en Palestina en ese entonces pero se abstuvieron de interferir.

[Se prohíbe expresamente la reproducción total o parcial, por cualquier medio, del contenido de esta web sin autorización expresa y por escrito de El Intérprete Digital]

N.d.T.: El artículo original fue publicado por Mondoweiss el 4 de febrero de 2022.

Alya Zoabi es Magíster en Estudios Femeninos por la Universidad de Haifa, coordinadora legal y parlamentaria del Centro Mossawa y fundadora y directora ejecutiva de la empresa de servicios de traducción, edición e informática Marathon.