El futuro de las organizaciones terroristas tras la eliminación de sus líderes

Por Ali Najat para Al Bayan Center for Planning and Studies

Vista aerea del refugio de Baghdadi durante la Operación Kayla Mueller [U.S. Department of Defense/Wikimedia Commons]

Los movimientos yihadistas de origen salafista se basan en un liderazgo fuerte y atractivo. La revisión de la historia de los movimientos islámicos en el último siglo en Medio Oriente y África del Norte muestra que el factor liderazgo, especialmente el del líder carismático, desempeñó un rol importante en el desempeño y la eficiencia de la organización. El liderazgo carismático se define como aquel que tiene el poder y la capacidad de inspirar a sus seguidores, mientras que estas habilidades se derivan únicamente de la fuerza de carácter y el compromiso del individuo. 

[Se prohíbe expresamente la reproducción total o parcial, por cualquier medio, del contenido de esta web sin autorización expresa y por escrito de El Intérprete Digital]

La exclusión y eliminación de la escena del liderazgo carismático significa, a menudo, el comienzo de la decadencia de los movimientos salafistas-yihadistas. Por ejemplo, el asesinato de Osama Bin Laden en 2011 fue el mayor desafío para Al Qaeda en su historia. La personalidad carismática de Bin Laden, su popularidad entre los miembros de Al Qaeda y su elocuencia, jugaron un rol importante en el fortalecimiento de la unidad organizativa de la organización. Con la condena mundial de Al Qaeda después del 11 de septiembre, muchos simpatizantes elogiaron sus acciones. Según algunos informes —posteriores al 11 de septiembre— muchos musulmanes en el mundo eligieron el nombre “Osama” para sus hijos.

La eliminación de Osama Bin Laden significó la eliminación del rostro carismático y unificador de Al Qaeda, lo que a su vez supuso un desafío para la organización como la falta de carisma y la incapacidad de su sucesor, Ayman Al Zawahiri, para gestionar y unificar la organización; una de las principales razones de la debilidad de Al Qaeda durante la última década. El fundador de Al Qaeda, Osama Bin Laden, tenía una personalidad carismática y era muy popular entre sus miembros, este factor hizo que sus discursos fueran amplios y globales. A diferencia de Bin Laden, los discursos de Zawahiri fueron muy débiles, no representaron al ideólogo de Al Qaeda con un tono elocuente. Los discursos de Ayman Al Zawahiri fueron más bien un sermón de Sheikh en la mezquita para los fieles, o como un análisis de un fenómeno por parte de un profesor hacia sus estudiantes. Como resultado, los discursos y declaraciones de Zawahiri no circularon ampliamente en los medios.

Muchos observadores internacionales creen que tras la eliminación de Osama Bin Laden, Ayman Al Zawahiri no pudo llevar a la organización a su nivel anterior de operaciones. Es decir, la eliminación de Bin Laden fue un duro golpe para la organización. Aunque Zawahiri fue uno de los autores intelectuales de los ataques del 11 de septiembre, carecía del aura terrorífica que Bin Laden inspiraba a su alrededor. Barak Mendelsohn, profesor del Haverford College en Pensilvania, cree que el núcleo de Al Qaeda ahora es solo una “sombra” de lo que alguna vez fue y que el “mayor logro” de Zawahiri es “mantener la supervivencia de la organización”. Según Barak Mendelsohn, las diversas ramas de Al Qaeda no se adhirieron al liderazgo de Zawahiri y la dirección se redujo al “Consejo Shura”. Al Qaeda se volvió más descentralizada y sus poderes están en gran parte conferidos a los líderes de los grupos afiliados.

Por lo tanto, se puede afirmar que con la destitución de Ayman Al Zawahiri o su reemplazo, Al Qaeda no se debilitará sino que existe la posibilidad de fortalecerla aún más. El surgimiento de una figura carismática como Osama Bin Laden puede ser un factor importante para aumentar la fuerza de Al Qaeda en el futuro. Por lo tanto, se puede decir que la personalidad del nuevo líder de Al Qaeda jugará un rol importante en la situación de esta organización yihadista. Un cambio en el nivel de liderazgo y el surgimiento de un líder carismático podría conducir al debilitamiento e incluso al declive del Estado Islámico de Irak y el Levante (EIIL) dado que un líder carismático puede atraer varios elementos centrales de EIIL.

Por otro lado, los líderes de los grupos salafistas-yihadistas tienen un rol preponderante en la definición de la política de la organización y según sus características, pueden mejorar la posición de la organización, provocar su declive o debilitarla. Por ejemplo, Boko Haram siguió una política de promoción pacífica durante la era de Muhammad Yusuf, el líder y fundador del grupo, pero con el ascenso al poder de Abu Bakr Shekau, el enfoque del grupo se volvió más radical y se basó en la yihad armada. La eliminación de Abu Bakr Al Baghdadi en 2019 también debilitó a EIIL en Irak y Siria debido a que construyó EIIL sobre sus ideas y presentó una personalidad carismática, fomentó el establecimiento del Estado Islámico y la tradición al estilo de los Califas Correctamente Guiados, enfatizó la dinastía Quraish, el dictado de sermones y la formación de varias colecciones de Dewans (obras sobre formas de gobierno).

Este documento analítico arroja luz sobre el futuro de EIIL en Irak y Siria después del asesinato de Abu Ibrahim Al Quraishi, el sucesor de Abu Bakr al Baghdadi. La investigación plantea la hipótesis de que uno de los componentes que afectan el futuro de EIIL se remonta al sucesor de Abu Ibrahim al Quraishi. Si el nuevo líder, Abu Al Hassan Al Quraishi, es carismático y se desempeña mejor que Abu Ibrahim Al Quraishi, entonces EIIL será más fuerte de lo que fue en los últimos dos años. Pero un liderazgo deficiente puede acelerar el declive de EIIL en el mediano plazo.

[Se prohíbe expresamente la reproducción total o parcial, por cualquier medio, del contenido de esta web sin autorización expresa y por escrito de El Intérprete Digital]

Ali Najat es escritor e investigador especializado en asuntos del Medio Oriente con un enfoque en los movimientos islámicos en el mundo árabe, y posee una maestría en Estudios del Medio Oriente y África del Norte de la Universidad Allameh Tabatabai en Teherán.

N.d.T.: El artículo original fue publicado por Al Bayan Center for Planning and Studies el 20 de marzo de 2022.