Israel debe mirar a Sudáfrica y hacer lo correcto

Por Dania Koleilat Khatib para Arab News

Arte callejero de Palestina. [Wanderlass/Creative Commons]

A principios de esta semana, vi un video grabado por Roger Waters, el legendario artista inglés. Se dirigía al presidente estadounidense Joe Biden en relación con el jeque Jarrah y el apoyo incondicional del presidente a Israel. La estrella de Pink Floyd dijo: ‘’¿Recuerdas cuando dijimos que no íbamos a jugar en Sun City? Pensé que teníamos algo contra el apartheid. Ciertamente lo hicimos cuando era Sudáfrica. Bueno, ¿por qué no tenemos algo en contra ahora que es Israel?’’

[Se prohíbe expresamente la reproducción total o parcial, por cualquier medio, del contenido de esta web sin autorización expresa y por escrito de El Intérprete Digital]

Israel, bajo el problemático gobierno del Primer Ministro Benjamin Netanyahu, planea desalojar a los palestinos de Sheikh Jarrah en Jerusalén Oriental, incluso la policía irrumpió en la Mezquita Al Aqsa durante una de las noches más sagradas de todo el año. Esto dio lugar a enfrentamientos, pero esta vez son diferentes a los del pasado. La ocupación ya no es sostenible. Israel necesita tomar algunas decisiones audaces, de lo contrario su población judía se enfrenta a la misma suerte que los blancos de Sudáfrica.

Una ola de violencia se ha apoderado del país. Los palestinos no se contentarán con volver a la mesa de diálogo. No necesitan negociaciones con los israelíes; necesitan soluciones que sean definitivas. Durante los últimos 30 años, las conversaciones no han conseguido nada más que el mantenimiento de la ocupación. En un artículo anterior escribí que los palestinos no tienen a nadie que los cuide sino a sí mismos.

Vivir bajo la ocupación ya no es soportable. Para los palestinos es hacerlo o morir. Lo que vemos hoy es una tercera intifada porque todavía no hay una solución aceptable. Sin embargo, esta vez los parámetros son diferentes. Los palestinos no confiarán en los árabes ni en ningún mediador. Las condiciones generales están favoreciendo a los palestinos. La opinión pública ha cambiado globalmente e Israel es internamente débil. La sociedad israelí está más polarizada y dividida que nunca, como lo demuestran las cuatro elecciones recientes.

Hay una verdad con la que Israel tiene que reconciliarse: No puede seguir ocupando a personas que tienen una fuerte pertenencia nacional. Al invadir tierras palestinas y forzar los asentamientos de los palestinos, al tiempo que trata de impedir cualquier enfrentamiento segregando a los dos pueblos, Israel está imponiendo una situación de apartheid de facto. B’Tselem, una organización israelí de derechos humanos, publicó en enero un informe que acusaba a Israel de ser un “estado de apartheid”. Human Rights Watch hizo lo mismo el mes pasado. Israel ya no puede mantener la segregación y difundir las acusaciones de apartheid.

Se está volviendo cada vez más difícil para Israel defender su posición. A pesar de los cohetes de Hamas, el mundo está mirando ahora la causa fundamental de la violencia y no es difícil ver que es la ocupación. Incluso en los Estados Unidos, el apoyo a Israel parece inestable. No tiene precedentes los ataques de los legisladores demócratas, mientras que anteriormente el apoyo a Israel se daba por sentado como un asunto bipartidista. Incluso en una rueda de prensa del Departamento de Estado esta semana, el portavoz Ned Price mostró confusión cuando un periodista le preguntó repetidamente si los palestinos tienen derecho a la autodefensa.

Sería mejor para Israel mirar hacia el futuro que intentar defender una posición indefendible. ¿Cuál es el futuro de Israel? ¿Cuál es el futuro de los hijos de Israel? El país tiene una estrecha ventana de oportunidad para preservar lo que ha construido en los últimos 73 años mediante la realización de un asentamiento decente con su vecino para poner fin a la ocupación. Los israelíes no necesitan mirar más allá de Sudáfrica y el fin del apartheid allí para prever su futuro.

Lo que hizo cambiar la situación en Sudáfrica fueron los disturbios, junto con la presión internacional. La presión internacional está aumentando ahora sobre Israel porque la percepción pública del conflicto ha cambiado. Los judíos israelíes deberían pensar en sus hijos. ¿Quieren que sus hijos vivan con una presión generalizada sobre el apartheid de su país a lo largo de sus vidas?

Los israelíes deberían darse cuenta de que el mundo está cambiando, que el statu quo ya no es sostenible y que el apoyo que tenían ya no está disponible. El país tiene que tomar algunas decisiones audaces ya que las soluciones temporales ya no funcionarán. Los palestinos necesitan una decisión final de los israelíes – un reconocimiento decisivo de un estado palestino y el fin de la ocupación. Por supuesto, Israel tiene preocupaciones de seguridad, pero mantener a 4,6 millones de palestinos bajo el pulgar no hará que esas preocupaciones desaparezcan. Por el contrario, la ocupación es un caldo de cultivo para la violencia contra los ciudadanos de Israel. La comparación que hizo Waters entre Sudáfrica e Israel no debe tomarse a la ligera. Es más que una línea romántica escrita por un artista – predice el futuro. Israel puede preservar a los niños en este futuro si toma decisiones correctas y audaces hoy.

[Se prohíbe expresamente la reproducción total o parcial, por cualquier medio, del contenido de esta web sin autorización expresa y por escrito de El Intérprete Digital]

La Dra. Dania Koleilat Khatib es especialista en las relaciones entre los Estados Unidos y los países árabes y se centra en el cabildeo. Es cofundadora del Centro de Investigación para la Cooperación y la Consolidación de la Paz, una ONG libanesa centrada en la Vía II. También es becaria afiliada del Instituto Issam Fares de Política Pública y Asuntos Internacionales de la Universidad Americana de Beirut.

N.d.T.: El artículo original fue publicado por AN el 13 de mayo de 2021.