Crece la alineación entre el Golfo y el Mediterráneo oriental

Por Yoel Guzansky y Gallia Lindenstrauss para Middle East Institute

Sureste del mar Mediterráneo [Creative Commons]

Las sinergias entre el Golfo y los escenarios del Mediterráneo oriental crecieron sustancialmente en los últimos años. El Ministro de Relaciones exteriores chipriota, al hablar en una reunión en Pafos, Chipre, a mediados de abril de 2021, con sus homólogos de Grecia e Israel, así como con el ex Ministro de Estado de Asuntos Exteriores de Emiratos Árabes Unidos (EAU) —ahora asesor del presidente de EAU—, señaló: “La evolución de la red de cooperación regional está creando una nueva narrativa”. Una semana más tarde, EAU y los aviones de combate israelíes volaron juntos públicamente —por primera vez— en un ejercicio aéreo internacional organizado por Grecia. ¿Cómo explicar los signos de una creciente cooperación entre estos actores que aparentemente operan en espacios cercanos pero no completamente superpuestos?

[Se prohíbe expresamente la reproducción total o parcial, por cualquier medio, del contenido de esta web sin autorización expresa y por escrito de El Intérprete Digital]

Los acontecimientos que van desde la guerra civil libia hasta los Acuerdos de Abraham crearon un espacio en el que los intereses de los Estados del Mediterráneo oriental, como Grecia, Chipre, Egipto e Israel, y los Estados del Golfo, como EAU y Arabia Saudí, parecen más alineados que nunca. Acontecimientos aparentemente no relacionados en esferas como el sector energético están ahora interrelacionados de  tal manera que se consolida más aún la interdependencia de ambas regiones. Además, las relaciones de estos países con Israel ya no se consideran un obstáculo para la profundización de los vínculos. Por el contrario, Israel, debido a su ubicación y su fuerza militar y tecnológica, y como resultado de intereses compartidos, es ahora un socio deseado en estas florecientes relaciones.

La creciente cooperación entre Israel, Grecia y Chipre precedió a la de los Estados helénicos y árabes del Golfo. En el pasado, Israel mantuvo relaciones difíciles con Grecia y Chipre debido a los deseos de estos últimos de tener al mundo árabe de su lado con respecto a la cuestión de Chipre y debido a la delicada cuestión de los coptos en Egipto. Además, la época dorada de las relaciones turco-israelíes alejó a estos países unos de otros. Sin embargo, ya en 2010, en el contexto del deterioro de las relaciones entre Turquía e Israel tras el incidente del Mavi Marmara, los descubrimientos de gas natural en el Mediterráneo oriental y la crisis de la deuda griega (que también dio lugar a una crisis económica en Chipre), las relaciones comenzaron a prosperar. Más de lo mismo puede decirse del triángulo Grecia-Chipre-Egipto, que comenzó a tomar su configuración actual después del ascenso al poder del Presidente egipcio Abdelfatah Al Sisi en 2014 y cuyas relaciones con Turquía también fueron extremadamente tensas.

El año pasado se produjo un importante avance en la cooperación política y de seguridad entre Arabia Saudí y EAU, por una parte, y Grecia y Chipre, por otra. En marzo de 2021, aviones de combate y de transporte saudíes volaron a Grecia para participar en Falcon Eye 1, un ejercicio militar conjunto a gran escala que fue el primero de su tipo para las dos Fuerzas Aéreas. Al mismo tiempo, una delegación militar saudí encabezada por el Jefe de Estado Mayor, el Tte. Gral. Fayyad bin Hamad Al Ruwaili, llegó a Grecia para entablar conversaciones. En abril, los dos países incluso acordaron que Grecia prestaría unidades de misiles Patriot a Arabia Saudí para ayudar a proteger infraestructura crítica contra los ataques, principalmente de las fuerzas hutíes en Yemen. Atenas condenó enérgicamente estos ataques, aunque tras las objeciones iraníes, hizo hincapié en que los sistemas eran defensivos y no tenían capacidad ofensiva. Supuestamente, Riad no solo financiará el despliegue de los sistemas y los equipos, sino que también actualizará los sistemas para Grecia.

Las relaciones entre EAU y Grecia se intensificaron aún más. En agosto de 2020, una semana después del anuncio del acuerdo de normalización entre Israel y EAU, Abu Dabi envió aviones de combate y tripulaciones de tierra a Grecia para participar en un ejercicio conjunto de las dos Fuerzas Aéreas. En noviembre de 2020, durante una visita a Abu Dabi del Primer Ministro griego, ambos Estados firmaron un importante acuerdo de asociación estratégica que, según se informa, incluye un importante componente de seguridad.

Las reuniones políticas de alto nivel también se sumaron a los esfuerzos de cooperación en materia de seguridad. En mayo de 2020, tras una reunión virtual, los Ministros de Asuntos Exteriores de Grecia, Chipre, Egipto, EAU y Francia emitieron una declaración conjunta en la que condenaron el envío de buques de perforación turcos a aguas de la zona económica exclusiva de Chipre. En febrero de 2021, Atenas celebró una cumbre a la que asistieron los Ministros de Relaciones Exteriores de Chipre, EAU, Arabia Saudí, Baréin, Egipto y Francia. La mencionada reunión de mediados de abril de 2021 en Pafos fue notable ya que parecía anunciar la formación de una nueva relación ‘armonizada’ entre Grecia, Chipre, Israel y EAU.

Intereses compartidos

En los últimos años, Riad y Abu Dabi consideraron formas de profundizar la cooperación entre ellos y otros países alarmados por la firmeza de la actuación turca, especialmente en el Mediterráneo y el Mar Rojo, con el objetivo de ampliar los límites de su influencia y participación. Por otro lado, Ankara, Riad y Abu Dabi compitieron entre sí para dar forma al orden regional tras la agitación en Oriente Medio que comenzó hace una década. Por sobre todas las cosas, EAU y Arabia Saudí apoyan al régimen de Sisi en Egipto en su lucha más amplia contra el movimiento de la Hermandad Musulmana.

Desde 2017, la base militar turca en Qatar también fue una fuente constante de tensión entre Riad, Abu Dabi y Ankara. Los tres países comenzaron a intervenir en escenarios marcados por la inestabilidad y vacíos de poder lejos de sus propias fronteras. La participación de diversos actores en la guerra civil en Libia y otros acontecimientos similares tuvieron un impacto sustancial en los acontecimientos en el Mediterráneo oriental. Además de la construcción de bases militares, puertos y apoyo a los grupos subsidiarios, estos países trataron de formar alineaciones, aunque flojas, para promover sus intereses. Motivos similares también contribuyeron al acuerdo de normalización entre Israel y EAU, que consideran a Turquía un rival geoestratégico, y en el caso de Abu Dabi, también ideológico. Estos acontecimientos encajan bien con las iniciativas diplomáticas de Chipre y Grecia que afectan al Mediterráneo oriental, cuyo objetivo es compensar su relativa debilidad militar frente a Turquía.

Al igual que las conversaciones y reuniones entre altos cargos de ambas partes que se están produciendo con creciente frecuencia, los ejercicios aéreos están más diseñados para mostrar el apoyo y la solidaridad del Golfo con Grecia que para poner a prueba la aptitud de los ejércitos de los países, dado el significativo aumento de las tensiones en el Mediterráneo oriental en 2020, y para señalar a Ankara un alineamiento de países decididos a obstaculizar su política asertiva. Las referencias a Israel en los informes sobre la creciente cooperación entre Grecia y los países del Golfo no son infrecuentes. EAU e Israel también participaron en un ejercicio aéreo internacional en Grecia en abril, y al contrario de lo que ocurrió en años anteriores, Abu Dabi permitió que su participación en un ejercicio junto con Israel fuera pública.

El importante fortalecimiento del aspecto geopolítico de los vínculos entre los Estados del Golfo y Grecia es algo que ocurrió en los últimos años. Anteriormente, la conexión entre el Golfo y el Mediterráneo oriental se basaba principalmente en la economía y el comercio, aunque en una escala bastante limitada. El comercio bilateral entre Arabia Saudita y Grecia ascendió a aproximadamente mil millones de dólares en 2020, mientras que entre Grecia y EAU fue de alrededor de 400 millones de dólares en 2019. A modo de comparación, el comercio bilateral entre Turquía y Arabia Saudí totalizó aproximadamente 5 mil millones de dólares, y el entre Turquía y EAU ascendió a alrededor de 7 mil millones de dólares en 2018.

En términos de energía, los descubrimientos de gas en el Mediterráneo oriental llevaron a Chipre, Grecia, Israel y Egipto a fortalecer su cooperación, como lo ejemplifica el establecimiento del Foro del Gas del Mediterráneo Oriental (FEMP) en 2019. EAU deseaba unirse al FEMP en 2021 como observador, pero fue bloqueado por un veto palestino, en una protesta de Ramallah por los Acuerdos de Abraham. Un acuerdo para construir el gasoducto del Mediterráneo Oriental, que va desde los yacimientos de gas frente a las costas de Israel a través de Chipre y Grecia a Europa, fue firmado en 2020 y ratificado por los signatarios. Sin embargo, los planes para construir lo que sería el gasoducto submarino de exportación más largo y profundo fueron demasiado ambiciosos para empezar y el acuerdo de delimitación marítima entre Turquía y el Gobierno Libio de Acuerdo Nacional a partir de 2019 parece haber complicado aún más las cosas, ya que el gasoducto atravesaría aguas disputadas. Se discutieron cambios en la ruta, pero es probable que la nueva ruta siga causando descontento en Ankara. Otra área donde convergen ambos escenarios es la exportación de petróleo desde el Golfo a través del Mediterráneo. Si bien esto se hace ya desde hace mucho tiempo a través del Canal de Suez, se firmó un acuerdo en 2020 para la exportación de petróleo de EAU a través de Israel. En otro giro interesante, una empresa de EAU compró acciones de una empresa israelí involucrada en uno de los campos de gas natural fuera de las fronteras del país. Esto se suma a las participaciones ya existentes de la empresa griega Energean en algunos de los descubrimientos de gas natural de Israel.

En muchos aspectos, la tensión de Abu Dabi con Ankara convirtió a EAU en el socio árabe más cercano de Grecia. Atenas apoya los esfuerzos de Abu Dabi en Siria, y en Libia mantuvo un diálogo con el General Khalifa Hifter, que fue apoyado por EAU, al menos hasta hace poco. Por su parte, al fortalecer sus lazos con Grecia (y con Francia, que también se encuentra en el campo anti-Turquía), EAU y Arabia Saudí se esfuerzan no solo por contrarrestar la creciente asertividad de Turquía, sino también por lograr vínculos más estrechos y más fuertes con la Unión Europea (UE). Este es un claro interés israelí también con respecto a sus relaciones con Grecia y Chipre: que los países de la UE bloqueen o suavicen las decisiones que se ven en Jerusalén como antiisraelíes.

Las relaciones más estrechas entre varios países del Golfo y Grecia se dan en un momento en que Turquía está tratando de ajustar su política exterior tras la elección de Joe Biden como Presidente de Estados Unidos. Estos esfuerzos están en marcha en Arabia Saudí, los EAU, Egipto y Grecia, y van acompañados de un cierto grado de pragmatismo por parte de Turquía, que declaró su deseo de restablecer las relaciones adecuadas con estos países. Se hizo un intento similar de normalizar las relaciones con Israel, pero estos esfuerzos se detuvieron en el contexto de la escalada de violencia entre Israel y los palestinos en mayo de 2021. Además, a Ankara le resulta difícil demostrar que sus esfuerzos por impulsar las relaciones son sinceros y que su motivo no es simplemente romper la alineación de los países formados en su contra.

Conclusión: ¿Una formación permanente?

Aunque el carácter permanente y vinculante de esta formación interregional emergente es cuestionable, es posible, especialmente dado el acuerdo de defensa firmado por EAU y Grecia, que las partes esperen ayuda y apoyo mutuo para sus respectivos intereses y necesidades, incluidos los económicos. El poder militar de EAU y Arabia Saudí es insuficiente para cambiar el equilibrio de poder entre Grecia y Turquía en el Mediterráneo oriental, y la contribución militar de Grecia a la defensa de la Península Arábiga también es insignificante.

Las relaciones de defensa entre Israel, Grecia y Chipre se fortalecieron significativamente, pero es poco probable que alguna vez den lugar a una alianza defensiva. La fuerza aérea israelí a menudo entrena en el espacio aéreo griego y chipriota, las diferentes armadas realizan simulacros conjuntos, y las fuerzas de comandos israelíes entrenan en Chipre en un terreno montañoso que se asemeja al Líbano. Importantes acuerdos de adquisición de defensa, como la escuela de vuelo en Grecia que será operada por una compañía de defensa israelí, y el desarrollo conjunto de las futuras corbetas para la armada griega también son signos de una creciente cooperación. Un desarrollo notable en el ámbito de la inteligencia es el radar en Creta en el que Israel y Grecia están trabajando conjuntamente.

Aunque sea de carácter temporal y no vinculante, esta nueva formación interregional tiene una importancia política considerable, porque aumenta el aislamiento de Ankara y la obliga a reconsiderar su política regional. Si bien las declaraciones de los encargados de adoptar decisiones de diversos países mencionaron en más de una ocasión que el propósito de la alineación informal va más allá de una amenaza específica y que está diseñada para reforzar la estabilidad regional, sin las medidas enérgicas de Turquía, es dudoso que las relaciones hubieran alcanzado este nivel.

Los motivos estratégicos que llevaron a varios Estados del Golfo a aumentar su participación en el Mediterráneo oriental en los últimos años dependen en gran medida de las circunstancias y, por lo tanto, son temporales. Por ejemplo, los cambios y ajustes en la política turca y estadounidense en la región ciertamente afectarán la necesidad de los Estados del Golfo de tener una presencia militar en un escenario remoto. 

Por su parte, Turquía ya comenzó a enviar antenas a Arabia Saudí, Israel, Egipto y EAU en un intento de mejorar las relaciones. En caso de que Ankara emprendiera una retirada más duradera de sus políticas asertivas, ello contribuiría a flexibilizar las relaciones futuras entre los países helénicos y los Estados del Golfo. Además, si Estados Unidos logra equilibrar su deseo de reducir su participación en Oriente Medio y la necesidad de dejar en claro a sus aliados regionales que no los está abandonando, el interés de estos últimos de tomar medidas independientes disminuirá. Dado que las tendencias actuales en la región parecen ir en la dirección opuesta, sin embargo, y dado el equilibrio estratégico y la actitud negativa compartida hacia Turquía, lo que ahora es temporal puede convertirse en permanente, y la emergente alineación del Golfo, con el apoyo de Israel y Egipto, puede echar raíces.

Si bien todos los actores tienen interés en restringir la política asertiva de Turquía en la región, algunos, como Chipre y EAU, fueron más activos que otros. Los socios helénicos y del Golfo de Israel tal vez deseen una participación más activa de Israel en la lucha contra Turquía, pero la proximidad geográfica de Israel al foco de la tensión entre Grecia y Turquía requiere una gran cautela por su parte. Esto es particularmente cierto dado que hay desafíos estratégicos más significativos que enfrenta Israel desde la perspectiva de Jerusalén, sobre todo con Irán. Por ejemplo, al comentar la reunión de Pafos, el Ministro de Relaciones Exteriores de Israel, Gabi Ashkenazi, hizo hincapié en la amenaza que representan Irán y Hezbolá. Además, el fortalecimiento de las relaciones entre Israel, sus socios helénicos y los Estados del Golfo también depende de la dirección que tomen las relaciones de Israel con los palestinos. Si bien estas relaciones pueden absorber brotes temporales, como ocurrió en mayo de 2021, si se mantiene la violencia, mantener sus relaciones con Israel al mismo nivel podría ser muy problemático.

[Se prohíbe expresamente la reproducción total o parcial, por cualquier medio, del contenido de esta web sin autorización expresa y por escrito de El Intérprete Digital]

El Dr. Yoel Guzansky es Investigador Senior del Instituto de Estudios de Seguridad Nacional (INSS) especializado en política y seguridad del Golfo. La Dra. Gallia Lindenstrauss es investigadora principal del INSS y se especializa en política exterior turca, conflictos étnicos, política exterior de Azerbaiyán, la cuestión de Chipre y los kurdos. 

N.d.T.: El artículo original fue publicado por MEI el 25 de mayo de 2021.