Nunca olvidar: el largo camino de Irak hacia la justicia por el genocidio Yazidi

Por Rachel Hagan para The New Arab

Refugiados yazidíes en el norte de Irak [ChristChurchJerusalem/Creative Commons]

Meyan* estuvo en cautiverio bajo el mando del Estado Islámico de Irak y el Levante (EIIL) durante cinco años y su trauma de ser vendida, esclavizada, violada y abusada aún no  termina. Cinco años después de su liberación, el gobierno finalmente reconoció el genocidio con un nuevo proyecto de ley que finalmente ofrece reparaciones,  aprobado el pasado lunes. Para Meyan y miles de otros sobrevivientes del genocidio contra los yazidis, ahora hay un rayo de esperanza.

[Se prohíbe expresamente la reproducción total o parcial, por cualquier medio, del contenido de esta web sin autorización expresa y por escrito de El Intérprete Digital]

Las mujeres yazidíes, de una antigua comunidad etnocultural en el norte de Irak, fueron secuestradas por EIIL de Sinjar en el verano de 2014, cuando los militantes arrasaron Siria, y luego Irak, mientras avanzaban por la ciudad de Mosul y borraba las fronteras entre los dos países. 

Con la intención de exterminar al grupo minoritario, las milicias masacraron a los hombres y mujeres mayores y luego hicieron desfilar a las niñas en un mercado para venderlas como esclavas sexuales, lo que finalmente obligó a las mujeres a casarse con sus captores.

Meyan tenía solo 17 años cuando se convirtió en una de las más de 6.000 yazidíes capturadas por el EIIL que pretendía destruir al antiguo grupo religioso al que consideraban herejes. Casi siete años después, casi 3.000 yazidíes — incluidos la madre y el hermano de Meyan — siguen desaparecidos, mientras que cerca de 200.000 yazidíes siguen viviendo en miserables tiendas de campaña en campamentos de desplazados.

La Ley de Mujeres Sobrevivientes Yazidíes “es una victoria para las víctimas de nuestras hijas que fueron sometidas a las más atroces violaciones y crímenes del genocidio de EIIL”, tuiteó el Presidente iraquí, Barham Salih.

El proyecto de ley innovador otorgará a las víctimas atención psicológica y médica, un estipendio mensual, terreno residencial o una unidad de vivienda gratuita y el derecho a la educación, sujeto a las condiciones relacionadas con la edad. Habrá un Día Nacional, el 3 de agosto, para recordar las tragedias y el Consejo de Ministros nombrará a un funcionario yazidi para encabezar la dirección de sobrevivientes. Los puestos de trabajo también estarán garantizados, con una asignación del dos por ciento de las funciones en el sector público de Irak.

Ryan D’Souza, un defensor de los derechos humanos, cita el Día del Recuerdo del Holocausto como una comparación con el Día Nacional en agosto. “La gente todavía recuerda lo importante que es eso para la comunidad judía y esto es exactamente lo mismo. Si no lo recordamos, entonces comienza a convertirse en una narrativa controvertida”, dijo a The New Arab. “El genocidio afecta a todos. Disminuye nuestra humanidad colectiva cuando ocurren estos crímenes”, añadió.

D’Souza espera que una resolución de la Asamblea General de la ONU designe el 3 de agosto como el día internacional para conmemorar el genocidio yazidi y crear un programa de divulgación para educar a las generaciones futuras para que nunca se olvide. Fundamentalmente, la ley reconoció legalmente el genocidio yazidi y recomienda que los casos sean llevados a la atención de organismos internacionales para iniciar procesos penales contra los perpetradores. 

Meyan dice que el reconocimiento es de suma importancia para toda la comunidad. Vian Darwish, miembro de Sajarov del Parlamento Europeo y coordinador de la Red de Sobrevivientes Yazidi, dijo a The New Arab que “la justicia transicional de Irak va ahora por el camino correcto”.

Güley Bor, abogado, investigador y consultor con un enfoque en la justicia transicional y el género en Irak y Turquía, refleja la declaración de Darwish, diciendo que este “es un paso crítico en el largo y difícil proceso de cumplir la promesa de “nunca más»’. 

Hablando desde Irak antes de que se aprobara el proyecto de ley, Meyan dijo: “Espero vivir sin miedos, sentir que alguien me apoya y que tengo una columna vertebral”. Ella espera que el gobierno pueda “prevenir los próximos genocidios contra los yazidis o contra otros”.

El deterioro de la crisis de salud mental que enfrentan las comunidades de sobrevivientes provocaron un aumento reciente de los suicidios, con 11 muertes en el espacio de dos semanas en enero, lo que demuestra una necesidad desesperada de acción. Meyan dice que las mujeres son el alma de la comunidad, el recurso del amor y la paz, “entonces, ¿por qué no se nos respeta y protege?”. Con el proyecto de ley languideciendo en el Parlamento durante casi dos años, y habiendo pasado siete años desde el genocidio, la comunidad estuvo esperando este día durante mucho tiempo. Presentado por primera vez por Salih al Parlamento en abril de 2019, el proyecto de ley se revisó dos veces, pero cada vez fue rechazada.

Una de las razones fue que muchos dijeron que el proyecto de ley era demasiado estrecho. Inicialmente redactada para ofrecer alivio únicamente a las mujeres yazidíes, la ley ahora se aplica “a las mujeres y niñas de los componentes turcomano, cristiano y shabak que fueron sometidas a los mismos delitos mencionados”, menciona la legislación, que también se aplica a los hombres “que sobrevivieron al matanza masiva”. Si bien los yazidíes se vieron afectados de manera desproporcionada por el EIIL, otros grupos étnicos también sufrieron. Darwish dice que está “muy orgullosa” de los yazidíes que defendían a otros sobrevivientes y eran “la voz de todas las víctimas en Irak”. El califato físico de EIIL puede haber sido derrotado en marzo de 2019, pero aún permanece en el sufrimiento de los sobrevivientes y las víctimas desaparecidas.

El trabajo está lejos de estar terminado, pero es alentador ver un paso tan importante en el largo y difícil camino hacia el logro de la justicia. Si bien el proyecto de ley puede tener deficiencias, D’Souza espera que aquellos con dudas hayan hablado con los sobrevivientes y se hayan asegurado de que lo que están diciendo se refleje y se acuerde con los afectados. “Siempre tenemos que reconocer que las cosas no van a ser perfectas. Pero realmente, esto hará una gran diferencia para las comunidades si se implementa correctamente”, comentó. 

Bor dice que el proyecto de ley logra abrir espacio para un mayor debate sobre el tema de las reparaciones en el Irak posterior a EIIL y que es un avance positivo en sí mismo. Ella dice que los próximos pasos deben garantizar una implementación rápida y “centrada en los sobrevivientes de esta ley y la distribución de beneficios, así como la búsqueda simultánea y coherente de otros mecanismos de justicia transicional, la justicia penal en particular”.

La Fundación Jiyan ayudó a establecer la Coalición por Reparaciones Justas (C4JR, por su sigla en inglés), que tomó la iniciativa de revivir el debate público sobre reparaciones para sobrevivientes y ayudó a mejorar el proyecto de ley inicial. Bojan Gavrilovic, abogado de derechos humanos de C4JR, dice que “velarán por la implementación para garantizar que todas las víctimas reciban una reparación justa”.

Con la inestabilidad política y las crecientes presiones de seguridad — luego de un ataque con cohetes contra una base aérea de EE. UU y otro contra los combatientes del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), ambos en la región kurda de Irak, hace un par de semana — el país se enfrenta a muchos desafíos y, con la escasez de servicios públicos en Sinjar, sólo cabe esperar que la implementación se lleve a cabo de manera eficiente.

¿Qué desea Meyan para el futuro? “Que los criminales de EIIL sean castigados. Ver florecer a Sinjar, que mi sufrimiento termine y reanudar mis estudios”. ¿Pero lo más importante? Poder abrazar a su mamá “durante mucho tiempo”.

[Se prohíbe expresamente la reproducción total o parcial, por cualquier medio, del contenido de esta web sin autorización expresa y por escrito de El Intérprete Digital]

* El nombre ha sido cambiado para proteger su identidad. 

Rachel Hagan es una periodista independiente de derechos de la mujer y asuntos globales con un enfoque particular en asuntos de Oriente Medio.

N.d.T.: El artículo original fue publicado por The New Arab el 3 de marzo de 2021.