Sr. Presidente, mantenga a los asesores militares en Afganistán

Por Bilal Y. Saab para Middle East Institute

Médico de las fuerzas estadounidenses trata a un niño afgano herido en la provincia de Gazni, Afganistán. [Mike MacLeod/Wikimedia Commons]

Incluso los partidarios que más apoyaron la decisión del Presidente Joe Biden de retirar todas las tropas estadounidenses de Afganistán reconocen la tensión inherente en su política.

[Se prohíbe expresamente la reproducción total o parcial, por cualquier medio, del contenido de esta web sin autorización expresa y por escrito de El Intérprete Digital]

Biden prometió a los principales líderes de Afganistán en una reunión reciente en la Casa Blanca que mantendría el apoyo material de Estados Unidos al país. Pero asegurar una asociación ‘sostenida’ con un gobierno afgano políticamente frágil requiere ante todo una fuerza afgana capaz de defender a ese gobierno, proporcionar cierta seguridad en todo el país, contener a los talibanes, y evitar que los terroristas vuelvan a montar tiendas y planear ataques en todo el mundo como hicieron el 9/11.

Todo esto depende en cierta medida de la presencia de instructores, asesores y contratistas estadounidenses sobre el terreno, cuya función sería permitir que el ejército afgano alcance esos objetivos.

Sin embargo, Biden, al parecer, está retirando todo ese personal de su país también, obligando al Comandante General del Comando Central de Estados Unidos (CENTCOM) Frank McKenzie a averiguar cómo seguir ayudando al ejército afgano a través de un enfoque ‘sobre el horizonte’, es decir, en gran medida, desde fuera del territorio afgano.

Si el Ejército Nacional Afgano no puede valerse por sí mismo —y ya hay señales de que experimenta serias dificultades técnicas y operacionales debido a la drástica y amplia disminución del apoyo de Estados Unidos— entonces realmente no existe una asociación para los Estados Unidos con los afganos, y toda esa charla optimista de Biden sobre el fortalecimiento o el mantenimiento de los lazos con Kabul es sólo retórica vacía.

El General McKenzie dijo que es extremadamente difícil pero no imposible perseguir una estrategia antiterrorista de Estados Unidos sobre el horizonte, especialmente si se mantiene la Embajada de Estados Unidos y se asegura un mejor acceso y base en los países vecinos. McKenzi sostiene la misma opinión sobre la misión de entrenamiento y equipamiento de Estados Unidos con el ejército afgano.

Actualmente, toda la burocracia de seguridad nacional de Estados Unidos y particularmente la del Departamento de Defensa, está trabajando frenéticamente para identificar qué recursos, leyes, autoridades y procedimientos son necesarios para que todo esto suceda. Aprendemos sobre la marcha.

Pero no sería irrazonable ni excesivamente cínico sugerir que un enfoque de asistencia militar en el horizonte enfrentará enormes desafíos logísticos y de seguridad, por al menos dos razones.

En primer lugar, dependiendo de cómo se defina el apoyo, el Pentágono nunca ha hecho esto antes con ninguno de nuestros socios más débiles en todo el mundo, al menos no abiertamente en una escala tan grande, con tanto equipo de Estados Unidos involucrado, incluyendo sofisticados activos aéreos.

Contrabandeamos miles de millones de dólares en armas a manos de los muyahidines afganos en 1979-1989 para desangrar a las tropas soviéticas, pero esa fue una operación encubierta y dirigida por la CIA y en ese entonces no nos importaba mucho construir un ejército nacional afgano. Todo lo que queríamos era expulsar a los rusos de Afganistán.

Probamos una versión mucho más pequeña de apoyo en el horizonte en Hungría en 2003 con las llamadas Fuerzas Iraquíes Libres, en Jordania en 2013 con rebeldes sirios, y en cierta medida en Yemen, pero estos esfuerzos fueron menos que eficaces y de ninguna manera comparables a lo que haríamos en Afganistán.

Ya sea en Asia, América Latina, Europa o  Medio Oriente, casi siempre hemos estado físicamente presentes en la nación aliada, comprometiéndonos abierta, directamente y a menudo consistentemente con su liderazgo militar y político. En Afganistán, la curva de aprendizaje va a ser inmensamente empinada, algo que los funcionarios de Estados Unidos están apreciando en este mismo momento.

Segundo, no podíamos convertir al ejército afgano en una fuerza competente cuando teníamos miles de soldados de Estados Unidos estacionados en el país, miles de millones de dólares y más de 20 años para hacerlo. ¿Crees que vamos a hacer algo mejor persiguiendo esto remotamente?

Sin embargo, por improbable que sea el éxito, estoy de acuerdo con el general McKenzie que no es imposible pero con una condición: que Biden apruebe mantener asesores estadounidenses y oficiales de cooperación de seguridad en el país. No las miles de tropas de combate estadounidenses que estaban allí antes de que comenzara la retirada, sino los cientos de especialistas que tienen experiencia creíble en ayudar a socios extranjeros a operar mejor el equipo militar de Estados Unidos. 

Esa es la postura militar que deberíamos haber tenido en Afganistán todo el tiempo (que también estamos tratando de erigir en Irak y en otras partes de la región): no una presencia armada hinchada encargada de perseguir militantes islámicos profundamente arraigados y vigilar el país, pero una huella más ligera enfocada en habilitar el propio enfoque de CENTCOM ‘’por, con y a través de’’.

Una vez más, una presencia de asesoramiento, con sede en la Embajada de Estados Unidos no tiene por qué ser grande, pero sin duda requeriría protección de la fuerza cada vez que está de servicio —es decir, los militares estadounidenses y las mujeres que viajan con ellos y protegerlos con armas—.

Esto irá en contra del acuerdo de Washington con los talibanes, pero esa no debería ser nuestra principal preocupación. Biden debe insistir en este tema porque es nuestra única oportunidad de proteger nuestros intereses fundamentales y no renunciar totalmente a nuestra posición en el país.

No es que los talibanes hayan cumplido con el trato. No han dejado de atacar a las fuerzas de seguridad afganas y a los civiles y no han cortado lazos con al Qaeda y otros terroristas, según la comunidad de inteligencia de Estados Unidos .

Sin duda, incluso con la presencia de entrenadores y asesores de Estados Unidos, el trabajo de asegurar la supervivencia y la competencia adecuada del ejército afgano será increíblemente difícil. La disfunción política y la corrupción en Kabul seguirán siendo enormes obstáculos. Los soldados afganos, muchos de los cuales no están calificados, son analfabetos y están desmotivados, también lucharán por sus vidas mientras los talibanes llevan a cabo su esperada ofensiva en la primavera.

Además, es probable que cualquier presencia residual de Estados Unidos que retengamos en Afganistán se convierta en el único foco de ataque de insurgentes y elementos terroristas en todo el país. Estos asesores de Estados Unidos y sus protectores podrían terminar gastando más tiempo defendiéndose a sí mismos que haciendo cualquier bien real para el ejército afgano. Es un riesgo que vale la pena considerar, pero no es inmanejable.

Seamos claros como el cristal: nunca podremos ayudar a los afganos a lograr el objetivo crucial del sostenimiento —esto es la capacidad de absorber efectivamente y eventualmente graduarse de la asistencia de Estados Unidos a través de inversiones en desarrollo de capacidades institucionales y gobernanza de defensa—, pero podemos asegurarnos de que al menos tengan alguna habilidad para volar adecuadamente sus aviones, conducir sus camiones, y disparar sus rifles.

Esta sería una misión minimalista y probablemente costosa sin un final claro y una estrategia miope de whack-a-mole (esta representa una situación caracterizada por una serie de tareas repetitivas e inútiles), que es probablemente por qué Biden ha determinado que no hay una buena opción en Afganistán y es hora de tomar nuestros bultos y seguir adelante.

Pero se equivoca en esto. Afganistán es importante principalmente porque la influencia de Estados Unidos en el sur de Asia —una región que es muy relevante para la competencia de las grandes potencias dadas las acciones estratégicas de Rusia y China allí— es importante.

Entonces, Sr. Presidente, si desea perseguir efectivamente los objetivos que usted mismo estableció en su discurso del 14 de abril, por favor mantenga a los asesores militares estadounidenses en Afganistán. Es un enfoque de bajo costo que puede prevenir lo peor y evitar que tengamos que volver con una huella más pesada.

[Se prohíbe expresamente la reproducción total o parcial, por cualquier medio, del contenido de esta web sin autorización expresa y por escrito de El Intérprete Digital]

Bilal Y. Saab es ex funcionario del Pentágono con responsabilidades de supervisión de la cooperación en materia de seguridad en Medio Oriente en general, y miembro de alto nivel del Instituto de Medio Oriente. Las opiniones expresadas en este artículo son suyas.

N.d.T.: El artículo original fue publicado por MEI el 12 de julio de 2021.