El Senado pasó un proyecto de ley laboral: ¿qué comprende?, ¿quién participó? y ¿qué sigue?

Por Ahmed Bakr para Mada Masr

Ali Abdel Aal, ex presidente de la Cámara de Representantes egipcia se saluda con Abdel Rahim Ali durante un acto parlamentario  [Abdelrahem/Creative Commons]

El Senado finalizó las enmiendas a un nuevo proyecto de ley laboral el domingo, reactivando un proceso que se ha prolongado por varios años, mientras la nueva legislación laboral languidecía en la Cámara de Representantes.

[Se prohíbe expresamente la reproducción total o parcial, por cualquier medio, del contenido de esta web sin autorización expresa y por escrito de El Intérprete Digital]

Sin embargo, el proyecto de ley aún no llegará al escritorio del presidente. Primero irá a la Cámara para ser discutido y objeto de posibles enmiendas antes de un proceso de reconciliación y descripción del Consejo de Estado.

Sin embargo, la aprobación del Senado sigue siendo un avance frente al largo proceso.

Para desglosar lo que esta versión del proyecto de ley pone sobre la mesa y lo que puede convertirse en una legislación final, Mada Masr habló con los senadores y activistas laborales sobre cuestiones clave de política y de los actores qué estarán a cargo de la redacción de las nuevas regulaciones.

Si bien algunas de las enmiendas presentadas por la comisión laboral del Senado fueron aclamadas como reformas positivas dentro del alcance de lo que se podía lograr, activistas laborales dicen que la versión del proyecto de ley aprobada por la Cámara aún no aborda las mayores fallas de la legislación actual, como las que regulan el mercado de trabajo del sector privado.

¿Qué trabajadores se ven afectados por la nueva ley?

La nueva ley laboral afecta a todos los empleados del sector privado, extranjeros y los trabajadores de las empresas que pertenecen al sector de empresas públicas del estado, según el coordinador del Centro de Sindicatos y Servicios para los Trabajadores (CSST), Kamal Abbas.

Los empleados que trabajan en organismos estatales están cubiertos por la ley de servicio civil.

¿Quién queda por fuera?

El trabajo doméstico ha sido excluido durante mucho tiempo de las discusiones sobre proyectos de ley laborales. El Ministerio de Mano de Obra hizo la promesa de presentar un proyecto de ley separado para los trabajadores domésticos en 2017, sin embargo, dicho proyecto de ley aún no se ha materializado, cuenta Abbas a Mada Masr.

Los trabajadores del sector informal, que representan aproximadamente la mitad del mercado laboral, según datos publicados por el Gabinete, tampoco ven como su situación pueda cambiar con el borrador presentado en el Senado. Algunos artículos del proyecto de ley abordan el trabajo de temporada, pero no cubren satisfactoriamente los derechos de los trabajadores de temporada, dice Abbas.

¿Quién tuvo voz en la elaboración del proyecto de ley?

El Ministerio de Mano de Obra presentó el primer borrador del proyecto de ley al Parlamento en noviembre de 2013, después de lo cual el Ministerio celebró sesiones de consulta con la Federación de Sindicatos Egipcios (ETUF por sus siglas en inglés), entidad controlada por el estado, como representante de los trabajadores y de los empresarios.

Sin embargo, el primer borrador y los múltiples borradores de los años siguientes fueron criticados repetidamente por la ETUF, así como por organizaciones laborales y grupos políticos, por desatender muchos de los principales defectos de la ley laboral actual e incluso concentrar más el poder en manos de dueños de negocios.

¿Qué pasó con el proyecto de ley de camino al Senado?

Después de múltiples borradores iniciales, el ministro de Mano de Obra, Mohamed Saafan, anunció en 2016 que se enviaría una nueva versión del proyecto de ley a la Cámara de Representantes. Sin embargo, en su panorama normativo, el Consejo de Estado señaló que 39 aspectos del proyecto de ley contravenían la Constitución.

Finalmente, se envió un nuevo borrador a la Cámara para su discusión en 2018, pero el mandato de la legislatura terminó antes de concluir la discusión sobre el proyecto de ley.

El último borrador del proyecto de ley fue enviado al Senado en noviembre de 2021, actualizado para adaptarse a la nueva ley de sindicatos emitida en 2017, la cual reconoció la independencia de los sindicatos de la EUTF por primera vez.

¿Quiénes fueron los principales arquitectos de las enmiendas hechas por el Senado al nuevo proyecto de ley?

El Comité Laboral, compuesto por el Comité Constitucional y Legislativo, se encargó de presentar enmiendas al proyecto de ley antes de la discusión general del Senado.

El Comité invitó a lo que este consideró representantes de “todas las partes” del proceso laboral, dice la senadora Magdy Selim, diputada del Comité Laboral, a Mada Masr.

Se invitó a los debates a representantes de la Federación de Industrias Egipcias y la Federación de Cámaras de Comercio, así como a los ministerios de mano de obra, solidaridad social y planificación.

Frente a esta mayor representación de empresarios y del Gabinete, el comité solo invitó al ETUF, que Abbas cree que no era un actor adecuado para representar los diversos sectores laborales que están bajo el ámbito de la ley.

El Comité “no creó ningún diálogo comunitario en torno al proyecto de ley”, subraya Abbas, y agrega que CSST solicitó al Senado realizar audiencias públicas sobre el proyecto, pero no recibieron respuesta. También se puso en contacto con miembros del Comité Laboral para incentivar el inicio de un diálogo comunitario en torno al proyecto de ley y recibió algunas promesas positivas. Sin embargo, nada llegó a buen término.

Los vicepresidentes de la ETUF, Khaled Aish, también diputado del Comité Laboral del Senado, y Emad Hamdy, comentaron a Mada Masr, que la federación logró impulsar algunas enmiendas positivas que surgieron del Comité, pero Hamdy señaló que también persisten inconvenientes para lograr la visión de las enmiendas en varios puntos importantes.

Pregunta (P): ¿Cuáles son las enmiendas positivas aprobadas por el Senado?

Despidos: Se modificó el artículo 125 para convertir a los nuevos tribunales laborales, que establecerá el proyecto de ley, en el único órgano con facultad para despedir a los trabajadores que incurran en cualquiera de las ocho infracciones “graves” que se nombran en la ley laboral vigente.

Estas violaciones incluyen hacerse pasar por otra persona o presentar documentos falsificados, repetidas ausencias injustificadas, ignorar frecuentemente las pautas de seguridad, revelar secretos que dañen el negocio, competir con el dueño del negocio en el mismo negocio, agredir físicamente al dueño del negocio o a cualquier superior, y estar bajo la influencia de drogas durante las horas de trabajo.

Licencia de maternidad: Se modificó el artículo 50 para permitir que las mujeres disfruten de una licencia de maternidad remunerada de cuatro meses en lugar de los tres establecidos en el proyecto de ley, hasta tres veces durante sus años de servicio. La enmienda aseguró que la licencia de maternidad ofrecida al sector privado sea igual a la ofrecida bajo la ley de servicio civil y cumpla con los acuerdos internacionales sobre maternidad, según Aish.

Licencia de paternidad: Las reformas también aseguraron un día de licencia de paternidad por el nacimiento de un hijo por primera vez, a pedido de 12 senadores de la Coordinación de Jóvenes y Políticos del Partido, encabezada por el senador Mohamed Farid.

Farid solicitó en dos ocasiones que la ley incluyera una licencia de paternidad de siete días, pero sus intentos fueron rechazados. Le dijo a Mada Masr que propuso la idea después de hablar con dueños de negocios y defensores de los derechos laborales, de los niños y de las mujeres, y señaló que, en la práctica, muchos padres se toman días libres para lidiar con el proceso de registro de un recién nacido.

Si bien la enmienda se celebró como la primera legislación laboral en Egipto que reconoce el papel de los padres en la crianza de los hijos, en sintonía con la retórica de los medios de comunicación sobre “fortalecer los lazos familiares”, la licencia de un día parece más orientada a acomodar el proceso de registro de los niños que a brindar una oportunidad para la co -paternidad.

Permisos ocasionales: una enmienda al artículo 105 aumentó los días de licencia casual anual de seis a siete.

Multas por trabajo forzoso: una enmienda al artículo 253 elevó la multa máxima por trabajo forzoso y discriminación en el lugar de trabajo de 5.000 EGP a 20.000 EGP por trabajador. Esta multa se duplicará para los reincidentes.

Los beneficios positivos del aumento de las sanciones dependen de la eficacia con la que se aplique la ley, la regularidad con que los funcionarios del Ministerio de Mano de Obra controlen los lugares de trabajo y las facilidades que tengan los trabajadores para reportar estos abusos. Según Abbas, Egipto tiene problemas de larga data en estos frentes.

¿Qué enmiendas fueron criticadas?

Rescisión de los contratos: En la redacción original del artículo 133, que ha sido objeto de controversia, “dos partes de un contrato” pueden terminarlo discrecionalmente, siempre que lo notifiquen con tres meses de antelación. El artículo fue aprobado con una enmienda menor, propuesta por Aish durante la discusión general del Senado. La reforma vinculó este artículo al 142 que obliga a los empresarios a ofrecer al trabajador el equivalente a dos meses de salario por cada año de servicio si el contrato es acabado por “razones ilegítimas”.

El proyecto de ley enumera algunos ejemplos de estas razones ilegítimas de terminación de contratos, como por identidad o condición social, afiliarse a un sindicato o presentar una queja o una demanda contra su empleador, mientras que el artículo 134 reitera que los contratos solo deben rescindirse por una razón “legítima”. Sin embargo, el proyecto de ley se mantiene vago sobre las razones “legítimas” para terminar contratos, qué protege al trabajador contra la terminación ilegítima o cómo estos artículos encajan con los artículos de legislaciones anteriores.

El choque entre la potestad de los empresarios para terminar contratos y el hecho de que el despido esté condicionado a infracciones específicas es un tema central en la legislación laboral vigente y ha sido una tema de discusión de todos los borradores del nuevo proyecto de ley. Desde que la actual ley laboral entró en vigor en 2003, muchos trabajadores que fueron despedidos arbitrariamente enfrentaron fallos judiciales contradictorios, algunos tribunales basaron sus decisiones en el derecho a rescindir contratos, mientras que otros confirmaron las cláusulas de despido, según Abbas.

Abbas y Hamdy concuerdan en que la enmienda no era suficiente para resolver el problema y agregaron que el Artículo 133 socava lo estipulado en el Artículo 125 de que los tribunales laborales tienen el poder exclusivo de despedir empleados.

Contratos a término fijo: Una enmienda al artículo 131 permite que contratos de duración determinada se convirtieran en contratos fijos si se renuevan por cuatro años en lugar de seis, como se establecía originalmente en el proyecto de ley.

Hamdy señaló, sin embargo, que sigue siendo una pérdida para los trabajadores, ya que la ley laboral actual permite que los contratos a plazo fijo se vuelvan permanentes si se extienden incluso un día después del período original. Agregó que la ETUF no mantuvo la regla anterior en el proyecto de ley actual durante las discusiones del Comité Laboral.

¿Qué aspectos positivos se introdujeron en el proyecto de ley que el Senado aprobó sin cambios?

Aprobación de la renuncia: el proyecto de ley introdujo una estipulación en los artículos sobre la dimisión para que las renuncias deban ser aprobadas por la oficina del Ministerio de Trabajo correspondiente.

Esto tiene como objetivo frenar una práctica común en el sector privado de despedir trabajadores bajo el pretexto de aceptar sus renuncias. Todo comienza cuando los dueños de negocios obligan a los nuevos empleados a firmar un formulario, conocido como “Formulario 6”, que lee que estos renunciaron voluntariamente y recibieron todas sus cuotas, antes de firmar oficialmente sus contratos. Por lo tanto, los trabajadores pueden ser despedidos en cualquier momento y los dueños de negocios pueden alegar que estos ya renunciaron y se les fue pagadas sus cuotas.

Tribunales laborales: La introducción de tribunales laborales especializados para examinar los conflictos laborales se ha considerado durante mucho tiempo uno de los principales aspectos positivos del nuevo proyecto de ley, según Abbas.

¿Cuáles problemas principales fueron desatendidos?

 Huelgas: el artículo 207 mantuvo la prohibición en la legislación laboral vigente de realizar huelgas laborales en “instalaciones estratégicas o vitales en las que el cese de actividades resulte en una violación de la seguridad nacional o interrupción de los servicios básicos prestados a los ciudadanos”. Decidir qué representa una violación a la seguridad nacional o la interrupción de los servicios básicos queda a discreción del primer ministro.

Bonos anuales: el artículo 12 determinó que el bono anual representa el 3 % del salario neto en lugar del 7% del salario básico en la ley actual, que según Abbas puede reducir las ganancias totales.

El explica que el salario neto incluye el salario base además de variables que los distintos negocios no ofrecen por igual, por lo que determinar la bonificación en un porcentaje menor del salario neto dejaría a muchos trabajadores con una bonificación menor.

Según Hamdy, la ETUF intentó presionar para cambiar la bonificación al 7 por ciento del salario neto durante la discusión del Comité Laboral, pero no pudieron asegurar el cambio.

Agencias de contratación: tanto Abbas como Hamdy critican el proyecto de ley por legalizar el trabajo de las agencias de contratación externas, y dicen que confiar en ellas puede resultar en que los dueños de negocios contraten trabajadores sin ser directamente responsables de salvaguardar los derechos consagrados en la ley. Hamdy advirtió que las agencias de contratación podrían dejar obsoleta la fuerza vinculante de los contratos propietario-trabajador, y agregó que el EUTF presionó para que se establecieran más regulaciones de sus operaciones en el proyecto de ley pero sin éxito.

[Se prohíbe expresamente la reproducción total o parcial, por cualquier medio, del contenido de esta web sin autorización expresa y por escrito de El Intérprete Digital]

Ahmed Baker es un periodista y contribuyente regular de Mada Masr, y posee una maestría en Sociología y Antropología de la Universidad Central Europea. 

N.d.T.: El artículo original fue publicado por Mada Masr el 17 de febrero de 2022.