La región de Hawraman: un modelo a seguir para los derechos de las mujeres

Por Momen Zellmi para 1001 Iraqi Thoughts

Hombres y mujeres kurdos en la aldea de Zardui, Hawraman, Kurdistán. [Irna Zardoei/Wikimedia Commons]

A mediados de abril, un hombre disparó y mató a su esposa frente a su madre en Erbil, región de Kurdistán en Irak. Lamentablemente, este evento la convirtió en la cuarta mujer kurda asesinada en menos de un mes, y no fue la primera de su tipo ni será la última, ya que la violencia de género es un gran desafío.

[Se prohíbe expresamente la reproducción total o parcial, por cualquier medio, del contenido de esta web sin autorización expresa y por escrito de El Intérprete Digital] 

Aunque el Gobierno Regional de Kurdistán (KRG, por su sigla en inglés) enfrenta crisis financieras y políticas, la sociedad kurda enfrenta desafíos adicionales en forma de violencia contra las mujeres, desintegración familiar y altas tasas de divorcio. En los últimos años, el historial de violencia cometida contra las mujeres ha aumentado e incluye diferentes formas: violencia doméstica, violencia de género, violencia sexual y asesinatos por honor.

Según los datos publicados según la Dirección de Lucha contra la Violencia contra la Mujer en KRG, de 2008 a 2017, la violencia contra la mujer en la región aumentó en un 60,7%. Durante ese período se registraron 56.979 casos de violencia contra la mujer: 474 asesinatos, 504 suicidios, 2.334 incendios, 1.254 autoinmolaciones, 51.213 juicios y 1.209 casos de violencia sexual. En noviembre de 2020, decenas de ONGs y centros de derechos de las mujeres llevaron a cabo una campaña de dos semanas para crear conciencia y oponerse a la violencia contra las mujeres. Durante la campaña, la Dirección de Lucha contra la Violencia contra la Mujer publicó que, solo en 2019, exactamente 120 mujeres kurdas perdieron la vida debido a la violencia de género. Durante 2020, al menos 25 mujeres murieron, otras 38 se suicidaron, 67 se autoinmolaron, se interpusieron 10.370 demandas y se registraron 125 agresiones sexuales, según la Dirección General.

Además, los casos de divorcio entre familias kurdas en la región aumentaron drásticamente durante 2019. Según los datos publicados por el Consejo de Legislación de la Región de Kurdistán, se registraron alrededor de 11.000 casos de divorcio, lo que equivale a un promedio de 40 por día. En comparación con el año anterior, esto supuso un aumento del 42%. Para 2020, se registraron mensualmente 931 casos de divorcio.

Ruwayda Mustafa, una activista kurda, expresó su preocupación por Thomson Reuters donde argumentó que no existe un entendimiento claro o una política entre el Gobierno Central de Irak y el KRG sobre cómo reducir y eliminar la violencia de género. Ella escribe: “Los grupos de mujeres tampoco han logrado mostrar una visibilidad real para liderar el cambio dentro de la región, dejando un puñado de ONG para crear conciencia sobre el abuso”.

Buscar un modelo a seguir para la región del Kurdistán y para Irak en su conjunto es un esfuerzo digno. Desde este punto de vista, pido utilizar el ejemplo de la región de Hawraman para inspirar cambios en otras regiones de Irak, de norte a sur. La cultura de la región de Hawraman valora y respeta a las mujeres, al igual que el resto de Irak. Curiosamente, en Hawraman, no hay refugios, centros o campañas para combatir la violencia contra las mujeres, ya que la lista de casos registrados de violencia contra las mujeres ya es baja. Según la Dirección General: “no hay ninguna oficina de organizaciones de derechos de la mujer en Hawraman, ya que los casos registrados de violencia contra las mujeres en esta región son limpios”.

Hawraman es una región montañosa multicultural en la línea fronteriza de Irak e Irán, que se extiende a ambos países y está situada a 500 km al noreste de Bagdad y 400 km al oeste de Teherán. La población de Hawraman se estima en 600.000-700.000 en ambos países. En Irak, 60.000 hablantes nativos de Hawrami viven principalmente en Halabja, mientras que unos 50.000 huyeron a otras ciudades de Irak y Europa. Independientemente, la gente de Hawrami habla en su propio dialecto nativo, aunque el dialecto de Hawrami se considera el cuarto dialecto del idioma kurdo. En contraste con el idioma kurdo, Hawrami tiene un género gramatical con cada verbo, sustantivo y adjetivo asignado a posiciones masculinas o femeninas. La gente de Hawrami son en su mayoría musulmanes sunitas, y algunos siguen las religiones Yarsan/Kakaiy y Zoroastro. Aparte de la influencia de Mawlawi, Saydi, Besarani, Masturai Ardalan y Khanai Qubad en la literatura kurda, los ciudadanos de Hawrami, tanto hombres como mujeres, son figuras destacadas y participan activamente en la política, la academia y el gobierno kurdos.

Uno de los aspectos interesantes de Hawraman es la posición de la mujer en contextos sociopolíticos. Ashna Ali, investigadora y activista afirma: “Desde los inicios de la historia escuchamos que las mujeres Hawrami tenían una participación enérgica en las responsabilidades de la vida diaria”. Después de mencionar el nombre de Mastura Ardalani como una de las principales mujeres en el liderazgo, Ashna agregó que “en los últimos tiempos las mujeres son líderes exitosas, la rectora de la universidad y la alcaldesa de la provincia de Halabja son ejemplos destacados”.

Hamid Baram, director del distrito de Biyara (Hawraman) confirmó que: “no aceptan la violencia contra las mujeres, el respeto a las mujeres está culturalizado en nuestra sociedad desde la infancia, y como resultado, no hay casos registrados de violencia”. Añadió: “la igualdad entre hombres y mujeres se ha adoptado desde la antigüedad y ambos trabajaron juntos y vivieron juntos en paz”.

La adaptación pacífica de la cultura de Hawraman con la participación de las mujeres y el derecho de las mujeres conduce a varios factores, Shahla Fathi, una investigadora y activista kurda, sostiene que a lo largo de la historia existen edades doradas de asociación hombre-mujer en todos los sectores de la vida de Hawraman. Afirma que “las mujeres hawrami jugaron un papel crucial en la gobernanza y la protección de su patria de los atacantes en diferentes períodos históricos, no podemos notar ninguna discriminación en las responsabilidades entre hombres y mujeres”.

A pesar de las bases gramaticales de género de la lengua hawrami, las percepciones literarias de los autores, poetas y cantantes de esta región glorifican el papel de la mujer como prestigio de su nación. Najih Gulpi, autor de la colección de Hawrami Grammar enfatizó que al leer la lengua y la literatura hawrami, uno puede explorar las influencias de la cultura pacífica y la rica civilización en todos los sectores de la vida: “… actualmente, el director de la Universidad de Halabja, el alcalde de Halabja provincia y decenas de instituciones en esta región están dirigidas por distinguidas mujeres Hawrami”.

Durante las últimas dos décadas, lo que el Gobierno Regional de Kurdistán y el Gobierno de Irak intentaron hacer por los derechos de las mujeres es notable, desde el presupuesto anual de los gobiernos para combatir y contrarrestar la violencia contra la mujer, hasta el empoderamiento de las mujeres y el liderazgo de las mujeres. Sin embargo, es fundamental crear conciencia sobre la comprensión y aceptación de las mujeres, en lugar de cambiar el nombre de sus derechos proporcionando cuotas en las elecciones y la participación gubernamental.

[Se prohíbe expresamente la reproducción total o parcial, por cualquier medio, del contenido de esta web sin autorización expresa y por escrito de El Intérprete Digital] 

Momen Zellmi es un analista político, investigador y consultor diplomático con sede en Erbil, Kurdistán iraquí. Tiene un doctorado en Política de Educación de Idiomas y una maestría en lengua inglesa y ha publicado numerosos trabajos en los campos de la política, el lenguaje y la política educativa, el género y la cultura.

N.d.T.: El artículo original fue publicado por Iraqi Thoughts el 30 de abril de 2021.