La defensa no es el único motor de las relaciones turco-polacas

Por Sinem Cengiz para Arab News

Presidente de la República de Polonia Andrzej Duda en la marcha “Por ti Polonia” [Jakub Szymczuk / CC 4.0]

El nombre de la República de Polonia comenzó a aparecer a menudo en los medios turcos con la creciente cercanía entre Varsovia y Ankara durante los últimos años. Turquía otorga gran importancia a su relación con Polonia, que representa un elemento estratégico en la política de Ankara en Europa Central y del Este.

[Se prohíbe expresamente la reproducción total o parcial, por cualquier medio, del contenido de esta web sin autorización expresa y por escrito de El Intérprete Digital]

En 1999, el apoyo de Ankara a la adhesión de Polonia a la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) y, a cambio, el apoyo de Polonia a la adhesión de Turquía a la Unión Europea (UE) ayudaron a impulsar las relaciones políticas y bilaterales. Las relaciones profundamente arraigadas entre los dos evolucionaron aún más con la firma de la Declaración sobre la Asociación Estratégica Turco-Polaca en 2009, que alcanzó su apogeo con la cooperación en los campos de la defensa y la seguridad.

Andrzej Duda, el Presidente polaco estuvo en Ankara la semana pasada y durante su visita de tres días se anunció la venta de vehículos aéreos no tripulados armados turcos a Polonia. Por su parte, Recep Tayyip Erdogan, Presidente turco, dijo que la compra marcaba la primera vez que un estado miembro de la OTAN y la UE adquiere drones de Turquía, y agregó que el acuerdo será un impulso para el sector de defensa turco.

Según el acuerdo, Polonia recibirá 24 drones armados de la empresa privada Baykar, que también exportó el modelo TB2 a las estaciones de control terrestre y terminales de datos de Ucrania, Qatar y Azerbaiyán. Se espera que el primer dron se entregue el próximo año. Los drones turcos ganaron popularidad desde que el hardware se desplegó en Siria, Libia y Azerbaiyán durante los conflictos que se cubrieron de manera destacada en todo el mundo. Turquía utilizó efectivamente sus drones de última generación en operaciones militares antiterroristas transfronterizas, como Escudo del Éufrates (Euphrates Shield), Rama de Olivo (Olive Branch) y Escudo de Primavera (Spring Shield), para liberar su frontera siria de entidades terroristas.

“Estamos muy contentos de compartir esta experiencia, capacidad y oportunidades con nuestro aliado de la OTAN”, comentó el Presidente Erdogan, agregando que los aviones F-16 turcos “pronto” serían enviados a Polonia para ayudar a la operación de Vigilancia Aérea Báltica de la OTAN.

Polonia desplegó anteriormente un avión de patrulla marina y una misión militar en la base Incirlik de Turquía. El presidente polaco describió a Turquía como el “aliado más fuerte” de Varsovia en su región, diciendo que cree que los dos países pueden defenderse de las amenazas externas dentro del marco de la OTAN.

Rusia fue uno de los factores más importantes en las estrategias de política exterior de Ankara y Varsovia. Histórica y políticamente, Rusia estuvo en la cima de las percepciones de amenazas en ambos países. Por lo tanto, en términos de intereses regionales y relaciones con Occidente, Rusia siempre está en la imagen, ya sea como socio o como amenaza.

Turquía y Polonia, junto con Rumanía, forman parte de un mecanismo de cooperación trilateral que no sólo se considera un mecanismo político sino que también tiene una dimensión militar. Una de sus dimensiones también está relacionada con la influencia rusa en los países post soviéticos. Por lo tanto, uno de los pilares clave de esta cooperación trilateral es el compromiso común con Georgia, Moldavia y Ucrania. Dadas las políticas agresivas de Rusia en estos tres países, el mecanismo de cooperación trilateral de Ankara, Varsovia y Bucarest tiene como objetivo apoyar a estos países bajo la presión rusa.

Aunque Polonia, Rumanía y Turquía son partes interesadas clave en Georgia, Moldavia y Ucrania, cada país tiene su propio socio prioritario y tiene su propio interés nacional. Por ejemplo, Ankara intensificó sus lazos políticos y económicos con Georgia, Moldavia y Ucrania después de la anexión rusa de Crimea. En contraste con Rusia, Ankara apoya la adhesión de Georgia, Moldavia y Ucrania a la UE y la OTAN. Lo mismo aplica a Polonia, que da prioridad en su agenda de política exterior a estos tres países.

En términos de cuestiones internas, existen algunas similitudes en la forma en que Turquía y Polonia manejan los problemas sociopolíticos. La retirada de Turquía del Convenio de Estambul, que busca la protección de las mujeres contra la violencia y garantizar su seguridad, fue duramente criticada por organizaciones de derechos humanos y de mujeres.

En cuanto a defender su decisión, Turquía también había mencionado a otros países europeos que están en contra de la convención. Uno de estos países fue Polonia. El ministro de Justicia del país había declarado que Polonia iniciará esfuerzos para retirarse de un tratado europeo sobre la lucha contra la violencia contra las mujeres debido a su “carácter ideológico”. Al defender que la convención tiene una “naturaleza ideológica”, el Ministro de Justicia polaco, Zbigniew Ziobro, dijo que se trató de construir un “género sociocultural contra el género biológico”, lo que, remarcó como “inaceptable y perjudicial” para Polonia. Expresó que existen personas que afirman que oponerse a la Convención de Estambul también significa estar en contra de la protección de las víctimas, lo que calificó como “una mentira absoluta”. Este fue también el mismo argumento declarado por los funcionarios turcos.

Turquía fue el primer país en ratificar el Convenio del Consejo de Europa adoptado en 2011 en Estambul, mientras que Polonia lo ratificó en 2015. Aunque la UE y sus estados miembros firmaron el tratado, algunos de ellos— Bulgaria, Chequia, Hungría, Lituania, Letonia y Eslovaquia — todavía tienen que ratificar el documento.

Por lo tanto, además de la cooperación en defensa, Turquía y Polonia comparten preocupaciones comunes en su visión regional hacia Rusia y tienen similitudes en su visión con la Convención de Estambul, que es muy importante para los países de la UE.

[Se prohíbe expresamente la reproducción total o parcial, por cualquier medio, del contenido de esta web sin autorización expresa y por escrito de El Intérprete Digital]

Sinem Cengiz es una analista política turca que se especializa en las relaciones de Turquía con Medio Oriente.

N.d.T.: El artículo original fue publicado por Arab News el 28 de mayo de 2021.