Lecturas esenciales sobre la Palestina urbana

Por Nadi Abusaada para Jadaliyya

Panorámica de Cisjordania [Creative Commons]

Las transformaciones urbanas en Palestina no se produjeron de forma aislada. Fueron moldeadas por, y formaron parte de, desarrollos más amplios que se desplegaron dentro de sus contextos globales, imperiales y regionales más amplios. Las siguientes secciones pretenden destacar algunas de las principales publicaciones académicas que abordan la transformación urbana de Palestina desde el siglo XIX.

[Se prohíbe expresamente la reproducción total o parcial, por cualquier medio, del contenido de esta web sin autorización expresa y por escrito de El Intérprete Digital]

El último siglo de rupturas y convulsiones políticas en Palestina fue también uno de notable transformación urbana. Hasta hace poco, los estudiosos de la historia moderna de Palestina pasaban por alto los cambios materiales y espaciales que sufrieron las ciudades al entrar en los siglos XIX y XX. En estos estudios, los cambios sociales, intelectuales y culturales de los que fue testigo Palestina en este periodo tuvieron prioridad sobre el estudio del cambio urbano. Aunque gran parte de estos estudios se sitúan en la ciudad, rara vez se consideró a la propia ciudad como objeto de análisis por derecho propio. Sin embargo, en los últimos años surgieron nuevas oleadas de escritos académicos que comenzaron a llenar este vacío. Los estudiosos de la sociedad, la cultura y la arquitectura destacaron cada vez más el papel de la ciudad no sólo como reflejo, sino también como forjador de la evolución social, económica y cultural de este período formativo de la historia palestina. Es importante destacar que, como demuestran estos estudiosos, las transformaciones urbanas en Palestina no se produjeron de forma aislada. Fueron moldeadas por, y formaron parte de, desarrollos más amplios que se desarrollaron dentro de sus contextos globales, imperiales y regionales más amplios. Las siguientes secciones pretenden destacar algunas de las principales publicaciones académicas que abordan la transformación urbana de Palestina desde el siglo XIX. Las secciones se dividen cronológicamente, subrayando la literatura que cubre la transformación urbana en los últimos años otomanos, el período de entreguerras, el período posterior a 1948 y la era contemporánea posterior a Oslo.

La siguiente categorización no está exenta de advertencias. La primera advertencia está relacionada con los límites de dicha periodización. El punto de partida y de llegada de cada sección está marcado por rupturas históricas clave que se fijan en función de las temporalidades imperial y nacional. La ciudad está indudablemente influenciada por dichas rupturas. Sin embargo, la cronología de la ciudad y sus cambios materiales no siempre se corresponden con estas cronologías. No obstante, con algunas excepciones, estas cronologías siguen dominando la periodización de los estudios académicos sobre la ciudad en la Palestina moderna. La segunda advertencia se refiere a la desigualdad de los estudios académicos sobre las ciudades palestinas. Ciudades importantes como Gaza, Hebrón y Nazaret, que desempeñaron un papel importante en el establecimiento de las relaciones de Palestina con la región, están poco representadas en los escritos académicos en comparación con ciudades como Jerusalén y Ramala. Una tercera advertencia está relacionada con el alcance y los límites de lo que se entiende por “urbanización”. Los campamentos, las aldeas y los asentamientos beduinos -formaciones espaciales que son fundamentales para comprender la historia moderna de Palestina y los palestinos- suelen quedar excluidos del análisis de la condición urbana. Teniendo en cuenta estas limitaciones, las siguientes secciones no pretenden ser una lista exhaustiva, sino una guía preliminar de fuentes clave que son útiles para desentrañar las trayectorias multifacéticas e incongruentes de la urbanización en la Palestina moderna.

Urbanización otomana tardía

La época otomana tardía en Palestina fue una época de rápida urbanización y crecimiento urbano. Paralelamente a los desarrollos geopolíticos de este siglo, incluyendo la ocupación egipcia y el tanzimāt otomano, entraron en juego nuevas dinámicas que provocaron el auge y la caída de diferentes ciudades palestinas. En la costa, Akka, la capital administrativa y económica del norte de Palestina hasta el siglo XVIII, dio paso a Haifa y Jaffa: dos ciudades que engendraron la experiencia de modernización de la costa palestina en el siglo XIX y principios del XX. En el interior montañoso, Jerusalén seguía afirmando su condición de centro religioso y político de Palestina, mientras que Naplusa, Hebrón y Belén desempeñaban un papel cada vez más importante como centros de intercambio económico y producción industrial ligera.

Un mayor sentimiento de rivalidad e interdependencia marcó la relación entre las distintas ciudades palestinas y sus homólogas de la Gran Siria. El libro de Beshara Doumani Family Life in the Ottoman Mediterranean: A Social History (Cambridge University Press, 2017), que aborda las historias sociales y económicas de Naplusa y Trípoli en los primeros siglos otomanos, es crucial para demostrar cómo el estudio de la historia relacional de las ciudades palestinas es útil para abordar estas dinámicas interurbanas. Las cambiantes relaciones entre las ciudades palestinas fueron paralelas a las notables transformaciones que se produjeron dentro de esos centros urbanos. La evolución demográfica, económica y administrativa se produjo al mismo tiempo que los notables cambios en las infraestructuras urbanas y los entornos construidos. Las ciudades se expandieron por primera vez más allá de sus límites históricos. Las murallas se derrumbaron y los fosos se rellenaron y se sustituyeron por nuevos bulevares y espacios públicos. Las ciudades ya no se definían por su contención física. Jaffa, Jerusalén y Belén, entre otras ciudades de Palestina y la Gran Siria, fueron testigos de la construcción de nuevos suburbios residenciales en sus alrededores.

Para entender esta dinámica urbana en Palestina es necesario ir más allá de los enfoques centrados en el imperio que dominan la historiografía otomana de este periodo. Una contribución esencial en este sentido es el volumen editado Ordinary Jerusalem, 1840-1940: Opening New Archives, Revisiting a Global City (Brill, 2018) de Angelos Dalachanis y Vincent Lemire. El volumen se basa en años de trabajo sobre la apertura e investigación de los archivos municipales como fuente primaria para comprender la historia urbana de Palestina bajo el dominio otomano tardío. Este enfoque es significativo porque trata la ciudad y su gobernanza local como el punto central para entender la dinámica de este momento formativo en la historia de Palestina. En lugar de pintar la ciudad palestina como mera receptora de sistemas de gobierno impuestos, los capítulos del volumen muestran que las poblaciones locales estaban igualmente implicadas en el proceso de cambio urbano que una ciudad como Jerusalén estaba experimentando en este periodo. También muestra que, paralelamente a la evolución institucional y arquitectónica de las ciudades palestinas, también se produjo una creciente concienciación sobre los medios y significados de la identidad urbana y la ciudadanía. El volumen abre así nuevas ventanas para comprender las posibilidades urbanas que surgieron hacia el final del dominio otomano y cómo los palestinos se relacionaron con ellas.

La urbanización de entreguerras 

La Gran Guerra convirtió el paisaje de Palestina en una frontera imperial entre las fuerzas otomano-alemanas y británicas en los dos lados del campo de batalla. Como se mencionó anteriormente, el paisaje urbano de Palestina ya había sido testigo de notables transformaciones físicas antes de la Gran Guerra. Sin embargo, la Gran Guerra acentuó estas transformaciones y las puso al servicio del esfuerzo bélico. Un ejemplo fue la línea de ferrocarril del Hiyaz, que ya se había extendido hasta Haifa y Nablus antes de la guerra. Durante la guerra, la línea se extendió hacia el sur hasta la nueva ciudad de Beersheba, cerca de la frontera con Egipto controlada por los británicos. Del mismo modo, los recintos misioneros y los espacios públicos existentes en ciudades importantes como Jerusalén y Jaffa se utilizaron para servir a la propaganda imperial otomana y a los programas de reclutamiento. El capítulo de Salim Tamari, “Urban Planning and the Remaking of the Public Sphere in Ottoman Palestine” en Locating Urban Conflict (MacMillan 2013), es una lectura esencial sobre este periodo de guerra intermedio y sus efectos en las ciudades palestinas. Resulta especialmente significativa su concepción de la “modernidad triádica” que unió a ciudades como Jerusalén, Jaffa y Beersheba en un destino compartido, aunque expresado a través de experiencias divergentes de modernización en tiempos de guerra. 

La importancia de la obra de Salim Tamari radica en su tratamiento de la planificación urbana bajo la dominación británica, no como una desviación completa del paisaje urbano palestino que se construyó en los últimos años de la dominación otomana. Tamari echa por tierra el argumento de que los británicos llegaron a una tabla rasa en materia de planificación urbana en Palestina. En un sentido similar, el libro seminal de Jacob Norris Land of Progress: Palestine in the Age of Colonial Development, 1905-1948 (Oxford University Press, 2013) nos invita a pensar a través de los últimos años otomanos y del Mandato. A través del marco del “desarrollo colonial”, arroja luz sobre los diferentes agentes y las agencias negadas que apuntalaron los proyectos de desarrollo en la historia moderna de Palestina. Recorriendo una serie de protagonistas, desde los responsables imperiales hasta los ingenieros palestinos y los concesionarios sionistas, Norris narra con maestría la historia de cómo Palestina se convirtió en un territorio privilegiado para la inversión, la extracción y la conexión coloniales a finales de los años otomanos y del Mandato. Resulta significativo que su obra se centre en Haifa y el valle del Jordán, cuyos desarrollos urbanos en el periodo del Mandato están relativamente poco estudiados en comparación con la plétora de obras sobre la planificación colonial británica en el Jerusalén del Mandato.

Tanto en Jerusalén como en otras ciudades, las nuevas herramientas de representación visual fueron fundamentales para los esfuerzos británicos de planificación urbana. En mi capítulo “Encuentros urbanos: Imaging the City in Mandate Palestine”, incluido en Imaging and Imagining Palestine: Photography, Moderning, and the Biblical Lens, 1918-1948 (Brill, 2021) destaco el papel de los nuevos desarrollos en fotografía aérea y cartografía desarrollados por los británicos en la época de entreguerras no sólo para complementar la representación colonial de los entornos urbanos palestinos, sino también para guiar sus intervenciones físicas en esos entornos. También demuestro que las intervenciones británicas a menudo dieron lugar a la “desurbanización” de las ciudades palestinas. Los planes del arquitecto británico Charles Ashbee de limpiar las construcciones palestinas que rodeaban las murallas históricas de Jerusalén y la destrucción británica de una parte importante de la Ciudad Vieja de Jaffa durante la Gran Revuelta de 1936-1939 bajo el pretexto de la “mejora urbana” son claros ejemplos de este proceso de desurbanización. En ambos casos, las comunidades locales fueron percibidas como una amenaza para los intereses coloniales y fueron empujadas deliberadamente fuera de los recintos de las dos ciudades palestinas.

La urbanización después de 1948

La gradual “desurbanización” del espacio palestino bajo el Mandato Británico presagió la gran destrucción de la vida urbana palestina como resultado de la Nakba de 1948. Mientras que gran parte de los estudiosos se ocuparon de las historias sociales, políticas y culturales de Palestina y los palestinos después de la Nakba, se sabe relativamente poco sobre los efectos materiales de la Nakba en las ciudades y los entornos construidos palestinos. Estos efectos fueron muy divergentes a los distintos lados de la Línea Verde, que demarcaba los límites entre el recién creado Estado de Israel y lo que se conoció como Cisjordania y la Franja de Gaza. El artículo de Haneen Naamneh “A Municipality Seeking Refuge: Jerusalem Municipality in 1948” (Jerusalem Quarterly, 2019) es un punto de partida útil para entender cómo, incluso en medio de los acontecimientos de 1948, los urbanitas palestinos ya estaban navegando cómo ajustar sus vidas y sus instituciones urbanas para hacer frente a la inminente crisis de la Nakba y sus secuelas.

La limpieza étnica cometida por los sionistas contra los palestinos durante 1948 convirtió las antaño bulliciosas calles de ciudades palestinas como Jaffa, Lydd y Haifa en ciudades fantasma. De la noche a la mañana, todo un tejido social urbano fue borrado y cientos de miles de palestinos urbanos se convirtieron en refugiados desplazados de sus hogares. Aunque algunos de estos barrios urbanos y propiedades palestinas permanecen desocupados, muchos fueron saqueados por las agencias israelíes y los colonos recién llegados. Mientras tanto, las políticas del Estado israelí siguieron empujando al resto de la población urbana palestina dentro de las fronteras de Israel fuera de sus espacios y entornos urbanos. Con algunas reservas, el volumen editado por Daniel Monterescu y Dan Rabinowitz Mixed Towns, Trapped Communities: Historical Narratives, Spatial Dynamics, Gender Relations and Cultural Encounters in Palestinian-Israeli Towns (Routledge, 2007) sigue siendo el intento más completo de documentar las transformaciones en la composición social, demográfica y física de las ciudades palestinas dentro de la Línea Verde después de 1948. El volumen es también esencial para comprender los defectos del marco de “ciudades mixtas” que dominan los discursos coloniales israelíes en torno a estas ciudades.

La afluencia de refugiados palestinos desplazados internamente a Cisjordania y la Franja de Gaza influyó notablemente en su configuración social y espacial urbana. Este fue también el punto de partida para el aumento de la influencia de organizaciones y agencias internacionales como el Organismo de Obras Públicas y Socorro de las Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina en el Cercano Oriente (OOPS) sobre las cuestiones de habitabilidad urbana en estos territorios. En mi artículo “Consolidación del gobierno de los expertos: A Model Village for Refugees in the Jordan Valley, 1945-55”, (Revista Internacional de Arquitectura Islámica, 2021) rastreo un efímero modelo palestino de asentamiento de refugiados en las afueras de la ciudad de Jericó que se presentaba como una alternativa al OOPS. Aunque fracasó, el proyecto nos señala las diferentes posibilidades que los palestinos imaginaron para el futuro de sus entornos de vida que diferían del modelo de campamento urbano. También nos señala la influencia de 1948 sobre las cuestiones de los asentamientos urbanos frente a los rurales en Palestina, así como la arquitectura temporal frente a la permanente.

Un factor importante sobre Cisjordania y Gaza en el periodo 1948-1967 fue la respectiva subordinación administrativa de los dos territorios palestinos al Reino Hachemita de Jordania y a la República de Egipto. A pesar de los importantes acontecimientos que tuvieron lugar en Cisjordania y Gaza durante esta época, se sabe poco sobre su historia. La escasez de material de archivo es una de las razones principales de la escasez de estudios académicos sobre este periodo. Sin embargo, obras como “Adapting Modernity: Designing with Modern Architecture in East Jerusalem, 1948-1967” (Journal of Design History, 2021) nos muestran que a través de las historias orales y el estudio de los entornos construidos es posible rastrear algunos de los desarrollos clave en los tejidos arquitectónicos y urbanos durante esta fase crítica de la historia de Palestina. Centrándose en los proyectos de arquitectura residencial en la Jerusalén gobernada por Jordania tras 1948, su trabajo nos señala las modernidades arquitectónicas olvidadas que reorganizaron los tejidos construidos de otras ciudades de Cisjordania como Ramallah, Belén y Nablus a lo largo de las décadas de 1950 y 1960.

Urbanización presente y futura

El pasado reciente y el presente son, sin duda, los periodos más cubiertos por los estudiosos de la urbanización palestina. Los aparatos y herramientas del colonialismo israelí y su influencia en los entornos vividos por los palestinos en los distintos lados de la Línea Verde reciben una atención especial dentro de estos estudios. Estos aparatos y herramientas se materializan en formas espaciales que superan los límites de la ciudad. Los muros, los puestos de control y las carreteras están diseñados deliberadamente para potenciar los esfuerzos coloniales israelíes y contener los espacios palestinos. En su artículo “Assembling the Fabric of Life: When Settler Colonialism Becomes Development”, (Journal of Palestine Studies, 2016) Omar Jabary Salamanca traza la concepción y las secuelas de los desarrollos infraestructurales en Palestina como proyectos que “reensamblan el tejido de la vida”. Rastrea la reconfiguración deliberada del entorno urbano palestino tras los acuerdos de Oslo con el fin de acomodar a los colonos israelíes y las infraestructuras coloniales. También cuestiona el enfoque de desarrollo “humanitario” de la comunidad internacional de donantes, revelando el arraigo de sus proyectos en los marcos y esquemas coloniales de los colonos del Estado israelí.

De todas las ciudades de Cisjordania, Ramallah recibió la mayor parte de los estudios sobre la urbanización palestina contemporánea desde los acuerdos de Oslo. Este énfasis no es sorprendente. Los acuerdos convirtieron a Ramallah en la capital de facto de la recién creada Autoridad Palestina, lo que invitó a realizar notables inversiones en construcción oficial, comercial y residencial. En su artículo de 2008 “Enclave Micropolis: The Paradoxical Case of Ramallah/al-Bireh”, (Journal of Palestine Studies) Lisa Taraki traza el ascenso de Ramallah desde una pequeña aldea hasta una ciudad central y la sede de la Autoridad Palestina. Más que una mera crítica de esta evolución, como es habitual en los estudios de economía política de la Palestina actual, su estudio da cuenta de la dinámica específica de la ciudad que influyó en la condición contemporánea de Ramallah. Resulta especialmente significativo el hecho de que la historia de Ramallah se enmarque en fuertes patrones de movimiento de personas, en particular la afluencia de refugiados y la emigración de su población nativa, especialmente a América. Estos procesos locales ofrecen una visión más matizada de la historia de la ciudad que es significativa para entender su presente urbano.

Aunque Palestina experimentó una larga historia de suburbanización que comenzó a finales del siglo XIX, más recientemente, los patrones de desarrollo suburbano fueron una herramienta instrumental para la expansión del capital palestino en Cisjordania dentro de los límites delineados por los acuerdos de Oslo. El caso más ejemplar de esta expansión del capital privado es la ciudad de Rawabi, construida por un inversor palestino entre las ciudades de Ramallah y Nablus. En su reciente libro, titulado provocativamente Palestine Is Throwing a Party and the Whole World Is Invited: Capital and State Building in the West Bank (Duke University Press, 2021), Kareem Rabie ofrece el relato más completo de este proyecto privado y lo que significa para el presente y el futuro de la urbanización en Palestina. El análisis crítico de Rabie sitúa a Rawabi dentro de las tendencias más amplias de la economía política palestina en la era de lo que se conoce como “fayadismo”, tras el primer ministro Salam Fayyad, que introdujo con entusiasmo las políticas neoliberales en la economía palestina. El título de Rabie es quizás la descripción más adecuada de la visión de la Autoridad Palestina para el futuro de Cisjordania. Palestina está dando una fiesta y todo el mundo está invitado. Excepto los palestinos.

La mayoría de los escritos sobre el presente de la condición urbana palestina describen cómo a los palestinos se les negó el derecho a sus ciudades y espacios urbanos. Sin embargo, la esperanza de que los palestinos tomen algún día las riendas de sus medios de vida y de sus ciudades no está totalmente ausente de los estudios académicos. El volumen editado por Michael Sorkin y Deen Sharp, Open Gaza: Architectures of Hope (American University in Cairo Press, 2021) comprende uno de los intentos más impresionantes de imaginar un futuro para el urbanismo palestino más allá de la actual condición de violencia colonial. Centrándose en Gaza, una ciudad que a menudo se reduce a imágenes de destrucción, los editores invitaron a arquitectos, planificadores e investigadores a analizar la realidad urbana de la ciudad y a imaginar una realidad diferente para su futuro. Su trabajo no se inspira en una realidad inalcanzable, sino en las creaciones y medios de resistencia y fortaleza ya existentes de la población de Gaza. Nos muestra que es posible abordar cuestiones de esperanza en el futuro del urbanismo sin caer en las trampas del positivismo arquitectónico.

En general, esta lista de trabajos académicos nos señala algunas de las trayectorias clave de la urbanización palestina durante el siglo pasado. Aunque la lista abarca un amplio abanico de momentos históricos y ejemplos, el relato que ofrecen de la condición urbana de Palestina dista mucho de ser exhaustivo. Por diversas razones, faltan en esta lista varias obras críticas que abordan este tema. Sin embargo, estas lecturas fueron seleccionadas porque ofrecen una ventana a la diversidad de preguntas, marcos y metodologías desplegadas en el estudio de la Palestina urbana. A pesar de esta diversidad de enfoques, la mayoría de estos trabajos, aunque no todos, comparten una característica común que los hace especialmente relevantes para ampliar los límites de los estudios sobre Palestina: destacar el papel y la agencia de los palestinos en la construcción de sus entornos de vida modernos. Durante mucho tiempo, este papel se pasó por alto, ya que los escritores, tanto críticos como no críticos, se centraban más en las intervenciones imperiales y coloniales en el espacio urbano palestino. Al poner en primer plano a los actores, las actividades y las contribuciones palestinas, las obras demuestran que, aunque gran parte de la condición urbana palestina estuvo determinada por fuerzas y condiciones externas, los palestinos no sólo reaccionan a estas fuerzas. Por el contrario, los palestinos también estuvieron elaborando planes paralelos para sus entornos urbanos, al servicio de sus propias visiones y aspiraciones para una ciudad aún por venir.

[Se prohíbe expresamente la reproducción total o parcial, por cualquier medio, del contenido de esta web sin autorización expresa y por escrito de El Intérprete Digital]

Nadi Abusaada es arquitecto, urbanista e historiador. Actualmente es becario postdoctoral Aga Khan en el Departamento de Arquitectura del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT). Nadi completó su doctorado. y M.Phil. Licenciatura en la Universidad de Cambridge y su BA (Hons) en la Universidad de Toronto. Nadi también es cofundador de Arab Urbanism, una red global dedicada a temas urbanos históricos y contemporáneos en la región árabe.

N.d.T.: El artículo original fue publicado por Jadaliyya el 16 de junio de 2022.