Los refugiados sirios en el mercado laboral alemán

Por Kamal Kassam para Al Jumhuriya

Manifestación en apoyo al arribo de refugiados y solicitantes de asilo en Hamburgo, Alemania, 29 de septiembre de 2018. [Rasande Tyskar/Creative Commons]

Tras el estallido de la revolución siria en 2011 y la brutal guerra civil que le siguió, una gran proporción de la población se vio obligada a huir del país. Según la Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR), actualmente hay más de 6 millones de refugiados y solicitantes de asilo de nacionalidad siria repartidos por Jordania, Líbano, Turquía, Alemania, Suecia y más de 100 países en todo el mundo. De los innumerables desafíos que enfrentan en sus nuevos países, la integración económica es uno de los más difíciles. Esto es especialmente cierto en lugares con culturas, lenguajes y sistemas completamente nuevos.

[Se prohíbe expresamente la reproducción total o parcial, por cualquier medio, del contenido de esta web sin autorización expresa y por escrito de El Intérprete Digital]

Alemania se convirtió en un destino importante dentro de Europa. Entre 2015 y 2016, más de 430.000 refugiados sirios solicitaron asilo en el país, lo que representa el 35% del total de solicitudes de asilo. Por lo tanto desde 2015, se desarrollaron numerosas medidas y programas para facilitar y acelerar el proceso de integración. Sin embargo, hasta ahora se sabe poco sobre la integración de los refugiados sirios en el mercado laboral alemán. Se sabe aún menos sobre el impacto de la reciente crisis del coronavirus en este proceso. Este informe repasa dicha cuestión, basándose en el nuevo conjunto de datos de la muestra de refugiados IAB-BAMF-SOEP, [1] así como las últimas cifras de la Agencia Federal de Empleo (BA).

Antecedentes demográficos

Antes del estallido de la guerra civil en su país de origen, la presencia de ciudadanos sirios en Alemania era relativamente pequeña: no más de unas 30.000 personas. Una vez que Alemania se convirtió en el principal destino europeo para los refugiados sirios después de 2011, este número aumentó drásticamente, llegando a casi 790.000 en 2020. Hoy constituyen el tercer grupo más grande de ciudadanos extranjeros en Alemania. Solicitar asilo fue su medio más común para ingresar a Alemania en los últimos años. Entre 2013 y 2017, el número de solicitantes de asilo de origen sirio fue significativamente más alto que nunca, alcanzando un pico en 2016 con 266.250 nuevos solicitantes.

Las características demográficas de los refugiados sirios no difieren significativamente de las de otros grupos de refugiados en Alemania. Las mujeres representan alrededor del 35%. Jóvenes de 35 años o menos representan el 64% del total. Por tanto, es un colectivo formado predominantemente por hombres jóvenes.

La distribución espacial de los ciudadanos sirios en los estados federados de Alemania demuestra una clara tendencia a establecerse en el oeste del país. En 2019, casi el 60% de los ciudadanos sirios estaban registrados en cuatro estados federales alemanes —Renania del Norte-Westfalia, Baja Sajonia, Baden-Wurtemberg y Baviera—. Este hecho puede atribuirse a las mejores condiciones económicas y del mercado laboral en esos cuatro estados, así como a la existencia histórica de grupos de migrantes anteriores, procedentes especialmente del Líbano, Marruecos y Turquía.

Nivel de Educación

El nivel de educación de los refugiados sirios en Alemania es significativamente más alto que el promedio en Siria. La proporción de refugiados entre 17 y 64 años con certificados de educación secundaria o superior es de alrededor del 48%, en comparación con sólo el 22% dentro de Siria en 2010, según la oficina central de estadísticas siria. Sin embargo, también existe una brecha educativa significativa en comparación con la población nacida en Alemania, en particular en lo que respecta a la formación profesional. Solo el 4,5% de los refugiados sirios adultos completaron la escuela o la escuela técnica con formación profesional, en comparación con el 59,5% de la población nacida en Alemania. También existen diferencias cualitativas con las escuelas alemanas, además de diferencias formales por tipo de escuela o año escolar, según el nivel de desarrollo y el sistema educativo en Siria. Estas diferencias deben tenerse en cuenta al comparar los certificados escolares o la asistencia escolar de los refugiados sirios. Además, las diferencias en la educación vocacional se deben principalmente al hecho de que Siria no tiene un sistema educativo comparable al sistema de formación profesional dual alemán. Por tanto, muchos refugiados sirios adquirieron cualificaciones profesionales a través de la «formación en el trabajo».

Tomando el grupo de edad entre 17 y 25 años, aproximadamente el 27% de los refugiados sirios que ahora viven en Alemania asistió a una escuela de educación general, una institución de formación profesional o universitaria, o participaron en una formación profesional en la segunda mitad de 2018. Su insuficiente dominio del idioma y el incumplimiento de los requisitos generales de admisión, así como las presiones económicas, constituyen los principales obstáculos que impiden que los refugiados sirios jóvenes participen del sistema educativo alemán.

Habilidades lingüísticas

En 2018, más del 50% de los refugiados sirios encuestados calificaron su conocimiento del alemán como bueno o muy bueno. La proporción con un conocimiento escaso o muy malo del idioma se redujo al 19% en 2018. Este es un avance positivo, la mayoría no tenían ningún conocimiento del alemán antes de su migración.

Existe una correlación positiva entre el conocimiento del idioma alemán de los refugiados y la duración de su estadía. En 2018, aproximadamente el 64% de los refugiados sirios que estuvieron en Alemania durante más de tres años informaron tener buenas o muy buenas habilidades de alemán. Mientras tanto, alrededor del 59% de los que habían vivido en Alemania durante un año o menos informaron tener habilidades malas o muy malas con el idioma.

Red social personal

Las redes sociales brindan acceso a información u ofertas de trabajo que de otro modo se perderían. En general, los inmigrantes son más propensos que los nativos a depender de las redes, debido a las barreras del idioma y la falta de familiaridad con el proceso formal de búsqueda de empleo. Sin embargo, en Alemania, la eficacia de las redes para inmigrantes puede ser relativamente baja, ya que las cualificaciones formales son más importantes en el mercado laboral alemán, incluso para trabajos básicos.

A la pregunta, «¿Quién apoya su avance en su carrera o formación educativa y fomenta su progreso?», los refugiados sirios respondieron con una media de 1,6 personas que su red personal es importante para avanzar en su carrera o su integración en el mercado laboral alemán. Las mujeres tenían redes un poco más grandes que los hombres, y estas estaban mucho más orientadas a la familia —comprendiendo a padres, hijos, hermanos, cónyuges, primos, etc.—. Cuando se trata de más jóvenes, más grandes eran sus redes. Los refugiados educados tenían acceso a redes más amplias que aquellos con poca o ninguna educación. En total, más del 80% de los entrevistados mencionaron al menos a un miembro de su familia entre su red. Para el 67,5% de todas las personas, sus redes estaban compuestas en su totalidad por miembros de la familia. El 80,6% de los encuestados tenía al menos una persona alemana entre la parte no familiar de su red. El 12,8% de las personas nombraron al menos un asistente profesional entre la parte no familiar, los cuales siempre eran de Alemania.

Estado laboral

La tasa de empleo de los refugiados también aumentó significativamente con el tiempo. En promedio, el 32% de todos los refugiados sirios que se mudaron a Alemania desde principios de 2013 hasta 2018 estaban empleados hacia la segunda mitad de 2018.

Entre los refugiados sirios empleados, el 63% trabajaba a tiempo completo o parcial; el 19% estaba en formación remunerada; y el 18% tenía un empleo marginal en el segundo semestre de 2018.

Existe una brecha considerable entre hombres y mujeres refugiados en lo que respecta al empleo remunerado, si bien esto disminuye un poco a medida que aumenta la duración de la estadía. Entre quienes permanecieron entre tres y cinco años después de mudarse a Alemania, el 48% de los hombres estaban empleados, en comparación con sólo el 14% de las mujeres. Esta brecha puede atribuirse a razones de familia e hijos, así como a la situación de cuidado de los niños —pequeños—. Las mujeres con niños pequeños, en particular, sólo tienen un empleo mínimo.

Distribución ocupacional

La mayoría de los refugiados sirios empleados tenían trabajos de calificación media, incluidas ocupaciones como profesionales asociados, trabajos administrativos, asistentes de ventas y trabajadores de cuidados. Según la clasificación de ocupación alemana KLDB_2010, el 30% trabajaron en actividades no calificadas o semi-calificadas (ayudante); 61% en actividades especializadas (trabajadores calificados); 3% en actividades especializadas complejas (especialistas); y un 6% en actividades de alta complejidad (expertos).

Sin embargo, existen diferencias considerables con la distribución de la estructura del empleo antes de la migración. Según los refugiados encuestados, en Siria la mayoría trabajaba en actividades calificadas o altamente calificadas. Debe tenerse en cuenta aquí que las tecnologías y procesos de producción y organización utilizados en Siria difieren de los de Alemania, lo que hace que las estructuras de actividad no sean completamente comparables.

Ingresos mensuales

En promedio, los ingresos de los refugiados sirios son muy bajos cuando ingresan al mercado laboral, pero aumentan con el tiempo. Los ingresos mensuales brutos medios de los refugiados empleados se correlacionan positivamente con su tiempo de residencia en Alemania. En su primer año en el país, este asciende a aproximadamente 800 euros. Tras cinco años viviendo en Alemania, esta cifra alcanza unos 1.300 euros. En cuanto a los refugiados empleados a tiempo completo, el salario bruto mensual medio después de cinco años en Alemania fue de 2.150 euros. El crecimiento salarial significativamente más fuerte también se debe al hecho de que la proporción de empleados a tiempo parcial, los marginalmente empleados y los aprendices disminuyó con el tiempo.

Los ingresos mensuales brutos medios de los refugiados sirios empleados a tiempo completo ascienden aproximadamente al 60% de las cifras correspondientes a los nacidos en Alemania. Sin embargo, debe tenerse en cuenta que los ingresos aumentan considerablemente con la antigüedad y la experiencia laboral de los empleados.

Impacto de la pandemia de coronavirus

A finales de 2019, la integración de los refugiados sirios en el mercado laboral alemán mostraba un desarrollo positivo. Sin embargo, la propagación de la pandemia de coronavirus en marzo de 2020, y las medidas que la acompañan, como cuarentenas y restricciones de movimiento, tuvieron enormes impactos negativos en este proceso de integración. Incluso si estos cierres son solo temporales, la lucha contra el coronavirus preocupará al país en el futuro previsible. Es probable que estas medidas tengan consecuencias a mediano y largo plazo que afectarán a todos los sectores de la sociedad, y especialmente a los miembros más débiles de la misma. Desde cursos de idiomas profesionales hasta centros de asesoramiento legal, y la falta de recursos legales y primeros contratos de empleo, las personas se ven privadas de muchas cosas que necesitan para afianzarse actualmente. En especial si se tiene en cuenta que no siempre se les otorga su estatus de residencia. Además, una crisis económica provocada por la pandemia también podría tener consecuencias dramáticas en esta fase anterior de integración económica. Esto es válido para ambos grupos: quienes aún se están preparando para ingresar al mercado laboral (por ejemplo, tomando cursos de idiomas), y aquellos ya lo hicieron pero aún están al comienzo de sus carreras, con una situación laboral inestable.

Según los informes mensuales del Monitor de Inmigración del Instituto Alemán de Investigación sobre el Empleo, la tasa de empleo de las personas de países en guerra y en crisis fue disminuyendo, en promedio, en comparación con 2019. Al mismo tiempo, la tasa de desempleo también está aumentando entre este grupo en particular. El número de desempleados entre los refugiados sirios está aumentando drásticamente. Según la Agencia Federal de Empleo de Alemania, alrededor de 160.000 refugiados sirios se registraron como desempleados en agosto de 2020. El efecto puede verse más claramente si se compara el número de refugiados sirios desempleados en 2020 con el número equivalente en 2019. El número de refugiados sirios desempleados en junio de 2020, por ejemplo, fue casi un 30% más alto que en junio de 2019.

Conclusión

La integración de los refugiados sirios al mercado laboral alemán mostró un desarrollo rápido y positivo en un tiempo relativamente corto. Sin embargo, el proceso sigue siendo frágil y se encuentra en sus primeras etapas. Queda mucho trabajo por hacer tanto para los refugiados sirios como para las autoridades alemanas. En este momento de crisis, en particular, debe ser una prioridad proteger lo logrado.

[Se prohíbe expresamente la reproducción total o parcial, por cualquier medio, del contenido de esta web sin autorización expresa y por escrito de El Intérprete Digital]

Kamal Kassam es Maestrando en Economía por la Universidad de Leipzig, investigador asistente en Federal Institute for Population Research, y dicta un taller sobre democracia y derechos civiles en el proyecto Adopt a Revolution.

N.d.T.: El articulo original fue publicado por Al Jumhuriya el 10 de febrero de 2021.

Referencias

[1] “Encuesta de refugiados IAB-BAMF-SOEP”, realizada por el Instituto de Investigación sobre el Empleo (IAB), el Centro de Investigación sobre Migración, Integración y Asilo de la Oficina Federal de Migración y Refugiados (BAMF-FZ) y el Instituto Alemán Investigación (DIW Berlín).