20 preguntas y sus respuestas sobre Palestina-Israel

Por George Bisharat para Institute for Middle East Understanding

 Yalla Es Tiempo ahora Palestina.  [Camlacaze / Creative Commons]

Esta guía está diseñada para ayudar a dilucidar tanto la historia como la dinámica actual de Israel-Palestina y ayudar a abordar los problemas más comunes que surgen en relación con una base de principios. 

[Se prohíbe expresamente la reproducción total o parcial, por cualquier medio, del contenido de esta web sin autorización expresa y por escrito de El Intérprete Digital]

Introducción

El gobierno de los Estados Unidos es un facilitador clave del trato discriminatorio de Israel hacia el pueblo palestino. La libertad, la seguridad y la igualdad de derechos de los palestinos deberían ser una preocupación natural para todos los funcionarios electos.

Durante más de setenta años, Israel desplazo por la fuerza a los palestinos de sus tierras, negó a los palestinos exiliados su derecho a regresar, mantuvo un sistema de privilegios para los judíos en prácticamente todas las esferas de la vida que equivale al apartheid, y exilió, asesinó, encarceló, castigó colectivamente y torturó a los palestinos que se resistieron a las políticas de Israel.

Cada año desde 2016, EEUU le otorga a Israel $3.8 mil millones de dólares en fondos militares, a pesar de que ese país se encuentra entre los 20 primeros en el ranking mundial de ingresos per cápita. Igualmente importante, los diplomáticos estadounidenses bloquean consistentemente los intentos de responsabilizar a Israel por sus crímenes, ya sea en las Naciones Unidas o en otros lugares. La falta de rendición de cuentas por el comportamiento abusivo e ilegal de Israel es un desafío para la paz en la región y para la legitimidad del derecho y las instituciones internacionales.

Israel explotó su superioridad militar, incluido su importante arsenal nuclear, para invadir y ocupar a sus vecinos. Si bien esta guía se centrará principalmente en el maltrato de los palestinos por parte de Israel, los funcionarios electos también deberían preocuparse por el rol que desempeña Israel tanto a nivel regional como mundial. Incluso como proveedor de vigilancia militarizada, spyware y otros instrumentos de vigilancia y represión. Mientras tanto, los grupos pro-Israel impulsaron leyes en 33 estados de EE. UU. que violan nuestros derechos de la Primera Enmienda para protestar pacíficamente contra las políticas israelíes.

Nuestra ayuda incondicional al régimen del apartheid de Israel genera hostilidad contra nosotros y cinismo sobre nuestros intentos de liderar en otras áreas cruciales de la política exterior, especialmente defendiendo los Derechos Humanos o promoviendo la democracia en el exterior, y desestabiliza a todo el Medio Oriente.

Esta guía está diseñada para ayudar a dilucidar tanto la historia como la dinámica actual de Israel-Palestina y a abordar los problemas más comunes que surgen en relación con una base de principios.

1.- ¿Es el “conflicto israelí-palestino” una forma justa y precisa de enmarcar el problema?

Realmente no. “Conflicto” implica una paridad aproximada entre dos o más partes en una disputa. Pero no es así como solemos describir un encuentro en el que una parte muy poderosa inflige un daño violento a otra víctima casi indefensa. Si esa víctima se resiste desesperadamente, incluso con violencia, a ese ataque, no lo llamamos “conflicto”, aunque ambos estén usando la violencia.

Israel es una superpotencia militar regional con armas nucleares, con una economía fuerte y un respaldo sustancial del Norte Global. Los palestinos son personas que carecen de un Estado funcional sin ningún tipo de ejército formal. Como se nos recordó en el bombardeo de Gaza de mayo de 2021, Israel explota repetidamente su enorme ventaja de poder para infligir muerte y destrucción desproporcionada a los palestinos y sus recursos.

2.- Si esto no es un “conflicto”, ¿qué es?

Israel está librando una guerra colonial de colonos para desplazar al pueblo indígena palestino con colonos judíos por la fuerza y la violencia. Como todos los pueblos que se enfrentan al colonialismo de colonos, los palestinos se resistieron a su desplazamiento por todos los medios a su alcance.

Las afirmaciones israelíes de un antiguo apego religioso a la tierra no cambian el hecho de que el sionismo —el movimiento para crear un estado judío en Palestina— adoptó ideas y métodos coloniales para lograr su objetivo. Al igual que otros colonizadores, Israel justifica su guerra colonial de colonos contra los palestinos describiéndose a sí mismo como defensor de la democracia liberal y caracterizando la resistencia palestina como primitiva y bárbara.

3.- ¿Quiénes son los palestinos y dónde viven hoy?

Los palestinos son el pueblo árabe indígena de Palestina y sus descendientes, que en la actualidad ascienden a unos 13 millones de personas. Aproximadamente 6,8 millones de palestinos viven en Israel y los territorios palestinos que ocupó en 1967, igualando el número de judíos israelíes allí. 1,9 millones son ciudadanos de Israel, alrededor de 2 millones viven en la Franja de Gaza (70% de ellos refugiados expulsados de Israel) y alrededor de 2,9 millones en Cisjordania.

Otras grandes concentraciones de palestinos viven en Jordania, Egipto, Siria y Líbano. Un número menor de palestinos vive en países árabes más distantes o más lejos en Occidente y en otros lugares, incluido Estados Unidos.

4.- ¿Cómo llegaron a estar tan dispersos los palestinos?

A mediados del siglo XIX, Palestina era un país predominantemente de habla árabe con algunas minorías étnicas; alrededor del 85% de sus residentes eran musulmanes, el 11% cristianos y el 4% judíos.

La demografía de Palestina comenzó a cambiar rápidamente durante el Mandato Británico (1923-1948) ya que los británicos apoyaron el objetivo del movimiento sionista de establecer un Estado judío en Palestina en contra de la voluntad expresa de la mayoría de la población palestina.

En 1948, los judíos, en su mayoría emigrantes de Europa, ascendieron a aproximadamente ⅓ de la población total. Contra la firme oposición de los palestinos, la Asamblea General de las Naciones Unidas recomendó la partición de Palestina en un Estado judío y un Estado palestino. Los palestinos todavía constituían la abrumadora mayoría de la población y poseían más del 90% de la tierra.

El plan de partición de la ONU nunca se implementó. En cambio, las autoridades británicas anunciaron su intención de retirarse de Palestina, lo que desencadenó una guerra civil.

Las milicias sionistas judías estaban bien armadas y entrenadas y lanzaron una campaña de terror en los meses previos a la declaración de independencia de Israel, en mayo de 1948. En Deir Yassin, un pueblo cerca de Jerusalén, más de cien hombres, mujeres y niños fueron masacrados por milicianos sionistas. 750.000 refugiados palestinos de esta campaña de terror —¾ de la población árabe— huyó a los países árabes circundantes o a partes de Palestina que cayeron bajo el control de dos países árabes: Jordania en el caso de Cisjordania, y Egipto en el caso de la Franja de Gaza. Miles más fueron desplazados internos.

En 1967, Israel ocupó Cisjordania y la Franja de Gaza, junto con la Península del Sinaí en Egipto y los Altos del Golán en Siria, nuevamente expulsando a cientos de miles de palestinos, algunos de ellos por segunda vez. Israel anexó rápidamente Jerusalén Este, aplicando allí su propia ley, pero estableció gobiernos militares en Cisjordania y la Franja de Gaza.

Los palestinos originalmente llamaron a la destrucción de su sociedad y las expulsiones masivas en 1948 “la Nakba” o “catástrofe”. Debido a que los desplazamientos forzados de palestinos por parte de Israel nunca terminaron, ahora es común que los palestinos se refieran a su experiencia como una “Nakba continua”.

5.- ¿Qué entienden los palestinos por el derecho al retorno?

Según el derecho internacional consuetudinario, los refugiados tienen derecho a regresar a sus hogares y a su patria, independientemente de las circunstancias de su huida inicial, y a recibir la restitución de sus propiedades. Este derecho fue afirmado para los refugiados palestinos por la Resolución 194 de la Asamblea General de las Naciones Unidas en 1949, y fue reafirmado en numerosas ocasiones desde entonces.

A pesar de esto, Israel entregó las casas, los negocios, los campos y la propiedad personal de los refugiados palestinos a los colonos judíos y arrasó hasta 600 aldeas palestinas. Además repelió violentamente cualquier intento de los palestinos de regresar a través de las líneas de armisticio, matando a miles en los primeros años del Estado, y cientos más en la reciente Gran Marcha del Retorno que comenzó en 2018 desde Gaza.

Si bien un judío de cualquier parte del mundo puede emigrar a Israel, a los palestinos aún se les impide regresar. Israel viola el derecho al retorno cada día que continúa prohibiendo a los palestinos salir de su patria.

Para los palestinos, la Nakba original y los desplazamientos forzados que siguieron desde 1948 representan la injusticia esencial que sufren a manos de Israel. Los funcionarios electos deberían seguir el ejemplo del comentarista judío estadounidense Peter Beinart, sin mencionar décadas de oradores palestinos antes que él e insistir en que se aborde con justicia el derecho de retorno de los palestinos.

6.- ¿Por qué es apropiado el término “apartheid” para describir el gobierno actual de Israel sobre los palestinos?

El apartheid surge cuando se construye un régimen institucionalizado para permitir que un grupo racial domine a otro y se hace cumplir mediante actos inhumanos. Es considerado un crimen bajo el derecho internacional.

Como documentó Human Rights Watch, esto es cierto para el régimen de dominación que Israel impone a todos los palestinos, independientemente de los diferentes métodos de gobierno que emplea sobre las poblaciones palestinas en el propio Israel, la Franja de Gaza, Cisjordania y Jerusalén Este.

El gobierno de Israel sobre los palestinos fue descrito como apartheid por el ícono y defensor de la libertad sudafricano Desmond Tutu, el expresidente estadounidense Jimmy Carter y dos de las principales organizaciones de derechos humanos de Israel, Yesh Din y B’Tselem.

Las congresistas estadounidenses Alexandria Ocasio-Cortez, Betty McCollum, Rashida Tlaib e Ilhan Omar hicieron referencia al apartheid israelí. Una encuesta de julio de 2021 realizada por el Instituto del Electorado Judío indica que el 25% de los estadounidenses judíos está de acuerdo en que Israel practica el apartheid, y el 34% cree que el trato de Israel a los palestinos es similar al racismo en los EE. UU. Los judíos israelíes también se pronunciaron en oposición a la naturaleza del apartheid de su gobierno.

Deberíamos alentar audiencias en el Congreso sobre estas acusaciones creíbles del apartheid israelí.

7.- ¿Quiénes son los ciudadanos palestinos de Israel y qué derechos tienen?

Los ciudadanos palestinos de Israel, denominados “árabes israelíes” por el Estado, son aquellos que escaparon de la expulsión en 1948 y sus descendientes, quienes ahora constituyen aproximadamente el 20% de la población total de Israel. La mayoría judía estimada del 75% de Israel es el resultado de la limpieza étnica de Palestina en 1948 y la continua negación de los derechos de retorno de los refugiados palestinos hasta el día de hoy.

Israel se apoderó de las tierras tanto de los refugiados palestinos que huyeron al exterior como de muchos que permanecieron dentro de sus fronteras en los primeros años de su Estado. Pero los desplazamientos forzados continúan en el desierto del Naqab (Negev) y en otros lugares. Israel construyo unas 900 ciudades para colonos judíos desde su fundación y prácticamente ninguna para sus ciudadanos palestinos.

Los ciudadanos palestinos de Israel pueden votar, presentarse a las elecciones parlamentarias, servir en el poder judicial y ejercer profesiones. Por primera vez en la historia, un partido político palestino independiente se unió al gobierno de coalición israelí gobernante, en 2021. Pero como en la era de Jim Crow en los Estados Unidos, una variedad de leyes, políticas y prácticas informales aseguran que los ciudadanos palestinos permanezcan sin poder político.

La vivienda en Israel está segregada casi en su totalidad, una condición permitida por la ley israelí, y los comités de admisión de las ciudades israelíes evalúan la “idoneidad social y cultural” de los solicitantes; código para excluir a los ciudadanos palestinos de Israel de los barrios predominantemente judíos. La educación es separada y desigual.

En 2018, Israel aprobó la Ley del Estado-nación judío. Esta ley afianza la afirmación de que solo el pueblo judío tiene derecho a la autodeterminación nacional en la “Tierra de Israel”, degrada el árabe como idioma oficial del Estado y establece el asentamiento judío como un valor nacional.

En otras palabras, el sistema legal israelí no solo carece de un equivalente a la cláusula de igual protección de la Decimocuarta Enmienda a la Constitución de los Estados Unidos, sino que su ley formaliza la supremacía judía. Esta legislación racista es solo una de las 65 leyes israelíes que discriminan explícitamente a los palestinos o privilegian a los judíos, según Adalah, el Centro Legal para los Derechos de las Minorías Árabes en Israel.

Un “Estado democrático judío” es una contradicción tanto como un “Estado democrático blanco” o un “Estado democrático cristiano”. Los funcionarios electos deberían insistir en que Israel trabaje hacia un futuro en el que se convierta en un Estado para todos sus ciudadanos, no solo para los judíos.

8.- ¿Cómo es la vida de los palestinos en la Franja de Gaza?

La Franja de Gaza es un territorio palestino densamente poblado que limita con Israel, el Mar Mediterráneo y Egipto con aproximadamente 2 millones de palestinos, la mitad de los cuales son niños menores de 18 años, todos viviendo dentro de un área de menos de ⅛ del tamaño de Rhode Island. Aproximadamente el 70% son refugiados o descendientes de refugiados que fueron expulsados ​​de Israel a partir de 1948.

En 2007, cuando el Movimiento de Resistencia Islámica, Hamas, subió al poder en Gaza, Israel impuso un sitio asfixiante, impidiendo que los palestinos entren y salgan a menos que obtengan un permiso israelí difícil de conseguir, y prohibió la mayor parte del comercio con el mundo exterior.

Israel dispara regularmente contra los barcos pesqueros palestinos frente a la costa de Gaza y contra las personas que se encuentran cerca de la valla que Israel erigió alrededor de Gaza en la década de 1990. Esta área incluye algunas de las tierras agrícolas más ricas de Gaza, por lo que los agricultores palestinos arriesgan la vida simplemente tratando de ganarse la vida para sus familias.

Estas son algunas de las razones por las que Naciones Unidas considera que Gaza está bajo ocupación israelí, incluso después de que Israel retirara sus asentamientos en 2005. Israel también controla la mayor parte de la red eléctrica y el registro de población de Gaza, mediante los cuales se emiten todas las identificaciones gubernamentales.

En ocasiones, Hamas u otros grupos armados palestinos respondieron a las incursiones israelíes y otras provocaciones disparando morteros o misiles no guiados contra Israel, o lanzaron globos incendiarios transportados por el viento en campos atendidos por Israel.

En mayo de 2021, por ejemplo, cuando Israel estaba a punto de desplazar a las familias palestinas del barrio de Sheikh Jarrah en Jerusalén Este y reprimía violentamente a los manifestantes palestinos en la ciudad, Hamas desató una andanada de misiles contra Israel.

Los cohetes palestinos no guiados son indiscriminados por naturaleza y causaron miedo y caos en Israel, y algo menos de cien muertos allí en los últimos veinte años. Los globos incendiarios causaron algunos daños en campos agrícolas y reservas naturales.

Israel, que tiene capacidades de orientación altamente sofisticadas y múltiples medios de lanzamiento remoto, incluidos aviones, drones, y artillería de largo alcance, atacó deliberada y desproporcionadamente a civiles palestinos y la infraestructura civil en Gaza, matando a miles, incluidos hombres y mujeres ancianos, y muchos niños.

Los israelíes comúnmente se refieren a estos ataques periódicos en la Franja de Gaza como “cortar el césped”. Hoy, el 97 % del agua de Gaza no es apta para el consumo humano y el 80% de los palestinos de Gaza sufren cortes de energía todos los días. El gravemente dañado sistema de salud tampoco puede atender las necesidades de los palestinos, e Israel impide con frecuencia que los pacientes salgan de Gaza para buscar atención vital. El desempleo en Gaza es de alrededor del 50% y la tasa de pobreza supera el 50%.

Estados Unidos debe insistir en que Israel ponga fin a su cruel e inhumano asedio a Gaza, que transformó esa zona en una prisión al aire libre para sus 2 millones de residentes palestinos.

9.- ¿Es la vida diferente para los palestinos en Cisjordania?

Si y no.

Si bien Israel retiró a sus colonos de Gaza en 2005 y desde entonces lo trata como una “entidad hostil”, aunque mantiene un control efectivo desde el exterior, Cisjordania, incluida Jerusalén Este, es donde el colonialismo de colonos israelíes sigue avanzando constantemente, y donde los palestinos continúan siendo desplazados a favor de los colonos judíos a punta de pistola.

Israel gobierna Cisjordania desde 1967 a través de un gobierno militar duro y violentamente represivo. Esta realidad fundamental no cambió significativamente bajo el llamado “proceso de paz”. Si bien los medios estadounidenses tienden a informar sobre la “violencia” en la región en brotes periódicos cuando las vidas de los judíos están amenazadas, para los palestinos, la violencia del gobierno militar israelí es una experiencia diaria y constante.

Los Acuerdos de Oslo de la década de 1990 dividieron Cisjordania en tres categorías: Áreas A, B y C. El Área C comprende el 60% de Cisjordania, donde Israel mantiene el control total. El área B comprende el 22%, donde la Autoridad Palestina (AP) ejerce poderes municipales mientras que la seguridad está a cargo de Israel. El Área A consiste en el 18% de Cisjordania, principalmente centros de población palestina en los que la Autoridad Palestina gestiona los asuntos municipales y la seguridad interna. Israel también controla las fronteras, el espacio aéreo, las frecuencias electromagnéticas en las tres áreas y, en la práctica, allana y arresta a los palestinos en el “Área A” a voluntad.

El desplazamiento forzado para asentamientos judíos ocurre de diversas formas, algunas formales y autorizadas por la ley israelí, otros simplemente por la violencia pura a manos de los colonos judíos israelíes, y otros por una combinación de la autoridad estatal y la violencia privada israelí trabajando juntos.

La organización israelí B’Tselem contó más de 200 asentamientos israelíes en Cisjordania, de los cuales 131 son patrocinados por el Estado y otros 110 son ilegales incluso bajo la ley israelí. De hecho, todos los asentamientos israelíes son crímenes de guerra según el derecho internacional.

Cisjordania es también donde el apartheid israelí es más visible. Los colonos judíos están sujetos a la ley civil y la administración israelíes; los palestinos están sujetos a regulaciones militares draconianas que prohíben la asociación y la expresión, aplicado en tribunales militares con tasas de condena de casi el 100%. Los colonos judíos votan en las elecciones israelíes; los palestinos no tienen voz política en el único gobierno que tiene poder real sobre sus vidas.

Los colonos judíos viven en comunidades segregadas y viajan entre ellas a toda velocidad por carreteras seguras recién construidas con placas amarillas; los palestinos viajan por caminos tortuosos y en ruinas con matrículas azules salpicadas de cientos de barreras militares israelíes que restringen severamente su libertad de movimiento.

Los asentamientos judíos están conectados a la red nacional de agua de Israel y reciben agua suficiente para llenar piscinas, mientras que los palestinos a menudo deben transportar agua en camiones para el consumo doméstico a un gran costo.

La Corte Suprema de Israel considera numerosos desafíos a las políticas militares israelíes en Cisjordania, desde confiscaciones de tierras, demoliciones de casas, detenciones sin juicio, la construcción de un muro de separación o apartheid, asesinatos selectivos, tortura de detenidos palestinos y más.

En más de cincuenta años, el tribunal rara vez falló a favor de los demandantes palestinos, y en cambio proporcionó una hoja de ruta legal a las prácticas más abusivas de los militares.

Los funcionarios electos deben abogar por el fin de la ocupación militar de Cisjordania por parte de Israel.

10.- ¿Cómo es la situación de los palestinos en Jerusalén?

Jerusalén es sagrada para el judaísmo, el cristianismo y el Islam, y es el sitio de santuarios preciados para cada una de las tres religiones. En reconocimiento de esto, el Plan de Partición de las Naciones Unidas de 1947 preveía una administración internacional de la ciudad, no asignándola ni al Estado judío ni al palestino propuesto.

Las milicias sionistas se apoderaron de la mitad occidental de la ciudad en 1948 y luego se apoderaron de la mitad oriental de Jordania en 1967, y afirmó unirlos bajo la ley israelí. Pero la soberanía legal sobre ambas mitades de la ciudad sigue sin resolverse en opinión de la mayoría de las naciones, por eso establecieron embajadas en Tel Aviv, no en Jerusalén.

Cuando Israel se hizo cargo de Jerusalén Este, también amplió los límites municipales para abarcar 28 aldeas en Cisjordania. A los residentes palestinos, ahora alrededor de 428.000, se les otorgó un estatus similar a la residencia permanente, con derecho a votar en las elecciones municipales pero no en las nacionales israelíes. Una pequeña minoría buscó y recibió la ciudadanía israelí.

Israel se involucró en una campaña concertada desde 1967 para ‘judaizar’ y asegurar su control permanente sobre la ciudad. Los componentes de esta campaña incluyen rodear el lado este de la ciudad con asentamientos judíos, desconectar a los palestinos de la ciudad de los pueblos y aldeas circundantes; prohibir que la mayoría de los palestinos de Cisjordania ingresen a la ciudad, incluso para el culto, limitando severamente los permisos para nuevas construcciones palestinas, junto con demoliciones de viviendas palestinas no autorizadas; desplazando a los palestinos a favor de los colonos judíos, como en Sheikh Jarrah, o parques arqueológicos que enfatizan la historia judía, como en Silwan; negar a los palestinos los derechos de residencia si no pueden demostrar que Jerusalén es su “centro de vida”; cerrar importantes instituciones palestinas y más.

El apego de los judíos a Jerusalén es real y debe ser respetado. Pero su apego no es superior al de los cristianos o los musulmanes.

Los funcionarios electos deben alentar a que Jerusalén se convierta en una ciudad abierta para que todas las tradiciones religiosas puedan orar y practicar allí por igual.

11.- ¿Quiénes son los actores clave en la política palestina?

La Organización para la Liberación de Palestina (OLP), es una organización paraguas fundada en 1964 y que une a organizaciones de resistencia armada y partidos políticos con varias organizaciones de la sociedad civil palestina, que ganó el reconocimiento internacional como el “único representante legítimo del pueblo palestino” a mediados de la década de 1970. La OLP reflejó las esperanzas y los deseos de la mayoría de los palestinos para las próximas dos décadas.

La OLP también lanzó un esfuerzo parcialmente exitoso para el reconocimiento del Estado de Palestina, que fue aceptada como Estado observador no miembro en las Naciones Unidas en 2012, y ahora es reconocida por 138 estados de los 193 en ese organismo.

Aún así, la importancia de la OLP se desvaneció, principalmente debido a los “Acuerdos de Oslo”. Así se llama a una serie de acuerdos entre la OLP e Israel a partir de 1993 que muchos esperaban llevarían al establecimiento de un Estado palestino junto a Israel.

Los acuerdos también establecieron una Autoridad Palestina (AP) supuestamente temporal que tenía poderes limitados sobre la Franja de Gaza y partes de Cisjordania. La Autoridad Palestina estaba dominada por Fatah, el partido político palestino más grande y nacionalista secular, que había llevado a los palestinos a las negociaciones y al proceso de paz para empezar.

En 2006, las elecciones libres y justas para el Poder Llegislativo de la Autoridad Palestina dieron como resultado la victoria de Hamas, el “Movimiento de Resistencia Islámica”, fundado en 1987, se opuso al proceso de paz y, en cambio, promovió la lucha armada hacia el gobierno islámico en toda Palestina.

Una minoría de palestinos en realidad apoya el programa islamista de Hamas, pero estaban frustrados con la corrupción y la incompetencia de la Autoridad Palestina dirigida por Fatah y los fracasos del proceso de paz para lograr un Estado palestino. Fatah nunca aceptó su derrota electoral y en 2007 intentó, con el apoyo de Estados Unidos, expulsar militarmente a Hamás de su base en la Franja de Gaza.

Hamas se defendió y ganó el conflicto, y desde entonces gobierna la Franja de Gaza internamente, mientras que el área permanece bajo el control final de Israel. La Autoridad Palestina dirigida por Fatah continúa con su autoridad limitada sobre partes de Cisjordania, como se señaló anteriormente, Israel controla directamente el resto.

A los ciudadanos palestinos de Israel se les prohíbe unirse a partidos políticos fuera de Palestina como Fatah o Hamas. De ahí que surgieron varios partidos políticos palestinos en Israel, desde grupos progresistas de izquierda como la Lista Conjunta hasta el islamista conservador Ra’am.

Con el tiempo, la Autoridad Palestina eclipsó a la OLP, y hoy en día no existe ningún partido o institución que represente a todos los palestinos. Muchos palestinos hoy ven a la Autoridad Palestina como el “subcontratista de seguridad” de Israel en Cisjordania, dedicado más a proteger a los colonos israelíes que a promover los derechos de los palestinos, y llamar a revivir la OLP. El primer mandato del profundamente impopular presidente de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas, finalizó en 2009 y desde entonces canceló todas las elecciones.

En mayo de 2021, las comunidades palestinas de todo el mundo superaron su fragmentación geográfica y política para mostrar su solidaridad con su pueblo que enfrenta el desplazamiento forzado en Jerusalén Este, bombardeos en la Franja de Gaza y vigilancia policial militarizada en Cisjordania. Algunos llamaron a esto el “Levantamiento de Unidad”.

Grupos no partidistas como la Generación para la Renovación Democrática, encabezados por jóvenes palestinos que no están afiliados a ningún partido político, luchan por recrear un liderazgo más unificado, democrático y representativo.

La política de EEUU debe apoyar las iniciativas palestinas hacia la unidad política y la democracia y oponerse al uso de la ayuda para apuntalar a la Autoridad Palestina ilegítima. Solo se pueden alcanzar acuerdos sostenibles con el consenso democrático de todos los segmentos del pueblo palestino.

12.- ¿Qué pasa con la solución de dos Estados?

La solución de dos Estados en un momento fue ampliamente vista como un camino hacia la paz, a pesar de que Israel habría recibido aproximadamente el 78% de la tierra, y los palestinos, que son casi iguales en número a los israelíes judíos —sin siquiera contar los refugiados externos palestinos—, solo el 22%.

Sin embargo, Israel aplasto cualquier posibilidad de un Estado palestino genuinamente soberano al apoderarse de las tierras palestinas en Jerusalén Este y Cisjordania y establecer asentamientos solo para judíos, en violación del derecho internacional.

Durante el llamado proceso de paz, Israel aumentó el número de sus colonos a casi 700.000 en cientos de asentamientos ilegales en Cisjordania, dejando 167 pequeñas islas de tierra bajo control palestino parcial. Debido a que Israel claramente tiene como objetivo continuar su colonización en Cisjordania, y ninguna fuerza política externa puede o quiere detenerlo, el número de colonos aumenta cada año.

Hoy, el gobierno israelí ya no pretende apoyar una solución de dos Estados y se opone categóricamente a la creación de un Estado palestino viable, eligiendo la colonización ilegal hacia el apartheid permanente como su política oficial.

La tendencia de los funcionarios de EEUU a hablar de boquilla sobre la inverosímil solución de dos Estados, junto con la negativa a delinear la rendición de cuentas y consecuencias específicas para la ocupación en curso de Israel, es un respaldo de facto al statu quo de la ocupación y el apartheid israelíes.

Esa no es la base de una paz construida sobre la justicia. Tampoco lo es un regreso a las negociaciones que simplemente proporciona una tapadera para el avance colonial de Israel en Cisjordania.

13.- ¿Es realista una solución de un solo Estado?

Como en otros lugares, la justicia y la igualdad de derechos son las piedras angulares de una paz duradera en Israel-Palestina. Algunos observaron que la ocupación de Cisjordania y la Franja de Gaza por parte de Israel en 1967, reuniendo todo el antiguo Mandato de Palestina, introdujo una “realidad de un solo Estado” en la región.

Israel era el único Estado que ejercía verdaderos poderes soberanos sobre todo el territorio, aunque lo hiciera a través de una combinación de administraciones civiles y militares. Los judíos israelíes son los únicos que disfrutan de plenos derechos de ciudadanía dentro de esta realidad estatal, independientemente de dónde residan dentro de ella.

En otras palabras, ya tenemos un solo Estado, aunque actualmente se rige por los principios del apartheid. Democratizar este Estado único evitaría las complicaciones de la partición: no sería necesario trazar fronteras, Jerusalén podría permanecer unificada y los colonos judíos podrían permanecer en Cisjordania, aunque en asentamientos no segregados y, por lo tanto, puede ser alcanzable de manera más realista que dos Estados.

Algunos palestinos apoyan la solución de un solo Estado por principio o simplemente porque reconocen que ninguna otra solución es posible de manera realista. Mientras que varios judíos estadounidenses e israelíes apoyan un solo Estado, otros temen la pérdida del privilegio judío o las represalias de los palestinos.

Temores similares animaron a los afrikáaners blancos antes del final del apartheid en Sudáfrica y, sin embargo, la retribución nunca llegó, y el final del apartheid trajo a los sudafricanos un gran salto hacia la justicia.

Judíos y palestinos vivieron juntos pacíficamente en el pasado y pueden volver a hacerlo, cuando los cimientos de su relación no sean la dominación-opresión sino el respeto mutuo y la igualdad.

Si bien el rol de los políticos estadounidenses no es dictar soluciones a otros, la mayoría de los votantes apoyan una solución de un solo Estado basada en la igualdad de derechos si ya no se puede lograr una solución de dos Estados.

Los funcionarios electos deben insistir en que cualquier marco político elegido por los partidos debe consagrar la justicia y la igualdad de derechos para todos.

14.- ¿Cuál es el significado del movimiento BDS?

Los boicots son medios no violentos tradicionales a través de los cuales los ciudadanos pueden influir en los gobiernos para que respeten los derechos civiles y humanos. En los Estados Unidos, Sudáfrica y otros lugares, los boicots jugaron un rol importante en las luchas populares.

El movimiento de boicots, desinversiones y sanciones (BDS) comenzó en julio de 2005 cuando 170 organizaciones de la sociedad civil palestina hicieron un llamado a la solidaridad internacional para presionar por el BDS con el fin de obligar a Israel a cumplir con sus obligaciones legales de: 1) establecer la igualdad de derechos para sus ciudadanos palestinos; 2) respetar el derecho de los refugiados palestinos a regresar a sus hogares; y 3) poner fin a las ocupaciones de Cisjordania y la Franja de Gaza. El boicot se aplica a las instituciones israelíes, no a los individuos.

Los boicots dentro de los Estados Unidos están protegidos por la Primera Enmienda, y los esfuerzos para desalentar o penalizar un boicot a Israel son inconstitucionales.

Sin embargo, esto no impidió que las fuerzas políticas regresivas presionen a nivel estatal y federal proyectos de ley para penalizar o estigmatizar al BDS en el caso de Palestina. Apoyar el derecho a boicotear a Israel no debería ser controvertido para cualquiera que apoye la libertad de expresión, las protestas no violentas y la Constitución de los Estados Unidos.

Algunos políticos en los EEUU se negaron a apoyar el BDS, pero es muy difícil discernir una justificación basada en principios para esto. Los partidarios de Israel en este país hicieron de la oposición al BDS una prueba de fuego, incluso afirmando que el BDS es antisemita.

El miedo a acusaciones incendiarias tan injustas e infundadas no debería desanimar a los funcionarios electos a apoyar uno de los pocos medios de protesta no violentos efectivos que los palestinos tienen a su disposición.

15.- ¿Es antisemita el antisionismo o la crítica de las políticas israelíes?

El sionismo fue el movimiento nacionalista judío secular que surgió en Europa en el siglo XIX como respuesta a la persecución de los judíos por parte de los cristianos europeos. Eventualmente se fijó en el objetivo de establecer un Estado judío en Palestina, y sirve hoy como la ideología gobernante de Israel.

Como programa político, el sionismo siempre tuvo partidarios y opositores, tanto judíos como no judíos. De hecho, existe una larga historia de apoyo antisemita al sionismo, desde el secretario de Relaciones Exteriores británico, Lord Balfour, quien en el siglo XIX vio al sionismo como un medio para desviar la inmigración de judíos progresistas de Europa del Este de Inglaterra a Palestina, al supremacista blanco Richard Spencer, quien expresa admiración por Israel y se autodenomina “sionista blanco”.

Los palestinos se oponen al sionismo porque destruyó su sociedad y asesinó, mutiló o arruinó la vida de innumerables palestinos, y continúa haciéndolo. Otros se oponen al sionismo por el simple hecho de que crear un Estado ‘para’ un grupo étnico o religioso en una sociedad diversa es necesariamente racista.

El antisemitismo, el odio contra los judíos como judíos, como cualquier forma de racismo, es abominable y debe ser condenado y combatido activamente dondequiera que aparezca.

Sin embargo, las acusaciones infundadas de antisemitismo contra quienes se oponen al sionismo y/o a las políticas y prácticas del Estado israelí ocultan los peligros reales del creciente nacionalismo blanco y debilitan la lucha antirracista. 

Los funcionarios electos deberían oponerse a cualquier intento de tachar injustamente de antisemitas a quienes critican a Israel y al sionismo, denunciando al mismo tiempo el verdadero antisemitismo y su aumento entre los supremacistas blancos.

16.- ¿Existe una alianza natural entre BIPOC y los palestinos?

Sí. Los afro y nativos americanos, por un lado, y los palestinos, por el otro, tienen afinidades reconocidas y se ofrecieron solidaridad mutua durante décadas. Esta se remonta a los primeros días de los movimientos de poder de los derechos civiles y de los afro y nativos americanos de la década de 1960.

Los líderes de las Panteras Negras como Fred Hampton vieron a los palestinos como parte de una oposición global al racismo, el imperialismo y el capitalismo depredador. Los líderes afroamericanos también se preocuparon por la discriminación de Israel contra los judíos negros —de Etiopía y otros lugares— y el duro trato de los solicitantes de asilo africanos.

La sinergia entre los afroamericanos y los palestinos se revitalizó en los últimos años a medida que los activistas en los EE. UU. y Palestina reconocen lazos cada vez más orgánicos. Esto es especialmente cierto en el caso de los esfuerzos para poner fin a la policía militarizada que fue fomentada por el entrenamiento activo de las fuerzas del orden estadounidenses por parte de Israel.

Los palestinos fueron de los primeros en expresar su solidaridad con los manifestantes en Ferguson en 2014, ofreciéndoles orientación sobre cómo hacer frente a los gases lacrimógenos y otras tácticas policiales represivas. A su vez, estuvieron presentes en la protesta de Standing Rock en 2016 contra el oleoducto Dakota Access.

Los principios generales que unen a BIPOC y las luchas palestinas son el antirracismo y la búsqueda de la justicia y la igualdad de derechos para todos los seres humanos, independientemente de su color o credo. Los funcionarios electos deberían dar la bienvenida a los esfuerzos para fortalecer la solidaridad entre BIPOC y los palestinos en los Estados Unidos y en Palestina.

17.- ¿Es Israel progresista en lo que respecta a los derechos de los homosexuales?

Las actitudes patriarcales y homofóbicas están presentes tanto en las sociedades palestina como israelíe, aunque los funcionarios israelíes suelen promocionar la atmósfera tolerante de Tel Aviv como si esto justificase la violencia de Israel contra el pueblo palestino. Esta práctica fue denunciada por palestinos homosexuales progresistas y otros como “pinkwashing”.

Israel amenaza con denunciar a los homosexuales palestinos, a menudo explotando la información recopilada a través de la vigilancia electrónica sin orden judicial, y exigiendo que informen sobre familiares, amigos y vecinos, aumentando así la carga de los homosexuales palestinos que buscan una vida plena y libre en su tierra natal.

Las sociedades militarizadas y la opresión colonial a menudo engendran misoginia y homofobia.

Las feministas israelíes denuncian la misoginia de Israel y la relacionan con el estatus exaltado de los militares en su sociedad. Las mujeres judías israelíes y la comunidad homosexual palestina tendrán la mejor oportunidad de lograr la justicia, la dignidad y la libertad cuando Israel sea descolonizado y los hombres y mujeres israelíes y palestinos sean todos libres.

Los funcionarios electos pueden celebrar las libertades logradas por la comunidad LGBTIQ judía israelí mientras se oponen tanto a la explotación de Israel de los homosexuales palestinos como a la homofobia dentro de la sociedad palestina.

18.- ¿Son los recientes acuerdos de paz de Israel con varios países árabes un paso en la dirección correcta?

Realmente no. Por un lado, la paz siempre es bienvenida. Pero los acuerdos se hicieron en un período en el que las violaciones de los derechos de los palestinos por parte de Israel son cada vez más graves, y sin ningún requisito de que esas violaciones cesen. La idea detrás de los acuerdos parece ser demostrar que Israel puede tener su pastel y comérselo también. En otras palabras, lograr la paz con el mundo árabe mientras continúa su toma colonial de Cisjordania y mantiene las políticas de apartheid con respecto a todos los palestinos sin consecuencias.

No es casualidad que los acuerdos se hayan alcanzado con Bahréin, Emiratos Árabes Unidos, Sudán y Marruecos, todos los Estados árabes represivos que recibieron varias recompensas de los EEUU, incluido, en el caso de los Emiratos Árabes Unidos, una promesa de venderles aviones de combate F-35. Esto parece más la consolidación de una alianza militar entre Estados antidemocráticos que un movimiento para marcar el comienzo de una paz genuina.

Podemos apoyar acuerdos entre Israel y los Estados árabes que genuinamente apoyen la paz y no desincentivan a Israel a respetar los derechos de los palestinos.

19.- A la luz de todo esto, ¿qué explica la política estadounidense hacia Israel y los palestinos?

Un lobby pro-Israel bien organizado y bien financiado, ejemplificado por el Comité de Asuntos Públicos Estadounidense-Israel (CAPEI), explica en parte nuestro apoyo incondicional a Israel.

Muchas organizaciones pro israelíes trabajaron durante décadas para cultivar una imagen positiva de Israel en la opinión pública occidental a través de los medios de comunicación y la educación, al mismo tiempo que promueven imágenes negativas de los palestinos, árabes y musulmanes en general.

Pero es poco probable que el ‘Lobby’ hubiera ganado la aparente influencia que ejerce en Washington: un ex funcionario de CAPEI una vez se jactó de que podría tener las firmas de setenta senadores en una servilleta en 24 horas si iba en contra de otros poderosos intereses especiales, en particular, la industria armamentista de EEUU y su aliado, el establecimiento de política exterior de línea dura.

La ayuda militar a Israel se recicla en la economía estadounidense mediante el requisito de que este gaste la mayor parte de su ayuda en armamento fabricado en Estados Unidos. Boeing, General Dynamics, Lockheed, Raytheon y otros grandes fabricantes de armas estadounidenses se benefician enormemente de esta transferencia indirecta del dinero de los contribuyentes estadounidenses.

Desde la década de 1970, los evangélicos cristianos agregaron fuerza electoral a la coalición pro-Israel dentro de los Estados Unidos. Los cristianos evangélicos fueron bienvenidos en Israel y fueron cortejados activamente por los políticos estadounidenses.

Necesitamos con urgencia políticas hacia Israel-Palestina y el resto del mundo que prioricen la paz, la justicia, la igualdad y derechos humanos para todos, y que apoyen la rendición de cuentas por violaciones de derechos humanos cuando y dondequiera que ocurran. La ayuda militar o la venta de armas a cualquier Estado que abuse de los derechos humanos, incluidos Israel, Arabia Saudí o los Emiratos Árabes Unidos, debe terminar. Alimentar la muerte y la destrucción en el extranjero no ayuda en nada a las familias trabajadoras de los Estados Unidos.

20.- ¿Cuál es el resultado final para los funcionarios electos sobre este tema?

Los funcionarios electos en los Estados Unidos ya no pueden permitirse tolerar políticas regresivas hacia Israel-Palestina. Nuestros intereses como nación, sin mencionar los de los casi 14 millones de almas que actualmente viven en Israel-Palestina, estarán mejor atendidos por políticas que promuevan la justicia y la igualdad de derechos para todas las personas, dentro y fuera de nuestras fronteras también.

Recursos adicionales:

El Instituto para la Comprensión de Oriente Medio: https://imeu.org. El IMEU produce videos y gráficos para explicar y contextualizar Palestina-Israel, presenta noticias a los periodistas y los conecta con los palestinos en los EE. UU. y Palestina para comentar las noticias del día.

Mondoweiss: https://mondoweiss.net: Mondoweiss es un sitio web de noticias progresivas dedicado a seguir las noticias en Palestina-Israel y sus repercusiones en los EE. UU. Publican informes originales sobre el terreno, análisis de académicos e informes sobre el movimiento de solidaridad con Palestina.

+972 Magazine: https://www.972mag.com: +972 Magazine es una revista web independiente con sede en Palestina-Israel que produce reportajes de investigación y análisis sobre los acontecimientos en la región.

Corrientes judías: https://jewishcurrents.org: Una revista que publica en línea e impresa, Jewish Currents se enfoca en la rica tradición de pensamiento, activismo, y la cultura de la izquierda judía, así como reportajes de investigación originales sobre los acontecimientos en Palestina-Israel y la política de Palestina en los EE. UU.

La Revista de Estudios Palestinos: https://online.ucpress.edu/jps: El principal centro académico de intercambio de información sobre Palestina, el Journal of Palestine Studies, ofrece estudios e historia incisivos sobre la política, la economía y la cultura palestinas.

[Se prohíbe expresamente la reproducción total o parcial, por cualquier medio, del contenido de esta web sin autorización expresa y por escrito de El Intérprete Digital]

George E. Bisharat fue abogado litigante de la Oficina del Defensor Público en San Francisco antes de unirse a la facultad de UC Hastings en 1991. Bisharat estudió derecho, antropología y estudios de Medio Oriente en Harvard. 

N.d.T.: El artículo original fue publicado por Institute for Middle East Understanding el 18 de noviembre de 2021.