Irán: La Guardia Revolucionaria, los comicios presidenciales y el poder

Por Mohammed Al Sulami para Arab News

Miembros del parlamento iraní utilizan el uniforme del CGRI. [Mehdi Bolourian / Wikimedia Commons]

Varios líderes militares iraníes, tanto del ejército como del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica (CGRI), figuran entre los posibles candidatos a las elecciones presidenciales de Irán que se celebrarán el 18 de junio. Entre estos candidatos se encuentran el ex comandante de la fuerza aérea del CGRI y ex ministro de Defensa del gobierno de Rouhani, Hossein Dehghan, el ex comandante del CGRI y actual secretario del Consejo de Discernimiento de la Expedición de Irán, Mohsen Rezaee y el ex jefe del Cuartel General de Construcción de Jatam Al Anbiya del CGRI, el general de brigada Saeed Mohammed, así como otros políticos con antecedentes militares, como Ali Larijani, Parviz Fattah y Mehrdad Bazrpash.

[Se prohíbe expresamente la reproducción total o parcial, por cualquier medio, del contenido de esta web sin autorización expresa y por escrito de El Intérprete Digital]

Todavía es un poco pronto para saber qué nombres aparecerán finalmente en las boletas electorales. Esto se debe a que el líder supremo, Alí Jamenei, controla las riendas del poder en Irán y tiene un fuerte control sobre las próximas elecciones. Jamenei, tras un complicado proceso de consenso y selección de candidatos adecuados, tiene la última palabra y le interesa preservar los intereses del sistema político. Por lo tanto, hasta que el Consejo de Guardianes de Irán anuncie su veredicto final sobre los candidatos cualificados, no se sabe si el próximo presidente iraní será un militar. Antes de tomar esta decisión y determinar lo que debe hacer el próximo presidente iraní, Jamenei tendrá que considerar muchas cuestiones críticas, como la estabilidad interna del país y su política exterior, especialmente en lo que respecta a las perspectivas de las negociaciones diplomáticas con las potencias mundiales lideradas por Estados Unidos.

Sin embargo, el número de militares en la contienda refleja el vacío político que intentan llenar y pone de manifiesto su deseo de tener un mayor control en un intento de asumir la segunda posición política más importante en Irán, después del líder supremo. También refleja los intentos de los militares iraníes de consolidar su presencia en las instituciones de toma de decisiones. Esto se hizo evidente después de que la CGRI ganara varios escaños en las elecciones parlamentarias de febrero de 2020. Además, el ascenso de Mohammed Bagher Ghalibaf, un antiguo comandante del CGRI, a la cúspide del poder judicial iraní significa que el CGRI amplió su influencia y llegó a lo más profundo del sistema político del país.

La creciente influencia del CGRI es consecuencia directa de varios factores. En primer lugar, su creciente rol político en la toma de decisiones de política interior y exterior, que fue aumentando desde su formación. En segundo lugar, su peso económico sigue creciendo, ya que controla un gran porcentaje de la economía iraní. En tercer lugar, sus actividades militares y de seguridad en Irán y más allá de las fronteras del país, un papel que se incrementó tras la retirada de Estados Unidos del acuerdo nuclear, la reimposición de las sanciones estadounidenses a Irán, el estallido de la pandemia de coronavirus y la crisis interna sin precedentes del país.

La dimisión de Saeed Mohammed de su puesto en la Central de Construcción Khatam Al Anbiya, una de las instituciones económicas más importantes del CGRI, para presentarse a las elecciones presidenciales refleja la continua búsqueda del CGRI de un mayor control económico.

La mayor implicancia del CGRI en la política se debe también a que teme que la ecuación política iraní pueda cambiar de forma contraria a sus intereses. Si esto ocurre, podrían surgir enfrentamientos entre el CGRI y el próximo gobierno iraní, en caso de que éste adopte posiciones económicas y políticas que frenen su influencia. Este escenario no difiere mucho del enfrentamiento entre el Presidente Hassan Rouhani y la CGRI, ya que Rouhani quiere limitar su papel e influencia por considerarlas un impedimento para el desarrollo de la economía iraní. Es probable que este choque de visiones continúe en el caso de que un candidato reformista gane las próximas elecciones presidenciales y, posteriormente, llegue a un acuerdo con Estados Unidos. Además, la apertura de los canales para el comercio exterior y los acuerdos de inversión requiere que Irán se someta a una reforma económica que pondría en riesgo el control de la CGRI sobre los diversos sectores económicos del país.

El CGRI también está preocupado por la posible reactivación del acuerdo nuclear de 2015, especialmente con la posibilidad de que se modifique para incluir cuestiones sensibles de seguridad nacional, como el programa de misiles balísticos que considera una cuestión de soberanía nacional. Este proyecto está dirigido por la Fuerza Quds, el ala exterior del CGRI. Así pues, los intentos del CGRI por hacerse con el sillón presidencial pueden estar motivados por su deseo de dar forma al posible curso de las negociaciones y asegurar los intereses nacionales del país, tal y como los dirigentes del CGRI consideran oportuno. La CGRI cree que un presidente y un gobierno reformistas harían concesiones sustanciales que podrían perjudicar tanto su posición como los intereses de Irán. Mientras tanto, la CGRI está aprovechando la crisis nacional para potenciar su papel económico, social y político.

Por último, a la luz del hecho de que el puesto de Jamenei, de 81 años, puede quedar pronto vacante, el CGRI tiene en cuenta el futuro del sistema político de Irán y su papel en la preservación de la revolución, así como su ideología y cultura revolucionarias y su función de mantener la situación interna bajo control. En el periodo posterior a Jamenei, una victoria del CGRI en las elecciones presidenciales le permitiría desempeñar un papel más importante, ya que su muerte crearía un vacío que tendría que ser ocupado por un líder carismático.

Esta carrera presidencial parece estar limitada principalmente a la facción de la línea dura, que incluye a varias figuras religiosas y militares estrechamente alineadas con el líder supremo. Los moderados, en cambio, están deliberadamente excluidos y marginados. Por tanto, el triunfo electoral de los partidarios de la línea radical cambiará sin duda las reglas del juego de Irán y debilitará aún más el ya frágil equilibrio de su sistema político. Esto se debe a que pondrá en peligro la destrozada democracia iraní, que sólo permite una pequeña diversidad política y competencia entre facciones. En las elecciones parlamentarias del año pasado, que ganaron los conservadores de forma decisiva, hubo una baja participación. En las próximas elecciones presidenciales, la participación puede ser aún más baja si la carrera no es competitiva y sólo se limita a los clérigos y a las figuras del CGRI, que son vistos por los votantes como dos caras de la misma moneda.

Puede decirse que, al final, el sistema político iraní en el que los reformistas se enfrentan a la exclusión, la represión y el fracaso, mientras que su envejecida élite religiosa sufre una legitimidad en declive, se ve obligado aparentemente a empujar a sus élites militares y a las figuras del CGRI al frente. Este movimiento pretende controlar la situación interna y hacer frente a las dificultades experimentadas en el exterior.

El ascenso al poder del CGRI es un resultado directo de sus ganancias, que aumentaron con el tiempo. Su fortalecimiento en el sistema político será una realidad inevitable tarde o temprano. Esta eventualidad no sólo repercutirá en la naturaleza del sistema político religioso, vigente desde la revolución, y en la naturaleza de la relación entre el Estado y la sociedad, sino también en la naturaleza de la política exterior de Irán, influida por la ideología revolucionaria que los dirigentes del CGRI llevan protegiendo desde hace más de cuatro décadas.

[Se prohíbe expresamente la reproducción total o parcial, por cualquier medio, del contenido de esta web sin autorización expresa y por escrito de El Intérprete Digital]

Mohammed Al Sulami es presidente del Instituto Internacional de Estudios Iraníes

N.d.T.: El artículo original fue publicado por Arab News el 05 de abril de 2021.