¡Quemar un Corán no es defender la libertad de expresión!

Por Marwan Asmar para Albawaba

Rasmus Paludan, líder del partido político de extrema derecha Stram Kurs, es entrevistado por los medios daneses. [News Oresund/ Creative Commons]

¿Cómo puede el gobierno sueco sentarse y permitir que el país se deteriore hacia un potencial de guerra civil? ¡Esta es la situación flagrante que los funcionarios y la policía suecos no están dispuestos a abordar debido a su alto punto de vista sobre la defensa de un extremista de derecha para decir su suerte en público!

[Se prohíbe expresamente la reproducción total o parcial, por cualquier medio, del contenido de esta web sin autorización expresa y por escrito de El Intérprete Digital]

No importa si es racista, no importa si es un fanático, o no importa si quiere una rápida deportación de todos los musulmanes fuera del país  —una visión de cada sueco, aparentemente, y esta afirmación debe tomarse con pinzas— Rasmus Paludan debe poder expresar sus palabras, decir lo que quiere a la superficie, y disfrutar de acciones abominables como quemar el Corán en público porque tiene derecho a expresar su opinión. 

Pero esto está más allá de la locura. Permitir que un abogado racista exprese su opinión libremente, incluso si devasta los sentidos y la sensibilidad de todos los musulmanes, quienes, a todos los efectos, son suecos, no es la mejor manera de defender la democracia y la libertad de expresión como les gusta señalar a las autoridades, desde su primera ministra Magdalena Andersson y su gobierno, hasta los funcionarios de calle y la policía. Seguramente es una visión condenatoria de cómo Suecia trata a sus ciudadanos minoritarios.

Quemar el Corán en público, no sólo una sino muchas veces por un hombre que no es sueco sino danés naturalizado, y él mismo pertenece a una minoría, debe decir mucho sobre su política extremista a través de su partido Stram Kurs (Línea dura) que quiere remar en Suecia, un país que hasta ahora fue considerado como un lugar de tolerancia e integración.

Sus puntos de vista deben destacarse como un clavo en el corazón de la cohesión social en el país.

Durante casi una semana, Suecia estuvo en total desorden. Las minorías musulmanas  —y quién puede culparlos— estuvieron protestando por todo el país al ver a un hombre quemando su libro religioso y que está estrangulando cruelmente sus sistemas de creencias. Fueron ruidosos, destrozaron autos y se manifestaron en contra en toda Suecia, desde Estocolmo hasta diferentes partes del país como Norrköping, Malmö y Örebro.

Hubo arrestos, policías heridos, fuertes voces en contra de Paludan. Pero cada vez está protegido por los oficiales de policía que siguen diciendo que debe tener derecho a la libertad de expresión y a tomar acciones como quemar el Corán. Es una visión loca que solo se practica en Suecia. En diferentes partes de Europa, como Francia y Alemania, Paludan fue prohibido, y con razón. Una de las razones es que estos países tienen una gran población musulmana.

Cabe preguntarse, y esto no para defenderlo, ¿qué pasaría si uno de los activistas musulmanes apareciera y comenzara a quemar copias de la Biblia? ¿Qué harían países como Suecia, que supuestamente son cristianos en la fe? ¿Se consideraría tal acto como un sacrilegio y algo abominable? Pero los musulmanes sensatos no harían eso, porque la Biblia se considera un libro sagrado de los cielos, como la Torá.

Por lo tanto, en aras de la ‘libertad de pensamiento’, la libertad de expresión y el mantenimiento de la paz, el político derechista convertido en abogado y convertido en activista —cómo encaja eso es difícil de entender— debe ser detenido. Su quema del Corán, que aparentemente es parte de su agenda antiislámica, debe detenerse ahora debido a su cruzada. Está tomando esto, y bajo la protección de la policía como parte de su manifiesto electoral, en una campaña que ya inició para las elecciones legislativas de septiembre en Suecia.

Si este es el caso —y de ser así necesitaría protección las 24 horas del día, los 7 días de la semana, debido a sus puntos de vista controvertidos y extremistas—,  Suecia se enfrentará a un viaje rocoso, pesado e inestable durante los próximos seis meses. Y a juzgar por lo que se vio la semana pasada, las minorías musulmanas que hicieron durante mucho tiempo de Suecia su morada, su residencia y su país no se quedarán con los brazos cruzados. ¿Y vale la pena todo este comportamiento agresivo?

[Se prohíbe expresamente la reproducción total o parcial, por cualquier medio, del contenido de esta web sin autorización expresa y por escrito de El Intérprete Digital]

Marwan Asmar es licenciado en Ciencias Políticas y redactor jefe de Albawaba. Se encarga de publicar artículos de actualidad en inglés relacionados con la región de MENA. Tiene una larga experiencia en periodismo y trabaja en Jordania y el Golfo desde 1993.

N.d.T.: El artículo original fue publicado por Albawaba el 19 de abril de 2022.