Subsidios

El peso insostenible de los subsidios en Líbano

La economía libanesa continúa en una espiral negativa que ya lleva 18 meses desde que la crisis monetaria provocó un levantamiento popular y el desmoronamiento de su frágil estructura económica basada en servicios.

¿Necesidad o lujo? Sostenibilidad ambiental y crecimiento económico en MENA

Medio Oriente y el Norte de África —MENA— está lidiando con muchos desafíos al mismo tiempo. La contaminación del aire, la escasez de agua y el cambio climático en general son algunos frentes que afectan a las economías y los residentes del MENA, los cuales, se vieron ensombrecidos por los debates políticos acerca de energía y seguridad.

Implosión socioeconómica en Líbano

Por mala voluntad e incompetencia, los responsables de la toma de decisiones libaneses continúan violando los principios más fundamentales de la macroeconomía en su manejo del colapso financiero nacional. Las opciones de política fiscal y monetarias son erróneas, o peor aún, inexistentes. Éstas están amplificando día a día las devastadoras repercusiones socioeconómicas que enfrentará el país durante años, si no décadas, por venir.

La producción de trigo en Siria: de la autosuficiencia a la importación

La crisis del trigo no es en modo alguno simplemente un predicamento de tiempos de guerra. La degradación ambiental fue un legado clave de la apuesta nacional por la autosuficiencia alimentaria en los años ochenta y noventa. En la década de 2000, una serie de desastres ambientales y la negligencia generalizada de los trabajadores agrícolas sirios precipitaron una aguda crisis que el gobierno sirio evitó a través de las importaciones.

Subsidios al petróleo y energías renovables: ¿un oxímoron?

Los subsidios masivos a la energía fueron el sello distintivo de las economías en la región y son la principal causa de las crecientes ineficiencias. Según un informe del FMI (2019), los subsidios a la energía en la región constituyen alrededor del 13% del PBI, con una cifra asombrosa de USD 111 mil millones de dólares para Irán o el 25% de su PBI.