‘Trabajadores de la nación’ a las puertas de la muerte: el caso de los trabajadores de saneamiento en Jordania

Por Irheil Al Khalidi para Al Bawaba

Calle “Faisal” en Amán, Jordania. [Freedom’s Falcon/Creative Commons]

Qasim es un residente de la gobernación de Irbid. Cuando el reloj marca las cinco de la tarde, comienza su turno diario. Su trabajo consiste en pararse en los gastados escalones traseros del camión de la basura, colgando precariamente de allí, en la misma posición, durante más de ocho horas al día. Aún no ha olvidado el trauma de su caída que lo dejó con una rotura de rodilla izquierda y lo mantuvo en el hospital durante semanas, algo por lo que aún está en tratamiento.

[Se prohíbe expresamente la reproducción total o parcial, por cualquier medio, del contenido de esta web sin autorización expresa y por escrito de El Intérprete Digital] 

Informes médicos

Qasim es uno de los más de 15.000 trabajadores del saneamiento en Jordania que están continuamente sujetos a accidentes y condiciones de trabajo peligrosas sin la provisión de medidas de salud y seguridad, o ropa adecuada. Además, Qasim y sus compañeros de trabajo no reciben una formación correcta ni instrucciones claras. Esto quedó claro a partir de una investigación que incluyó entrevistas personales con 30 trabajadores, de los empleados del municipio del Gran Ammán, que trabajan dentro de los límites de la capital y en otras gobernaciones.

Qasim se cayó de un compactador de basura debido a un defecto en las escaleras laterales, a las que estaba colgando, solo para luego ser atropellado por el mismo compresor sin el conocimiento del conductor. Fue llevado al Hospital del Gobierno Princess Basma, donde se utilizaron alfileres de platino para reparar su pierna lesionada. Después de solo dos semanas de tratamiento, el municipio se negó a extender su licencia y financiar sus sesiones de fisioterapia. A partir de entonces, cualquier ausencia del trabajo resultaría en un recorte de su salario de 220 dinares al mes, es decir, 310 dólares.

El alcalde de Irbid, Hussein Bani Hani, reconoce el factor de riesgo del oficio, especialmente para quienes trabajan con máquinas o compactadores. Existe el riesgo de que le corten los dedos o de que lo empujen hacia el compactador. Él dice: «Hay una o dos lesiones cada mes, así como muertes debido a errores de personas»

Bani Hani afirma que los trabajadores reciben cursos de formación durante dos semanas al comienzo de su labor, además de dos o tres sesiones de formación al año. Esto fue negado por los treinta trabajadores que entrevistamos, incluido Qasim. Afirmaron que su formación al comienzo de su nombramiento consistía en jornadas laborales reales con una supervisión estricta. No recibieron ninguna instrucción relacionada con los riesgos viales ni con los primeros auxilios durante ese tiempo o después.

Dos trabajadores murieron y 153 resultaron heridos en Ammán en 2018. El número de heridos en las provincias en general aumentó a 336 y hubo tres muertes, según Musa Subaihi, director del Centro de Medios de la Corporación de Seguridad Social. Subaihi cree que estos números son indicadores de la grave falta de precauciones de seguridad adecuadas que se les proporciona a los empleados mientras realizan su trabajo.

El ex miembro del Colegio de Abogados, Nour Al-Imam, dice que la falta de precauciones de seguridad para los trabajadores de saneamiento los hizo vulnerables a las enfermedades. Se trata de una clara violación de la legislación laboral y de sus derechos en el trabajo. Las disposiciones del artículo (78) de la Ley del trabajo núm. (8) de 1996 estipulan que el equipo de protección personal para los trabajadores debe ser lo suficientemente bueno para eliminar y reducir el peligro o daño y prevenir enfermedades a los niveles de seguridad permitidos. Esto incluye ropa, gafas, guantes, zapatos, etc. Antes de emplearlos, los trabajadores deben ser informados de los riesgos de su profesión y las medidas de protección que deben tomar.

Los problemas no cesan al exponerse a una lesión, ya que los trabajadores también se ven privados de tiempo libre y se recortan sus salarios. Esto se suma a las complicaciones durante el período de tratamiento y mientras presentan reclamos de compensación, especialmente para aquellos que trabajan en los sistemas de viáticos y contratos.

Muhammad tiene cuarenta años y es un trabajador asignado al municipio de Sweimah en la gobernación de Balqa. No ha recibido un aumento de su salario de 300 dinares en 14 años de trabajo. Cuenta cómo sufrió una fractura cuando intentaba bajar por la escalera del costado del camión y esta cedió. Uno de sus familiares tuvo que llevarlo al hospital en su automóvil.

El alcalde Muhammad Al Ja’arat, niega la ocurrencia de lesiones «graves» a los trabajadores de saneamiento y utilizó el ejemplo de uno de los trabajadores con un dedo amputado, cortado por el compactador de basura. Muhammad contradijo esto y dijo que, en su caso, había presentado informes médicos que confirmaban que había sufrido una fractura en el pie. Había otro caso de su colega que también había contraído una enfermedad intestinal como consecuencia de trabajar con desechos.

Nazir Obeidat es neumólogo. Dice que los trabajadores de saneamiento están expuestos a infecciones como la hepatitis como resultado de trabajar con basura. Este riesgo debe ser detectado y requiere concienciar a los trabajadores sobre los problemas de salud y la necesidad de que se vacunen contra la influenza / hepatitis al comienzo de cada temporada de invierno.

Samer es un joven de veinte años cuyo trabajo requiere deshierbar, pintar y mover rocas. Después de 100 días continuos de trabajo sin licencia, trató de cambiar de trabajo porque había desarrollado un deslizamiento de disco en el cuello y la espalda. No pudo hacerlo porque temía que lo despidieran del servicio o que le quitaran el salario.

El alcalde de Al Shifa, Ibrahim Gharaybeh, confirma que los trabajadores sanitarios no reciben cursos de formación y, por tanto, sufren heridas leves. Para compensar, obtienen bonificaciones, vacaciones anuales y vacaciones pagadas.

Muhammad Al Titi, Director Ejecutivo de Medio Ambiente en el Municipio del Gran Ammán, enfatiza que es importante que los trabajadores tomen cursos e instrucción en seguridad pública. Señala que los trabajadores del municipio sí los reciben. Esto se suma a las sesiones periódicas de inspección de los trabajadores y un examen exhaustivo antes de su nombramiento.

Mientras preparábamos esta investigación, un trabajador falleció por la falta de señalización vial advirtiendo a los conductores que estaba trabajando en la vía de noche y, por lo tanto, fue trágicamente atropellado. Esto se suma a que a otro trabajador se le tuvo que amputar el pie después de una caída severa mientras estaba en el trabajo.

En 2015, el Municipio del Gran Ammán creó el Departamento de Seguridad Pública. Su misión principal es proporcionar un entorno de trabajo seguro para mantener la seguridad de los trabajadores en el campo y proporcionar todos los medios y equipos necesarios que los mantendrán seguros. En ese mismo año, el número de muertes por accidentes de trabajo llegó a 135 en el Reino.

Instrucciones sobre la protección de los trabajadores contra los riesgos laborales

A pesar de esto, los trabajadores del saneamiento han seguido sufriendo lesiones. Esto los obligó a realizar una sentada frente al Ministerio de Municipios en 2018 para exigir sus derechos. Sus demandas incluían mejorar sus condiciones de vida y desarrollar estrategias que mitiguen las condiciones y prácticas laborales peligrosas. También exigieron que se desarrolle una cultura de seguridad entre trabajadores y supervisores. El Ministerio respondió a estas demandas aumentando los salarios de todos los trabajadores en 20 dinares jordanos al mes, sin apuntar específicamente a los trabajadores del saneamiento. Según Ahmad Al-Sa’adi, presidente de la Federación de Sindicatos de Trabajadores Municipales, no se cumplió ninguna de las promesas relacionadas con el aspecto de seguridad en el lugar de trabajo.

Las precauciones y medidas de seguridad debido al coronavirus han pasado por alto a los trabajadores de saneamiento. El 17 de marzo del año pasado, el gobierno jordano anunció la suspensión de las instituciones y departamentos oficiales e impuso una cuarentena domiciliaria a los ciudadanos. También prohibió la reunión de más de 10 personas para controlar la propagación del Coronavirus. Los trabajadores de los sectores de servicios esenciales, como los trabajadores del saneamiento, fueron excluidos de estas medidas.

La cámara del investigador capturó en película a más de 10 trabajadores transportados sin el más simple equipo de seguridad ocupacional en la parte trasera de una camioneta pick-up en el Gran Municipio de Salt.

A partir de febrero de este año, ARIJ envió muchas cartas formales al Municipio del Gran Ammán y al Ministerio de Administración Local. Hasta la fecha, no hemos recibido ninguna respuesta que aborde la realidad de las condiciones laborales de los trabajadores de saneamiento ni los métodos para transportarlos o dotarlos de equipos de seguridad. Todo esto viene bajo el pretexto de una preocupación por la crisis del coronavirus.

[Se prohíbe expresamente la reproducción total o parcial, por cualquier medio, del contenido de esta web sin autorización expresa y por escrito de El Intérprete Digital] 

Esta investigación se llevó a cabo con el apoyo de Arab Reporters for Investigative Journalism (ARIJ).

N.d.t.: El artículo original fue publicado por Middle East Institute el 28 de febrero de 2021.