La música en “Mo” rinde homenaje a los artistas palestinos

Por Danny Hajjar para Institute for Palestine Studies

Dabke, tradicional danza árabe, llega al mainstream [Campaign Against Arms Trade / Creative Commons]

A los ocho minutos del primer episodio, suena en el televisor una clásica canción folclórica palestina que sólo los que crecieron escuchando música palestina con sus familias y seres queridos podrían reconocer al instante.

[Se prohíbe expresamente la reproducción total o parcial, por cualquier medio, del contenido de esta web sin autorización expresa y por escrito de El Intérprete Digital]

No capté rápidamente la canción. Pero a medida que seguía viendo “Mo”, la última propuesta de Netflix y A24 protagonizada por el cómico Mo Amer, reconocía cada vez más la música árabe que sonaba a lo largo de la serie.

Para muchos de nosotros que crecimos, lo más parecido a la música árabe en las producciones occidentales era “Aladino” (un clásico muy querido pero defectuoso) o la música orientalista que sonaba durante una escena en tono sepia del desierto (porque ahí es donde viven todos los árabes, por supuesto). 

En general, la música árabe o la que suena a árabe en la televisión y el cine occidentales fue poco imaginativa y se utilizó de forma irreflexiva para ambientar las escenas. Por eso, cuando un programa como “Mo ” no sólo incluye música de artistas árabes, sino que selecciona cuidadosamente canciones que se ajustan a la escena y a los acontecimientos de un episodio concreto, nuestra comunidad se emociona con razón.

Sólo en los últimos años hemos visto programas principalmente en inglés producidos por compañías como Disney, Hulu y Netflix que se centran en una experiencia árabe o árabe-estadounidense, o utilizan la música árabe cuidadosamente. La banda sonora de “Ramy” en Hulu -producida por Ramy Youssef- incluye clásicos árabes y algo de música indie para la serie. “Moon Knight”, de Disney+ y Marvel, recurre en gran medida a la música egipcia, incluido el mahraganat, un género muy popular que el Sindicato de Músicos de Egipto intentó suprimir sin descanso. Incluso “Top Boy”, en Netflix, destaca la nueva generación de artistas y música marroquíes en la cuarta temporada de la serie.

“Mo” cuenta la historia de Mo Najjar, cuya familia se vio obligada a salir de Palestina hacia Kuwait durante la Nakba. Durante la primera Guerra del Golfo, volvieron a ser desplazados por la fuerza y pidieron asilo en Estados Unidos. Viviendo sin estatus en Houston, Texas, navegan por el enrevesado sistema de inmigración estadounidense.

La banda sonora de la serie refleja la diversidad y complejidad de esta historia.

Desde el principio, se escucha la clásica canción de hip-hop de Houston “Sittin’ Sidewayz” de Paul Wall. Este homenaje al hip-hop de Houston continúa a lo largo de la serie, con la inclusión de música de Bun B, DJ Screw, Z-Ro y otros. También se incluye música country y mariachi en la serie, destacando las raíces sureñas y latinoamericanas de Houston.

Pero, por encima de todo, la banda sonora tiene elementos que son palestinos sin paliativos. El abanico de estilos musicales y artistas muestra el talento de los artistas tanto en Palestina como en el exilio. Escuchamos a la galardonada música de oud Clarissa Bitar, la clásica canción “Yamo”, la fusión dabke de 47Soul y el grupo de hip-hop DAM. También nos encontramos con una nueva generación de artistas, con la estrella emergente del pop Elyanna.

En una escena, algunos de los personajes de “Mo” incluso cantan e interpretan canciones tradicionales de zafiedad que suelen interpretarse el día de una boda (en este caso, el día de la boda de Hamid, un amigo de Mo en la serie). Es difícil expresar lo que significa tener una instantánea familiar de la alegría palestina en una serie estadounidense de gran difusión en el mayor servicio de streaming del mundo. 

Para que la música haya sido seleccionada de forma tan intencionada, “Mo” recurrió a un equipo de creativos palestinos para coordinar y supervisar la selección musical de la serie. Entre ellos, Suhel Nafar, antiguo miembro de DAM y actual vicepresidente de mercado y estrategia de Empire West Asia and North Africa (WANA), que actuó como supervisor musical de la serie. Otros creativos, como Abed Hathout, cofundador del sello discográfico Levantine Music, aportaron su asesoramiento y experiencia para garantizar una banda sonora de calidad que destacara la música palestina.

Al igual que “Ramy” y “Moon Knight”, “Mo” es otro ejemplo perfecto de cómo los artistas palestinos y árabes prosperan cuando cuentan con los recursos de un estudio de gran presupuesto y una plataforma de streaming. 

Para los palestinos, escuchar esta música fuera de un entorno cultural o familiar -e implementada de una manera no orientalista- presenta uno de los momentos increíblemente raros de representación positiva y precisa de Palestina en un contexto occidental. 

La serie no es perfecta, y ciertamente hay momentos en el programa que requieren alguna discusión adicional. La serie es humana y pretende ser sólo una de las muchas historias de la diáspora árabe y la experiencia de los refugiados, no pretende ser exhaustiva. Pero la inclusión de las canciones y la diversidad de los artistas muestran con orgullo el talento de la música palestina en su totalidad. Sólo cabe esperar que esto conduzca a mayores oportunidades para los creadores palestinos y árabes.

[Se prohíbe expresamente la reproducción total o parcial, por cualquier medio, del contenido de esta web sin autorización expresa y por escrito de El Intérprete Digital]

Danny Hajjar es un profesional de las relaciones con los medios de comunicación con sede en Washington, DC. Amante de la música, es un apasionado de los artistas de hip hop de Oriente Medio y el Norte de África y del crecimiento de su música más allá de la región. Recoge música e historias en su boletín semanal “Sa’alouni El Nas”.
N.d.T.: El artículo original fue publicado por Institute for Palestine Studies el 30 de septiembre de 2022.