Errores estratégicos de la OTAN y de Estados Unidos en Afganistán

Por Strategic Council on Foreign Relations

El Teniente General Caldwell IV, comandante de la Misión de Adiestramiento de la OTAN en Afganistán, se reúne con el General Johns Jr., comandante del Mando de Movilidad Aérea. [Fuerza Aérea de EE.UU, Sarah Brown/Wikimedia Commons]

Un experto en Afganistán comentó sobre la obtención del poder de los Talibán como causa de los errores de desempeño y estratégicos cometidos por la OTAN y los Estados Unidos. “Con la concesión de legitimidad política a los Talibán, EEUU complicó la situación interna de Afganistán y puso en peligro la estabilidad y la seguridad de la región”, dijo.

[Se prohíbe expresamente la reproducción total o parcial, por cualquier medio, del contenido de esta web sin autorización expresa y por escrito de El Intérprete Digital]

Seyed Abbass Hosseini, en una entrevista concedida a la página web del Consejo Estratégico de Relaciones Exteriores, declaró que la OTAN en Afganistán estaba prácticamente bajo el mandato de Estados Unidos y señaló que, al retirar sus fuerzas militares de Afganistán, “la OTAN no desempeñó otro papel que el de seguir las decisiones tomadas por Estados Unidos”.

Afirmó que las disputas entre los miembros de la OTAN sobre el reparto de la carga y las responsabilidades de la guerra en Afganistán contribuyen a extender los enfrentamientos en el país. “Mientras que Estados Unidos y el Reino Unido se ocupaban generalmente del sur del país, otros miembros de la OTAN casi descansaban con seguridad en el norte de Afganistán. Pero desde 2012 la guerra y la inseguridad se han trasladado al norte del país”, aseguró..

El experto de Afganistán, continuó: «Aunque hay factores claros y otros más complejos detrás del proceso, el mismo tipo de disputas causó que la guerra se extendiera desde el sur a las regiones del norte y oeste del país, donde estaban Alemania, Francia y otros miembros de la OTAN».

Hosseini mencionó la concentración de cada estado miembro de la OTAN en una o máximo dos provincias, y contó la desintegración de la supervisión de las provincias como otra razón para impulsar la inseguridad en Afganistán. «Aunque los países extranjeros estaban bajo el paraguas de apoyo de la OTAN, en la práctica actuaban de forma independiente, separada y no coordinada. En los últimos 20 años, hemos asistido sobre todo a operaciones de huida y persecución contra los Talibán, en lugar de suprimirlos. Por eso, los Talibán utilizaron el enfoque descoordinado de los miembros de la OTAN y ganaron cada día más poder”.

«Una de las principales razones por las que los Talibán adquirieron poder en Afganistán fueron los errores estratégicos cometidos por las fuerzas estadounidenses y de la OTAN en el país. No tenían suficiente conocimiento de las estructuras étnicas y sociales de Afganistán, así como de los vínculos étnicos entre ellas. Por eso actuaron en la desintegración desde el punto de vista administrativo y militar”, añadió. “Los miembros de la OTAN se alegraron de que las llamas de la guerra no fueran arrastradas a las regiones bajo su control; y los Talibán, por tanto, consiguieron utilizar la desintegración y comprometer a diferentes regiones con sus operaciones militares”, destacó.

El investigador señaló las interacciones y los tratos de los miembros de la OTAN con los Talibán para frenar la extensión de los enfrentamientos a sus regiones controladas, como el soborno al Movimiento por parte de las fuerzas francesas. Aseguró que “incluso en 2010-2012, fuimos testigos de los tratos de las fuerzas británicas con los Talibán en los que transfirieron una o más ciudades a los Talibán”. “No sólo no ejercieron ninguna presión sobre los Talibán, sino que incluso los reconocieron”, subrayó.

Factores de poder de los Talibán hoy en día

Hosseini añadió que: «La falta de unidad en el liderazgo y el descontento de los países miembros de la OTAN por estar en Afganistán, hizo que tuvieran una presencia débil, simbólica y cosmética bajo la presión de los estadounidenses; las mismas razones que contribuyeron al empoderamiento de los Talibán».

Tras afirmar que la OTAN perseguía a EE.UU. en las negociaciones políticas y no mantenía conversaciones directas con los Talibán, sino que reconocía el acuerdo con éstos, dijo: “La repentina salida de las fuerzas de la OTAN de diferentes regiones de Afganistán se produjo sin ninguna responsabilidad ni coordinación con el gobierno del país, por lo que su miembros actuaron de forma más irresponsable que EE.UU. Incluso las fuerzas alemanas trasladaron la piedra monumental de las víctimas de la guerra en Afganistán en Mazar-e-Sharif, que pesaba unas 40 toneladas, en un avión militar”.

Hosseini describió la formación y el equipamiento de las fuerzas policiales y militares de Afganistán como débiles, corruptos, endebles y con muchas ineficacias, y declaró: «La OTAN en general, y Alemania en particular, actuaron sin éxito e ineficientemente en el proceso de equipamiento, formación y preparación de las fuerzas policiales. Por eso, el ejército afgano tuvo que desempeñar el papel de policía en la mayoría de las regiones”.

Habiendo criticado la medida de EE.UU. y la OTAN de desmantelar la anterior estructura militar de Afganistán y establecer una nueva, que estaba claramente en contradicción con la anterior, explicó: «Las medidas causaron la ineficacia del sistema de seguridad de Afganistán y crearon un gran vacío de seguridad que se manifestó con la aceleración del proceso de salida de EE.UU. y la OTAN de Afganistán. Aunque las fuerzas de seguridad de Afganistán son valientes y tienen coraje, la estructura ya construida es incapaz de dirigir, coordinar y llevar a cabo operaciones. Mientras tanto, el desarme de todas las fuerzas yihadistas, los muyahidines y las personas de rango han contribuido al empoderamiento de los Talibán.

Ineficiencia del equipo militar del gobierno de Afganistán        

Hosseini señaló la debilidad e ineficacia de los equipos militares proporcionados por la OTAN y los Estados Unidos a Afganistán, así como la escasez de capacidades y equipos militares defensivos, y añadió: «Este es el caso cuando los Talibán no tienen escasez de capacidades y equipos. Por eso tratan con el gobierno desde una posición superior».

El asesor se refirió a las intervenciones de EE.UU. y Europa en el sistema judicial de Afganistán, a las presiones y a la oposición a la práctica de la justicia sobre los criminales en el país: «Durante los años de presencia de estas fuerzas en Afganistán, la cultura de la exclusión hizo que los criminales quedaran exentos de ser llevados ante la justicia y, debido a la corrupción existente en el país, los criminales fueron liberados y pudieron volver a los campos de batalla».

El papel de Estados Unidos y la OTAN en la puesta en peligro de la estabilidad y la seguridad en Afganistán y la región 

Hosseini subrayó que «al conceder legitimidad política a los Talibán, Estados Unidos complicó el estatus interno de Afganistán y puso en peligro la estabilidad y la seguridad de la región». «Estados Unidos pasó por alto e ignoró al gobierno de Afganistán y se sentó a la mesa de negociaciones con los Talibán y se plegó a sus exigencias. De hecho, EEUU promovió su posición a su propio ritmo y prácticamente fuimos testigos de que EEUU concedió legitimidad política a los Talibán”, explicó. “Habiendo comprendido el error cometido por EE.UU., la OTAN no protestó contra esa medida. La OTAN actuó como un observador y permitió todo lo que EE.UU. provocó”, destacó.

Hosseini declaró que: «La legitimidad que los Talibán consideran tras la negociación con EEUU, determina lo que debe hacer tanto el gobierno de EEUU como el de Afganistán. A pesar de la promesa hecha por los Talibán de no atacar las grandes ciudades, somos testigos de sus ataques generalizados en las grandes ciudades, lo que demuestra que ni siquiera los estadounidenses tienen control sobre ellos.

[Se prohíbe expresamente la reproducción total o parcial, por cualquier medio, del contenido de esta web sin autorización expresa y por escrito de El Intérprete Digital]

N.d.T.: El artículo original fue publicado por Strategic Council on Foreign Relations el 21 de agosto de 2021.