La ley israelí que sentó las bases para la toma total de la Palestina histórica

Por Nadia Ben-Youssef para Institute for Palestine Studies

Soldados israelíes en territorio palestino. [Justin McIntosh/ Creative commons]

Los redactores de la última ley constitucional “Israel, el Estado-nación del Pueblo Judío” fueron definitivamente envalentonados por la ola global de política racista de derecha. Con esta ley, la Knesset [Parlamento] admite con orgullo lo que muchos de los partidarios de Israel estuvieron desesperados por ocultar, o al menos endulzar: Israel nunca fue un Estado para todos sus ciudadanos y siempre fue un proyecto colonial de colonos que busca apoderarse de la máxima cantidad de tierra palestina con la menor cantidad de palestinos, y garantizar permanentemente privilegios al pueblo judío sobre otros en esa tierra.

[Se prohíbe expresamente la reproducción total o parcial, por cualquier medio, del contenido de esta web sin autorización expresa y por escrito de El Intérprete Digital]

La Ley Fundamental reserva la autodeterminación nacional exclusivamente para el pueblo judío y hace que la inmigración y la vivienda sean valores nacionales discriminatorios. Sin embargo, lo que se omite —especialmente por falta de fronteras geográficas— es al menos tan relevante como lo que se admite: al situar la Ley Fundamental recientemente adoptada dentro de la legislación, de la práctica y de la política israelíes existentes y propuestas, emerge la consagración de una visión de un Estado exclusivamente judío en toda la Palestina histórica.

Desde el principio, mientras se llevaban a cabo las negociaciones entre las élites blancas europeas para entregar Palestina, los benefactores de la tierra que iba a ser robada se opusieron rotundamente a una discusión sobre las fronteras. Incluso después de que los colonizadores sionistas declararon la victoria tras la conquista inicial de la mayor parte de la tierra palestina en 1948, su liderazgo se negó a reconocer los límites de su nuevo Estado de Israel. Pinhas Rosen, quien se convertiría en el primer Ministro de Justicia de Israel, fue desautorizado cuando sugirió a David Ben-Gurion que el Estado demarca sus fronteras en su Declaración de Independencia de 1948:

—Rosen: “Está la cuestión de las fronteras y no se puede ignorar”.

—Ben-Gurion: “Todo es posible. Si decidimos aquí que no se mencionan las fronteras, entonces no las mencionaremos. Nada es a priori”.

—Rosen: “No es a priori, pero es una cuestión legal”.

—Ben-Gurion: “La ley es lo que la gente determina”. [1]

De hecho, la ley no es un instrumento de justicia, sino una herramienta utilizada por los poderosos para servir a sus intereses. Ben-Gurion era, como lo fueron a menudo los colonizadores, refrescantemente honesto. Y mientras que los años intermedios de la política israelí estuvieron marcados por una vidriera brillantemente ejecutada, la Knesset israelí simplemente abrió el telón y devolvió a Israel a sus raíces. El texto de la ley es explícito, y lo que no se dice también es revelador: no se menciona Palestina, la historia palestina, los palestinos o los árabes; ninguna mención de igualdad, democracia o derechos humanos para todos; y significativamente, no hay ninguna mención a las fronteras.

Si bien la ausencia de fronteras podría parecer sugerir que la ambición expansionista de los primeros sionistas aún no se ha realizado, la demarcación en realidad se omite porque ya no es necesario articular dónde termina el Estado soberano de Israel. Los hechos sobre el terreno y la legislación de apoyo hablan por sí mismos.

El artículo de apertura de la Ley Fundamental hace un guiño a la solución imaginaria de dos Estados al pretender hacer una distinción entre Eretz Israel (la Tierra de Israel o Palestina histórica) y el Estado de Israel (presumiblemente tierra dentro de la «Línea Verde» de 1967 y cualquier tierra palestina ya anexada como Jerusalén Oriental). Sin embargo, la propia ley desdibuja la línea. Por ejemplo, el artículo nº 3 declara “una Jerusalén más grande y unida” es la capital de Israel, reafirmando la anexión ilegal de Jerusalén Este. Y el artículo nº 7 respalda casualmente la ‘judaización’ o la promoción de asentamientos sólo para judíos. Los partidarios de la ley se apresuraron a interpretar que el artículo nº 7 se aplica sólo a áreas dentro de la Línea Verde, aunque nada dentro de la ley en sí o en la política de ningún gobierno israelí sugeriría tal limitación. La lectura de la nueva Ley Fundamental junto con más de veinte “Leyes de Anexión” propuestas en la Knesset en los últimos tres años descubre el andamiaje legal para la colonización completa de la Palestina histórica que ya está en vigor.

Estas leyes de anexión se encuentran en diversas etapas del proceso legislativo, pero todas crean las condiciones para la confiscación de facto de tierras palestinas privadas en la Cisjordania ocupada mediante la aplicación de la legislación nacional israelí a las zonas dentro y alrededor de los asentamientos israelíes ilegales. El mismo método se utilizó para anexar ilegalmente Jerusalén Este y los Altos del Golán sirio a Israel en 1967. En respuesta a una petición de la Corte Suprema de Adalah en relación con la “ley de regularización de asentamientos” —la más atroz de estas leyes de anexión— el Gobierno israelí declaró claramente: el asentamiento judío en Cisjordania consuma los valores del sionismo; y la Knesset israelí, que no está sujeta al derecho internacional, es la fuente de autoridad en el territorio palestino ocupado. Ante su Corte Suprema, el Gobierno israelí se definió a sí mismo como el soberano en los asentamientos de Cisjordania, lo que significa que solo existe un régimen legal operando en ambos lados de la Línea Verde —en todo Eretz Israel. La semana pasada, la Knesset consagró la supremacía judía como el valor constitucional absoluto de este régimen legal, al tiempo que eliminó definitivamente la posibilidad de autodeterminación palestina en cualquier lugar de todo ese espacio geográfico, desde el río Jordán hasta el mar Mediterráneo.

Por lo tanto, la nueva Ley Fundamental señala el final de cualquier proyecto nacional palestino prospectivo, mientras dure esta nueva era de racismo descarado y legalizado. Por tanto, esta ley tiene graves consecuencias para los palestinos y otros ciudadanos o residentes no judíos que se encuentran actualmente bajo control israelí. Con la judaización como valor nacional, el gobierno israelí podría justificar el traslado forzoso de poblaciones, y, con la discriminación consagrada, las personas no judías tienen formas limitadas de desafiar el acceso desigual a la tierra, a la vivienda o a los recursos estatales.

Codificar el mito de la jerarquía humana es mortal —cuando los Estados elevan a un grupo de personas como más valioso, otros se deshumanizan y sus propias vidas se ven amenazadas. Al mismo tiempo, al (re)afirmar y constitucionalizar explícitamente este mito, la Knesset israelí también aclaró la raíz del problema. Y cuando se comprende la raíz del problema, también se comprende la solución. La alternativa a este presente colonial y supremacista es un futuro descolonizado de igualdad de derechos para todos. Si bien el colonialismo de ocupación colonial es un juego de suma cero, la descolonización no lo es. Los supremacistas insisten en que solo un grupo de personas merece la libertad; la igualdad significa que todos lo merecemos.

[Se prohíbe expresamente la reproducción total o parcial, por cualquier medio, del contenido de esta web sin autorización expresa y por escrito de El Intérprete Digital]

Nadia Ben-Youssef es miembro del Colegio de Abogados del Estado de Nueva York, tiene un B.A. en Sociología de la Universidad de Princeton y un J.D. de la Facultad de Derecho de Boston College. Es la directora de defensa del Centro de Derechos Constitucionales. 

N.d.T.: El artículo original fue publicado por Institute for Palestine Studies el 28 de julio de 2018.

REFERENCIAS: 

[1] Tom Segev. 1949, The First Israelis, Picador: 1988. p. xviii