La comunidad judía excomulga a judíos que apoyan la libertad palestina

Por Philip Weiss para Mondoweiss

Protesta de una comunidad judía anti-sionista. [Alisdare Hickson/Creative Commons]

Cuando sos judío y te declarás antisionista, te excomulgan. Así es como trabaja la comunidad judía para apoyar a Israel. La comunidad judía te dice directamente: podés elegir a tu comunidad o aquello que vos llamás sentido de la ética. Y si persistís, olvidate de tu comunidad, porque la vida judía como la conocemos está comprometida con el apoyo a Israel, el milagroso logro del pueblo judío en el siglo XX tras el exterminio. 

[Se prohíbe expresamente la reproducción total o parcial, por cualquier medio, del contenido de esta web sin autorización expresa y por escrito de El Intérprete Digital]

Como optimista, sigo declarando que este herem (prohibición) se está suavizando. Que los jóvenes judíos que creen en la justicia se están apoderando lentamente de la comunidad y que un Estado de apartheid se vuelve imposible de defender. Pero estoy dentro de la burbuja antisionista, no de la comunidad, y una entrevista publicada la semana pasada me dio de qué pensar. Es con una amiga, la rabina Alissa Wise, quien recientemente renunció como subdirectora de Jewish Voice for Peace (Voz Judía por la Paz, VJP). Wise jugó un importante papel en el crecimiento de esa organización hasta convertirla en una fuerza política, como una organización abiertamente antisionista que apoya al BDS. (N.d.T.: BDS Movimiento de Boicot, Desinversión y Sanciones hacia el Estado de Israel).

En la entrevista, Wise dice explícitamente: ‘Ya tuve suficiente por ahora. Peleé con mi comunidad por 20 años y ahora voy a hacer una miembro de mi comunidad y tomar un rol menos político por el bien de mis hijos, que son judíos’.

La entrevista fue publicada en el boletín de noticias Jewish Currents. La editora Arielle Angel se acercó a Wise debido a un discurso que pronunció en su sinagoga reconstruccionista en el oeste de Filadelfia el 12 de marzo, para celebrar su salida de VJP. Wise habló del orgullo de construir un bloque antisionista entre los judíos estadounidenses: ‘Nuestras cifras se dispararon en la última década’.

Sin embargo, ese logro tuvo un costo personal ‘insoportable’, dijo Wise, una alienación de su familia y comunidad. Wise tiene fuertes conexiones familiares con organizaciones judías, y su primera conmoción se produjo en 2002, cuando sus esfuerzos por traer a un grupo de rebeldes israelíes a Estados Unidos fueron rechazados por todas las sinagogas ‘liberales’ de Brooklyn a las que asistió.

«Fue realmente doloroso ver tan claramente cómo la comunidad judía en la que había crecido y confiado era, de hecho, tan cerrada. Claro, mirando hacia atrás, estaba siendo totalmente ingenua, pero recuerdo sentirme genuinamente aplastada porque la comunidad que me enseñó el judaísmo, la que me llevó a comprender que tengo la responsabilidad de apoyar a los palestinos, se negaba a escuchar las voces de los jóvenes judíos israelíes porque estaban desafiando la ocupación», explicó Wise.

Además, Wise declaró que desarrolló una ‘piel gruesa’ bajo la lluvia del correo de odio que recibió, aunque contó que teme las consecuencias espirituales. Y agregó que «El odio más mordaz dirigido hacia mí proviene de la comunidad judía. Se interpuso entre mi familia y yo. Durante los últimos diez años, recibí regularmente amenazas de muerte, correos electrónicos con amenazas sexuales, mensajes de voz e incluso cartas enviadas a mi propia casa. Se me prohibió viajar a Israel. Casi me echan de la escuela rabínica. Me llamaron kapo más veces de las que puedo contar. Desarrollé una piel gruesa. Hay que hacerlo para seguir haciendo este trabajo. (N.d.T.: la palabra árabe Kapo era un término usado para prisioneros que trabajaron dentro de los campos de concentración nazis durante la Segunda Guerra Mundial en varias posiciones administrativas). Siempre sostuve que esto no se filtraba. ¿Pero lo hizo? ¿Lo hace?».

Llegó a la conclusión de que superar la sensación de ser pisoteada por la comunidad fue realmente doloroso. Y le impidió alcanzar su «pleno empoderamiento». «Creo que fui negligente al ocuparme de esos sentimientos por mí misma, y creo que eso es, en parte, por lo que terminé necesitando y tomándome un descanso a los 10 años, cuando con toda honestidad me había imaginado dentro de la VJP hasta cuando la organización ya no fuera necesaria. No queremos dejar que nuestra piel sea tan dura que no reconozcamos el dolor que está allí. Sintamos nuestro dolor Y sintamos nuestro poder», afirmó Wisw.

Arielle Angel luego sonsacó información a Wise a partir de una sesión de preguntas y respuestas. Mi interpretación de los comentarios de Wise es: el judaísmo es un valor fundamental y ella no quiere estar en un marco de oposición, para permitir que sus hijos crezcan en una sana relación con el judaísmo y la vida misma.

Veamos algunos fragmentos. Wise declaró que estamos en un período ‘cerrado’ de la historia judía no tan diferente de la intolerancia insular de los judíos religiosos en los guetos de Europa oriental antes de la Ilustración. «Hemos vuelto a estar en un período cerrado debido al poder hegemónico del sionismo dentro la comunidad judía. Mi visión personal es una de apertura», dijo Wise.

Pero ella no puede lograr esa apertura personalmente. Wise quedó marcada por las exclusiones, especialmente cuando se le prohibió tomar un avión a Israel y Palestina.

«Ese fue el principio del fin para mí. Realmente me sentí como si me hubieran pisoteado. Llegué a un punto en el que esa dura piel pasó de ser protectora a ser corrosiva. Existe mucho de lo que uno puede recuperarse. Personalmente, no voy a dejar el movimiento de derechos palestinos, pero estoy atenta sobre dónde me encuentro emocionalmente y cómo eso afecta mi capacidad para liderar esta organización». Asimismo, Wise reconoció que la pertenencia a la comunidad judía es algo fundamental para ella.

“El futuro del judaísmo y el ser-judío todavía me importa, y es la pieza central de mi vida. Mi hija está en segundo grado y en su clase de la escuela de Torá en Zoom la semana pasada la maestra introdujo el concepto de l’dor v’dor, de generación en generación, porque iban a estar conversando con un anciano. La maestra le preguntó a la clase: «¿qué quieren transmitir a la próxima generación?», una pregunta muy tierna para hacer a los niños de ocho años. Una niña dijo: «Quiero transmitir que soy judía. Y yo empecé a llorar en la otra habitación, porque eso es lo que quiero. Tengo esta sagrada e íntima responsabilidad de cuidar del judaísmo durante mi vida».

Wise decía que se golpeó la cabeza contra la pared durante 20 años tratando de que la comunidad judía cambie su visión de Palestina y funcionó. ‘¡Ahora hay judíos antisionistas por todas las escuelas rabínicas!’, afirmó. Pero el enfoque político puede ser abrumador, por ejemplo, cuando cada porción de la Torá debe interpretarse de una manera antisionista. Esa es una de las razones por las que deja la VJP. ‘Sentí claramente cómo mi relación con el judaísmo iba a arriesgar la relación de mis hijos con él, y no estaba dispuesta a que eso pase’, declaró.

Alissa Wise imagina una comunidad judía abierta en la que no se juzgue a todo el mundo por ser sionista o antisionista.

«Un principio que enfaticé a (los miembros de VJP) fue el pluralismo: no importa cuánto queramos interpretar un texto de la Torá, un ciclo de festividades, o un evento histórico de una manera que haga que la gente se solidarice con los palestinos, debemos dejar espacio para otras formas de ser judíos. Obviamente, quiero que no exista apartheid en Israel. No quiero que los palestinos vivan bajo ocupación. Pero eso es diferente de cómo vivimos nuestra vida cultural y espiritual judía. Nuestra visión no es que todo el mundo sea antisionista o que eso sea la pieza central de la vida judía de todo el mundo. Debe ser más grande que una simple expresión de una política en particular». Por otro lado, aseveró que cree que su próximo trabajo será en la vida judía: «Decidí dedicar mi vida al pueblo judío. Voy a seguir adelante y confiar en que el trabajo del que formé parte creó un espacio suficiente para otro hogar judío para mí».

Personalmente, respeto las elecciones de Wise. Me gusta el pluralismo, pero no soy una persona de prueba de fuego. Sin embargo, después de haber hecho este trabajo durante algún tiempo y haber sido objeto de las mismas diatribas y ostracismo, con el mismo impacto emocional inicial que experimentó Wise, perdí mi visión romantizada sobre la comunidad judía. Hizo una elección clara para cancelarnos. Y yo también hice mi propia elección: si la excomunión es el costo de apoyar los derechos palestinos, adelante. Y en la medida en que el judaísmo es importante para mí, que todavía lo es, me enorgullece tener una comunidad judía de amigos fuera de la ley.

La palabra «hegemónica» de Wise es útil. También lo es su reconocimiento de que su propia familia está dividida. La comunidad judía oficial decidió una y otra vez en los últimos años que va a cerrar filas en torno al sionismo y reunir la asombrosa unidad histórica de los judíos para imponer la ortodoxia frente al apartheid.  «Estudios notaron que la abrumadora mayoría de los judíos británicos apoyan a Israel», dice un grupo judío británico al reforzar el argumento. Los judíos antisionistas están «tan profundamente opuestos a los intereses judíos como muchos de los enemigos de nuestra comunidad», dijo un destacado escritor sionista a una importante institución judía liberal de Nueva York. Otro destacado escritor sionista dijo que el 97% de los judíos de todo el mundo apoyan el sionismo y que los judíos antisionistas son tan marginales como la población afroestadounidense que votó por Trump.

La línea aquí es clara. Si apoyás el BDS dirigido a Israel, no sos bienvenido. No te invitaremos a la sinagoga, ni siquiera a la conferencia organizada por el grupo J Street. Diremos que sos antisemita, o ‘tenés padres judíos’ (como el ex guardia de prisión israelí Jeffrey Goldberg que una vez impuso la ley para marcarnos a mí, y ya otros).

El joven grupo judío IfNotNow (Si no ahora) todavía está del lado comunitario de la línea. Es cuidadoso en sus críticas a Israel y en no tomar una posición antisionista. Por eso sigue siendo bienvenido en la comunidad judía. Incluso si la Campaña de los Estados Unidos por los Derechos de los Palestinos lo está presionando para dar un paso más allá, todavía no lo hacen, presumiblemente porque valora su posición comunitaria. Jewish Currents se encuentra en una posición similar. En esa entrevista, Angel señala que los ataques desde el interior de la comunidad judía por el nuevo fondo de investigación para indagar sobre el control del lobby de Israel dentro de las instituciones judías estadounidenses fueron ‘agotadores’ y ‘desmoralizantes’. Supongo que tanto IfNotNow como Jewish Currents continuarán moviéndose hacia la izquierda.

Jewish Voice for Peace fue y es un líder, incluso al saltarse los límites. Apoya al BDS. Ya no es bienvenida dentro de la comunidad judía, excepto en las congregaciones extranjeras, porque insiste en decir la verdad sobre Israel y Palestina: que es una historia de opresión. Todo lo demás es sólo un comentario.

En reconocimiento de Abushalom.

[Se prohíbe expresamente la reproducción total o parcial, por cualquier medio, del contenido de esta web sin autorización expresa y por escrito de El Intérprete Digital]

Philip Weiss es un periodista estadounidense que coedita Mondoweiss, dedicado a cubrir la política exterior estadounidense en el Medio Oriente, principalmente desde una perspectiva judía progresista con el periodista Adam Horowitz.

N.d.T.: El artículo original fue publicado por Mondoweiss el 5 de abril de 2021.