Irán e Irak: La búsqueda del equilibrio en las relaciones bilaterales

Por Hameed Ridha Al Ibrahimi para Al Bayan Center for Planning and Studies

“Mapa de responsabilidad de mandó central”. [Creative Commons]

Al describir el status quo de las relaciones entre Irán e Irak y los desafíos y oportunidades que enfrentan los dos países, se puede decir que ambos tienen muchos puntos estratégicos comunes. Si llegan a una etapa determinada, pueden convertirse en socios estratégicos. Sin embargo, ambos presentan muchas diferencias. Esto podría llevarlos a una guerra total si no se resuelve lógicamente adhiriéndose a los principios políticos y siguiendo el derecho internacional, teniendo en cuenta una amplia participación regional.

[Se prohíbe expresamente la reproducción total o parcial, por cualquier medio, del contenido de esta web sin autorización expresa y por escrito de El Intérprete Digital]

Las características comunes entre los dos países se pueden describir pero no se limitan a: religión, turismo religioso, fronteras compartidas largas, capacidades económicas bilaterales, seguridad regional, etc. Sin embargo, uno puede centrarse en un número limitado de ellos.

Los chiítas representan más del 60% de la población de Irak, que es el segundo país chiíta más grande en términos de población después de Irán. Además, en el tiempo del Gran Ayatolá Sayyid Ali al-Sistani -la autoridad suprema-, Najaf está lejos de la conexión gubernamental. Sin embargo, el seminario de Najaf es la principal referencia para todos los chiítas en el mundo.

La mayoría predominante de chiítas en ambos países podría constituir una plataforma muy adecuada para el intercambio cultural. Sin embargo, si no se pueden contener los desafíos geopolíticos y regionales entre los dos países, el chiísmo no controlaría las tensiones potenciales entre ambos. Por ejemplo, si consideramos la guerra Irán-Irak se considera la mayor masacre de los chiítas en la época actual, el conflicto fue testigo de un enfrentamiento entre dos frentes de esta comunidad en ambos lados, representado por el brutal conflicto en el este de Basora en 1986 y 1987.

No obstante, la capacidad potencial de ambas partes para exportar alimentos, derivados del petróleo y su cooperación técnica y cultural, son esferas esenciales comunes a ambas partes, y no es necesario aclarar su importancia.

Por otra parte, algunas cuestiones pueden conducir a problemas crecientes entre los dos países. El más apremiante es la disputa fronteriza de Shatt al-Arab. Irak tiene un gran potencial en materia de energía y necesita desesperadamente agua libre para el transporte, pero su acceso a esta zona es mínimo, principalmente debido a impedimentos jurídicos. 

Desde principios del siglo XX hasta el final de la Guerra de los Ocho Años, Irán e Irak pasaron por períodos de agitación en sus fronteras de agua. Las actitudes de los funcionarios iraquíes en la era posterior a Sadam demuestran que esta cuestión sigue sin resolverse. A este respecto, en este documento presentaremos propuestas sobre cómo resolver este dilema.

Otra cuestión que plantea conflictos entre los dos países es cómo Irán trata con el gobierno central y la estabilidad política en Irak. En las últimas dos décadas, la política exterior iraní hacia su país vecino, particularmente después de la expulsión de Saddam Hussein, ha tratado con diferentes gobiernos iraquíes y actores políticos extranjeros. Este asunto no se limita a Irak, pero Irán ya ha estado involucrado en Líbano, Yemen y Palestina. Hay muchos grupos armados en estos países, y no son responsables ante los gobiernos centrales. En algunos casos, como la caída de Gaza o Sanaa, esos grupos buscaron derrocar al gobierno oficial. 

El enfoque de Irán hacia el gobierno central no era consistente, pero fluctuaba. Durante el período de ISIS en Irak, Irán trabajó para ayudar al gobierno central y preservar la integridad territorial de Irak.

Sin embargo, en cuanto a las relaciones exteriores y el control de las fuerzas armadas ilegales, Irán ha hecho exactamente lo contrario, ya que Teherán se ha convertido en el patrocinio de grupos semilegales. El enfoque iraní al tratar con el gobierno central iraquí se basa enteramente en el cumplimiento de los intereses iraníes. Siempre que Irán considere que la estabilidad de Irak llevará a fortalecer sus relaciones con el mundo árabe y occidental, recurrirá a la fuerza para desestabilizar la situación. Esta cuestión ha sido documentada por muchas declaraciones expresadas por todos los funcionarios iraquíes en las que se pide que Irak no se convierta en un escenario para los asentamientos regionales. Las fuerzas chiítas también estaban divididas. Las facciones chiítas que formaban las Fuerzas de Movilización Popular (PMF) tenían posiciones diferentes. La PMF está actualmente dividida en tres facciones diferentes, tradicionales, pro- iraníes y autoritarias.

La facción tradicional incluye a Saraya al-Salam y Badr, entre otros. A pesar del deseo de distanciarse de los Estados Unidos, han mantenido relaciones relativamente estrechas con Irán. Esta facción crítica las armas incontroladas en Irak y hace hincapié en el fortalecimiento de la autoridad del gobierno central. También quiere mejorar las relaciones con los países árabes mientras esta facción se da cuenta de que las continuas provocaciones de las facciones rebeldes podrían preocupar a los vecinos y, en consecuencia, aislar a Irak. 

Por lo tanto, estas fuerzas son conscientes de la importancia de los países de la región para mantener el equilibrio interno de Irak. La facción pro-iraní incluye a Kataib Hezbollah, Asaib Ahl al-Haq, al-Nujaba y otros. Esta facción es una fuerza armada no estatal y no sigue a los dirigentes de las PMF. Estos grupos armados operan independientemente y sin el permiso del gobierno iraquí en Siria, y podríamos decir que forman las “facciones de habla árabe de la Fuerza Quds en Irak.”

Estas facciones crearon sub-movimientos con nombres diferentes como Rab’ Allah, Ashab Alkahf, y otros para reducir el costo esperado de los ataques contra las fuerzas estadounidenses en Irak. Estas facciones están oficialmente en guerra contra el gobierno central y la embajada de Estados Unidos en Bagdad. Finalmente, la facción autorizada (Marjaiya) sigue al gobierno y no se considera cercana a Irán. Esta facción sigue al Primer Ministro iraquí, Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas.

Soluciones propuestas

En cuanto a la estabilidad de las fronteras, es esencial señalar que Irak, a pesar de los cambios en sus diversos gobiernos y el surgimiento de nuevas fuerzas políticas, no acepta el acuerdo sobre las fronteras del Chatt al-Arab. A este respecto, el Gobierno iraquí debe darse cuenta de que la firma del acuerdo de 1975 en Argelia se produjo debido a un relativo equilibrio de poder entre los dos países en una situación en la que el Irak era el más fuerte. 

Irak no ha sido capaz de cambiar la situación ni siquiera cuando Irán estaba en las condiciones más vulnerables y débiles en 1988, donde Saddam -a pesar de su gran apuesta política- se vio obligado a adherirse a los términos de ese acuerdo. Por otra parte, Irak debe centrarse en una cuestión clave: ¿Qué quiere Irak del Shatt al-Arab? Si este está buscando un método para garantizar el transporte de energía y mercancías a través de este puerto, ya sea con o sin el acuerdo de 1975, debe llegar a acuerdos detallados y duraderos con Irán a este respecto. Irak no puede basarse únicamente en las disposiciones del acuerdo de 1975 ni siquiera en ningún otro acuerdo. Los problemas bilaterales sólo pueden resolverse si ambas partes se adhieren a los términos establecidos en el acuerdo.

Los comités estipulados en el texto de ese acuerdo deben reactivarse, y ambas partes deben adoptar las medidas necesarias para los proyectos de reconstrucción y desarrollo en el Shatt al-Arab. El auge económico a ambos lados del Chatt al-Arab es vital para mantener la seguridad en la región. Además, la destrucción de ambas partes durante la Guerra de los Ocho Años hace que vean una solución militar en esta región como un último recurso en el conflicto. El establecimiento de zonas de libre comercio en la zona y, en última instancia, proyectos económicos y comerciales locales conjuntos crearán una asociación y una interdependencia económica en interés de ambas partes. Esto facilitará los problemas técnicos y mejorará la seguridad permanente en las fronteras meridionales de ambos países.

En cuanto a las cuestiones relacionadas con las relaciones políticas, cada uno de Irán, los Estados Unidos y los países de la región tienen sus propias preocupaciones sobre la política exterior iraquí debido a los acontecimientos de los años ochenta y noventa. En este contexto, cabe señalar que, a diferencia del decenio de 1980, Irak goza hoy de una estructura política pluralista y de un poder democrático sin precedentes. Al mismo tiempo, el espectro político iraquí se ha comprometido a mantener un alto nivel de relaciones políticas con Irán y a restablecer los vínculos con los países árabes. Esto se puede ver a través del discurso político oficial de todas estas corrientes y fuerzas. Mientras tanto, Irán debe abstenerse firmemente de debilitar el gobierno central iraquí mientras mantiene buenas relaciones junto al espectro político. La continua desestabilización de la soberanía oficial iraquí convertirá a las partes optimistas o vacilantes (incluso a las chiítas) en potencias que ven a Irán como un obstáculo para el desarrollo y la estabilidad en Irak y las llevará a buscar una alianza con el mundo árabe y global contra Irán. Esta visión negativa de Teherán se ha intensificado desde las protestas de octubre de 2019, y hoy forma una visión política robusta en Irak. Esto sucede a pesar de que la presencia militar occidental en el país alcanzó sus niveles más bajos en la era post-EIIL, pero se formaron muchos grupos armados proiraníes.

La persistencia de la idea de que cualquier reducción en el papel militar de Estados Unidos llevará al fortalecimiento del poder de Irán en Irak llevará rápidamente a las autoridades locales y regionales a aumentar su movimiento al alentar a Estados Unidos a desempeñar un papel más significativo. Junto con las partes regionales, Irán debe convenir en garantizar la no injerencia en los asuntos iraquíes fuera del marco oficial, alentando a las fuerzas políticas iraquíes a formar la política exterior del país de conformidad con las normas generales y el interés nacional de Irak. Por otra parte, el Estado iraquí debe darse cuenta de que, a diferencia del caso libanés, que es testigo de la existencia de Hezbolá como la fuerza militar más poderosa, y en contraste con el caso yemení, donde los hutíes controlan la capital, los grupos paramilitares en Irak son mucho más pequeños que el ejército oficial. Además, estos grupos no controlan ciertas tierras, por lo que deben ser tratados estrictamente para evitar la continuación de los asesinatos y la intimidación. Por supuesto, la respuesta del gobierno iraquí a estos grupos influirá significativamente en cómo Teherán lidia con Bagdad.

Pero hay otro punto crítico en la forma en que Irán trata con Irak, que es el Kurdistán iraquí. Todos los partidos políticos iraquíes, incluso los iraníes, están de acuerdo en la amenaza que la región kurda representa para la seguridad de Irak e Irán juntos.

El Gobierno Regional del Kurdistán se ve en una relación temporal con la soberanía iraquí. No dudará en aprovechar cualquier oportunidad para romper esta relación y desprenderse de ella. Por otro lado, la región del Kurdistán mantiene relaciones positivas con Turquía a pesar de la tensión con grupos como el PKK.

Esta situación compleja se puede resolver haciendo hincapié en varios puntos. La primera es la necesidad de que el gobierno iraquí tenga control legal sobre todos sus territorios a través del control del gobierno federal de los cruces fronterizos. Debido a sus tensiones con Turquía, Irán puede utilizar los grupos del PKK y algunas facciones de la PMF en el norte de Irak, lo que no es aceptable para Bagdad. El uso continuado por parte de Irán de grupos paramilitares activos en Irak para promover sus políticas regionales conducirá en última instancia (en este caso, por ejemplo) a la intervención turca y a tensiones regionales de amplio alcance. En este punto, el gobierno no debe mostrar ninguna indulgencia o restricción con la presencia militar de estos grupos rebeldes.

En la actualidad, se puede decir que Irán carece de una evaluación correcta y equilibrada de lo que podría satisfacer el espectro político iraquí a través de su política exterior. La carga de persuadir al Irán para que ajuste sus políticas recae sobre los partidos políticos, el espectro y las figuras de alto perfil en Irak. Además, gran parte de la evaluación iraní de Irak se basa en el papel de las fuerzas militares iraquíes sobre el terreno.

[Se prohíbe expresamente la reproducción total o parcial, por cualquier medio, del contenido de esta web sin autorización expresa y por escrito de El Intérprete Digital]

Hameed Ridha Al Ibrahimi es especialista en temas de Medio Oriente y Derechos Humanos.

N.d.T.: Él artículo original fue publicado por Al Brayan Center él 26 de abril de 2021.