Raíces y resultados de las crisis diplomáticas entre Riad y Beirut

Por Editor para Strategic Council on Foreign Relations

Mapa de Medio Oriente. [Amystatton/Creative Commons]

Entrevista al ex Director General del Ministerio de Relaciones Exteriores para Medio Oriente, quien tras su referencia a las tensiones en los vínculos entre Riad y Beirut —que dieron lugar a la dimisión del Ministro de Relaciones Exteriores libanés— dijo que si los intereses de Arabia Saudita están asegurados en la composición del próximo gabinete libanés, la presión disminuiría y sus políticas también cambiarían. De lo contrario, agregó, continuarán las presiones sobre el Líbano y crearán obstáculos para que no se forme un gobierno estable en Beirut.

[Se prohíbe expresamente la reproducción total o parcial, por cualquier medio, del contenido de esta web sin autorización expresa y por escrito de El Intérprete Digital]

Qasem Mohebali dijo al Consejo Estratégico de Relaciones Exteriores que el actual gobierno interino en el Líbano es el mismo gobierno que se vio obligado a cooperar con el frente del 8 de marzo, es decir, la coalición entre Hezbolá, Michel Aoun y su ministro de Relaciones Exteriores del Movimiento Amal, quienes normalmente adoptarían posturas diferentes que otros miembros del gabinete, e inclusive del presidente.

Acerca de la reciente tensión diplomática entre Arabia Saudita y el Líbano y las críticas de algunos miembros del gabinete y políticos del país mediterráneo sobre las observaciones de su Ministro de Relaciones Exteriores en cuanto a los Estados que crearon y apoyaron a EIIL, así como a la necesidad de mantener las armas de Hezbolá, Mohebali aseguró que el frente del 14 de marzo y Saad Hariri tienen lazos más estrechos con Arabia Saudita.

‘’Son aliados de Arabia Saudita. Considerando que el presidente libanés enfatiza las relaciones con el Reino, los comentarios (del Ministro libanés) crearon una división dentro del gobierno interino y levantaron duras críticas por parte de los países árabes del Golfo Pérsico. Y finalmente, el ministro de Relaciones Exteriores libanés renunció”.

Líbano afectado por intervenciones extranjeras

El analista de temas de Medio Oriente destacó que en el Líbano todas las corrientes tienen un aliado extranjero, producto de un entendimiento regional e internacional que forman el gobierno en el país. El lamento de Arabia Saudita por las observaciones del ministro de Relaciones Exteriores libanés fue efectiva para crear una crisis en la formación de gobierno en este país.

Agregó: “Todavía no hay acuerdo entre las partes para la formación del gobierno bajo el liderazgo del Hariri y estas diferencias no permiten la posibilidad de la formación de un gabinete sostenible en el Líbano”. “Líbano se ve afectado por las intervenciones extranjeras y sin entendimiento nacional y regional, así como algunas potencias transregionales, la formación del gobierno en el Líbano parece imposible”.

Mohebali se refirió a algunas restricciones económicas impuestas por Arabia Saudita al país después de las observaciones del ministro de Relaciones Exteriores libanés y advirtió sobre sus repercusiones: ‘’El Líbano casi carece de recursos suficientes para administrar la situación sin la ayuda de los países del Golfo Pérsico y especialmente de Arabia Saudita. Y somos testigos de las protestas y las insatisfacciones de la gente con respecto a sus condiciones de vida. No obstante, hasta que estos países no estén preparados y no se llegue a un entendimiento, sería imposible ofrecer ayuda financiera al Líbano e invertir en ese país”.

Las posiciones del ministro de Relaciones Exteriores respecto a Arabia Saudita no reflejan el enfoque del gobierno libanés

Sobre las raíces de tal tensión diplomática con Arabia Saudita y la creencia del gobierno libanés de que EIIL recibe apoyo financiero de los países árabes del Golfo Pérsico, Mohebali dijo que el gobierno libanés nunca plantea tal enfoque sobre Arabia Saudita.

‘’Este gobierno ha estado, básicamente, en alianza con tribus y grupos políticos, y cualquiera de estos entra en el gobierno con sus propias posturas, y tales posiciones no pueden ser consideradas como la mirada del gobierno o la de todo el Líbano’’.

Refiriéndose a la dura reacción de la Arabia Saudita y de algunos Estados árabes, como los Emiratos Árabes Unidos, Bahrein, Kuwait, Egipto y el Consejo de Cooperación del Golfo Pérsico, Mohebali dijo que “si los intereses de Arabia Saudita y los grupos apoyados por Riad están asegurados, las presiones se reducirán y las políticas cambiarán”. De lo contrario, “continuarán las presiones sobre el Líbano y crearán obstáculos para que no se forme un gobierno estable en Beirut”.

[Se prohíbe expresamente la reproducción total o parcial, por cualquier medio, del contenido de esta web sin autorización expresa y por escrito de El Intérprete Digital]

N.d.T.: El artículo original fue publicado por SCFR el 04 de junio de 2021.