Huele las rosas: El lado invisible del adorno personal

Por Sigrid van Roode para Pink Jinn.

Novia con el típico atuendo y joyas del sur de Asia [Lee Jordan / Creative Commons]

El olor es uno de los aspectos más poderosos del adorno personal. Permanece en el aire mucho tiempo después de que una persona se haya ido, nos trae recuerdos de lugares en los que hemos estado o de personas a las que hemos querido, y tiene una influencia probada en nuestro estado de ánimo: desde la relajante lavanda hasta el estimulante romero, los poderes de las fragancias se conocen y se utilizan desde hace milenios. El uso de las fragancias va mucho más allá del embellecimiento.

[Se prohíbe expresamente la reproducción total o parcial, por cualquier medio, del contenido de esta web sin autorización expresa y por escrito de El Intérprete Digital]

El mundo invisible

Uno de los usos más antiguos de las fragancias es el de conectarnos con el mundo espiritual. Desde los tiempos del antiguo Egipto y los imperios de Mesopotamia, el incienso se quemaba para honrar y complacer a los dioses. El acto de quemarlo es una transformación en sí mismo: los pequeños granos de resina se desvanecen y en su lugar aparece un humo cálido y fragante que llena fácilmente una habitación entera. No es difícil ver cómo esto podría interpretarse como la presencia de un ser divino.

De hecho, encontramos referencias a la fragancia en la literatura antigua, donde la presencia de un aroma delicioso indica la presencia, de otro modo imperceptible, de un dios o una diosa. Del mismo modo, la presencia de un olor desagradable anunciaba la llegada de seres malignos. En épocas posteriores, estar limpio y bien arreglado se convirtió en un requisito indispensable para los musulmanes. El almizcle, el olor favorito del profeta Mahoma (PBS), sigue siendo muy apreciado, al igual que el ‘ūd.

Huéspedes, tiempo y espacio

La fragancia también es un agente importante en las interacciones sociales. En muchos países, antes de que lleguen los invitados se pone mucho cuidado en perfumar las partes de la casa donde serán recibidos y agasajados. Así, la fragancia funciona como un marcador del espacio. A su llegada, los invitados son recibidos con incienso y perfume. Nacida de la necesidad de refrescarse tras un viaje, esta costumbre es una hermosa forma de expresar la hospitalidad: el visitante pasa de ser un extraño a un miembro honorario de la casa mediante el acto de envolverlo en el aroma de la casa.

Muchas mezclas de incienso, o bukhūr, eran creadas por las propias mujeres de la casa siguiendo recetas familiares, y una mujer sería alabada por su habilidad para mezclar fragancias tanto como por su talento para el bordado o la cocina. Cuando se recibe a los invitados, la fragancia también funciona como un marcador de tiempo. Cuando la visita terminó, la anfitriona vuelve a envolver a sus invitados en fragancia. Se pasan aceites perfumados y cada invitado se los aplica, tras lo cual se pasa también un brasero con incienso. Bien perfumados, los invitados se despedirán y llevarán un recuerdo sensorial de su visita durante un tiempo considerable después de su partida. Hoy en día, esta tradición se realiza también con perfumes de alta gama: la forma puede haber cambiado, pero la expresión de la hospitalidad sigue siendo tan sólida como siempre.

El viaje de la vida

La fragancia es un agente de transformación increíblemente poderoso. El uso del perfume marca por sí mismo la diferencia entre una mujer casada y una soltera, ya que está estrechamente relacionado con la intimidad de la vida conyugal: la fragancia es una parte importante de la sensualidad entre marido y mujer. Pero hay mucho más en la fragancia, en particular en lo que se refiere a las bodas.

El uso profuso de fragancias durante las festividades nupciales no es sólo una forma de embellecimiento, sino que guía activamente a la novia en su transición a la vida matrimonial. La novia se considera un ser especialmente vulnerable, ya que se encuentra en el umbral entre dos etapas de la vida: aún no es una esposa, pero ya no es una joven soltera. La aplicación de fragancias como parte de los preparativos nupciales sirve no sólo para ayudarla en la transición a la siguiente fase de su vida, sino también para protegerla: siguiendo las líneas de la magia análoga, los seres malignos que puedan querer dañarla son disuadidos por los olores agradables. La fragancia no sólo es importante en las bodas, sino que también desempeña un papel en otros periodos de transformación de la vida, como el parto e incluso la muerte.

Joyas aromáticas

Todas estas capacidades -la espiritual, la social y la de transformación- están presentes también en la joyería aromática. Las joyas pueden crearse específicamente para contener sustancias aromáticas o pueden estar hechas de materiales olfativos. Un ejemplo de joyas diseñadas para contener fragancias son los pequeños recipientes para ámbar gris y almizcle que se llevan en todo el norte de África y el suroeste de Asia. Llamados así por las sustancias que contienen, se denominan ‘anbra’ o ‘meskiyya’, lo que revela si contienen ámbar gris o almizcle. Estos recipientes son pequeñas obras maestras de plata u oro, lo que demuestra la estima que se tenía por estos perfumes.

Entre los tipos de joyas creadas a partir de materiales aromáticos se encuentran los collares de clavo que se usan en Palestina con motivo de una boda. Los clavos se empapan en agua para hacerlos más blandos y fáciles de pinchar y ensartar. Esta agua se utiliza para bañar a la novia el día de su boda, mientras que los collares los llevan sus familiares y amigas. En algunas regiones, los paga el padre de la novia para expresar su agradecimiento por estas relaciones. El aroma del clavo conecta maravillosamente todos estos sentimientos: la novia está protegida por esta metáfora de amistad y parentesco, que se traslada a la siguiente etapa de su vida.

Un conjunto significativo

La naturaleza transformadora y protectora de la fragancia no sólo se utiliza en la joyería, sino que aparece en todos los aspectos de la apariencia personal. Los componentes aromáticos también se cosían en la ropa o se añadían a la pasta de henna que se utilizaba para crear dibujos en la piel. La fragancia es uno de los componentes de un conjunto cuidadosamente seleccionado, junto con el color, el material y el diseño, cada uno de los cuales tiene un significado y se elige con cuidado. Todos los elementos de la apariencia personal, como el vestido, los bordados, el maquillaje y la belleza, el peinado y las joyas, hacen un uso consciente de ellos. Un color nunca se elige al azar, ni tampoco una fragancia.

Sin embargo, en el adorno personal, el olor es también la primera capacidad que se pierde. Las joyas y las prendas de vestir no conservan su fragancia para siempre, por lo que nuestro recuerdo de la importancia del olor también se desvanece lentamente. Especialmente cuando los artículos de vestir y adorno viajaron lejos de casa, esta capacidad olfativa se pasa por alto con facilidad. La capa de pasta perfumada en el interior de las pulseras, por ejemplo, o los restos de pasta perfumada en los alfileres o adornos, se confunden con la suciedad y se limpian para que la pieza sea más agradable estéticamente. Pero al hacerlo, eliminamos los restos tangibles de un poder invisible de la pieza: la fragancia que habría rodeado a la portadora, la habría protegido y la habría conectado con generaciones de historia familiar.

[Se prohíbe expresamente la reproducción total o parcial, por cualquier medio, del contenido de esta web sin autorización expresa y por escrito de El Intérprete Digital]

Sigrid van Roode es historiadora de la joyería y arqueóloga especializada en el adorno personal del norte de África y el suroeste de Asia. Su investigación aborda la joyería como parte de la cultura material de la sociedad y se centra en particular en la relación entre la joyería y el ritual, la magia y la religión.

N.d.T.: El artículo original fue publicado por Pink Jinn el 6 de abril de 2022.