El nuevo impulso de normalización de la política exterior de Turquía en Medio Oriente

Por Meliha Benli Altunışık para Middle East Institute.

Recep Tayyip Erdoğan, 2017. [Servicio de prensa del presidente de Rusia / Wikimedia Commons]

Turquía, que estuvo aislada regionalmente durante algún tiempo y debido a sus políticas se encontró en una posición en la que otros estados formaron contra alianzas para equilibrarlas, ahora quiere llegar a estos países para poder tener más cartas en la mano en la nueva coyuntura. Especialmente en el Mediterráneo oriental, este aislamiento tiene un alto potencial de costarle mucho a Ankara. 

[Se prohíbe expresamente la reproducción total o parcial, por cualquier medio, del contenido de esta web sin autorización expresa y por escrito de El Intérprete Digital]

En las últimas semanas, Ankara recibio regularmente noticias sobre la normalización de las relaciones con países con los que Turquía tuvo relaciones problemáticas durante algún tiempo. Apenas la semana pasada, se informó que el ministro de energía israelí fue invitado al Foro de Diplomacia de Antalya. Esta sería la primera visita de este tipo desde 2018, cuando estalló otra crisis diplomática entre los dos países. En ese momento, el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, había criticado a Israel por el trato que dio a los manifestantes que protestaban por el reconocimiento estadounidense de Jerusalén como la capital de Israel. Igualmente sorprendente fue el anuncio de que los ministros de Relaciones Exteriores de Turquía y los Emiratos Árabes Unidos habían intercambiado una llamada telefónica. Los dos países se vieron envueltos en una amarga rivalidad, especialmente desde 2016, y una guerra de poderes. También hubo noticias sobre una posible normalización de los lazos entre Turquía y Arabia Saudita. Por último, las relaciones de Turquía con Egipto también mejoraron, después de la crisis creada por las críticas de Erdogan al golpe de 2013 que derrocó al entonces presidente egipcio Mohamed Morsi. El apoyo de Turquía a los Hermanos Musulmanes y la rivalidad estratégica más reciente de los dos países en Libia y la competencia en el Mediterráneo oriental. En general, las relaciones entre los países que formaron uno de los dos ejes del levantamiento árabe en Medio Oriente – es decir, el entre Arabia Saudita, los Emiratos Árabes Unidos, Egipto e Israel por un lado, y Turquía y Qatar por el otro – parecen estar cambiando. ¿Cómo se puede explicar este cambio? 

Dinámica internacional y regional

Los acontecimientos mundiales y regionales, tanto reales como previstos, parecen ser en parte responsables. Un factor importante fue la transición a la administración Biden en los EE.UU. Aunque todavía no se desarrolló completamente una política integral en Medio Oriente, algunos elementos ya llevaron a las potencias regionales a adaptarse a los nuevos desarrollos.

Curiosamente, aunque se argumentó en los últimos 10 años que Washington se estaba retirando del Medio Oriente, algunos cambios de política ya están teniendo efectos significativos en la región. Estados Unidos dejó en claro que ya no apoyará la intervención saudita en Yemen, expresó su deseo general – de alguna manera – para volver al acuerdo nuclear con Irán, e incluso alentó a Irán y Arabia Saudita a llegar a un entendimiento en Yemen como una medida de fomento de la confianza. Además, la expectativa de diferentes políticas bajo la nueva administración ya había terminado con la crisis del Golfo entre Qatar y los otros miembros del Consejo de Cooperación del Golfo y Egipto.

Mientras tanto, otros dos actores extrarregionales, Rusia y China, están aumentando su presencia y roles en la región. También alientan a los países de la región a atenuar las rivalidades y sus posiciones subyacentes como intermediarios. Se espera que en la coyuntura de nueva evolución, Irán sea un actor importante con ganancias estratégicas en diferentes partes del Medio Oriente. La expectativa de que podamos estar entrando en una nueva fase en las zonas de crisis posteriores al levantamiento árabe en Libia, Siria y Yemen obliga a los países de la región a mantener abiertos diferentes canales entre sí. Así, el bloque liderado por Arabia Saudita quiere una vez más normalizar sus relaciones con Turquía para poder equilibrar a Irán.

Por su parte, Turquía, que estuvo aislada regionalmente durante algún tiempo y debido a sus políticas se encontró en una posición en la que otros estados formaron contra alianzas para equilibrarla, pero ahora quiere llegar a estos países para poder tener más cartas en la mano en la nueva coyuntura. Especialmente en el Mediterráneo oriental, dado que este aislamiento tiene un alto potencial de costarle mucho a Ankara. Turquía parece estar dispuesta a hablar con Grecia y firmar acuerdos con Egipto e Israel en el Mediterráneo oriental y buscando su inclusión en foros regionales. Por lo tanto, para todos los actores regionales, incluida Turquía, parece haber un entendimiento de que es hora de ajustar sus políticas.

Factores domésticos

Además de los desarrollos mundiales y regionales, también existen razones internas para que los países de la región atenúen sus rivalidades y la competencia de suma cero. Las políticas que dependen del “hard-power”, las guerras indirectas y los enfrentamientos son costosas y difíciles de sostener a largo plazo. Esto es especialmente cierto dado el impacto socioeconómico negativo del COVID-19 y la caída de los precios del petróleo, que exacerbó los problemas ya existentes. Estos impactos socio-negativos también son válidos para Turquía, que está lidiando con una crisis económica que comenzó en 2018 y empeoró recientemente.

A pesar de los factores que empujan a los países de la región hacia la normalización, el proceso puede no ser fácil. En primer lugar, ninguno de los nuevos procesos que están funcionando a nivel regional es seguro. Las conversaciones nucleares de Irán se enfrentan a dificultades, y la estabilidad relativa y las negociaciones en las zonas de crisis posteriores al levantamiento árabe son frágiles. Por lo tanto, la política regional puede volver rápidamente a un modo más rivalizante y competitivo con bastante facilidad.

Abundan las posibles complicaciones

La normalización de las relaciones bilaterales también están cubiertas de campos minados. En el caso de las relaciones entre Turquía y Egipto, hasta ahora los dos países parecen estar dispuestos a tomar las medidas necesarias para preparar el terreno para la normalización. Turquía ya pidió a las plataformas de medios locales afiliadas a los Hermanos Musulmanes que bajen el tono de sus críticas al gobierno egipcio. La solicitud de Ankara a los medios egipcios de atenuar sus críticas a Turquía y al presidente Erdogan también fue aceptada por El Cairo. Pero para Egipto, que ve a los Hermanos Musulmanes como un problema de seguridad del régimen, simplemente atenuar las críticas no será suficiente por sí solo. El gobierno del Partido de la Justicia y el Desarrollo (PJD) parece estar actuando de manera pragmática en este tema y finalmente puede dejar de apoyar por completo a estos medios de comunicación, dependiendo de cómo procede el proceso de normalización. Sin embargo, este tema puede considerarse como uno de los desafíos para las relaciones bilaterales.

Otro tema que puede crear problemas entre los dos países es Libia, donde Turquía y Egipto apoyan a diferentes bandos del conflicto. Es un acontecimiento positivo que ambos apoyan ahora el proceso de transición de Libia. No obstante, el proceso en sí es frágil y puede seguir creando problemas para las relaciones bilaterales entre Turquía y Egipto.

Del mismo modo, las perspectivas de normalización entre Turquía e Israel también son delicadas. El apoyo continuo de Turquía a los palestinos y la relación especial del PJD con Hamas, junto con el continuo ascenso de la derecha israelí, es una combinación compleja que no solo hace que la normalización dependa de la cuestión israelí-palestina, sino que también es bastante frágil. La normalización entre Turquía, por un lado, y Egipto e Israel, por el otro, es especialmente vulnerable a los desafíos ideológicos. A pesar del “giro realista” en la política exterior de Turquía desde 2016, el enfoque del gobierno del PJD hacia Egipto e Israel sigue estando influido por la ideología.

En resumen, al igual que otras potencias regionales, Turquía está tratando de ajustar su política exterior en el Medio Oriente y África del Norte a los cambios reales y esperados en la política regional y las políticas de las potencias externas en la región, así como a las necesidades internas. Como en el caso de otras potencias regionales, estas no apuntan a cambios masivos, sino a ajustes pragmáticos. Para lograr una paz y una estabilidad reales en la región, todos los países de la región, incluida Turquía, deben adoptar posiciones y una cooperación en las que todos salgan ganando. Aunque no apuntan a una transformación tan drástica, los esfuerzos de hoy siguen siendo positivos como medidas de fomento de la confianza.

[Se prohíbe expresamente la reproducción total o parcial, por cualquier medio, del contenido de esta web sin autorización expresa y por escrito de El Intérprete Digital]

Meliha Benli Altunışık es una académica no residente del Programa de Estudios Turcos del Instituto de Oriente Medio y profesora en el Departamento de Relaciones Internacionales de la Universidad Técnica de Medio Oriente (METU) en Ankara. 

N.d.T.: El artículo original fue publicado por Middle East Institute el 27 de abril de 2021.