El tira y afloja diplomático para calibrar la posición de Egipto en el conflicto entre Rusia y Ucrania

Por Ehsan Salah para Mada Masr

Kremlin de Moscú [Anna Anichkova / Creative Commons]

Egipto creó una sala de operaciones para seguir la evolución de la situación en Ucrania, donde los combates continuaron el miércoles siendo el séptimo día desde que Rusia lanzó una ofensiva de varios frentes en Kiev.

[Se prohíbe expresamente la reproducción total o parcial, por cualquier medio, del contenido de esta web sin autorización expresa y por escrito de El Intérprete Digital.]

Fuera del campo de batalla, la guerra tiene ramificaciones para la economía mundial en general y las relaciones geopolíticas regionales, ya que las principales potencias occidentales buscan cerrar filas y aislar a Rusia.

Los acontecimientos dejan a Egipto en la cuerda floja mientras busca gestionar las relaciones bilaterales con Rusia y los países occidentales, según una fuente del gobierno que habló con Mada Masr bajo condición de anonimato.

Si bien Rusia tiene una gran influencia en los acuerdos comerciales, de seguridad y de diplomacia regional de Egipto, el país también depende del apoyo económico y político de Europa y de Estados Unidos (EEUU).

“Todos los días se llevan a cabo consultas políticas en las que participan el Ministerio de Asuntos Exteriores y una serie de partes interesadas en la política exterior para revisar la posición egipcia sobre la crisis, a la luz de las presiones bajo las que se encuentra El Cairo”, dijo la fuente.

En una pugna por la lealtad de El Cairo, tanto la embajada rusa como la ucraniana en la capital pidieron a Egipto que apoye sus respectivas posiciones en los últimos días, mientras que las embajadas de los países del G7 en El Cairo también se pronunciaron el lunes para pedir a Egipto que adopte una postura firme de rechazo a la invasión de un país soberano.

Egipto intentó eludir parte de esta presión en una reunión de la Liga Árabe a principios de esta semana, aunque las embajadas occidentales dejaron claro que la declaración de la Liga Árabe no era suficiente para apoyar su postura anti-rusa.

A puertas cerradas, varias embajadas occidentales en El Cairo informaron a Egipto, en un lenguaje diplomático pero claro y estricto, que la declaración emitida al final de la Liga Árabe el lunes 一que pedía diplomacia, evitar la escalada y tener en cuenta la situación humanitaria一 no era suficiente, según la fuente gubernamental.

Las embajadas occidentales, sostuvo la fuente, dijeron que los países árabes tendrán que adoptar una posición más clara. Eso podría tener lugar en uno de los dos foros: Egipto podría poner su nombre a una resolución no vinculante para aislar a Rusia al condenar su “agresión contra Ucrania”, exigiendo que las tropas rusas dejen de luchar y se retiren, que está sobre la mesa para su votación en la reunión de la Asamblea General de la Organización de Naciones Unidas (ONU) que se está celebrando en Nueva York; o bien podría salir una declaración más contundente de una reunión de los ministros de Relaciones Exteriores árabes, que tendrá lugar esta semana en la sede de la Liga Árabe en El Cairo.

Mientras que en público, una declaración conjunta publicada por los embajadores del G7 en El Cairo el lunes fue una clara exigencia de un mayor apoyo público de Egipto en la votación de la Asamblea General de la ONU prevista para el miércoles.

“La cuestión hoy no es la situación en Europa. Ningún país del mundo puede aceptar una violación de la soberanía de otros sólo porque su vecino más poderoso lo quiere. La comunidad internacional no puede aceptar violaciones injustificadas de los principios de la Carta de las Naciones Unidas, especialmente en lo que respecta a la prohibición del uso de la fuerza. El intento de Rusia de desestabilizar el sistema internacional tendrá también repercusiones en la región de Medio Oriente y África, incluyendo a Egipto”, escribieron los embajadores del G7 en su declaración conjunta del lunes.

Algunas personalidades públicas, entre ellas el parlamentario Mostafa Bakry, tacharon la petición de los países del G7 de incursión en la soberanía de Egipto.

Lo que está en juego en el tira y afloja diplomático para Egipto, según las fuentes que hablaron con Mada Masr, se centra en la extrema necesidad de El Cairo de seguir recibiendo apoyo económico de Europa, dada la precariedad en ese frente, mientras que los responsables también empiezan a preocuparse sobre qué tan factible es la cooperación militar, económica y energética de larga data con Rusia, dado el alcance de la expansión de las sanciones económicas que apuntaron a una gran cantidad de bancos y empresas rusas en los últimos días, además que dieron un paso hacia el aislamiento de las salidas comerciales de Rusia.

La posición de Egipto en medio de la presión diplomática, según la fuente gubernamental, es “extremadamente compleja y delicada”, ya que El Cairo no puede dar la espalda a EEUU, especialmente en el momento crítico actual en el que necesita todo el apoyo y la ayuda que pueda obtener para tratar el controvertido asunto de la Gran Presa del Renacimiento Etíope (GERD por sus siglas en inglés).

Fuentes diplomáticas occidentales en El Cairo, que hablaron bajo condición de anonimato, añadieron que son los países occidentales los que apoyaron la pretensión de Egipto de plantear el archivo del GERD ante el Consejo de Seguridad de la ONU, y no Rusia ni China.

Además, la situación económica de Egipto hace que no tenga la suficiente solvencia para hacer frente a las presiones de los países occidentales que piden que Egipto se posicione contra Rusia.

El Cairo no puede entrar en una confrontación seria con sus aliados occidentales, dijo la fuente, porque los necesita para apoyar a Egipto a través de proyectos económicos y cualquier programa potencial con el Fondo Monetario Internacional si surge la necesidad, además de otras formas de cooperación económica, militar y de desarrollo, incluyendo el acuerdo de Prioridades de Asociación UE-Egipto que se supone que se firmará este verano y que cubrirá aspectos de la cooperación bilateral entre el bloque europeo y El Cairo hasta 2027.

Una de las cuestiones clave se refiere a la potencial balanza de pagos en expansión de Egipto, con los suministros mundiales de trigo, tan vitales para el programa de subsidios al pan de Egipto, que probablemente se verán reducidos. Por su parte Egipto es el mayor importador de trigo del mundo, y tanto Rusia como Kiev representan conjuntamente el origen de entre el 60% y el 80% del stock anual de trigo de aquel país.

En cuanto a los intereses diplomáticos compartidos por Egipto y Rusia de una serie de archivos regionales, como África Oriental, Libia, los Estados del Sahel y el Sáhara, la fuente afirmó que “toda la situación es delicada y todos los días se llevan a cabo consultas entre las agencias involucradas, las embajadas de los países en El Cairo y las embajadas egipcias en estos países.”

Egipto también mantiene importantes lazos económicos con Rusia, ya que la empresa rusa Rosatom emprendió el proyecto de construcción de una central nuclear en Dabaa, por el valor de 26 mil millones de dólares. Cuando se le preguntó por la central nuclear de Dabaa, la fuente subrayó que “todo está dirigido a que las partes lleguen a un acuerdo político que ponga fin a la crisis y abra la puerta a la estabilización de los asuntos.”

[Se prohíbe expresamente la reproducción total o parcial, por cualquier medio, del contenido de esta web sin autorización expresa y por escrito de El Intérprete Digital.]

Ehsan Salah es periodista por el periódico Egipto “Mada Masr” que soporte muchas restricciones y censuras en Egipto. No podíamos encontrar una manera de contactar con el autor.

N.d.T.: El artículo original fue publicado por Mada Masr el 2 de marzo de 2022.