La estrategia de EEUU para potenciar su ‘influencia moderada’ en Irak

Por Hamid Khoshayand para Strategic Council on Foreign Relations

Barack Obama llega al aeropuerto internacional de Bagdad el 7 de abril de 2009. [Staff Sgt. Amanda Currier, USA/Wikimedia Commons]

En los últimos años, los estadounidenses han concebido y aplicado numerosos programas y medidas para ampliar y profundizar su «influencia de software» en Irak. El hecho de que el gobierno estadounidense, en la nueva ronda de «conversaciones sobre seguridad» con Bagdad el pasado verano, planteara cuestiones culturales y educativas, y temas relacionados con la juventud y las familias, y las describiera como una de las conversaciones clave sobre seguridad con Irak, sugiere que la administración estadounidense está ampliando su «influencia blanda y cultural» en Irak en paralelo a la reducción o gestión de su presencia militar y de hardware. 

[Se prohíbe expresamente la reproducción total o parcial, por cualquier medio, del contenido de esta web sin autorización expresa y por escrito de El Intérprete Digital]

¿Por qué Estados Unidos está ampliando su “soft power” en Irak?

Con las estrategias militares de Estados Unidos en la post ocupación de Irak llegando a un callejón sin salida, el gobierno estadounidense se ha puesto en los últimos años en la senda de potenciar su poder blando (soft power)en Irak con el apoyo de sus aliados estratégicos con el objetivo de asegurar sus intereses y promover los llamados valores e identidad estadounidenses. 

Como el ex gobierno de los Estados Unidos había anunciado varias veces, a pesar de gastar siete billones de dólares en Irak y la región, los funcionarios de la Casa Blanca (incluso en los niveles más altos) se ven obligados a aterrizar en Irak en aviones clandestinos y oscuros. Estos problemas y, por supuesto, las estrategias militares ineficaces y costosas de Estados Unidos han animado a la Casa Blanca a prestar más atención que antes a las dimensiones de su poder blando en Irak. Dada la importancia del tema, la historia del poder blando de Estados Unidos en Irak y los casos importantes de expansión y profundización de la infraestructura cultural estadounidense en Irak se describirán en este escrito.

Dada la importancia de la cuestión, en este escrito se expondrá la historia del soft power de Estados Unidos en Irak y casos importantes de la expansión y profundización de la infraestructura cultural estadounidense en Irak.

La historia de la “influencia moderada” de Estados Unidos en Irak

Una mirada rápida a los documentos políticos y a los estudios de campo sugieren que el gobierno estadounidense, en los últimos 20 años e incluso antes de la deposición de Saddam, y precisamente a partir de 1998 y después de la Intifada de Shabaniyah (que representaba un modelo menor de Revolución Islámica en Irak que sería reprimida por Sadam), ha llegado a la conclusión de que había que sustituir en Irak un régimen más fuerte que el de Saddam para ayudar a frenar la expansión de la Revolución Islámica. 

Los estadounidenses estimaron que la opinión pública iraquí no apoyaba a Saddam Hussein; esto, se hizo realidad, y el régimen de Saddam fue derrocado con la menor resistencia pública en 2003 cuando fue ocupado. Tras el derrocamiento, el gobierno estadounidense, en paralelo a las estrategias militares, puso en marcha dos etapas de «construcción del Estado» (2003-2008) y «construcción de la nación» (desde 2008) para ampliar su influencia en Iraq y ocupar sus recursos económicos. Idearon muchos escenarios para realizar este objetivo. Sin embargo, lo que es significativo en este caso, y debe ser atendido seriamente, es la profunda influencia blanda de Estados Unidos en el pueblo y las élites de Irak.

El establecimiento de organizaciones no gubernamentales en Irak

La creación de organizaciones no gubernamentales en Irak fue una de las principales estrategias de Estados Unidos para ampliar su influencia en Irak. En lo que respecta a la creación de organizaciones no gubernamentales en Irak, dos institutos estadounidenses, a saber, la Fundación Nacional para la Democracia (NED, por sus siglas en inglés) y la USED, que aparentemente se consideran institutos no estatales en Estados Unidos, pero que están bajo el control del Consejo Supremo de Seguridad Nacional de Estados Unidos, han realizado numerosas actividades en Irak. 

Por ejemplo, la NED había destacado en su informe financiero de 2015 que había ayudado a establecer 1950 ONG en Iraq y que estas ONG habían recibido unos 190 millones de dólares de la NED. A este respecto, la NED dijo en su informe de 2014 que había contribuido con más de cinco millones de dólares a las ONG de Irak.

Una de este tipo de ONG se ha creado en Basora bajo la dirección de una fiel chiíta llamada Fatimah al Bahadori. Esta ONG está relacionada con Estados Unidos y ha recibido numerosas contribuciones de los institutos estadounidenses. Las actividades y la infiltración de esta ONG en Irak están aumentando tanto que los jóvenes iraquíes, incluso los religiosos, y algunos funcionarios iraquíes posan orgullosos para una foto con ella tras asistir a sus reuniones. Esta señora goza de gran influencia en Irak. 

Este instituto iraquí ha sido un modelo exitoso de ONG en línea con los intereses de Estados Unidos con el apoyo de los institutos estadounidenses. Por ejemplo, durante los disturbios de 2019 en Irak, un vídeo se hizo viral y mostraba a una señora, sin cubrirse la cabeza, golpeándose a sí misma en la cabeza, gritando «¡han matado a mi hijo! Mientras tanto, otra señora, con hijab, se acerca, se solidariza con ella y le dice: «no llores tenemos que resistir». 

Es interesante que un examen minucioso haya revelado que la señora que afirmaba que habían matado a su hijo nunca se ha casado y ha sido soltera y, de hecho, ha sido la directora financiera de una ONG dirigida por la señora al Bahadori en Basora. Y esa señora con hijab era una agente y líder de disturbios en Diwaniyah que se encargaba de organizar disturbios y convocar protestas.

Promoción de la homosexualidad en ciudades religiosas de Irak

Otra de las medidas blandas adoptadas por el gobierno estadounidense para ampliar su influencia blanda en Irak ha sido la promoción y difusión de la homosexualidad en las ciudades iraquíes, especialmente en las religiosas. Un instituto holandés, Divous, está llevando a cabo actividades en Irak en consonancia con los escenarios de guerra blanda y de supresión de identidad del gobierno estadounidense para promover la homosexualidad y animar a las personas religiosas a ignorar y hacer caso omiso de sus creencias. 

Este instituto ha establecido filiales en las ciudades de mayoría chiíta de Irak, como Nayaf, Karbala y Dhiqar, para promover la «igualdad de los derechos de hombres y mujeres». Estas actividades han sido perjudiciales. En un informe, este instituto afirmó que ha creado unas 15 casas de seguridad para personas homosexuales en Nayaf y Karbala. Esto demuestra muy bien que los escenarios estadounidenses y occidentales para las ONG de la red están muy arraigados y se aplican de manera radical.

Iniciativas relacionadas a la creación de élites 

El instituto IED, establecido por la CIA en Irak, ha emprendido numerosas iniciativas desde 2002 para infiltrarse entre las élites iraquíes, así como entre los estudiantes universitarios y los académicos. Desde 2002, este instituto ha ofrecido más de 12.000 becas, por valor de 11 millones de dólares, a estudiantes iraquíes para que estudien en universidades estadounidenses. Es una cifra importante.  Los vuelos semanales gratuitos a EE.UU. para la visita de jóvenes y talentos iraquíes a las universidades estadounidenses fueron otros de los programas implementados por el instituto IED, que ha formado a unos 105.000 gerentes y directores iraquíes de alto y bajo nivel durante 2007 y 2010. 

La infiltración en la organización presupuestaria y de planificación de Irak con el objetivo de la descentralización y la prevención de la formación de un gobierno poderoso y fuerte han sido algunas de las agendas ocultas de este instituto.

Además, otro instituto estadounidense llamado Lolet se ha dedicado a atraer a las élites iraquíes, ya que se ha encargado de impartir cursos de formación para los futuros empleados del gobierno iraquí. Este grupo estadounidense también ha ideado y puesto en marcha programas especiales para los hijos de los altos funcionarios iraquíes, tanto en Irak como en Estados Unidos.

La creación de centros e institutos científicos, educativos y de investigación ha sido otro de los programas de Estados Unidos para ampliar su influencia blanda en Irak. La Universidad Americana de Bagdad, conocida como «la Americana», se inauguró el 4 de marzo de 2021. Es el ejemplo más reciente del proyecto de construcción de influencia estadounidense en Irak. Michal Molnix, el rector de la Universidad Americana de Bagdad, es un estadounidense que dijo una vez que «esta es una gran universidad y que me siento más como un alcalde de ciudad que como un rector mientras estoy aquí». 

Las ciencias políticas y la administración fueron las dos primeras carreras que se establecieron allí. Anteriormente, Estados Unidos había establecido universidades en Soleimaniyah, Irbil, Salahuddin y Dahook. Sin embargo, la Universidad Americana de Bagdad es la primera que ofrece cursos especializados en administración y ciencias humanas en la capital de Irak, con el fin de ampliar su influencia en el sistema de educación superior de ese país.

Conclusión

Lo evidente es que el gobierno estadounidense está activamente comprometido con la expansión de su influencia blanda en Irak. Separar a Irak de Irán y liberalizar al país con los valores estadounidenses son algunos de los objetivos más fundamentales. Para realizar estos objetivos, el gobierno estadounidense ha puesto en la agenda muchas medidas importantes estos años. En este sentido, cambiar el estilo de vida del pueblo de tribal a civil, controlar a las élites y a la juventud iraquí y formar a la próxima generación de líderes y funcionarios en el marco de las becas son las tres principales estrategias de la Casa Blanca en Irak.

[Se prohíbe expresamente la reproducción total o parcial, por cualquier medio, del contenido de esta web sin autorización expresa y por escrito de El Intérprete Digital]

Hamid Khoshayand es analista de asuntos internacionales del Strategic Council on Foreign Relations. 

N.d.T.: El artículo original fue publicado por Strategic Council on Foreign Relations el 23 de abril de 2021.