Encarcelado, Barghouti tiene la llave del futuro de Fatah