Las fuertes tormentas de arena y polvo son un riesgo subestimado en la región del Golfo

Por Banafsheh Keynoush para Middle East Institute

Tormenta de arena en Al Asad, Irak. [Arya Barznji / Creative Commons]

Las causas exactas de las tormentas de arena y polvo (TAP) no se conocen del todo. Envueltas en el misterio, se perciben a menudo en la región del Golfo como un fenómeno natural ingobernable. Dado que los daños causados por las TAP se consideran inevitables, hay pocos intentos de desviar el agua del Golfo hacia el interior o de construir vegetación o muros para protegerse de los vientos. Este quietismo, sin embargo, ignora el hecho de que las tormentas de polvo de origen antropogénico, aunque son tres veces menos frecuentes que las naturales, tienen fuentes que se prestan a ser remediadas. Aunque cuantificar las fuentes de las tormentas de polvo es un reto, la modelización global del polvo permite comprender la contribución antropogénica a su aparición. Los actores regionales, armados con una mejor comprensión de estas causas, están empezando a responder ante la intensificación de las TAP.

[Se prohíbe expresamente la reproducción total o parcial, por cualquier medio, del contenido de esta web sin autorización expresa y por escrito de El Intérprete Digital]

En el Golfo, las TAP suelen provenir de países con poca vegetación, donde hay menos barreras para los vientos fuertes. Las TAP afectan a Kuwait, país con poca vegetación, más de tres meses al año. En comparación, afectan a Bahrein el 5,6% del año, a Qatar el 7,1% y a Abu Dhabi el 3,9%. En Kuwait, los vientos que transportan arena y polvo también pueden alcanzar los 93-109 km por hora, reduciendo la visibilidad a casi cero.

En Arabia Saudí, las TAP afectan a casi todo el país, incluida la capital, Riyadh. En el norte, estas tormentas se combinan con fuertes vientos que barren Kuwait. Algunas SDS son causadas por los vientos extremadamente secos de al Bawareh, que se agitan por la presión atmosférica en la cuenca oriental del Mediterráneo y se abaten sobre el este de la Península Arábiga y el Barrio Vacío, así como sobre Irak y Kuwait. Las grandes tormentas de arena en Arabia Saudí se forman desde lugares tan lejanos como Libia. Estas TAP detienen primero el tráfico marítimo en Egipto y luego azotan hacia la Península Arábiga, antes de llegar a Qatar, Bahrein, los Emiratos Árabes Unidos (EAU), Omán y Yemen. El año pasado en Irán, siete provincias fueron afectadas por los TAP. En años anteriores, al menos 14 provincias se vieron afectadas, asfixiando a los residentes locales. Además, la provincia iraní de Sistán y Baluchistán también experimenta TAP como resultado de los anticiclones sobre Asia Central.

Los habitantes de la región del Golfo están acostumbrados a los TAP y dan diferentes nombres a estas tormentas. En los EAU se llaman al Shamal, en referencia al viento del norte que sopla desde Irak hacia los estados árabes del Golfo. Cuando son intensos, se conocen como haboob. Los vientos Shamal del verano son los que más afectan al Golfo. En primavera también son duros para el oeste de Irak y el norte de la Península Arábiga. En Irán se denominan tormentas de polvo iraquíes y saudíes. A veces también se les llama en Irán e Irak tormentas fantasmas, oscuras o negras.

Las tormentas provocan subidas repentinas de los caudales de los ríos, tormentas de lluvia, inundaciones, contaminación atmosférica y daños en la agricultura, todo lo cual degrada el medio ambiente, además de los daños directos sufridos durante las TAP. Pero estas tormentas, como se ha dicho, sólo son causadas a veces por fenómenos naturales. Un informe del Banco Mundial sobre la región de Oriente Medio y el Norte de África (MENA) concluyó que el aumento de las fuentes de polvo antropogénico en el Norte de África, procedentes del Sáhara, agravan considerablemente las TAP en el Mediterráneo y en MENA. Otras fuentes activas son los cauces secos de los ríos de Arabia Saudí, los problemas hidrológicos de la ribera oriental del río Jordán y los lagos y desiertos salados de Irán. La degradación del suelo provocada por el hombre también agrava los problemas.

La sequía, que afecta a países como Irán e Irak, es un potente ingrediente de estas tormentas. La construcción industrial de represas debilita las corrientes de agua en toda la región, lo que aumenta la gravedad de las sequías. La disminución de las aguas subterráneas, la mala gestión del agua y la salinización son también causas importantes de las TAP. Los humedales drenados por Irán para producir alimentos dentro del país, ya que las sanciones han dificultado la importación de productos básicos, están provocando más sequía. También lo son los sistemas de riego intensivos en agua que se utilizan a lo largo de la frontera iraní-iraquí, a pesar de los esfuerzos de los expertos agrícolas de ambos lados de la frontera por introducir métodos de riego alternativos en la zona.

La deforestación y la desertificación son otras causas conocidas de las TAP en la región. Alrededor del 90% del mundo árabe está cubierto por desiertos y, por tanto, es vulnerable a los vientos; cuando se combinan con otros fenómenos meteorológicos, éstos provocan frentes fríos y tormentas de arena. Algunos vientos proceden del sur de Irak, donde, al igual que en Kuwait, el gobierno se esfuerza por reducir el llamado polvo volante. Mientras tanto, los residentes locales intentan cultivar vegetación que bloquee el viento. Los científicos de la ONU esperan ver 300 casos de TAP al año en Irak para el final de la década, un aumento significativo desde las 122 tormentas de polvo al año registradas a principios de 2013.

La Península Arábiga está situada en un cinturón de polvo severo. Las TAP esparcen en la atmósfera polvo mineral con texturas variadas según los niveles de exposición del suelo, incluyendo cuarzo, feldespatos, calcita, dolomita, micas, anfíboles y piroxenos. Los depósitos de polvo a veces pueden ser beneficiosos para el clima como fuentes de micronutrientes para los ecosistemas, pero los polvos también pueden dañar los cultivos y causar enfermedades respiratorias al transportar pesticidas, herbicidas, metales pesados y materiales radiactivos. Las tormentas pueden propagar la radiactividad a nivel mundial, lo que repercute en el cambio climático de forma aún desconocida. Además, las guerras y la fuerte militarización en el Golfo también han liberado materiales peligrosos radiactivos que podrían ser transportados por las TAP a través de la región. En el caso del polvo arrastrado desde el desierto del Sáhara hasta Francia el año pasado, los análisis mostraron niveles anormales de radiación que se cree que son un remanente de las pruebas nucleares francesas en Argelia durante la década de 1960, pero los científicos insistieron en que los niveles de contaminación por radiación eran seguros y estaban en torno a los presentes de forma natural en los minerales.

Según la Organización Meteorológica Mundial (OMM), el polvo en suspensión absorbe y dispersa la radiación solar, reduciendo la cantidad que llega a la superficie terrestre. El polvo también absorbe la radiación superficial de onda larga y la reemite en diferentes direcciones. También se sabe que estas tormentas provocan la contaminación del aire. Aunque las TAP no causan categóricamente el cambio climático, según el Director del Programa de Clima y Agua del MEI, Mohammed Mahmoud, el aumento del polvo o de la sedimentación en la superficie del agua del océano puede provocar una mayor absorción de la radiación solar en los océanos. Esto calienta la superficie del mar y, por tanto, puede elevar las temperaturas regionales y amplificar los fenómenos meteorológicos extremos.

Entre los factores relacionados con las TAP de los que se sospecha que causan indirectamente los cambios climáticos están los depósitos de partículas finas transportadas por el aire y el polvo mineral en los mares y el océano Índico, así como la sedimentación que provoca emisiones químicas cuando se produce la disolución al hundirse las partículas. En las aguas del Golfo, las TAP son una de las principales causas de los sedimentos que pueden obstruir los lagos y pantanos cercanos, y a veces incluso cubrir grandes franjas de la vía navegable del Golfo. Incluso los paneles solares renovables funcionan mal cuando están cubiertos de polvo. Teniendo en cuenta estos factores, resulta evidente que las TAP participan en un círculo vicioso: El cambio climático provoca las tormentas y las mismas agravan los impactos del cambio climático. La vida socioeconómica gira en torno a los patrones climáticos, por lo que los medios de subsistencia se ven gravemente amenazados.

La elaboración de modelos científicos puede mitigar los TAP. En Europa y África, el éxito en la estabilización de las exposiciones superficiales al polvo ha venido de la mano de la promoción de la cubierta vegetal, la adopción de prácticas de gestión de los cultivos y del suelo, así como la instalación de vallas de protección contra las arenas y el polvo que desafían directamente la actividad humana. Para mitigar el impacto también son necesarios sistemas coordinados de vigilancia, modelización, previsión y alerta temprana. Además de los sistemas de alerta temprana existentes, los países de la región MENA deben adoptar políticas para mitigar las TAP. Es necesario invertir más en tecnología de previsión, así como mejorar la gestión de los residuos agrícolas y la agrosilvicultura.

Tras el estímulo de la ONU, los gobiernos regionales deberían tomar más medidas. La falta de concienciación medioambiental deja sin resolver los problemas que plantean las tormentas de arena. La escasa información existente dibuja un panorama sombrío. La pérdida de bienestar en MENA debido a la concentración de polvo y las tormentas asciende a 150.000 millones de dólares anuales. Los iraquíes sufren de forma desproporcionada la muerte prematura, según el Banco Mundial, mientras que en Irán las tormentas de arena provocan al menos un 1% de aumento de la morbilidad cardiovascular.

Hasta la fecha, las políticas regionales en materia de contaminación presentan una tendencia algo positiva, pero las tensiones políticas que dificultan la cooperación han impedido que los países aprovechen al máximo la evolución de la ciencia sobre las TAP. No obstante, el Plan Maestro Regional para la Lucha contra las Tormentas de Arena y Polvo, coordinado por la ONU, ha tomado medidas en casi todos los países de la región. El Sistema de Asesoramiento y Evaluación de Tormentas de Arena y Polvo de la OMM para el Norte de África, Oriente Medio y Europa proporciona previsiones oportunas y de alta calidad sobre las TAP. Por último, las normas del Convenio sobre la Contaminación Atmosférica Transfronteriza a Larga Distancia protegen a los seres humanos y al medio ambiente contra la contaminación gratuita, y se están formando nuevas coaliciones internacionales lideradas por la ONU para hacer frente a las TAP.

Estos esfuerzos pueden verse reforzados por políticas nacionales y regionales eficaces de subvención para la intervención temprana. Los Estados, trabajando a nivel nacional y transfronterizo, deben diseñar planes maestros para identificar las tendencias, los focos, las fuentes y los impulsores de las TAP, mitigar el impacto sanitario, medioambiental y económico, y adoptar medidas preventivas.

[Se prohíbe expresamente la reproducción total o parcial, por cualquier medio, del contenido de esta web sin autorización expresa y por escrito de El Intérprete Digital]

Banafsheh Keynoush es especialista en asuntos exteriores, becario no residente del Programa Irán del MEI y miembro del Instituto Internacional de Estudios Iraníes.

N.d.T.: El artículo original fue publicado por Middle East Institute el 10 de marzo de 2022.