Emiratos Árabes Unidos e Israel a un año de la normalidad

Por Yossi Mekelberg para Arab News.

El Secretario Blinken mantiene una disponibilidad de prensa con Yair Lapid, y el Jeque Abdullah Bin Zayed Al Nahyan. [U.S. Department of State / creative common].

Al acercarse el aniversario de los Acuerdos de Abraham, la visita del ministro de Asuntos Exteriores de Israel, Yair Lapid, a Emiratos Árabes Unidos este mes fue tan oportuna como simbólica del rápido ritmo al que se están desarrollando las relaciones entre ambos países.

[Se prohíbe expresamente la reproducción total o parcial, por cualquier medio, del contenido de esta web sin autorización expresa y por escrito de El Intérprete Digital]

 Fue la primera visita oficial al país de un ministro israelí y, para demostrar el carácter central de estas relaciones en la estrategia de política exterior de Israel, una de las primeras visitas al extranjero del nuevo ministro de Asuntos Exteriores. Lapid también inauguró la embajada de Israel en Abu Dhabi y su consulado en Dubai, lo que refleja aún más la perfecta evolución de los vínculos entre ambos países. La bienvenida con alfombra roja, tanto en sentido literal como figurado, tenía todas las características de dos países que ven que esta relación en ciernes beneficia mutuamente a sus intereses nacionales y mejora sus posiciones en la escena internacional.

Después de todo, Lapid no es solo el ministro de Relaciones Exteriores, sino que también lidera la facción más grande del gobierno, y es el presunto primer ministro, a dos años de tomar las riendas del poder. La cálida bienvenida de Lapid en Abu Dhabi incluyó una reunión con el ministro de Relaciones Exteriores, el jeque Abdullah bin Zayed Al Nahyan, y fue un mensaje claro de que ambos países están buscando, como dijo el jeque Abdullah, una “visión de abrir nuevos horizontes”.

Cuando se anunciaron los Acuerdos de Abraham en agosto pasado, fue tanto una evolución natural de los acontecimientos que ocurrieron detrás de escena durante décadas, como fue una sorpresa ver que la normalización de las relaciones sucedía tan repentinamente y sin previo aviso. Durante casi un cuarto de siglo, la diplomacia silenciosa entre los dos países, además de otros países del GCC (Consejo de Cooperación para los Estados Árabes del Golfo en español), construyó una base sólida para las relaciones formales e informales entre el estado judío y la región del Golfo. 

Del rechazo total por parte de todos los países de la región, Israel ha ido ganando aceptación, inicialmente por parte de dos de los países con los que había librado varias guerras, firmando primero un acuerdo de paz con Egipto en 1979 y luego con Jordania en 1994. Estos acuerdos de paz, que establecieron y mantuvieron relaciones diplomáticas, siguen basándose únicamente en intereses estratégicos comunes, son extremadamente limitados en cuanto a la participación civil y no han llevado a un acercamiento entre las poblaciones de los países. 

Desde el comienzo, existió un sentimiento muy diferente sobre la normalización de las relaciones entre Emiratos Árabes Unidos e Israel. Fue como si se hubiera abierto una válvula, liberando mucho entusiasmo almacenado para aprovechar todo el potencial estratégico, económico y cultural de la relación entre los dos países, y también allanando el camino para que el resto de la región del Golfo siguiera su camino a su propio ritmo. 

El hecho de que Israel y Emiratos Árabes Unidos nunca hayan tenido un conflicto directo también contribuyó a la fácil transición a relaciones diplomáticas plenas, así como a los enfoques graduales para primero establecer lazos económicos en áreas como los sectores de diamantes, agricultura y agua, y luego permitir una presencia diplomática limitada, por ejemplo, abriendo una misión a la agencia de energía renovable de la ONU en Abu Dabi.

Fue bajo los auspicios de la ONU, pero sin embargo, existió un cartel y una bandera a la vista que legitimaban la presencia israelí en Emiratos Árabes Unidos. A esto le siguieron visitas de funcionarios de alto rango que se suponía que no estaban anunciadas, pero que en realidad eran un secreto a voces. Cuando se firmaron los Acuerdos de Abraham, no sólo las élites políticas, económicas y de seguridad estaban preparadas para ello, sino que la sociedad civil y los ciudadanos de a pie tenían curiosidad y ganas de descubrir qué significaba para ellos la normalización de las relaciones. 

La cuestión de si las relaciones entre ambos países debían seguir siendo secretas nunca se debió a diferencias pendientes entre ellos, sino a la ausencia de una paz justa y equitativa con los palestinos y la ocupación israelí de Cisjordania y el bloqueo de Gaza. Según la Declaración de Beirut de 2002, inspirada en la iniciativa de paz saudí, la normalización de las relaciones entre Israel y la región debía seguir a un acuerdo de paz con los palestinos. 

Sin embargo, ante la falta de una resolución al conflicto israelo-palestino, la comunidad de intereses entre Israel y los países del GCC comenzó a tener prioridad, revirtiendo así el paradigma de la paz primero y la normalización después, pero hasta el año pasado sin normalización oficial. 

Esto permitió el desarrollo de vínculos más estrechos, pero con limitaciones y restricciones obvias y a un ritmo más lento. En un principio, la cooperación en materia de seguridad e intercambio de información tenía como objetivo contener las ambiciones nucleares y regionales de Irán y hacer frente a la radicalización, dos incentivos importantes que acercaron a ambos países. Inmediatamente después de los Acuerdos de Abraham, la administración Trump, que jugó un papel crucial para ayudar a materializar este acuerdo, autorizó la venta de 50 aviones de combate avanzados F-35 a Emiratos Árabes Unidos, mejorando su capacidad y estatus militar en la región y dándole una ventaja estratégica. 

La otra cara de los florecientes lazos entre Israel y Emiratos Árabes Unidos ha sido una oleada de actividad económica, especialmente en productos agrícolas y tecnología, así como en equipos mecánicos y médicos y subproductos del petróleo, todo ello estimado en más de $350 millones de dólares este año. La cooperación científica también va en aumento entre un número creciente de instituciones académicas y de investigación. Además, a pesar de la actual pandemia, más de 200.000 turistas israelíes han viajado a Emiratos Árabes Unidos aprovechando los nuevos vuelos disponibles entre los dos países. Algo impresionante para un primer año de relaciones normalizadas.

 Con los Acuerdos de Abraham, se rompió la condicionalidad de la naturaleza y la velocidad de la cooperación entre Emiratos Árabes Unidos y Bahrein, y más tarde Marruecos y Sudán, sobre la paz con los palestinos. Queda por ver cómo afectará esto a las relaciones entre Israel y los palestinos, aunque al menos ayudó a evitar la amenaza de que Israel anexionara casi un tercio de Cisjordania. Y por ahora, las relaciones entre Israel y Emiratos Árabes Unidos han resistido la prueba de enfrentamiento en Jerusalén y la guerra en Gaza. 

La trayectoria de las relaciones entre Israel y Emiratos Árabes Unidos es la de seguir construyendo sobre el exitoso primer año de relaciones normalizadas. Estas han superado la primera prueba del conflicto entre Israel y los palestinos, pero es inevitable que haya más a la vuelta de la esquina.  Durante la visita de Lapid, ambas partes hablaron repetidamente sobre la necesidad de paz en la región y declararon que en el conflicto entre Israel y los palestinos, Emiratos Árabes Unidos puede desempeñar un papel central junto con otros países del GCC. Si esto ocurre, contribuirá enormemente a la estabilidad regional y verá cómo las relaciones entre Israel y el CCG maduran y alcanzan todo su potencial.

 [Se prohíbe expresamente la reproducción total o parcial, por cualquier medio, del contenido de esta web sin autorización expresa y por escrito de El Intérprete Digital]

Yossi Mekelberg es profesor de relaciones internacionales y miembro asociado del Programa de Oriente Medio y Norte de África en Chatham House, área de la cual es especialista.

N.d.T.: El articulo original fue publicado por Arab News el 10 de julio de 2021.