El resurgimiento de los proyectos de pueblo a pueblo: renunciando a la responsabilidad israelí

Por Yara Hawari para Al Shabaka

Caricatura que retrata una visión de las huelgas de hambre palestinas de 2017. [Carlos Latuff / Creative Commons]

El marco People-to-People (“Personas a Personas”) (P2P), que se refiere a proyectos que reúnen a los actores de la sociedad civil palestina e israelí en la denominada cooperación y diálogo, ha sido revivido entre las iniciativas financiadas por donantes en Palestina. Haciendo hincapié en las nociones de cooperación, comprensión y construcción de la paz, la P2P se promueve como un marco positivo en un momento en que la situación política se está deteriorando. Aunque el P2P puede parecer prometedor en la superficie, el marco es profundamente problemático, presenta obstáculos epistémicos fundamentales, así como materiales, en el terreno, para hacer que Israel rinda cuentas por sus violaciones de los derechos humanos palestinos y para asegurar una paz justa.

[Se prohíbe expresamente la reproducción total o parcial, por cualquier medio, del contenido de esta web sin autorización expresa y por escrito de El Intérprete Digital] 

El marco se basa en el entendimiento de que existe un conflicto prolongado entre palestinos e israelíes, en lugar de identificar la colonización de colonos y la ocupación militar de Israel como una causa fundamental. Además, determina que el contacto y el diálogo son la forma de poner fin a la violencia y, por lo tanto, al conflicto, creando un falso paralelo entre la opresión estructural de los ocupantes israelíes y la resistencia justificada de los palestinos oprimidos.

Los actores locales e internacionales también han demostrado que el P2P es ineficaz porque la gran mayoría de los palestinos no lo quiere. De hecho, la sociedad civil palestina rechaza, por consenso, la idea de P2P porque los proyectos no se basan en los principios del derecho internacional o el reconocimiento de los derechos fundamentales palestinos. De hecho, a menudo también socavan esos derechos.

Aunque P2P ha estado en declive desde principios de la década de 2000, recientemente se revivió en la Ley de Asociación para la Paz de Oriente Medio Nita M. Lowey, aprobada en el Congreso de EE. UU. En diciembre de 2020. La ley promete 250 millones de dólares durante cinco años para dos fondos, con uno que se centra específicamente en “proyectos de paz y reconciliación” entre palestinos e israelíes. Los informes de los medios lo calificaron como una medida para restaurar la ayuda a los palestinos después de una larga pausa bajo la administración Trump. Incluso se celebró por traer “impulso” y un nuevo enfoque a un proceso de paz que de otro modo estaría estancado.

Una descripción rápida de esta legislación y del fondo en sí no necesariamente haría sonar las alarmas para muchos legisladores progresistas. Sin embargo, un análisis más profundo tanto del texto del proyecto de ley como de sus probables implicaciones revela un precedente preocupante de socavar el derecho internacional y los derechos fundamentales palestinos, y de ignorar la impunidad del régimen israelí. Este informe de política presenta una crítica del P2P y demuestra el peligro de este marco para garantizar la justicia para los palestinos. Finalmente, el escrito concluye que aquellos que apoyan los principios fundamentales del derecho internacional y los derechos de los palestinos deben rechazar este fondo, así como el marco P2P en general, y deben responsabilizar a Israel por sus violaciones.

Un marco problemático y difunto

El precursor de P2P fue la diplomacia Track II de la década de 1980, en la que se utilizaron canales secundarios para crear espacios para que los no oficiales discutieran opciones de resolución con el objetivo de eventualmente influir en los involucrados en la diplomacia Track I, donde se llevaban a cabo negociaciones formales entre funcionarios. . Pero el P2P realmente despegó después de la firma de los Acuerdos de Oslo de 1993, que ampliaron el alcance de la diplomacia de la Vía II para incluir organizaciones de la sociedad civil palestina e israelí que no necesariamente buscaban influir en los funcionarios, sino más bien crear un mejor entendimiento entre los dos pueblos.

Si bien la trayectoria histórica del marco P2P es compleja, es importante señalar que fue testigo de un período de declive significativo que comenzó a principios de la década de 2000. El declive de los proyectos P2P se produjo como resultado de varios factores, incluido el estallido de la 2ª Intifada, la desaparición de la “izquierda” israelí, cuyos miembros habrían participado en proyectos P2P, y el surgimiento de un consenso renovado sobre la lucha contra-normalización en la sociedad civil palestina en 2007.

La anti-normalización es un término acuñado y definido por la sociedad civil palestina. Tiene sus raíces en la lucha palestina contra la ocupación británica que culminó con la Gran Revuelta de 1936-1939. La anti-normalización significa la negativa de los palestinos a participar en proyectos, eventos o actividades que promuevan la noción de que Israel es una entidad legítima que, a su vez, normalizaría la relación entre el opresor y el oprimido.

Como táctica, la anti-normalización es un intento de luchar contra la legitimación y el encubrimiento de las violaciones de los derechos palestinos por parte de Israel a través del barniz del diálogo. Un ejemplo de normalización sería un proyecto que busca unir a mujeres israelíes y palestinas para discutir los respectivos desafíos que enfrentan en la sociedad sin mencionar el desequilibrio fundamental entre ellas, un desequilibrio que habitualmente somete a las mujeres palestinas a la violencia del régimen israelí.

La antinormalización no es simplemente una postura de principios, sino también una táctica política que reconoce el marco difunto del diálogo palestino e israelí y la consolidación de la paz que no se basa en los principios fundamentales del derecho internacional. De hecho, reconoce que los proyectos P2P renuncian a la responsabilidad israelí por la violación de los derechos de los palestinos y, por lo tanto, los palestinos ven los proyectos P2P como tácticas diseñadas específicamente para permitir la impunidad israelí.

Además, P2P enfatiza la importancia de la ‘cooperación transfronteriza’ para lograr una paz duradera. Los proyectos dentro de este marco están diseñados para “iniciar y promover los contactos de base y la interacción entre personas en diferentes lados de la frontera”. Pero en el caso de Palestina, esto es claramente inaplicable. Como han argumentado incansablemente Edward Said y otros intelectuales y activistas palestinos, el conflicto no es uno de dos bandos iguales atrapados en una lucha simétrica. Más bien, es uno de implacable colonialismo de colonos israelíes y opresión de los palestinos.

La noción de frontera es igualmente errónea. El régimen israelí es la entidad soberana de facto desde el río Jordán hasta el mar Mediterráneo. Durante décadas, ha colocado a millones de palestinos bajo ocupación militar y, mientras tanto, continúa expropiar tierras palestinas. El resultado ha sido la bantustanización de los palestinos en pequeños enclaves. Por su parte, el régimen israelí nunca ha declarado oficialmente sus fronteras; hacerlo estaría en desacuerdo con sus intenciones expansionistas. De esta manera, la narrativa P2P de dos pueblos en conflicto a través de una frontera compartida tergiversa la realidad de un pueblo palestino ocupado y colonizado.

Peor aún, P2P presupone que los palestinos cooperan y se reconcilian con personas y entidades que toleran, o están directamente activas en, su colonización y ocupación. Como era de esperar, este tipo de proyectos son abrumadoramente infructuosos. De hecho, el análisis de un informe de 2014 del Comité de Desarrollo Internacional del Gobierno del Reino Unido sobre los programas P2P en Cisjordania encontró que dichos proyectos tienen altos costos y producen “resultados débiles, escalabilidad e impacto estratégico demostrable” en general.

Otra narrativa común es la falsa suposición de que las iniciativas P2P y los botes de financiación tienen el potencial de “reactivar” la economía palestina, una suposición peligrosa que convenientemente elude la realidad de que la economía palestina está totalmente reprimida por el régimen israelí. Más allá de ser engañoso, no responsabiliza al régimen israelí por su continua destrucción de la economía palestina. De hecho, la economía palestina fue aplastada con la fundación del estado israelí en 1948 y como consecuencia de las posteriores oleadas de ocupación de la tierra palestina.

Los Acuerdos de Oslo subyugaron aún más la economía palestina, y el Protocolo de París de 1994 fue particularmente dañino. Impuso una unión aduanera desigual, otorgando a las empresas israelíes acceso directo al mercado palestino pero restringiendo la entrada de mercancías palestinas en el de Israel; le dio al estado israelí el control sobre la recaudación de impuestos; y afianzó aún más el uso del shekel israelí en Cisjordania y Gaza, dejando a la recién formada Autoridad Palestina (AP) sin medios para imponer control fiscal o adoptar políticas macroeconómicas autónomas.

Esto, en efecto, significa que hoy, el régimen israelí tiene un control total directo e indirecto sobre las palancas de la economía palestina. La ocupación militar complementa esto al permitir que el régimen israelí ejerza control físico sobre las actividades económicas diarias de los palestinos y amplíe la expropiación de tierras palestinas.

La inyección de dinero en este sistema a través de iniciativas financiadas por P2P no es lo que necesita la economía palestina. Más bien, como escribe Leila Farsakh: “la economía palestina … no puede existir, y mucho menos prosperar, antes de que la comunidad internacional haga responsable a Israel ante el derecho internacional, proteja los derechos de los palestinos y obligue a Israel a poner fin a su ocupación”.

​​La Ley de Asociación para la Paz de Oriente Medio

Independientemente de los problemas fundamentales descritos anteriormente, el marco P2P está regresando después de la Ley de Asociación para la Paz de Oriente Medio Nita M. Lowey de diciembre de 2020. La ley fue presentada al Congreso de los Estados Unidos por la ex congresista demócrata Nita Lowey y el congresista republicano Jeff Fortenberry, lo que demuestra el apoyo bipartidista de la legislación.

Tras la aprobación de la legislación, la Alianza para la Paz del Medio Oriente (ALLMEP, por su sigla en inglés) se atribuyó el mérito de la iniciativa y explicó que fue el resultado de “más de una década de incidencia” por parte de ALLMEP “hacia la creación de un Fondo Internacional para Israel. Paz palestina”. ALLMEP cita una “amplia coalición” de patrocinadores que incluyen J Street, el New Israel Fund, las Federaciones Judías de Norteamérica, la Red de Acción de Israel, las Iglesias para la Paz en Oriente Medio, AIPAC, AJC y el Foro de Política de Israel. En particular, todas menos una de estas organizaciones son declaradamente sionistas.

Un mes antes de la legislación, ALLMEP citó un debate parlamentario británico dirigido por la diputada Catherine McKinnell, presidenta de Labor Friends of Israel, que propuso la idea de tener un fondo similar en el Reino Unido. La afirmación era que la propuesta tenía un amplio respaldo tanto de la oposición como de los parlamentarios del partido gobernante. En el debate, McKinnell finalizó con un guiño al Fondo Internacional para Irlanda y al Acuerdo del Viernes Santo. De hecho, ALLMEP se refiere al Fondo Internacional para Irlanda (IFI) como “el marco conceptual” detrás de su idea de un fondo para la “paz israelí-palestina” y cita la Ley de Asociación para la Paz como un paso hacia dicho fondo.

Después del debate, McKinnell envió una carta pública a James Cleverly, el Ministro de Medio Oriente y África del Norte en la Oficina de Relaciones Exteriores, Commonwealth y Desarrollo (FCDO). En la carta, le pidió al Ministro que se reuniera con ella para discutir el compromiso del Reino Unido con dicho fondo. También le pidió al ministro que se comprometiera a “discutir con la administración Biden cómo el Fondo de la Asociación para la Paz del Medio Oriente podría evolucionar hasta convertirse en una institución verdaderamente internacional”. Finalmente, propuso que el Reino Unido debe presentar una solicitud a los Estados Unidos para uno de los puestos de miembros internacionales en la junta de la Ley de Asociación para la Paz.

La legislación también ha sido adoptada en el texto del proyecto de ley de apropiaciones 2021 de la Cámara de Representantes del Estado y Operaciones Extranjeras. El proyecto de ley asigna $50 millones por año durante más de cinco años para el establecimiento de dos fondos: el “Fondo de Asociación de Personas por la Paz” con USAID, y la Iniciativa de Inversión Conjunta para la Paz de la Corporación Financiera Internacional para el Desarrollo. Luego declaró que el dinero se invertirá en “intercambios entre pueblos y cooperación económica” entre palestinos e israelíes “con el objetivo de apoyar una solución negociada y sostenible de dos estados”.

Este fondo P2P está gobernado y administrado por el Administrador de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional, en consulta con el Secretario de Estado de los Estados Unidos y el Secretario del Tesoro de los Estados Unidos. Está supervisado por una junta compuesta por cinco ciudadanos estadounidenses nombrados por el Administrador de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional. La legislación, redactada por primera vez en junio de 2019, estipula que los miembros de la junta deben ser personas que hayan “demostrado experiencia y experiencia en los asuntos relacionados con Israel y los territorios palestinos”, y hace especial referencia a la experiencia empresarial. Se reservan dos asientos en la junta para representantes de organizaciones internacionales de gobiernos extranjeros, de ahí la solicitud de representación británica antes mencionada de McKinnell.

El fondo será financiado principalmente por EE. UU., Pero la legislación también establece que ” buscará contribuciones adicionales para el Fondo de la comunidad internacional, incluidos los países de Oriente Medio y Europa”. Los estados árabes que recientemente normalizaron las relaciones con el régimen israelí sin duda se incluirán entre aquellos de quienes solicitará contribuciones. También es discutible que los arquitectos del fondo esperan que se convierta en el principal mecanismo a través del cual los fondos internacionales se dirigen a Palestina, y mediante el cual los palestinos se verían obligados a entablar un “diálogo” P2P con israelíes como condición para recibir fondos. Esto, a su vez, resultaría en la monopolización y microgestión de la mayoría de los proyectos financiados por donantes en Palestina por parte de Estados Unidos.

Socavando el derecho internacional y renunciando a la responsabilidad israelí

Aunque la retórica de la Ley de Asociación para la Paz es de paz y cooperación, una lectura más atenta del lenguaje de la legislación revela inquietantes lagunas que permiten socavar por completo los derechos de los palestinos. Al hacerlo, fomenta las violaciones israelíes del derecho internacional. En septiembre de 2020, la analista de políticas de Al-Shabaka y abogada de derechos humanos, Zaha Hassan, señaló que un borrador anterior de la legislación impedía la “discriminación geográfica” al solicitar subvenciones de “Israel, Cisjordania y Gaza”. En otras palabras, cualquiera, incluidos los colonos israelíes en Cisjordania, podría solicitar financiación.

De hecho, Hassan señaló que un informe del Comité de Asignaciones del Senado de 2019 que analiza esta versión inicial del proyecto de ley, argumentó explícitamente que el fondo debería usarse “para fomentar el comercio entre empresas israelíes y palestinas en Cisjordania”. Si bien la versión final ya no contiene ese lenguaje, no presenta ningún lenguaje que impida que los colonos soliciten los fondos. Sin embargo, la empresa de asentamientos del régimen israelí en Cisjordania, que fue lanzada por un gobierno laborista israelí poco después de la toma de Cisjordania en 1967, es uno de sus crímenes más atroces contra el pueblo palestino.

En la actualidad, hay más de 622.500 colonos israelíes que viven en cientos de asentamientos ilegales en Cisjordania, incluida Jerusalén Oriental. Esta empresa colonial ha tenido un impacto increíblemente devastador en la vida palestina en Cisjordania. La tierra palestina es continuamente expropiada para asentamientos e infraestructura de asentamientos, lo que obliga a los palestinos a enclaves cada vez más pequeños conectados por un número muy reducido de carreteras en mal estado de conservación.

Además, los asentamientos se apropian de los mejores recursos de Cisjordania, en particular el agua. Durante décadas, el régimen israelí ha excavado pozos sistemáticamente y el acceso de los palestinos está bloqueado a los manantiales en Cisjordania, al tiempo que desvía agua para abastecer a su población, incluidos los que viven en asentamientos ilegales. Por tanto, no es de extrañar que los asentamientos israelíes ilegales se denominen como el mayor obstáculo para la paz, incluso en las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU.

Si bien la comunidad internacional y los grupos de derechos humanos condenan sistemáticamente estas actividades y la constante expansión del régimen israelí en territorio palestino, no ha habido consecuencias y el régimen israelí aún debe rendir cuentas. Sin embargo, la Ley de Asociación para la Paz va más allá de no responsabilizar al régimen israelí; permite un vacío legal deliberado al no prohibir explícitamente a los colonos en asentamientos ilegales solicitar el financiamiento, incentivando así la actividad de asentamiento y enriqueciendo a los colonos.

Como se mencionó anteriormente, el Proyecto de Ley de Asignaciones de EE. UU. Propuesto en julio de 2020 por la Cámara de Representantes de EE. UU. Para el año fiscal 2020-2021 incluía disposiciones para la Ley de Asociación para la Paz. Las disposiciones imponen además una serie de estipulaciones para recibir la financiación, incluida la restricción del acceso de los palestinos en caso de que la Autoridad Palestina lleve a cabo una investigación de la CPI sobre los crímenes de guerra israelíes. En concreto, el texto incluye la siguiente cláusula:

Ninguno de los fondos asignados bajo el título ”Fondo de apoyo económico ” en esta Ley podrá estar disponible para asistencia a la Autoridad Palestina, si después de la fecha de promulgación de esta Ley: (I) los palestinos obtienen el mismo estatus como miembro estados o membresía total como estado en las Naciones Unidas o cualquier agencia especializada de las mismas fuera de un acuerdo negociado entre Israel y los palestinos; o los palestinos inician una investigación autorizada judicialmente por la Corte Penal Internacional (CPI), o apoyan activamente tal investigación, que someta a ciudadanos israelíes a una investigación por presuntos crímenes contra palestinos.

Esto es particularmente notable teniendo en cuenta que en febrero de 2021, la Oficina del Fiscal y la Sala de Cuestiones Preliminares de la Corte Penal Internacional (CPI) dictaminó que Palestina está bajo la jurisdicción de la CPI, lo que permite una investigación de los crímenes de guerra israelíes en Palestina. Menos de un mes después, en marzo de 2021, el fiscal anunció la apertura de una investigación formal. Si bien esto puede celebrarse como una victoria inicial, aún quedan muchas barreras por delante, incluso si se puede engatusar o no a la Autoridad Palestina para que abandone la investigación mediante la amenaza de retener fondos.

Aunque la CPI conservaría su jurisdicción incluso si la Autoridad Palestina abandonara el apoyo a una investigación y la presentación de denuncias por crímenes de guerra, esto tendría un impacto profundo en el caso. De hecho, dejaría la responsabilidad de presentar denuncias en manos de actores no estatales como las ONG de derechos humanos. Las quejas estatales tienen mucho más peso político, especialmente en lo que respecta a la CPI, que depende en gran medida de la cooperación estatal para llevar a cabo sus investigaciones.

Es muy problemático para un organismo de financiación imponer tales limitaciones a la distribución de sus fondos. Por lo tanto, uno debe cuestionar la sinceridad de cualquier esfuerzo de “paz y reconciliación” que limite la financiación sobre la base de que un pueblo – o un estado, para el caso – busque la responsabilidad de un organismo legal internacional contra los perpetradores de crímenes de guerra. Además, vale la pena señalar que la administración Trump presentó cláusulas similares junto con el “acuerdo del siglo“, que prohibía a los líderes palestinos llevar a cabo una investigación de la CPI.

Cláusulas como estas, que politizan la financiación atándose a condiciones injustas, no sólo son perjudiciales para garantizar los derechos fundamentales de los palestinos, sino que también socavan todo el aparato jurídico internacional al afianzar la impunidad israelí y renunciar a la rendición de cuentas por sus graves violaciones del derecho internacional. La Ley de Asociación para la Paz no es ciertamente motivo de optimismo; es una herramienta política que se utiliza contra los palestinos que podrían buscar medios legales para responsabilizar al régimen israelí por su sufrimiento continuo bajo la ocupación israelí. Es una sentencia de muerte para los palestinos que buscan justicia a través de los canales legales formales del sistema internacional.

Desafiando la falsa apariencia de paz y reconciliación

Este informe ha mostrado cómo el Fondo de Asociación para la Paz opera dentro de marcos epistémicos que insisten en que la falta de cooperación, diálogo y oportunidades económicas para los palestinos son el principal obstáculo para la paz entre palestinos e israelíes. Este informe también ha demostrado que esto simplemente no es cierto. El principal obstáculo para “lograr la paz” son las violaciones de los derechos palestinos por parte del régimen israelí durante más de siete décadas, así como la colonización en curso de la tierra palestina.

Sin embargo, el fondo no es el único en adoptar esta narrativa. Es el último ejemplo en una historia más larga de iniciativas P2P similares que intentan socavar los derechos fundamentales de los palestinos a través de un barniz de paz y reconciliación. 

A la luz de la legislación promulgada en los EE. UU. Y la posibilidad de que se promulgue una legislación imitadora en otros lugares, particularmente en el Reino Unido y Europa, es vital que quienes apoyan el derecho internacional y los derechos de los palestinos se mantengan firmes contra iniciativas que socavan el derecho internacional. y priorizar una falsa apariencia de diálogo sobre la rendición de cuentas.

Como señala Omar Barghouti: “sobre todo, la lucha es por la libertad, la justicia y la autodeterminación de los oprimidos (…) Sólo a través del fin de la opresión puede haber un potencial real para lo que yo llamo coexistencia ética: una coexistencia basada en la justicia y la plena igualdad para todos, no un tipo de “coexistencia” amo-esclavo que defienden muchos en la ‘industria de la paz’”.

El marco del P2P debe ser rechazado como inadecuado y problemático en el contexto de Palestina y, de hecho, en cualquier contexto colonial de colonos definido por una gran asimetría de poder. En cambio, los políticos y los responsables de la formulación de políticas deberían apoyar proyectos e iniciativas que se basen en los principios fundamentales del derecho internacional y la protección de los derechos humanos palestinos, en lugar de otros que los ignoren para promover el “diálogo”.

Por último, deberían apoyar los mecanismos existentes que se interponen en el camino del expansionismo colonial de colonos y la ocupación militar de Israel. Esto incluye prohibir que los productos de los asentamientos ilegales ingresen a los mercados internacionales o desinvertir en instituciones y empresas cómplices de las violaciones de derechos humanos de Israel. En última instancia, Israel sólo será verdaderamente responsable de la aplicación de las sanciones internacionales. De hecho, la rendición de cuentas es el único camino para lograr una paz justa.

[Se prohíbe expresamente la reproducción total o parcial, por cualquier medio, del contenido de esta web sin autorización expresa y por escrito de El Intérprete Digital] 

Yara Hawari es la analista principal de Al Shabaka: The Palestinian Policy Network. Completó su doctorado en Política del Medio Oriente en la Universidad de Exeter, donde impartió varios cursos de pregrado y continúa siendo investigadora honoraria. Además, es una comentarista política frecuente que escribe para varios medios de comunicación, incluidos The Guardian, Foreign Policy y Al Jazeera English.

N.d.T.: El artículo original fue publicado por Al Shabaka el 6 de abril de 2021.