Musulmanas excepcionales: un homenaje en el Día Internacional de la Mujer

Por Nadia Khan para The New Arab

Ilhan Omar. [Leopaltik1242/Wikimedia Commons]

Los estereotipos que recaen sobre las mujeres musulmanas en los medios de comunicación y en la sociedad en general son profundamente problemáticos y deben ser cuestionados si queremos crear una sociedad equitativa y justa. Los logros de las musulmanas son ignorados, minimizados e incluso desviados por visiones ignorantes sobre el islam y las mujeres. Recientemente, pudimos ver un ejemplo clásico de esto en una entrevista de la BBC con Zara Mohammed, la nueva líder del Consejo Musulmán de Gran Bretaña.

[Se prohíbe expresamente la reproducción total o parcial, por cualquier medio, del contenido de esta web sin autorización expresa y por escrito de El Intérprete Digital]

Esta narrativa negativa de las musulmanas, no es, sin embargo, mi realidad. Es que en todo el mundo islámico, las mujeres estuvieron siempre a la vanguardia de la historia: afirmaron su poder mucho antes de que las mujeres en Occidente tuvieran derechos. Sin duda, el patriarcado es definitivamente un problema; fue y sigue siendo un problema para TODAS las mujeres. No obstante, desde el nacimiento mismo del islam, este llegó con un mensaje radical que otorgó a las mujeres derechos sin precedentes. Desde ese momento, las musulmanas estuvieron luchando por defenderse en un mundo dominado por hombres.

Las mujeres en países musulmanes desempeñaron todo tipo de roles bastante progresistas. El escenario dominantemente masculino, sus aportes fueron menospreciados a lo largo de los años, pero afortunadamente su legado sigue vivo. 

Personalmente seleccioné un grupo diverso de mujeres musulmanas cuyas historias continúan inspirando y son un recordatorio de que las mujeres no fueron espectadoras, sino participantes activas en el escenario mundial.

Rabia Al Adawiyah (718-801)

La conexión entre las mujeres y el misticismo sufí tiene una larga historia que se remonta a los primeros días del islam. La primera mujer sufí conocida fue una señora llamada Rabia Al Adawiyah que nació en la ciudad de Basora, Irak. Ella acuñó muchos de los ideales sufíes e inició la tradición del amor por Dios sin miedo. Rabia guió tanto a hombres como a mujeres en asuntos de espiritualidad. Su papel y prominencia en el desarrollo del sufismo es un reto para quienes no aceptan a las mujeres místicas.

Fatima Al Fihri (800-880)

Fatima Al Fihri fundó, construyó e inauguró la universidad más antigua del mundo (UNESCO), la mezquita y universidad Al Qarawiyyin en Fez, Marruecos. Esta universidad fue construida en 859 y tardó 18 años en completarse. Fue la propia Fatima la que, con su herencia, pagó para que el centro de estudios se construyera. Una vez que la universidad estuvo terminada, la nombró en honor a su ciudad natal en Túnez. Desafortunadamente, todavía vivimos en un mundo en el que algunas niñas y mujeres deben poner en peligro sus vidas para adquirir conocimientos básicos. En 2012, Malala Yousafzai recibió un disparo en la cabeza por parte de un grupo de talibanes por su derecho a seguir una educación básica. Esta actitud es a la vez triste e irónica si se tiene en cuenta que la primera universidad del mundo fue fundada por una mujer musulmana.

Razia Sultán (1205-1240)

Razia Sultán, la primera mujer Sultán de la India, gobernó la corte de Delhi desde 1236 hasta 1240. Nunca quiso que la llamaran Sultana e insistió en el término masculino, Sultán. Razia fue una gobernante del Sultanato de Delhi, que formaba parte de la dinastía de esclavos mamelucos. Su padre fue el Sultán Shams Us Din Iltutmish y Razia fue su única hija. Iltutmish se aseguró de que Razia recibiera una excelente educación y entrenamiento en tiro con arco, artes marciales y administración imperial. El padre, al ver la progresión de Razia, sintió que ella sería una gobernante mucho mejor que cualquiera de sus hijos, y en una decisión que causó asombro, la nombró heredera. Como gobernante, aparecería en público vestida con el atuendo masculino tradicional. Asimismo, cabalgó en elefantes por las calles de Delhi, donde hacía apariciones públicas como los primeros sultanes. Gobernó de manera eficiente: estableció la ley y el orden en Delhi. Su aliado y consultor de mayor confianza era un esclavo etíope, Malik Yaqut, a quien nombró dentro de los cargos más destacados en la corte.

Nur Jahan (1577-1645)

Nur Jahan fue la esposa del Emperador mogol Jahangir. La historia de amor entre el emperador y su esposa está bien documentada, pero ella era mucho más que un mero objeto de los afectos del gobernante. Ella gobernó junto a su esposo: tuvo un importante rol político y tomó decisiones trascendentales. A modo de ilustración, la soberana Nur Jahan cazaba tigres, algo que en ese periodo era solo un privilegio del soberano. “El hecho de que Nur Jahan, como reina, cazara tigres, nos habla de su poder en la corte, que era casi igual al del Emperador” (The Heritage Lab). Por otro lado, tuvo un papel clave en la liberación del Emperador cuando Mahabat Khan lo tomó cautivo en 1626: ella misma condujo al Ejército a la batalla. En la misma época, se documenta una imagen muy conocida de Nur Jahan sosteniendo una pistola, retrato que está guardado en la biblioteca de Rampur Raza. Evidentemente, Nur Jahan fue una de las líderes más influyentes del siglo XVII, una musulmana verdaderamente impresionante.

Jahanara Begum (1614-1681)

Jahanara Begum fue una princesa mogola. Fue la hija mayor del Emperador mongol Shah Jahan y una de sus esposas, Mumtaz Mahal. Después de la prematura muerte de su madre en 1631, Jahanara, de 17 años, se convirtió en la Padshah Begum (Primera Dama) del Imperio Mogol. Tenía una inmensa influencia sobre la corte, por lo que Catherine Asher la describió como “la mujer más poderosa del imperio” en ese momento. Las princesas y líderes mogolas estaban al frente y al interior de los asuntos del imperio, involucradas y comprometidas como los varones. Jahanara abrazó el sufismo y fue iniciada en la orden sufí Qadiriyya. Fue una poeta consumada, autora de obras y una arquitecta respetada.

Ilhan Omar (Congresista estadounidense)

lhan Omar puede que solo mida un metro y medio, pero es una figura a tener en cuenta. Madre de tres hijos y de unos 38 años, es la primera estadounidense de origen somalí, la primera estadounidense de origen africano y una de las dos primeras mujeres musulmanas estadounidenses (junto con Rashida Tlaib) en servir en el Congreso de Estados Unidos. Ilhan y su familia huyeron de la guerra civil en Somalia y vivieron en campos de refugiados durante varios años. Su historia es una historia de lucha, por eso pelea apasionadamente por los derechos de las minorías. 

Estos breves ejemplos de musulmanas pioneras son sólo una gota en el océano de la historia. Al conmemorar el Día Internacional de la Mujer, es importante recordar a los modelos femeninos que allanaron el camino para nuestros actuales derechos y libertades.

Elijamos cambiar (#choosetochallenge) las nocivas narrativas de género y unámonos para derribar el abuso de aquellos que no pueden lidiar con nuestra fuerza y poder innatos. 

[Se prohíbe expresamente la reproducción total o parcial, por cualquier medio, del contenido de esta web sin autorización expresa y por escrito de El Intérprete Digital]

Nadia Khan es Magíster en Historia por la Universidad Instituto Superior de Londres y fundó el proyecto Golden Threads para explorar la historia, la cultura y el arte.