Implosión socioeconómica en Líbano

Por Christophe Abi Nassif para Middle East Institute (MEI)

Banco Central del Líbano. [Karan Jain/Creative Commons]

Por mala voluntad e incompetencia, los responsables de la toma de decisiones libaneses continúan violando los principios más fundamentales de la macroeconomía en su manejo del colapso financiero nacional. Las opciones de política fiscal y monetarias son erróneas, o peor aún, inexistentes. Éstas están amplificando día a día las devastadoras repercusiones socioeconómicas que enfrentará el país durante años, si no décadas, por venir.

[Se prohíbe expresamente la reproducción total o parcial, por cualquier medio, del contenido de esta web sin autorización expresa y por escrito de El Intérprete Digital]

Cuando el gobierno publicó su proyecto de reforma en abril pasado después de incumplir con la deuda soberana del Líbano, imaginó una devaluación controlada y gradual de una lira libanesa (LBP) fijada artificialmente. La vinculación había contribuido a drenar las reservas de divisas del Banco Du Liban (BDL), y por extensión, resultó que los ahorros denominados en dólares de los depositantes, se mantuvieron durante años. 

El plan gubernamental en ese momento apuntaba a que el tipo de cambio se ajustara y luego se depreciara suavemente de 1.507 LBP/USD a 4.300 LBP/USD en 2024. También propuso un camino a seguir para reestructurar tanto la deuda como el sistema financiero, implementando mejoras de ingresos y reformas estructurales que reduzcan el gasto, especialmente, de los miles de millones de dólares que desperdicia el sistema.

Pero luego no pasó nada. Las presiones parlamentarias y bancarias descarrillaron cualquier intento serio de resolver constructivamente la crisis. La adopción de la política de avestruz por defecto, o como su nombre indica, la práctica de meter la cabeza en la arena y esperar que pase el peligro, continúa inhibiendo el progreso. Hoy, tanto los ciudadanos como los residentes, independientemente de su religión, secta o afiliación política, están pagando un alto precio por esta inacción criminal.

Nada más que dolor

La situación en el país se está volviendo trágica y cada vez más irreversible. La lira libanesa se desplomó a mínimos históricos, perdiendo casi el 90% de su valor. De hecho, la tasa actual ya supera en más de tres veces la meta de 2024 que el gobierno había establecido hace menos de un año.

Impulsada por la impresión de dinero despiadada, la manipulación política, el pánico del mercado y la falta de acceso a divisas, la caída libre de la lira no tiene un final a la vista. En represalia, el gobierno intentó absurdamente frenar la caída aumentando su represión contra las casas de cambio.

La oferta monetaria M1, que consiste en moneda en circulación y depósitos a la vista denominados en LBP, se cuadriplicó desde que comenzó la crisis en verano de 2019. En un intento de monetizar los déficits, el Banco Central inundó el mercado con liquidez, haciendo que la moneda carezca de valor cada vez más.

Las presiones inflacionarias resultantes quintuplicaron los precios de los alimentos. En el camino, los depositantes se han visto privados de sus cuentas de ahorro.

Con múltiples tasas paralelas y la discrepancia entre una tasa fija impuesta por el banco central y la tasa real del mercado, los depositantes se ven obligados a enfrentar recortes cada vez que retiran dinero de los bancos.

En el terreno, se están desatando luchas en los supermercados y estaciones de servicio por los suministros básicos cada vez más escasos. Incapaces de mantenerse al día con los crecientes costos de importación y fijar precios precisos para los productos y servicios, las empresas locales están cerrando. Se avecina un apagón en todo el país debido a la incapacidad del Estado para asegurar los fondos necesarios para importar combustible y energía eléctrica. Mientras tanto, más de la mitad de la población se encuentra ahora por debajo de la línea de pobreza a medida que aumenta el desempleo y se erosionan los salarios.

Por último, y quizás más importante que cualquiera de los anteriores, el capital humano del Líbano —jóvenes médicos, enfermeras, ingenieros, jueces— está huyendo del país y se está erosionando como nunca. Cuando finalmente pase la tormenta, el grupo de talentos diezmado resultará ser la víctima más costosa y perjudicial de la implosión del modelo libanés.

Solo hazlo

A medida que el barco se hunde,  el camino hacia la recuperación se hace más largo y doloroso. Cualquier gobierno libanés remotamente creíble debe emprender de manera inmediata y decisiva una serie de reformas urgentes y largamente esperadas. La identidad y naturaleza de tal gobierno justifican una conversación por separado.

En su forma actual, uno de los elementos más frustrantes y desmoralizantes del colapso financiero es que, después de más de un año, las reformas necesarias no son de ninguna manera un misterio. De hecho, el camino normativo por delante está claro para un último intento por salvar los restos de la economía y sociedad libanesa.

En el corazón del colapso, como culpable y facilitador, se encuentra el banco central libanés. Por lo tanto, comprender las cuentas y actividades del banco sigue siendo una prioridad. A lo largo de la crisis, su falta de transparencia fue poco profesional en el mejor de los casos y criminal en el peor.

Solo una auditoría externa real del Banco Central, una necesidad que la elite política libanesa evita activamente hasta la fecha, puede arrojar luz sobre lo que realmente hay detrás de las puertas y libros cerrados del BDL.

La persistente falta de voluntad para realizar una auditoría de este tipo sigue implicando de manera integral a la clase dominante. Por lo tanto, los observadores internacionales sólo deberían tomar una auditoría seria, concluyente y procesable como una señal de que las cosas están comenzando a cambiar en la política libanesa.

Una segunda prioridad inmediata consiste en reformar el sistema de subsidios. El objetivo sería proteger tanto como sea posible las reservas de moneda extranjera — en realidad, los ahorros de los depositantes— que se agotan rápidamente. Conocidos por su naturaleza regresiva, los subsidios le cuestan más del 10% del PBI. Según un informe reciente de LIFE, también canibalizan sectores necesarios para la transformación económica del país.

Mucha incertidumbre rodea los niveles actuales de reserva del BdL, pero parece que solo quedan USD 16 mil millones en moneda extranjera. Debido a las proporciones de reserva requeridas —que hipotéticamente podrían cambiarse de la noche a la mañana—, actualmente solo se pueden utilizar USD 1-1.5 mil millones destinados a los subsidios. Estos abarcan combustibles, medicamentos y suministros básicos de alimentos. Al ritmo actual, los subsidios sólo durarán hasta mayo o junio y, por lo tanto, deben reducirse cuidadosamente.

Paralelamente, garantizar la existencia de redes sólidas de seguridad social, como transferencias de efectivo transparentes y específicas, es fundamental para proteger a los más vulnerables del país. La reciente decisión de los socios internacionales de proporcionar ayuda en dólares estadounidenses en lugar de desembolsarla en LBP — a una tasa inferior a la del mercado designada por el banco central— es una buena señal de que dichos mecanismos pueden mantenerse.

Además, debe comenzar de inmediato un ejercicio de reestructuración serio y completo  del sector bancario, dirigido por un gobierno independiente y con una verdadera capacidad de agencia. Sólo entonces se pueden distribuir las pérdidas sistémicas de manera justa y deliberada, las malas hierbas se filtran fuera del sistema y se recupera gradualmente la confianza. Hasta ahora, la crisis se ha inflado a expensas de los ciudadanos comunes. Durante el año pasado, las circulares de los bancos centrales, siendo la más famosa la Circular No 154 sobre mejoras de liquidez y capital, han sido el equivalente a maquillar un cadáver. Por lo tanto, la reforma y limpieza del sistema financiero libanés sigue siendo esencial para que cualquier intento de reforma se tome en serio.

El colapso financiero libanés resultará ser uno de los episodios más grandes y destructivos de robo y transferencia de riqueza organizados a nivel nacional en la historia. El tejido social del Líbano se está rompiendo y comunidades enteras se están dando cuenta rápidamente de que la vida después del colapso nunca será la misma. Pero quizás la pieza más desgarradora y exasperante es que la implosión socioeconómica del país es auto diseñada, autoproducida y autoinfligida. El pueblo del Líbano es cada vez más consciente de este hecho y está furioso por ello. Queda por ver si y cómo esta conciencia y furia terminan materializándose.

[Se prohíbe expresamente la reproducción total o parcial, por cualquier medio, del contenido de esta web sin autorización expresa y por escrito de El Intérprete Digital].

Christopher Abi Nassif es estudiante de Maestría en la Escuela de Gobierno John Kennedy de la Universidad Harvard y Licenciado en Economía por la Universidad Americana de Beirut. También es Director Interino del Programa Líbano en MEI.

N.d.T.: El artículo original fue publicado por Middle East Institute el 18 de marzo de 2021.