El Ejército Islámico es derrotado, pero sus ‘novias’ siguen siendo un problema

Por Dalia Al Aqidi para Arab News

Bandera de EIIL. [AbodeofChaos/Creative Commons]

El ‘califato’ del Ejército Islámico de Irak y el Levante (EIIL) desapareció de Irak y Siria, la gran mayoría de sus terroristas fueron asesinados o capturados y su amenaza fue ampliamente neutralizada. Sin embargo, surgió un nuevo desafío: ¿cómo debe trabajar la comunidad internacional con las mujeres y los niños que dejaron atrás los terroristas?

[Se prohíbe expresamente la reproducción total o parcial, por cualquier medio, del contenido de esta web sin autorización expresa y por escrito de El Intérprete Digital]

¿Son estas mujeres inocentes o culpables? ¿Deberían afrontar las mismas consecuencias que sus maridos capturados o ser perdonadas? Y lo más importante, ¿qué tan difícil será para estas mujeres ser acogidas y reintegradas a sus comunidades?

Un documental proyectado en mayo, en el Festival de Cine de Human Rights Watch en Nueva York, mostró como una mujer de origen yemení nacida en Estados Unidos de 26 años,eligió ser parte de uno de los grupos terroristas más sangrientos que el mundo haya visto.

En 2014, Hoda Muthana era una estudiante universitaria en Hoover, Alabama, cuando decidió huir para unirse a los enemigos que querían destruir el país en el que nació y matar a las personas con las que creció. Tan pronto como llegó a Siria, Muthana se volvió activa en Twitter con el nombre de @UmmJihad, se regocijó al quemar su pasaporte estadounidense e instó a otros yihadistas a derramar sangre estadounidense y a llevar a cabo ataques terroristas contra personas inocentes.

“Estados Unidos se merece todo lo que se le viene encima, ¡por Allah te aterrorizaremos! Hasta que te sometas a la Sharia». Esta es una muestra de los compromisos de Muthana en las redes sociales mientras vivía en el Estado Islámico prometido, donde estaba casada con tres combatientes de EIIL, todos los cuales fueron asesinados.

Desde 2019, Muthana y su familia tratan de asegurar su regreso a los Estados Unidos con su hijo de dos años, Adam, pero tiene prohibido ingresar al país. Según el exsecretario de Estado, Mike Pompeo, a pesar de haber nacido en Estados Unidos, Muthana no tiene derecho a la ciudadanía estadounidense porque es hija de un diplomático extranjero.

Sin embargo, en el mundo occidental, incluso los terroristas tienen abogados que los defienden, encubren su traición y sus crímenes, y los presentan como víctimas inocentes con el cerebro lavado bajo el pretexto de los derechos humanos o, como en el caso del abogado de Muthana, Hassan Shibly, para culpar a la “mentalidad racista” del ex Presidente Donald Trump.

Shibly renunció en enero a su cargo como director ejecutivo del capítulo de Florida del Consejo de Relaciones Estadounidenses-Islámicas (CAIR), luego de denuncias de abuso doméstico y explotación sexual de mujeres. Tiene estrechos vínculos con políticos islamistas estadounidenses como el representante de Minnesota, Ilhan Omar, y eligió atacar a la administración Trump como una táctica para traer a su cliente de regreso al país.

 El caso de Hoda Muthana no es único: miles de mujeres y niños de más de 50 países fueron abandonados en campamentos en Siria e Irak. Estas mujeres no son novias inocentes que fueron secuestradas de sus hogares y forzadas a la esclavitud sexual. Por el contrario, optaron por unirse a esta organización terrorista y hacer lo que se les pidiera, incluido tener hijos. Deben afrontar las consecuencias de sus elecciones y rendir cuentas de sus actos. Son terroristas y deben ser tratadas en consecuencia.

Dado que es difícil registrar con precisión qué delitos cometieron estas mujeres y el alcance de su radicalización, los países con sistemas de justicia confiables deberían permitirles regresar y ser juzgadas. Tras las rejas, podrían pasar por programas de terapia y rehabilitación para limitar la amenaza de recuperar sus ideologías radicales y difundirlas dentro de sus comunidades. Mientras tanto, los miembros de la coalición global deberían formar una comisión internacional para garantizar que ninguna terrorista femenina pueda correr libre y esconderse en países con reglas menos estrictas en materia de terrorismo.

Aún queda un largo camino por recorrer, pero debemos recordar siempre que estas mujeres no eran ‘novias’, simplemente terroristas.

[Se prohíbe expresamente la reproducción total o parcial, por cualquier medio, del contenido de esta web sin autorización expresa y por escrito de El Intérprete Digital]

Dalia Al Aqidi es investigadora principal del Center for Security Policy.

N.d.T.: El artículo original fue publicado por Arab News el 5 de junio de 2021.