Los vecinos de Afganistán se enfrentan a los talibanes en sus fronteras

Por Arif Rafiq para Middle East Institute

Los Talibán patrullan las calles de Kabul en un Humvee, 17 de agosto de 2021. [Voice of America News/Wikimedia Commons]

La retirada de Estados Unidos de Afganistán aún no se ha completado, pero los vecinos de Afganistán ya están lidiando con sus repercusiones al enfrentarse a los efectos colaterales inmediatos del conflicto en sus respectivos territorios.

[Se prohíbe expresamente la reproducción total o parcial, por cualquier medio, del contenido de esta web sin autorización expresa y por escrito de El Intérprete Digital]

La insurgencia ha llegado a las fronteras de todos los vecinos de Afganistán, que están optando por enfrentarse a los talibanes a la vez que refuerzan las medidas defensivas y disuasorias para contener la insurgencia.

Aunque el principal perjudicado de todo esto es el Estado afgano, los talibanes pueden estar tentando a la suerte. En caso de gobernar la mayor parte de Afganistán, podrían acabar gobernando un país aislado y privado de la ayuda exterior que necesita para funcionar.

De una insurgencia a un Estado

A comienzos de este mes, mientras el presidente afgano Ashraf Ghani se presentaba en una conferencia en Uzbekistán sobre la conectividad regional, su gobierno estaba literalmente siendo desconectado de la región.

Desde junio, los Talibán han tomado el control de siete de los 14 pasos fronterizos oficiales de Afganistán, incluidos Spin Boldak e Islam Qala, que se encuentran, respectivamente, en las fronteras con Pakistán e Irán. Los soldados afganos y los refugiados también han huido a los vecinos Pakistán, Uzbekistán y Tayikistán.

Varios de los pasos fronterizos capturados incluyen importantes instalaciones aduaneras, lo que proporciona a los Talibán fuentes adicionales de ingresos. Pero tal vez sea tan importante como el dinero que pueda generar el control de estos puestos es la legitimidad de facto que podría dar a los Talibán.

Se ha reavivado el debate sobre la integración regional, impulsado por los vecinos de Afganistán, Uzbekistán y Pakistán. Pero la política regional hacia Afganistán se guiará por intereses más estrechos y fundamentales: garantizar la seguridad de las fronteras, la protección de los grupos de parientes o afines y la libre circulación de mercancías, al mismo tiempo que se minimiza la afluencia de refugiados. Como resultado, los vecinos de Afganistán no tendrán más remedio que involucrar a los Talibán como autoridades de facto al otro lado de la frontera. 

La conquista por parte de los Talibán de muchos pasos fronterizos afganos refleja una agudeza estratégica que ha ido madurando hasta cierto punto. El anexo del acuerdo de Doha firmado con Washington prohíbe presuntamente que el grupo intente tomar las capitales de provincia durante la retirada de Estados Unidos. Pero la toma de los pasos fronterizos proporciona un método alternativo para que los Talibán afirmen un estatus similar al de un Estado, ganen influencia política y diplomática sobre el gobierno de Kabul y, al mismo tiempo, preserven el acuerdo con Estados Unidos.

La carrera de los Talibán hacia las fronteras tiene también una dimensión psicológica. Disminuye el prestigio del gobierno de Ghani, debilita su mandato y crea la percepción de que una toma de posesión talibán a nivel nacional es inevitable. Esto, por supuesto, tiene un impacto en la voluntad de las fuerzas de seguridad afganas locales y en los agentes de poder para continuar la lucha. Muchos están optando por retirarse o alinearse con los Talibán.

Los Talibán, que han seguido refiriéndose a sí mismos como el «Emirato Islámico de Afganistán» desde su expulsión tras el 11-S, actualmente controlan más del 50% de los centros de distrito de Afganistán, según el ejército estadounidense. Combinado con el control de las fronteras, esto significa que el emirato imaginado por los Talibán está una vez más cerca de la realidad, pero de ninguna manera es inevitable.

Evasivas de los vecinos de Afganistán

Los Estados de la región se sienten, como mínimo, incómodos con un Afganistán dominado por los Talibán. Pero es posible que, en última instancia, no tengan más remedio que involucrarse con quien sea el poder de facto al otro lado de la frontera. Siguen apoyando al gobierno afgano, pero están aumentando progresivamente su acercamiento a los Talibán.

Este mes, Irán organizó conversaciones entre los Talibán y elementos del gobierno de Kabul. Al mismo tiempo, los miembros de la milicia Fatemiyoun, dirigida por el Cuerpo de Guardias Revolucionarios Islámicos y compuesta por combatientes musulmanes chiíes afganos, siguen introduciéndose en Afganistán. Dado su número relativamente modesto, en el mejor de los casos pueden servir para resistir los avances de los Talibán en las regiones de etnia Hazara, predominantemente chiítas, en el centro de Afganistán.

Una declaración emitida por el Fatemiyoun en julio celebraba la «derrota» de Estados Unidos en Afganistán, al tiempo que hacía un llamamiento al diálogo intraafgano y a evitar una guerra sectaria, sugiriendo que el grupo y sus partidarios iraníes querrían explorar un entendimiento político con los Talibán que preservara la autonomía religiosa y los derechos políticos de los chiíes.

Irán, uno de los primeros defensores de la república post-talibán, ha proporcionado apoyo táctico al grupo militante durante muchos años como instrumento para debilitar a Estados Unidos e inducir su salida de la región. Al igual que Moscú, Teherán también podría considerar a los Talibán como un contrapeso al llamado Estado Islámico (ISIS, por sus siglas en inglés), que es más radical.

Pero la polifacética estrategia de Irán en Afganistán –deconstruida meticulosamente por el académico Barnett Rubin el año pasado- le da la flexibilidad necesaria para recalibrar sus asociaciones tácticas. Ha cultivado activos dentro de los Talibán y mantiene relaciones históricas con los chiíes antitalibanes y con los agentes de poder de habla persa. A medida que Estados Unidos complete su salida, Irán podría inclinarse más hacia la resistencia antitalibán o profundizar su compromiso con los Talibán. Su comportamiento dependerá de la fuerza de los Talibán y del trato que den a las minorías chiíes.

El vecino nororiental de Afganistán, Tayikistán, ha suavizado su caracterización de los Talibán, dejando de referirse a ellos como un grupo terrorista o extremista. Sin embargo, en respuesta a los recientes avances talibanes, Dushanbe ha realizado este mes las mayores maniobras militares de su historia y ha desplegado 20.000 reservistas en la frontera. Tayikistán dice estar preparado para acoger a más de 100.000 refugiados. En agosto, organizará ejercicios militares trilaterales con Rusia y Uzbekistán.

Moscú, que ha acogido a numerosas delegaciones talibanes, diálogos intraafganos y conversaciones multipartidistas sobre Afganistán, también ayudará a construir un puesto defensivo en la frontera de Tayikistán con Afganistán. La mayor base militar rusa en suelo extranjero está en Tayikistán. Moscú se ha mostrado partidario de la retirada militar de Estados Unidos de la región, pero hay indicios de que podría haber empezado a suavizar su postura, al parecer ofreciendo a Estados Unidos acceso a las bases regionales con fines limitados de inteligencia.

El desarrollo de la situación en Afganistán ha proporcionado a Uzbekistán tanto oportunidades como riesgos. Bajo la presidencia de Shavkat Mirziyoyev, Tashkent ha tratado de abrirse a la región y establecer relaciones con Estados Unidos. En la búsqueda de ambos objetivos, ha recibido a delegaciones de los Talibanes y se ha ofrecido a albergar conversaciones intra-afganas. Uzbekistán también se está posicionando agresivamente como un ancla para el comercio regional, pero la paz en Afganistán es un requisito previo para un comercio económico significativo con el sur de Asia.

Este mes, Turkmenistán recibió discretamente a una delegación de los Talibanes y reforzó su presencia militar en la frontera con Afganistán. Se trata de la segunda visita de funcionarios talibanes este año. En la visita anterior, el grupo insurgente afirmó su apoyo a los proyectos de conectividad regional, incluido el gasoducto Turkmenistán-Afganistán-Pakistán-India.

Turkmenistán, al igual que Uzbekistán y Tayikistán, puede estar influenciado por el trato que los Talibán dan a sus parientes étnicos. Pero la composición de los Talibán en el norte de Afganistán está adoptando una forma multiétnica. Esto podría mitigar la preocupación por el destino de las minorías no pashtunes en Afganistán.

Las relaciones entre Islamabad y Kabul siguen deteriorándose. Pakistán es uno de los muchos actores que han intentado salvar las nacientes conversaciones intraafganas. Sus intentos de convocar una reunión de todos los afganos en Islamabad parecen haber sido frustrados por Kabul.

Pero un atentado terrorista contra trabajadores chinos en el norte de Pakistán este mes ha renovado el sentido de urgencia con el que Pekín e Islamabad ven la necesidad de una solución negociada en Afganistán. Tras los atentados, Pekín e Islamabad han pedido un «alto al fuego completo» y, según el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores chino, «han decidido llevar a cabo una acción conjunta sobre la cuestión afgana en un intento de evitar que Afganistán caiga en una guerra civil a gran escala». El miércoles 28 de julio, el ministro de Asuntos Exteriores chino, Wang Yi, recibió a una delegación de alto nivel de los Talibán, una medida que algunos consideran un juego de poder por parte de Pekín o un respaldo a los Talibán. En realidad, la visita refleja la creciente ansiedad de Pekín por el vacío de seguridad en Afganistán tras la retirada de Estados Unidos. De manera reveladora, Pekín reiteró su esperanza de que los Talibán corten por completo las relaciones con los grupos terroristas.

China y Pakistán consideran que la retirada de Estados Unidos es precipitada. Al igual que Irán, buscan una salida de Estados Unidos de la región, pero sólo después de que se haya alcanzado un acuerdo político de amplia base.

La relación de Pakistán con los Talibán afganos se ha complicado desde finales de la década de 2000 con la aparición de los Talibán paquistaníes antiestatales y la creciente independencia de los Talibán afganos. La insurgencia afgana proporciona a Islamabad un contrapeso a un gobierno en Kabul que considera hostil, pero la relación ya no se ajusta a la categorización de patrón-proxy. De hecho, las cosas han cambiado. Son los Talibán afganos los que tienen «profundidad estratégica» en Pakistán, tanto física como ideológicamente. El jefe del ejército pakistaní, el general Qamar Javed Bajwa, dijo recientemente en una reunión de parlamentarios que los Talibán afganos y pakistaníes son «dos caras de la misma moneda». Una victoria de los Talibán envalentonará a los defensores del talibanismo en Pakistán.

Además de debilitar la influencia india en Afganistán, Pakistán necesitará a los Talibanes afganos para contrarrestar al ISIS y mantener a raya a los Talibanes pakistaníes y a Al Qaeda. No está claro si los Talibán tienen realmente la voluntad de hacer esto último.

La inteligencia pakistaní ha presionado en ocasiones a los Talibán afganos para que se sienten a la mesa de negociación. Sin embargo, aunque Islamabad ha ampliado sus contactos diplomáticos con las fuerzas políticas antitalibanes en Afganistán, puede sentir que no puede permitirse ir en contra de una fuerza que, en palabras de un alto funcionario militar estadounidense, tiene el «ímpetu estratégico» en Afganistán.

¿Una victoria efímera de los Talibán?

En combinación con sus ganancias territoriales, el tratamiento como actor soberano de facto impulsará a los Talibán frente a otras entidades afganas, al igual que el acuerdo entre Estados Unidos y los Talibán. Dado que los Talibán afganos están creando sus propios asuntos sobre el terreno a su antojo, si se produce una reconciliación en Afganistán, es probable que se produzca en los términos de los Talibán.

Un futuro estado afgano, si es que hay uno cohesionado, puede acabar pareciéndose más a un emirato que a la república actual. Pero los gobiernos y organizaciones donantes tienen la opción de no proporcionar ayuda no humanitaria a un Afganistán gobernado por los Talibán. Y es poco probable que financien a un gobierno que prohíbe a las niñas ir a la escuela y a las mujeres trabajar.

La negativa de los Talibán a permitir que Turquía mantenga el mando de la seguridad del aeropuerto de Kabul también podría provocar el cierre de las embajadas extranjeras y la suspensión de sus respectivos programas de ayuda.

Los avances del grupo militante en el campo de batalla han obligado a los Estados regionales y a las potencias mundiales a aceptarlo tácitamente. Pero si los Talibán buscan una victoria total en el campo de batalla y la reimposición por la fuerza de un régimen talibán no reconstruido, se encontrarán con que los vecinos de Afganistán endurecerán las defensas a lo largo de sus fronteras.

De hecho, los Talibán pueden acabar consiguiendo su emirato, pero será un emirato amurallado, cerrado al mundo. Su longevidad será cuestionable, ya que los Talibán encontrarán difícil mantener el territorio mientras luchan por la experiencia y los recursos para gobernar el país más pobre de Asia.

[Se prohíbe expresamente la reproducción total o parcial, por cualquier medio, del contenido de esta web sin autorización expresa y por escrito de El Intérprete Digital]

Arif Rafiq es Magíster en Estudios Árabes por la Universidad de Georgetown y actualmente se desempeña como presidente de Vizier Consulting LLC. Es un académico no permanente del Middle East Institute. 

N.d.T.: El artículo original fue publicado por Middle East Institute el 29 de julio de 2021.