Una auto consumada crisis monetaria de Turquía

Por M. Murat Kubilay para Middle East Institute

Plaza Kızılay en Ankara, Turquía. [Nedim Ardoğa / Creative Commons]

Tras la renuncia del ministro de finanzas y su reemplazo por un funcionario más leal al gobierno el 2 de diciembre, la lira turca continuó su caída constante frente al dólar, lo que llevó sus pérdidas del año a casi el 50%.

[Se prohíbe expresamente la reproducción total o parcial, por cualquier medio, del contenido de esta web sin autorización expresa y por escrito de El Intérprete Digital]

Tras la renuncia del ministro de finanzas y su reemplazo por un funcionario más leal al gobierno el 2 de diciembre, la lira turca continuó su caída constante frente al dólar, lo que llevó sus pérdidas del año a casi el 50%. La moneda turca vuelve a estar bajo ataque especulativo, similar a episodios anteriores en julio de 2018 y octubre de 2020. Los tempranos recortes de la tasa de política del Banco Central de la República de Turquía (BCRT) desde septiembre resultaron en un éxodo de capital extranjero y un aumento en la demanda de divisas entre los inversores nacionales. Mientras tanto, los precios mundiales de las materias primas y la energía siguen siendo altos (a pesar de la reciente caída de los precios del petróleo), y las expectativas con respecto a la inflación se deterioraron significativamente, lo que provocó que el tipo de cambio de la lira turca cayera de 8,30 a 13,60 por dólar en menos de tres meses.

Un cambio de política y recortes anticipados de tipos

En septiembre, el BCRT declaró repentinamente que la tasa de política se reduciría en función de la inflación subyacente en lugar de la inflación general, sin ningún anuncio previo. Esta acción fue incompatible con el mandato oficial del banco y se interpretó como un compromiso por parte del líder del BCRT, para salvar su trabajo. En línea con esto, el BCRT recortó su tasa de política en 100 puntos base (bps) a 18,00%. Tras la reunión de septiembre, tres miembros del Comité de Política Monetaria (CPM) fueron despedidos sin ninguna explicación y se nombraron dos nuevos miembros en línea con la teoría poco ortodoxa de Erdogan sobre las tasas de interés. Kemal Kılıçdaroğlu, líder del principal partido de la oposición, el Partido Popular Republicano (PPR), pidió a los funcionarios del gobierno que no sigan las órdenes de Erdogan que van en contra del interés público y luego se reunió con el gobernador Kavcıoğlu, que fue a la vez sin precedentes e inesperado.

En la reunión de octubre del CPM, la tasa de política se redujo otros 200 pb, definitivamente por encima de las expectativas del mercado, y no está respaldada por ningún dato reciente. Este movimiento posiblemente fue forzado por Erdoğan y envió un mensaje a la burocracia de que él está a cargo de todas las decisiones políticas, y que ningún funcionario del gobierno debería escuchar el llamado de Kılıçdaroğlu para resistir sus órdenes. Antes de la reunión de noviembre, Erdoğan indicó que se avecinaba un nuevo recorte de tasas, y esto también fue entregado por el CPM, que redujo la tasa de política en 100 pb más. Fue esta decisión final la que resultó en un ataque especulativo a la moneda turca. No hubo desarrollo de política exterior en juego esta vez, como el encarcelamiento de un ciudadano estadounidense en 2018, o un shock externo, como la pandemia en 2020. Los inversores nacionales fueron el principal impulsor de la crisis cambiaria dado su deseo de vender liras turcas, ya que la tasa de política del BCRT (15,00 %) cayó muy por debajo de la tasa de inflación oficial (19,89 %).

A pesar de la severa depreciación de la lira turca, el 17 de noviembre Erdoğan dijo que continuaría su lucha contra las tasas de interés “hasta el final”, y su personal trató de presentar la política poco ortodoxa como una estrategia bien planificada para la economía. Se prometieron más recortes de tasas y es probable que se realicen en la reunión del CPM a mediados de diciembre. Dado el rápido declive de la lira turca, el 1 de diciembre, el BCRT intervino para apuntalar la moneda mediante la venta de casi mil millones de dólares de sus reservas de divisas. Esto resultó en un repunte temporal, pero es poco probable que sea sostenible a largo plazo en vista de las reservas limitadas del país y las tasas de interés reales negativas.

Todavía es demasiado pronto para decir si la depreciación de la lira turca continuará, pero es probable que haya más turbulencia en los próximos meses. La insistencia de Erdogan en más recortes de tasas y la pérdida de confianza del consumidor en sus políticas económicas son los principales factores que impulsan la depreciación. Dicho esto, la lira turca ya es muy barata en comparación con otras monedas de mercados emergentes y es probable que la tendencia de salida de capital esté llegando a su fin.

Impacto de la política

Los principales resultados positivos de esta política son un impulso al comercio exterior a partir de costos laborales más bajos y una demanda reducida de productos terminados importados. Estos se reflejan en el saldo de la cuenta corriente— la diferencia entre bienes y servicios exportados e importados  — cuando Turquía comenzó a tener un superávit en cuenta corriente en agosto, cuando el tipo de cambio era de 8,40 por dólar y los ingresos por turismo eran débiles en comparación con los niveles previos a la pandemia. Es probable que esta tendencia continúe y resulte en un superávit de cuenta corriente significativo en 2022, ya que se pronostica que los ingresos del turismo alcanzarán casi $30 mil millonesa menos que la pandemia empeore nuevamente.

Los principales efectos adversos de esta política son una pérdida significativa del poder adquisitivo de los hogares y una persistente volatilidad del tipo de cambio. La razón subyacente de esto es la creciente dolarización de las cuentas de ahorro de los propietarios de hogares y empresas. La lira turca ya perdió su función como depósito de valor y si continúa esta tendencia negativa, también puede causar la pérdida de sus funciones de unidad de cuenta y medio de cambio. Si eso sucediera, entonces comenzaría una espiral de alta inflación con un nivel relativamente bajo en comparación con la década de 1990, pero mucho más alto que la década de 2010. Los aumentos salariales siempre serán inferiores a la inflación, lo que provocará un salto en la tasa de pobreza. Los resultados más críticos de esta política serán el descontento social y las quejas de los empresarios sobre las interrupciones en la cadena de suministro debido a la inestabilidad interna. Esto facilitaría mucho el rescate de la deuda externa y reduciría las vulnerabilidades externas de Turquía.

Los inversores extranjeros ya se sienten en gran medida protegidos, ya que su cartera denominada en lira turca es muy pequeña. Su exposición al riesgo de la deuda en moneda extranjera de Turquía es alta, pero la voluntad del gobierno de realizar los pagos a tiempo y su meta de superávit en cuenta corriente alivian este riesgo. Las instituciones de calificación crediticia pueden volver a bajar las notas de los bonos soberanos. Sin embargo, no se espera una crisis de balanza de pagos ni una incapacidad para realizar pagos de importaciones y redimir la deuda externa. Los bancos turcos aún tienen acceso a préstamos de sindicación de instituciones financieras globales. Sin embargo, la reciente degradación de Turquía a la lista gris por parte del Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI) por lavado de dinero y financiamiento del terrorismo causo un daño significativo. Además, hay rumores de que MSCI, el principal proveedor de índices financieros para los mercados emergentes, podría degradar a Turquía del grupo privilegiado de países desarrollados a una lista de mercados fronterizos o una cuarentena como Argentina.

Panoramas futuros

Los economistas no saben por cuánto tiempo más se podrá seguir implementando la política poco ortodoxa de Erdogan. El hecho es que Erdogan sigue muy decidido a bajar las tasas y el mercado reacciona a sus palabras con rapidez y dureza. La dimisión del ministro del Tesoro, Lütfi Elvan, y su sustitución por Nureddin Nebati, un experto en administración pública en lugar de economía o finanzas y un partidario vocal del impulso del presidente para bajar las tasas, debería servir como una advertencia temprana de una relajación excesiva de las políticas económicas. El escenario base no consiste en una crisis de balanza de pagos y controles de capital, por lo que probablemente no habrá un efecto dominó para otros países en desarrollo. El crecimiento del crédito y el déficit presupuestario aún se encuentran en niveles razonables. Cualquier aumento masivo en el gasto público y las finanzas mediante la impresión de dinero o la expansión monetaria conducirá directamente a nuevos mínimos para la moneda turca y empeorará las expectativas inflacionarias. Estos pasos pueden implementarse para mantener el índice de aprobación de Erdoğan, como aumentar drásticamente el salario mínimo y los salarios de los funcionarios públicos. La burocracia no detuvo hasta ahora las demandas poco convencionales de Erdogan. La alianza del gobernante Partido de la Justicia y el Desarrollo (PJD) con el Partido de Acción Nacionalista (PAN) de extrema derecha sigue siendo fuerte y no han renunciado suficientes diputados del PJD para permitir elecciones anticipadas. Por ahora, las preguntas más críticas son si habrá protestas en las calles por el aumento de la pobreza y si el gobierno proclamará el estado de emergencia como reacción a ellas.

[Se prohíbe expresamente la reproducción total o parcial, por cualquier medio, del contenido de esta web sin autorización expresa y por escrito de El Intérprete Digital]

M. Murat Kubilay es un asesor financiero independiente sobre la economía turca y un académico no residente del Programa de Turquía de MEI. 

N.d.T.: El artículo original fue publicado por Middle East Institute el 3 de diciembre de 2021.