¿Qué está impulsando la escalada de tensiones entre Argelia y Marruecos?

Por Intissar Fakir para Middle East Institute

Mezquita Hassan II en Casablanca, Marruecos. [Milamber’s portfolio/Creative Commons]

El 24 de agosto, Argelia rompió sus ya mínimas relaciones bilaterales con Marruecos, declarando que esto se debía a las “acciones hostiles” del reino, y acusándolo de estar involucrado en los incendios forestales que azotaron la región de Kabylia a principios de ese mes. La mayor tensión entre los dos países pone de relieve la incertidumbre regional y puede significar el final de su limitada colaboración en el sector energético. 

[Se prohíbe expresamente la reproducción total o parcial, por cualquier medio, del contenido de esta web sin autorización expresa y por escrito de El Intérprete Digital]

 Una dificultosa historia 

Los dos países tienen una larga historia de tensas relaciones, detrás de las cuales se encuentran cuestiones de ideología política, demarcación de fronteras y competencia por la influencia regional. Marruecos y Argelia libraron una breve guerra fronteriza después de la independencia de Francia de Francia en el otoño de 1963, y Argelia apoyó durante mucho tiempo al Frente Polisario en su lucha contra Marruecos por el control del Sahara Occidental. La frontera terrestre entre los dos países estuvo cerrada oficialmente desde 1994, una decisión que Argelia tomó unilateralmente tras las acusaciones marroquíes de que el ejército argelino estaba detrás de un ataque terrorista en Marrakech en 1994. El liderazgo marroquí, incluido el rey Mohammed VI, pidió repetidamente la reapertura de la frontera, algo que los líderes argelinos rechazan constantemente. Aún así, los dos países han logrado encontrar vías limitadas de cooperación en torno a un gasoducto que transporta gas argelino a través de Marruecos y luego a España y otros mercados europeos, aunque el futuro de este acuerdo está ahora en duda.

Este mes, sin embargo, las tensiones entre Argelia y Marruecos alcanzaron un nivel nunca visto en años, aunque es poco probable que se produzca un enfrentamiento militar total. Ambos gobiernos aumentaron su presencia militar a lo largo de la frontera y, aunque las perspectivas de un conflicto armado siguen siendo bajas, la creciente tensión proporciona a cada uno de ellos suficiente material para distraerse de problemas internos más serios. De hecho, el mayor desafío para el liderazgo militar de Argelia sigue siendo cómo convencer a una población centrada en la política interior de que Marruecos es una amenaza mayor para su bienestar que los desafíos económicos, políticos y de seguridad internos.

La aversión y sospecha de la élite gobernante y militar argelina hacia Marruecos es profunda y se remonta al conflicto fronterizo de la década de 1960 y las tensiones ideológicas de la era de la Guerra Fría. Los viejos temores argelinos sobre los diseños de Rabat para un “Gran Marruecos” ya no son realistas – si es que alguna vez lo fueron- pero, no obstante, persisten opiniones duras de Marruecos y preocupaciones sobre sus planes expansionistas entre los altos mandos militares de Argelia. Por tanto, las crecientes ambiciones de Marruecos de incrementar su influencia política y económica regional siguen siendo alarmantes para algunos miembros del ejército de Argelia.

Nuevas causas de conflicto

Los recientes acontecimientos nacionales, regionales y mundiales se sumaron a esta sospecha y tensión continuas entre los dos vecinos. El reconocimiento de Estados Unidos de la soberanía marroquí sobre el Sahara Occidental asestó un golpe a los esfuerzos de Argelia para mantener a Marruecos aislado en el tema. Aunque el conflicto no está resuelto de ninguna manera, el reconocimiento de Estados Unidos es una gran victoria para Marruecos – y por lo tanto, en este juego de suma cero, una pérdida para el Polisario. 

Argelia también es extremadamente cautelosa ante la creciente cooperación marroquí-israelí. Los dos países normalizaron las relaciones como parte del acuerdo alcanzado con la administración Trump que otorgó a Marruecos el reconocimiento de Estados Unidos sobre sus afirmaciones sobre el Sáhara Occidental. Argelia sigue siendo un firme defensor ideológico de la causa palestina y fue extremadamente crítica con la decisión de Marruecos de normalizar las relaciones. Además de la indignación de Argelia, la supuesta participación de Marruecos en el escándalo del software espía Pegasus provocó condenas y acusaciones de espionaje a funcionarios argelinos y altos mandos militares. El feroz intercambio del canciller argelino Ramtane Lamamra con el embajador de Marruecos en la ONU, Omar Hilal, en julio con respecto al Sáhara Occidental amplifica aún más las tensiones. En respuesta a la reafirmación de Lamamra del apoyo de Argelia a la libre determinación, Hilal, como lo ha hecho antes de manera provocadora, exhortó a Argelia a que adopte el mismo apoyo a la libre determinación para su propia región de Cabilia, que desde hace mucho tiempo estuvo inquieta.

A pesar de los fuerte intercambios contra Argelia, el liderazgo marroquí culpa a Argelia por la escalada y lo interpreta como una forma de que el liderazgo argelino mejora su imagen mientras rechaza los recientes llamamientos del rey Mohammed VI para la reapertura de la frontera y la mejora de las relaciones. En agosto, cuando los incendios arrasaron la región de Cabilia, Marruecos ofreció a Argelia dos de sus aviones Canadair de extinción de incendios. Argelia, a pesar de no tener una flota de extinción de incendios propia, rechazó la oferta.

Política de oleoductos

A medida que aumentan las tensiones, una de las principales incertidumbres con más amplias implicaciones es el futuro del gasoducto Maghreb-Europe Gas (MEG en inglés) que comenzó a operar en noviembre de 1996 para exportar gas a los mercados español y portugués. El gasoducto atraviesa Marruecos y, a cambio, Marruecos recibe el 7% del gas transportado, que utiliza para el consumo interno. El acuerdo resistió crisis diplomáticas anteriores. Sin embargo, esta vez, su futuro es más incierto. Además del oleoducto MEG, Argelia también exporta actualmente a través de Medgaz, un oleoducto submarino que pasa por alto Marruecos y está en expansión para manejar flujos más altos. MEG impulsa 13.5 mil millones de metros cúbicos (bcm) de gas argelino anualmente, mientras que Medgaz tiene capacidad para 8 bcm al año. Medgaz anunció planes para aumentar su capacidad de exportación a 10 bcm al año, pero la expansión no estará operativa hasta finales de año como muy pronto. El acuerdo de tránsito de MEG entre los dos estados se renovará en octubre. Para Marruecos, si los acuerdos fracasan, esto lo privará de una fuente clave de energía. El gas representa el 10% de su consumo energético nacional, y la pérdida de acceso al gas argelino afectaría especialmente a dos centrales eléctricas ubicadas en el norte de Marruecos – al sur de Tánger y al sur de Jerrada respectivamente – donde ambos dependen del gas importado.

En los últimos años, con la renovación del acuerdo del gasoducto, Marruecos manifestó su intención de llegar a un acuerdo más ventajoso con Argelia, reforzado por el hecho de que la propiedad total del gasoducto pasará de la empresa española Naturgy al gobierno marroquí a partir del 1 de noviembre de 2021. Marruecos quiere impulsar su propio acceso al gas como una fuente de energía importante, a pesar de los esfuerzos nacionales en curso para diversificar su combinación energética y aumentar la proporción de energías renovables. Si los dos países no logran llegar a un acuerdo, Marruecos podría enfrentar una escasez de energía que podría tener dificultades para compensar a corto o mediano plazo, mientras que Argelia se privará de una importante fuente de ingresos. Por su parte, España y Portugal también tendrían que suplir la escasez de energía de otro proveedor. Si Marruecos y Argelia adoptan un enfoque más duro, Argelia podría privar a Marruecos de una moneda de cambio clave, pero estaría a expensas de sus propias consideraciones económicas internas. De ahí que Argelia no puede permitirse perder este acceso, sobre todo teniendo en cuenta las devastadoras pérdidas económicas que ha enfrentado el país en los últimos años. Aunque Marruecos prometió mantener abierto el gasoducto, podría correr el riesgo de que se considere que bloquea el acceso al gas para los mercados europeos. Además de sus recientes problemas con los socios europeos por la migración, las acusaciones de espionaje, el Sáhara Occidental y la próxima decisión europea sobre el acuerdo pesquero, esto podría dañar seriamente los lazos de Marruecos con la UE.

Viejas tensiones, nuevas dinámicas regionales

Como los tres socios – Argelia, Marruecos y España – continúan las negociaciones sobre este acuerdo que todos necesitan, las consideraciones geopolíticas no deben pasarse por alto. Argelia está cada vez más ansiosa por reafirmarse como potencia regional después de dos años de agitación interna y una prolongada reducción de los asuntos regionales. Cortar los lazos con Marruecos, incluso a riesgo de poner en peligro sus exportaciones energéticas críticas, se trata de trazar una línea en la arena, una falta total de voluntad para permitirle a Marruecos cualquier palanca, así como un esfuerzo por desviar la atención de las audiencias nacionales de los problemas en el hogar y unirse contra un enemigo externo. Para Marruecos, estos viejos conflictos y tensiones que desea dejar atrás suponen un desafío a sus ambiciones internas y externas. Son un recordatorio de que el país es vulnerable y que su estabilidad regional y local no debe darse por sentada- algo que Argelia desea enfatizar mientras busca restaurar su papel regional más amplio.

[Se prohíbe expresamente la reproducción total o parcial, por cualquier medio, del contenido de esta web sin autorización expresa y por escrito de El Intérprete Digital]

Intissar Fakir es miembro senior de MEI y director del programa sobre el norte de África y el Sahel.

N.d.T.: El artículo original fue publicado por Middle East Institute el 1 de septiembre de 2021.